Mi­che­lle se con­fie­sa.

En ‘Mi his­to­ria’ (Be­co­ming), la ca­ris­má­ti­ca ex pri­me­ra da­ma com­par­te los de­ta­lles más cau­ti­van­tes de su vi­da, de su pa­re­ja y de sus in­ter­ac­cio­nes co­mo per­so­na­je pú­bli­co. SE­MA­NA ha­ce una se­lec­ción de ju­go­sos apar­tes.

Semana (Colombia) - - Sumario -

En ‘Mi his­to­ria’ (Be­co­ming), la ca­ris­má­ti­ca ex pri­me­ra da­ma com­par­te los de­ta­lles más cau­ti­van­tes de su vi­da, de su pa­re­ja y de sus in­ter­ac­cio­nes co­mo per­so­na­je pú­bli­co. SE­MA­NA ha­ce una se­lec­ción de ju­go­sos apar­tes.

CUAN­DO MI­CHE­LLE Oba­ma anun­ció que pu­bli­ca­ría sus me­mo­rias, na­die du­dó de que el li­bro se con­ver­ti­ría en un fe­nó­meno edi­to­rial que ci­men­ta­ría a los Oba­ma co­mo la mar­ca mul­ti­mi­llo­na­ria que ya son. Y, efec­ti­va­men­te, dos años des­pués de ha­ber en­tre­ga­do las rien­das a Do­nald Trump, la ex­pec­ta­ti­va ha da­do pa­so a la reali­dad. Mi his­to­ria (Be­co­ming) li­de­ra las lis­tas de best se­llers del dia­rio The New York Ti­mes, tam­bién las de Ama­zon y ha te­ni­do un im­pac­to con­si­de­ra­ble en el mun­do, pues cir­cu­la en 31 idio­mas. De en­tra­da ven­dió 1,4 mi­llo­nes de co­pias en Es­ta­dos Uni­dos, ré­cord de ven­tas en la pri­me­ra se­ma­na pa­ra un li­bro pu­bli­ca­do en 2018.Y Mi­che­lle rea­li­za un tour pro­mo­cio­nal pla­nea­do pa­ra diez ciu­da­des, acom­pa­ña­da de gran­des es­tre­llas co­mo Oprah Win­frey, a lo que se su­man múl­ti­ples en­tre­vis­tas en las gran­des ca­de­nas.

Se­me­jan­te des­plie­gue tes­ti­mo­nia no so­la­men­te el es­ta­tus de Mi­che­lle co­mo una ex pri­me­ra da­ma ex­cep­cio­nal que se ha ga­na­do el res­pe­to a pul­so, sino tam­bién las vir­tu­des de un tex­to en el que abre las puer­tas de su vi­da con la ar­ti­cu­la­ción y ho­nes­ti­dad que la ca­rac­te­ri­zan. Ella es­tá en el cen­tro de su his­to­ria, pe­ro in­vo­lu­cra las ex­pe­rien­cias de sus pa­dres, de su ma­ri­do y de sus hi­jas. Así, ade­más de una ra­dio­gra­fía úni­ca de la for­ma co­mo cre­ció en un ba­rrio de cla­se me­dia ba­ja de Chica­go, tam­bién sir­ve de tes­ti­mo­nio, de puer­tas pa­ra aden­tro, de la vi­da de la pri­me­ra pa­re­ja ne­gra en la Ca­sa Blan­ca.

Mi­che­lle acla­ra que no va a lan­zar­se a la pre­si­den­cia por­que, si bien la po­lí­ti­ca ofre­ce una pla­ta­for­ma de ac­ción in­tere­san­te, no es lo su­yo, y que, ex­cep­to su ma­ri­do, no le gus­tan los po­lí­ti­cos. Pe­ro es­ta re­ve­la­ción no arrui­na la ex­pe­rien­cia. El pla­cer de Mi his­to­ria ya­ce en los de­ta­lles ín­ti­mos de su in­fan­cia, su ro­man­ce, su ma­tri­mo­nio, su ma­ter­ni­dad y mu­chos epi­so­dios más de su vi­da pri­va­da y pú­bli­ca. SE­MA­NA com­par­te va­rios apar­tes.

