CA­RI­BE

Semana (Colombia) - - Sumario -

A la de­ri­va

DES­DE LA CONGESTIONADA y rui­do­sa vía que con­du­ce a San Luis, el edi­fi­cio del hos­pi­tal Cla­ren­ce Lynd New­ball Me­mo­rial lu­ce nue­vo, im­po­nen­te, só­li­do pa­ra aten­der a los más de 80.000 ha­bi­tan­tes de las is­las y a los mi­les de tu­ris­tas que las vi­si­tan. Sin em­bar­go, quie­nes en­tran en bus­ca de aten­ción pron­to se dan cuen­ta de que aún no ha po­di­do sa­lir de la pro­fun­da cri­sis en la que ca­yó ha­ce unos me­ses; otro sím­bo­lo de la co­rrup­ción y des­gre­ño que se to­mó la ad­mi­nis­tra­ción de es­te her­mo­so de­par­ta­men­to in­su­lar.

En abril pa­sa­do el hos­pi­tal vi­vió, se­gún va­rios mé­di­cos, su mo­men­to más crí­ti­co: no tu­vo me­di­ca­men­tos o in­su­mos su­fi­cien­tes pa­ra pres­tar ser­vi­cios. No hu­bo guan­tes, son­das, ni las pin­zas cau­te­ri­zan­tes que se les co­lo­can a los re­cién na­ci­dos una vez cor­ta­do el cor­dón um­bi­li­cal.

La cri­sis del hos­pi­tal fue tan gra­ve que el pro­cu­ra­dor ge­ne­ral, Fer­nan­do Ca­rri­llo, de­ci­dió a fi­na­les de abril sus­pen­der por tres me­ses al

El hos­pi­tal de San An­drés es­tá co­lap­san­do. La ma­la aten­ción, fal­ta de pa­gos y me­di­ca­men­tos, y va­rias cri­sis re­fle­jan la co­rrup­ción que azo­ta a la is­la. Sus ha­bi­tan­tes no se pue­den en­fer­mar.

go­ber­na­dor Ro­nald Hous­ni por la can­ti­dad de irre­gu­la­ri­da­des que en­con­tra­ron en el cen­tro asis­ten­cial y que afec­tan el de­re­cho a la sa­lud de los is­le­ños. Hoy Hous­ni es­tá pre­so jun­to con la ex­go­ber­na­do­ra Aury Gue­rre­ro y otros fun­cio­na­rios, acu­sa­dos por la Fis­ca­lía de con­cier­to pa­ra de­lin­quir, pe­cu­la­do por apro­pia­ción y con­tra­to sin cum­pli­mien­to de re­qui­si­tos le­ga­les. Al pa­re­cer ha­bría en­con­tra­do irre­gu­la­ri­da­des en la ad­ju­di­ca­ción de con­tra­tos por 120.000 mi­llo­nes de pe­sos y los pa­gos de coimas su­pe­rarían los 11.000 mi­llo­nes. En la mi­ra es­ta­rían al­gu­nos pro­ce­sos de con­tra­ta­ción del hos­pi­tal, que re­ci­be más de 3.000 mi­llo­nes de pe­sos de la Nue­va EPS y Sá­ni­tas, las úni­cas que ope­ran en el de­par­ta­men­to.

Por ejem­plo, los as­cen­so­res cons­tan­te­men­te su­fren per­can­ces y pa­ra su­bir o ba­jar al­gu­nos pa­cien­tes a ve­ces es ne­ce­sa­rio pe­dir pres­ta­dos sol­da­dos al ba­ta­llón. La plan­ta eléc­tri­ca no fun­cio­na cuan­do se re­quie­re y es in­creí­ble que, aun­que to­dos los días prac­ti­can bu­ceo en las is­las, la cá­ma­ra hi­per­bá­ri­ca, uti­li­za­da pa­ra es­ta­bi­li­zar a los bu­zos que su­fren des­com­pre­sión, no fun­cio­na.

