La evo­lu­ción del maes­tro

Semana (Colombia) - - Cultura -

La ex­po­si­ción de Ale­jan­dro Obre­gón, en la Ga­le­ría El Mu­seo, mues­tra al jo­ven es­tu­dian­te de ar­te en Bos­ton an­tes de con­ver­tir­se en uno de los ar­tis­tas co­lom­bia­nos más im­por­tan­tes del si­glo XX.

ALE­JAN­DRO Obre­gón fue un ar­tis­ta pro­lí­fi­co. A lo lar­go de su vi­da tra­ba­jó en tan­tos lien­zos, mu­ra­les y es­cul­tu­ras que hoy no es­tá cla­ro cuán­tas obras hi­zo du­ran­te to­da su ca­rre­ra. Por eso, y por­que nun­ca cui­dó mu­cho el re­gis­tro de su tra­ba­jo, el pú­bli­co ge­ne­ral e in­clu­so los es­tu­dio­sos del ar­te aún no co­no­cen mu­chas de esas obras, pues des­de que las pin­tó es­tán en ma­nos de co­lec­cio­nis­tas pri­va­dos, no po­cas ve­ces fue­ra del país.

Des­de que el ar­tis­ta mu­rió, en 1992, Luis Fer­nan­do Pra­di­lla, di­rec­tor de la Ga­le­ría El Mu­seo y su úl­ti­mo ga­le­ris­ta, se pro­pu­so cla­si­fi­car esas obras pa­ra de­jar, en un fu­tu­ro cer­cano y cuan­do la fa­mi­lia del pin­tor lo autorice, un ca­tá­lo­go com­ple­to y fi­de­digno de su tra­ba­jo. Un le­ga­do in­men­so pa­ra la his­to­ria del ar­te en el país.

Ha­ce unos me­ses, y de for­ma coin­ci­den­cial, una gran can­ti­dad de esas obras lle­ga­ron a las ma­nos de Pra­di­lla ca­si al mis­mo tiem­po. “En un mo­men­to de­ter­mi­na­do me co­men­za­ron a lle­gar una se­rie de cua­dros que los co­lec­cio­nis­tas que­rían ven­der –cuen­ta–. Y cuan­do vi su ca­li­dad y su im­por­tan­cia, pen­sé que te­nía que mos­trar­las in­me­dia­ta­men­te”.

Co­mo des­de ha­ce un tiem­po te­nía la idea de ha­cer una ex­po­si­ción pa­ra ce­le­brar los 100 años de Obre­gón, que cum­pli­ría en ju­nio de 2020, se le ocu­rrió ade­lan­tar la ex­po­si­ción. Pu­so ma­nos a la obra y en po­co tiem­po ar­mó Ale­jan­dro Obre­gón: 1936-1992, una re­tros­pec­ti­va abier­ta en la ga­le­ría des­de me­dia­dos de oc­tu­bre, que re­co­ge obras de to­das las épo­cas.

Más allá de mos­trar tra­ba­jos has­ta aho­ra no cla­si­fi­ca­dos, la ex­po­si­ción ex­hi­be la evo­lu­ción y la trans­for­ma­ción del ar­tis­ta, des­de que era un es­tu­dian­te has­ta sus úl­ti­mos días, dis­mi­nui­do por un tu­mor en el ce­re­bro. “Se pue­de ver có­mo van cam­bian­do sus in­tere­ses por di­fe­ren­tes te­mas, có­mo evo­lu­cio­na su pin­ce­la­da y se de­fi­ne su es­ti­lo, có­mo va es­truc­tu­ran­do sus obras y va desa­rro­llan­do el sim­bo­lis­mo”, ex­pli­ca Pra­di­lla.

En la ga­le­ría es­tán pre­sen­tes obras co­mo In­vierno en Bos­ton (1936), su pri­me­ra pin­tu­ra, que hi­zo cuan­do te­nía 16 años des­de la ven­ta­na de su apar­ta­men­to en esa ciu­dad, don­de es­tu­dia­ba en la Es­cue­la del Mu­seo de Be­llas Ar­tes. Y Au­to­rre­tra­to con Die­go (1992), que co­men­zó prác­ti­ca­men­te cie­go y de­jó inaca­ba­da al mo­rir. En el in­ter­me­dio se pue­den ver al­gu­nas obras im­por­tan­tes co­mo Pez do­ra­do (1947), una de las pri­me­ras ca­ta­lo­ga­bles co­mo mo­der­nas en el ar­te co­lom­biano, o Sor­ti­le­gio (1970), una pie­za abs­trac­ta con la que ga­nó la II Bie­nal de Ar­te de Col­te­jer en Me­de­llín.

Obre­gón, quien na­ció en Bar­ce­lo­na y vi­vió des­de los 6 años en Ba­rran­qui­lla, pa­só por va­rios pe­rio­dos. Em­pe­zó pin­tan­do bo­de­go­nes y pai­sa­jes in­fluen­cia­do por ar­tis­tas co­mo Go­ya y Cé­zan­ne, pe­ro lue­go fue de­fi­nien­do un es­ti­lo más abs­trac­to y sim­bo­lis­ta. Tam­bién cam­bió el óleo por el acrí­li­co, que pa­ra él era el ma­te­rial del fu­tu­ro –aun­que mu­chos crí­ti­cos con­si­de­ran que su obra per­dió ex­pre­si­vi­dad–, y pa­só de pin­tar con co­lo­res so­brios y pin­ce­la­das sua­ves a uti­li­zar co­lo­res lla­ma­ti­vos y tra­zos más es­pon­tá­neos y de­ci­si­vos. Es­to úl­ti­mo, so­bre to­do, cuan­do lle­gó a Car­ta­ge­na, ciu­dad que lo mar­có.

To­da su vi­da, ade­más, fue un pio­ne­ro. Al te­ner pa­dre co­lom­biano y ma­dre eu­ro­pea vi­vió am­bos am­bien­tes a lo lar­go de su vi­da, y tra­jo mu­chas de las van­guar­dias (has­ta co­no­ció a Pa­blo Pi­cas­so). Al­gu­nos in­clu­so lo con­si­de­ran el pri­mer ar­tis­ta mo­derno del país. Tam­bién tra­tó en sus obras te­mas que po­cos ar­tis­tas tra­ba­ja­ban en Co­lom­bia, co­mo el me­dioam­bien­te (pin­tó man­gla­res, cié­na­gas en pe­li­gro, cón­do­res, to­ros, ba­rra­cu­das e igua­nas) y la vio­len­cia.

De he­cho, in­clu­so al fi­nal, cuan­do aún pin­ta­ba a pe­sar de su en­fer­me­dad, sus con­tem­po­rá­neos y las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de ar­tis­tas lo con­si­de­ra­ban una in­fluen­cia in­dis­pen­sa­ble. Eso no ha cam­bia­do, por lo que siem­pre val­drá la pe­na dar­le un re­pa­so a su obra.

‘In­vierno en Bos­ton’ (1936), un óleo so­bre ma­de­ra que Obre­gón pin­tó a los 16 años, cuan­do es­tu­dia­ba ar­te en Es­ta­dos Uni­dos. ‘El úl­ti­mo cón­dor ’(1982), un acrí­li­co so­bre lien­zo en el que el ar­tis­ta usa va­rios co­lo­res, tra­zos fuer­tes y un es­ti­lo me­dio abs­trac­to. ‘Au­to­rre­tra­to con Die­go’ (1992), la pin­tó con pro­ble­mas de vi­sión, de­bi­do a un tu­mor en el ce­re­bro. No la pu­do ter­mi­nar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.