1

Ba­rack Oba­ma lle­gó tar­de el día que se co­no­cie­ron. Mi­che­lle tra­ba­ja­ba en una fir­ma de abo­ga­dos y te­nía la mi­sión de guiar a Ba­rack, que iba a tra­ba­jar un ve­rano ahí. Él ve­nía de la es­cue­la de le­yes de Har­vard, lleno de re­fe­ren­cias ex­ce­len­tes, pe­ro a ella le ga­nó el es­cep­ti­cis­mo: “Si le po­nías un ves­ti­do a un hom­bre ne­gro me­dia­na­men­te in­te­li­gen­te, la gen­te blan­ca en­lo­que­cía. Por eso te­nía mis du­das so­bre si me­re­cía tan­ta aten­ción”.

Se lle­va­ron bien, pe­ro no le gus­ta­ba que él fu­ma­ba. Y no lo con­si­de­ra­ba un pros­pec­to de pa­re­ja, ni si­quie­ra cuan­do él le di­jo: “Creo que de­be­ría­mos sa­lir”. Des­pués de un ra­to, di­ce Mi­che­lle, “la ten­sión se hi­zo más den­sa en el ai­re en­tre am­bos, co­mo si al­go inevi­ta­ble y pre­des­ti­na­do es­tu­vie­ra a pun­to de su­ce­der”. Él le lle­vó un he­la­do y se be­sa­ron.

2

Su ro­man­ce avan­zó a una ve­lo­ci­dad que ins­pi­ra en Mi­che­lle una pro­sa apa­sio­na­da, qui­zás iné­di­ta en las me­mo­rias de una pri­me­ra da­ma: “...los sen­ti­mien­tos vi­nie­ron im­pe­tuo­sos, un tsu­na­mi de de­seo, gra­ti­tud, sa­tis­fac­ción, asom­bro. Cual­quier du­da que car­ga­ba so­bre mi vi­da, mi ca­rre­ra –e in­clu­so so­bre Ba­rack– pa­re­ció des­apa­re­cer con ese be­so. La re­em­pla­zó un áni­mo im­pe­tuo­so de co­no­cer­lo me­jor, de ex­plo­rar y ex­pe­ri­men­tar to­do lo que pu­die­ra con él tan rá­pi­do co­mo me fue­ra po­si­ble”.

3

Ba­rack era ex­tra­or­di­na­rio en la al­co­ba. Una no­che, des­pués del amor, él mi­ra­ba fi­ja­men­te al te­cho, al­go con­fun­di­do, con su ros­tro ilu­mi­na­do por las lu­ces de la ca­lle, y Mi­che­lle se pre­gun­tó si

re­fle­xio­na­ba so­bre su re­la­ción o, qui­zá, so­bre su pa­dre fa­lle­ci­do.Al pre­gun­tar­le, él di­jo:“Oh.Tan so­lo pen­sa­ba so­bre la de­sigual­dad de los in­gre­sos”.

4

Al co­mien­zo de la re­la­ción él de­cía que el ma­tri­mo­nio “me pa­re­ce una con­ven­ción in­ne­ce­sa­ria y so­bre­va­lo­ra­da”, y dis­cu­tie­ron el te­ma lar­go y ten­di­do. Un día, en un res­tau­ran­te, Ba­rack pro­vo­có una pe­lea so­bre el te­ma que so­lo ter­mi­nó cuan­do un me­se­ro se acer­có con un pla­to cu­bier­to. Cuan­do Mi­che­lle le­van­tó la ta­pa, en­con­tró un ani­llo de dia­man­tes.

5

Seis se­ma­nas des­pués del ma­tri­mo­nio, Ba­rack anun­ció que se iba a Ba­li a es­cri­bir un li­bro y que su ma­dre le ha­bía al­qui­la­do una ca­ba­ña allá.Mi­che­lle tra­tó de ra­cio­na­li­zar esa de­ci­sión, pe­ro en mo­men­tos de so­le­dad la til­dó de “su luna de miel con él mis­mo”. Años des­pués de su pu­bli­ca­ción ori­gi­nal, las me­mo­rias Dreams from My Fat­her se con­vir­tie­ron en un best se­ller.

6

Mi­che­lle tu­vo un abor­to es­pon­tá­neo y lo vi­vió “so­la, do­li­da y des­mo­ra­li­za­da a un ni­vel ca­si ce­lu­lar”. Por ello, se so­me­tió a tra­ta­mien­tos de in­se­mi­na­ción ar­ti­fi­cial.Así que,mien­tras Ba­rack se desem­pe­ña­ba co­mo se­na­dor es­ta­tal en Spring­field, Illi­nois, Mi­che­lle es­ta­ba en ca­sa, en Chica­go, re­ci­bien­do in­yec­cio­nes. “En­ton­ces sen­tí por pri­me­ra vez un ápi­ce de re­sen­ti­mien­to por la po­lí­ti­ca y el com­pro­mi­so to­tal de Ba­rack por el tra­ba­jo… él es­ta­ba le­jos y yo aquí, car­gan­do la res­pon­sa­bi­li­dad. Sen­tí des­de en­ton­ces que los sa­cri­fi­cios se­rían más míos que su­yos”.