Ac­tual­men­te, el hos­pi­tal lo ope­ra la fir­ma Ser Me­dic IPS, que si bien ha me­jo­ra­do los ser­vi­cios, no ha ale­ja­do las du­das de los is­le­ños quie­nes la con­si­de­ran una fir­ma de pa­pel y, al tiem­po, se pre­gun­tan: ¿qué lle­vó a San An­drés a es­ta de­ba­cle?, ¿por qué no se to­ma­ron las me­di­das ne­ce­sa­rias pa­ra evi­tar es­te co­lap­so?

EL EN­RE­DO

Tras la li­qui­da­ción de Ca­pre­com, que te­nía a su car­go la sa­lud en el ar­chi­pié­la­go, en 2012 la Go­ber­na­ción de San An­drés fir­mó un con­tra­to con la IPS Uni­ver­si­ta­ria –una em­pre­sa en la que par­ti­ci­pa la Uni­ver­si­dad de An­tio­quia–, pa­ra que se en­car­ga­ra du­ran­te cin­co años de la aten­ción en sa­lud de las is­las.

Du­ran­te ese tiem­po, el hos­pi­tal man­tu­vo una ope­ra­ción re­la­ti­va­men­te nor­mal. Fal­tan­do al­gu­nos me­ses pa­ra el fi­nal del con­tra­to, el 31 de ju­lio de 2017, la IPS Uni­ver­si­ta­ria anun­ció que no iba a se­guir con la ope­ra­ción, en­tre otras co­sas, por­que no le re­sul­tó del to­do ren­ta­ble. Fi­nal­men­te, esa IPS fir­mó otro con­tra­to, ya no pa­ra pres­tar di­rec­ta­men­te los ser­vi­cios de sa­lud, sino pa­ra ges­tio­nar­los. Es de­cir, se le per­mi­tió sub­con­tra­tar o unir­se con otras em­pre­sas pa­ra ope­rar el hos­pi­tal.

Así ocu­rrió el año pa­sa­do, cuan­do la IPS Uni­ver­si­ta­ria de­sig­nó a Sa­lus Glo­bal Part­ners, cu­yo re­pre­sen­tan­te le­gal era Ju­lián Car­va­jal, co­mo el pres­ta­dor de los ser­vi­cios de sa­lud. So­lo un mes des­pués la Pro­cu­ra­du­ría en­con­tró de­fi­cien­cias en los ser­vi­cios y que nu­me­ro­sos

em­plea­dos no te­nían un con­tra­to es­cri­to, igual que al­gu­nos con­tra­tis­tas. “A mu­chos tra­ba­ja­do­res les de­jó de pa­gar se­gu­ri­dad so­cial, pe­ro la gen­te te­nía y tie­ne te­mor de de­nun­ciar”, ma­ni­fes­tó un mé­di­co del hos­pi­tal que pi­dió re­ser­var su nom­bre.

La si­tua­ción del Cla­ren­ce to­có fon­do en­tre enero y abril de es­te año, pues que­dó prác­ti­ca­men­te en quie­bra, sin in­su­mos y sin po­si­bi­li­dad de aten­der a los ha­bi­tan­tes. Por es­tos y otros he­chos, la Se­cre­ta­ría de Sa­lud del de­par­ta­men­to ya ha­bía mul­ta­do a la IPS Uni­ver­si­ta­ria por más de 700 mi­llo­nes de pe­sos.

La Pro­cu­ra­du­ría se lle­vó la sor­pre­sa más gran­de du­ran­te una vi­si­ta de ins­pec­ción que reali­zó al hos­pi­tal los pri­me­ros días de abril.El re­pre­sen­tan­te le­gal de Sa­lus Glo­bal Part­ners, Ju­lián Car­va­jal, lle­va­ba dos me­ses sin ir a tra­ba­jar, lo que ha­bía de­ja­do al hos­pi­tal a la de­ri­va. No ha­bía su­fi­cien­tes me­di­ca­men­tos, ni san­gre, más de 200 ci­ru­gías re­pre­sa­das y otros ser­vi­cios ce­rra­dos. Por ejem­plo, el la­bo­ra­to­rio es­ta­ba tra­ba­jan­do sin mi­cro­bio­lo­gía, no se rea­li­za­ban cua­dros he­má­ti­cos, prue­bas de coa­gu­la­ción, ni cul­ti­vos.