7

Su im­pun­tua­li­dad plan­teó una si­tua­ción gra­ve. Ba­rack de­cía que iba ca­mino a ca­sa y lue­go apa­re­cía en el gim­na­sio. Even­tual­men­te, lle­ga­ba y en­con­tra­ba a Mi­che­lle “fu­rio­sa o no dis­po­ni­ble des­pués de ha­ber apa­ga­do to­das las lu­ces y ha­ber­se ido a dor­mir”.

A pe­sar de la re­nuen­cia de Ba­rack,que que­ría com­prar li­bros so­bre re­la­cio­nes ma­tri­mo­nia­les, acu­die­ron a te­ra­pias de pa­re­ja. Es­tas le ayu­da­ron a en­ten­der a Mi­che­lle que pe­dir­le a su ma­ri­do que de­ja­ra la po­lí­ti­ca no arre­gla­ría na­da. Y que más bien de­bía en­fo­car­se en con­tro­lar su pro­pia fe­li­ci­dad. Su ma­dre lle­ga­ba a la ca­sa a las 4:45 de la ma­ña­na pa­ra cui­dar a las ni­ñas y dar­le a ella tiem­po de ir al gim­na­sio.Mi­che­lle es­ta­ble­ció ho­ra­rios es­tric­tos pa­ra ce­nar e ir­se a dor­mir, y na­die es­pe­ra­ba a Ba­rack. Que­ría que las chi­cas cre­cie­ran “sin aco­mo­dar­se a nin­gu­na for­ma de pa­triar­ca­do vie­ja-es­cue­la”.

8

Mi­che­lle no que­ría que su ma­ri­do se lan­za­ra a la pre­si­den­cia. “No apre­cia­ba en ab­so­lu­to a los po­lí­ti­cos y por eso no me so­na­ba la idea­de­que­mi­ma­ri­do­se­con­vir­tie­ra en uno”. Cuan­do se con­vir­tió en un rocks­tar po­lí­ti­co y co­men­zó a con­tem­plar la pre­si­den­cia,que­dó muy cons­ter­na­da.“Él lo que­ría y yo no”.Se re­cos­tó so­la en su ca­ma “sin­tien­do que se tra­ta­ba de ella con­tra el mun­do”. Al fi­nal, “di­je que sí por­que creía que Ba­rack po­día ser un gran pre­si­den­te”. Mi­che­lle no es­pe­ra­ba ter­mi­nar en la Ca­sa Blan­ca, “des­pués de to­do,Ba­rack era un hom­bre ne­gro en Es­ta­dos Uni­dos. No pen­sé que pu­die­ra ga­nar”.

10

9

En­tró en la vi­da pú­bli­ca a re­ga­ña­dien­tes y des­de en­ton­ces “me han lla­ma­do la mu­jer más po­de­ro­sa del mun­do y tam­bién me han ro­tu­la­do co­mo una ‘mu­jer ne­gra enoja­da’... He es­cu­cha­do so­bre las par­tes pan­ta­no­sas de in­ter­net que es­cu­dri­ñan y cues­tio­nan to­do so­bre mí, in­clu­so si soy una mu­jer o un hom­bre. Me he enoja­do pe­ro so­bre to­do, he tra­ta­do de reír­me de to­do”. Más tar­de aña­de: “Es­tos gol­pes hie­ren… pa­re­cía que hu­bie­ra un ver­sión ca­ri­ca­tu­res­ca de mí cau­san­do es­tra­gos, una mu­jer de la que es­cu­cha­ba pe­ro des­co­no­cía, al­ta, po­de­ro­sa, lis­ta pa­ra cas­trar cual God­zi­lla, lla­ma­da Mi­che­lle Oba­ma”.

En un co­mien­zo le mo­les­ta­ba la fas­ci­na­ción que des­per­ta­ba su ves­tua­rio. “Da­ba la im­pre­sión de que mis ves­ti­dos im­por­ta­ban más que mis pa­la­bras”. Cuan­do­se­ba­jó­de­les­ce­na­rio,lue­go de di­ri­gir­se a las es­tu­dian­tes de la Eli­za­beth Ga­rrett An­der­son School en Lon­dres, le pre­gun­ta­ron de in­me­dia­to so­bre quién ha­bía he­cho su ves­ti­do.“Eso me de­pri­mió”.Pe­ro tam­bién en­ten­dió que po­día ex­plo­tar ese in­te­rés pa­ra que la gen­te que ho­jea­ba re­vis­tas pa­ra ave­ri­guar so­bre su ro­pa pu­die­ra leer so­bre las cau­sas que apo­ya­ba. Sa­bía que la iban a cri­ti­car por ves­tir muy bien, o muy ca­sual,“así que mez­clé.Un día

EL LI­BRO ES UN FE­NÓ­MENO DE VEN­TAS, YA PRE­PA­RA UN NUE­VO TIRAJE DE 3 MI­LLO­NES DE CO­PIAS MÁS Y PA­RA PROMOCIONARLO

SU AU­TO­RA AGO­TA LO­CA­LI­DA­DES EN UNA GI­RA

QUE LLE­NA ES­TA­DIOS

me po­nía al­go de Tar­get y al otro al­go de Dia­ne von Fürs­ten­berg”.

11

Esa vi­si­ta a la es­cue­la Eli­za­bet­hGa­rret­tAn­der­son le ayu­dó a en­con­trar su rol co­mo pri­me­ra da­ma.“Sen­tía que el rit­mo me apa­bu­lla­ba y que no me­re­cía ese ‘gla­mour’. Me sen­tía an­sio­sa por nues­tras hi­jas, in­cier­ta so­bre mi pro­pó­si­to… pe­ro ahí, fren­te a esas ni­ñas, sen­tí al­go di­fe­ren­te y pu­ro, un ali­nea­mien­to de mi viejo ser con ese nue­vo rol”.

12

Mien­tra­sBa­rack­yMi­che­lle sa­lie­ron del au­to pa­ra ca­mi­nar un po­co en la ce­re­mo­nia de inau­gu­ra­ción pre­si­den­cial de 2009, sus hi­jas Ma­lia y Sas­ha es­cu­cha­ban en el ca­rro a Be­yon­cé a to­do vo­lu­men y se em­bar­ca­ron en una gue­rra de cos­qui­llas.

13

Mi­che­lle en­se­ñó a sus hi­jas a ten­der sus ca­mas y evi­tar­les esa ta­rea a sus ayu­dan­tes. Y le mo­les­ta­ba so­bre­ma­ne­ra que es­tos aten­die­ran exa­ge­ra­da­men­te a su ma­ri­do.“Me pa­re­cía a ve­ces que ese com­por­ta­mien­to evo­ca­ba una vie­ja épo­ca en la que el ho­gar gi­ra­ba en torno a las ne­ce­si­da­des del hom­bre.Eso iba en con­tra de lo que que­ría que mis hi­jas con­si­de­ra­ran nor­mal”.Por eso,en­tre otras co­sas, les pe­día que es­cri­bie­ran re­por­tes de sus via­jes al ex­te­rior. En el co­le­gio de su hi­ja Sas­ha, Mi­che­lle le­yó apar­tes de su en­sa­yo so­bre lo que ha­bía he­cho en sus va­ca­cio­nes de ve­rano.“Co­no­cí al pa­pa. Le fal­ta­ba una par­te de su de­do pul­gar” (el pa­pa Be­ne­dic­to XVI su­frió de una in­fec­ción en su ju­ven­tud).So­bre es­to,Mi­che­lle co­men­ta: “Fui una ni­ña del la­do sur de Chica­go que aho­ra cria­ba dos hi­jas que po­dían pe­dir­le a un chef su desa­yuno per­so­na­li­za­do”.

15

Ma­ria­nRo­bin­son,la­ma­dre de Mi­che­lle, que­da muy bien pa­ra­da. En los días pre­vios a su lle­ga­da a la Ca­sa Blan­ca, Mi­che­lle su­fría mu­cho por­que con­si­de­ra­ba que su tra­ba­jo no era su­fi­cien­te­men­te sig­ni­fi­ca­ti­vo. Le di­jo: “Pri­me­ro haz el di­ne­ro y lue­go te preo­cu­pas por la fe­li­ci­dad”. Mi­che­lle pre­sio­nó a Ma­rian pa­ra que se mu­da­ra a la Ca­sa Blan­ca con ellos. Lo hi­zo, pe­ro le gus­ta­ba co­mer por su cuen­ta vien­do el pro­gra­ma-con­cur­so Jeo­pardy!; la­va­ba su pro­pia ro­pa y re­cha­za­ba la pro­tec­ción del Ser­vi­cio Secreto.Cuan­do pa­sea­ba so­la por Was­hing­ton D. C, la gen­te en la ca­lle no­ta­ba su pa­re­ci­do con la ma­má de la pri­me­ra da­ma. “Sí”, les de­cía.“Eso me di­cen mu­cho”.