A to­do es­to se le su­mó la fal­ta de pa­go tan­to a em­plea­dos co­mo con­tra­tis­tas: re­si­duos hos­pi­ta­la­rios, vi­gi­lan­cia, ima­ge­no­lo­gía, en­dos­co­pia, la­van­de­ría, en­tre otros.

SE­MA­NA co­no­ció que las irre­gu­la­ri­da­des en con­tra­ta­ción y pa­gos su­pe­ran los 1.000 mi­llo­nes de pe­sos y a va­rias per­so­nas to­da­vía no se les can­ce­la esa deu­da. “Mi con­tra­to con Sa­lus fue ver­bal, las má­qui­nas de en­dos­co­pia son mías. No me fir­ma­ron un con­tra­to y me di­je­ron: ‘va­ya dán­do­le tran­qui­lo’. Me de­ben 130 mi­llo­nes de pe­sos, ten­go una cuen­ta de co­bro y un aval fir­ma­do por ellos”, ma­ni­fes­tó el doc­tor Or­lan­do Ji­mé­nez.

Ade­más, al­gu­nos es­pe­cia­lis­tas en las is­las in­di­can que hay un su­bre­gis­tro de va­rias en­fer­me­da­des y que el ar­chi­pié­la­go no es­tá pre­pa­ra­do real­men­te pa­ra ha­cer fren­te a una emer­gen­cia. Le ase­gu­ra­ron a SE­MA­NA que por la cri­sis de sa­lud en Pro­vi­den­cia ya no hay pro­vi­den­cia­nos, es ca­si nu­lo el nú­me­ro de na­ci­mien­tos en su hos­pi­tal, to­das las ma­dres ges­tan­tes via­ja­ban a San An­drés en bus­ca aten­ción y sus hi­jos na­cen en San An­drés. “En Pro­vi­den­cia no hay ginecólogo, no hay anes­te­sió­lo­go, hay ru­ra­les co­mo en cual­quier zo­na pe­ri­fé­ri­ca de Co­lom­bia. La di­fe­ren­cia es que si en Pro­vi­den­cia lle­ga una mu­jer con una com­pli­ca­ción, tie­nes que lle­var­la en lan­cha o avión a San An­drés, con un al­to ries­go”, afir­mó uno de los es­pe­cia­lis­tas.

Las de­nun­cias de la Pro­cu­ra­du­ría sa­ca­ron a la luz el pol­vo es­con­di­do ba­jo la al­fom­bra, mos­tra­ron la cri­sis del hos­pi­tal de San An­drés y de pa­so re­ve­la­ron otro fo­co del pro­ble­ma. El hos­pi­tal lle­gó a acu­mu­lar 4 to­ne­la­das de ba­su­ra, lo que ge­ne­ra­ba un cla­ro ries­go tan­to pa­ra el per­so­nal co­mo pa­ra los pa­cien­tes e in­clu­so pa­ra el medioambiente.

¿BUE­NA SO­LU­CIÓN?

La inevi­ta­ble par­ti­da de Sa­lus Glo­bal Part­ners de­jó dos gran­des con­se­cuen­cias. Por un la­do, se fue sin pa­gar­les a los em­plea­dos y con­tra­tis­tas, y, por el otro, de­jó el hos­pi­tal en es­ta­do la­men­ta­ble. El nue­vo ope­ra­dor co­men­zó a fun­cio­nar a fi­na­les de ma­yo y em­pe­zó de nue­vo pro­ce­sos de con­tra­ta­ción, pe­ro so­lo res­pon­de por los pa­gos pos­te­rio­res a su lle­ga­da.

Ser Me­dic se lla­ma­ba an­tes Sa­lu­din­ver IPS S.A.S., pe­ro el 10 de fe­bre­ro de es­te año cam­bió el nom­bre, re­no­vó su ma­trí­cu­la mer­can­til el 26 de ju­lio, cuan­do iba a pres­tar el ser­vi­cio en San An­drés y de ma­ne­ra ma­ra­tó­ni­ca creó una su­cur­sal en la is­la so­lo dos días des­pués, que cons­ti­tu­yó con un ac­ti­vo vin­cu­la­do de so­lo un mi­llón de pe­sos. Co­mo re­pre­sen­tan­te le­gal fi­gu­ra la rai­zal Shee­na Downs Po­ma­re. De he­cho, al­gu­nos pien­san que es­ta es una ma­nio­bra pa­ra eva­dir los trá­mi­tes que ten­drían que ha­cer an­te la Ofi­ci­na de Con­trol Cir­cu­la­ción y Re­si­den­cia (OCCRE).