19

Mi­che­lle evi­ta­ba pen­sar en la ame­na­za de ase­si­na­to. Ba­rack“era un hom­bre ne­gro… le po­dían dis­pa­rar en un sen­ci­llo via­je a ‘tan­quear’ el ca­rro”, le di­jo a la re­vis­ta Peo­ple du­ran­te la pro­mo­ción del li­bro.Al­guien le dis­pa­ró a la Ca­sa Blan­ca y pa­sa­ron se­ma­nas pa­ra que re­em­pla­za­ran el vi­drio an­ti­ba­las en un sa­lón en el que ella to­ma­ba té fre­cuen­te­men­te. “Me en­con­tré mu­chas ve­ces mi­ran­do el grue­so crá­ter que ha­bía de­ja­do esa ba­la”. Mien­tras Sas­ha ju­ga­ba tenis en una can­cha de su co­le­gio cer­ca­na a una ca­lle, un pa­dre ca­ren­te de tac­to le pre­gun­tó: “¿No te da mie­do ju­gar aquí?”.La jo­ven res­pon­dió:“Si me pre­gun­tas si con­si­de­ro la muer­te to­dos los días, la res­pues­ta es no”.

20

Cuan­do Ba­rack y Mi­che­lle go­za­ban del la­do di­ver­ti­do de la Ca­sa Blan­ca, sus hi­jas no siem­pre­com­par­tían­suen­tu­sias­mo. “¿No quie­ren ba­jar y ver a Paul McCart­ney?”.“Ma­dre,no,gra­cias”.

21

No­so­por­taaDo­nal­dT­rump, aquien­con­si­de­raun­ma­tón que de­gra­da a las mi­no­rías y “reta la­dig­ni­dad­de­nues­tro­país­con­ca­da de­cla­ra­ción”. Mi­che­lle cree que su cam­pa­ña de teo­rías cons­pi­ra­ti­vas so­bre el lu­gar de na­ci­mien­to de su ma­ri­do fue pe­li­gro­sa, pues pu­do ha­ber agi­ta­do a ‘hom­bres de tuer­cas flo­jas’ a ata­car a su fa­mi­lia. En la ce­re­mo­nia inau­gu­ral deT­rump,“me abs­tu­ve de si­quie­ra tra­tar de son­reír”.

22

En con­tras­te, se la lle­va muy bien con Isa­bel II. Cuan­do se co­no­cie­ron, la rei­na ob­ser­vó lo al­ta que era y ha­bla­ron so­bre cal­za­do in­có­mo­do.“Éra­mos tan so­lo dos mu­je­res can­sa­das y opri­mi­das por nues­tros za­pa­tos”, con­sig­na Oba­ma. Lue­go, afec­ti­va­men­te ex­ten­dió su bra­zo y ten­dió su mano en el hom­bro de la rei­na, en una vio­la­ción del pro­to­co­lo real.“Tra­té de no dar­les mu­cha im­por­tan­cia a las crí­ti­cas. Si bien hi­ce al­go in­de­bi­do, co­mo mí­ni­mo fue un ges­to hu­mano.Y me arries­go a de­cir que la rei­na no se mo­les­tó por­que cuan­do su­ce­dió, ella se acer­có y apo­yó su mano y su guan­te en mi es­pal­da”. Por su par­te, Ba­rack siem­pre le tu­vo afec­to a la mo­nar­ca bri­tá­ni­ca, pues “le re­cor­da­ba a su abue­li­ta Too, que no se an­da­ba con ton­te­rías”.

pu Mi­che­lle com­par­te epi­so­dios du­ros, co­mo el abor­to es­pon­tá­neo que li­dió so­la por las ta­reas de su ma­ri­do. Exal­ta la la­bor de su ma­dre, que la apo­yó en sus mo­men­tos de ma­yor du­da,y abor­da los re­tos de criar a sus hi­jas, a quie­nes tu­vo por in­se­mi­na­ción ar­ti­fi­cial.

Mi­che­lle ex­pli­ca que su co­ne­xión con Isa­bel II na­ció por cuen­ta de los za­pa­tos in­có­mo­dos que am­bas lle­va­ban. La rei­na no le re­pro­chó rom­per el pro­to­co­lo por to­car­le el hom­bro. De he­cho, se acer­có.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.