Se­gún el cer­ti­fi­ca­do de exis­ten­cia y re­pre­sen­ta­ción de la Cá­ma­ra de Co­mer­cio de Me­de­llín, los due­ños con­for­ma­ron la so­cie­dad con 50 mi­llo­nes de pe­sos y en la ac­tua­li­dad tie­ne ac­ti­vos por 306 mi­llo­nes. Es­to ha ge­ne­ra­do du­das en­tre los sa­na­dre­sa­nos y la Pro­cu­ra­du­ría, pues se cues­tio­nan si una em­pre­sa con es­tas con­di­cio­nes pue­de aten­der a gran par­te de los ha­bi­tan­tes y tu­ris­tas.

SE­MA­NA in­ten­tó sin éxi­to co­mu­ni­car­se en re­pe­ti­das oca­sio­nes con Car­va­jal, y le en­vió un cues­tio­na­rio a Ramiro Rol­dán, ge­ren­te de Ser Me­dic, pe­ro al el cie­rre no ha­bían res­pon­di­do. Sin em­bar­go, hay que

EN SAN AN­DRÉS TO­DOS LOS DÍAS SE PRAC­TI­CA BU­CEO. SIN EM­BAR­GO, LA CÁ­MA­RA HI­PER­BÁ­RI­CA NO FUN­CIO­NA

re­co­no­cer­le a Ser Me­dic que en es­te tiem­po lo­gró es­ta­bi­li­zar el hos­pi­tal y dis­mi­nuir el re­pre­sa­mien­to de ser­vi­cios. Pe­ro so­lo tra­ba­ja­rá has­ta di­ciem­bre, ya que a par­tir de enero de­be­ría en­trar un nue­vo ope­ra­dor del hos­pi­tal. El Mi­nis­te­rio de Sa­lud en Bo­go­tá li­de­ra el pro­ce­so y el nue­vo mo­de­lo que el pre­si­den­te Iván Du­que les pro­me­tió a los is­le­ños el día si­guien­te de su po­se­sión.

El pro­cu­ra­dor Fer­nan­do Ca­rri­llo di­jo que “El mo­de­lo de sa­lud im­ple­men­ta­do des­de 2012 ha pro­pi­cia­do una mo­da­li­dad de sub­con­tra­ta­ción, con se­rias omi­sio­nes del de­par­ta­men­to”.

Mien­tras tan­to,el hos­pi­tal de San An­drés lle­va años sin un rum­bo fi­jo y sus ha­bi­tan­tes día a día su­fren sus con­se­cuen­cias.Los go­bier­nos de­par­ta­men­ta­les so­lo han pues­to re­mien­dos a los pro­ble­mas acu­mu­la­dos y que­da en el ai­re la sen­sa­ción de que el la­zo más fuer­te que une a Co­lom­bia con el ar­chi­pié­la­go es la co­rrup­ción.

tp El go­ber­na­dor del ar­chi­pié­la­go, Ro­nald Hous­ni, fue en­via­do a pri­sión por apa­ren­tes irre­gu­la­ri­da­des en la en­tre­ga de con­tra­tos y co­bro de coimas. La Pro­cu­ra­du­ría in­ves­ti­ga su pa­pel en la cri­sis del hos­pi­tal.

tu Neal Gó­mez Bent, je­fe deOpe­ra­cio­nes de la em­pre­sa que des­ac­ti­va­ba los re­si­duos hos­pi­ta­la­rios, ase­gu­ra que Sa­lus se fue de­bién­do­le 5 me­ses detra­ba­jo.

Mu­chos pa­cien­tes tie­nen que via­jar al in­te­rior del país pa­ra bus­car aten­ción. En la cri­sis del cen­tro mé­di­co 4 to­ne­la­das de re­si­duos hos­pi­ta­la­rios se acumularon po­nien­do en ries­go la sa­lud de tra­ba­ja­do­res y pa­cien­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.