Arau­ca: un lla­ma­do de emer­gen­cia

Semana (Colombia) - - Nación -

La in­se­gu­ri­dad y el con­tra­ban­do han au­men­ta­do en un mu­ni­ci­pio que ya atra­ve­sa­ba una cri­sis eco­nó­mi­ca y su­fría las con­se­cuen­cias de un con­flic­to ar­ma­do vi­gen­te. Eso ha ra­di­ca­li­za­do la vi­sión ne­ga­ti­va ha­cia los ve­ne­zo­la­nos. La si­tua­ción es com­ple­ja y exi­ge to­mar me­di­das an­tes de que sea muy tar­de.

HENRY ESTUPIÑÁN, un co­mer­cian­te de 69 años, mu­rió al fi­nal de la tar­de del 5 de agos­to mien­tras in­ten­ta­ban asal­tar­lo en su ne­go­cio ubi­ca­do en pleno cen­tro deA­rau­ca.Dos hom­bres lle­ga­ron al lo­cal y, en cir­cuns­tan­cias con­fu­sas, le oca­sio­na­ron dos he­ri­das fa­ta­les en el pe­cho con un des­tor­ni­lla­dor. Los ve­ci­nos reac­cio­na­ron ape­nas se per­ca­ta­ron de lo que es­ta­ba pa­san­do y lo lle­va­ron al Hos­pi­tal San Vi­cen­te, pe­ro ya era muy tar­de. “No he­mos en­con­tra­do la ex­pli­ca­ción de su muer­te.Cree­mos que fue por­que no te­nía mu­cho di­ne­ro pa­ra dar­les”, cuen­ta Do­ra Inés Gar­cía, su cu­ña­da.

Es­te cri­men pu­do ha­ber pa­sa­do in ad­ver­ti­do en­tre las no­ti­cias de un mu­ni­ci­pio en­vuel­to en la vio­len­cia del con­flic­to de no ser por un de­ta­lle: a Henry lo ase­si­nó un ve­ne­zo­lano de 24 años. La no­ti­cia tu­vo tal re­per­cu­sión en­tre la so­cie­dad arau­ca­na que al día siguiente una ca­ra­va­na de 15 per­so­nas en mo­tos, ar­ma­das con pa­los y ma­che­tes, re­co­rrió los par­ques en bus­ca de ve­ne­zo­la­nos. Los in­ti­mi­da­ron y les que­ma­ron sus per­te­nen­cias, se­gún re­gis­tra­ron los me­dios lo­ca­les. El objetivo, di­je­ron, era “pe­dir­les que se de­vol­vie­ran a su país”.Des­de el gre­mio de co­mer­cian­tes anun­cia­ron una pro­tes­ta pa­cí­fi­ca y le exi­gie­ron al go­bierno lo­cal to­mar me­di­das pa­ra com­ba­tir la in­se­gu­ri­dad.

EnA­rau­ca,sue­len men­cio­nar el ase­si­na­to de Henry co­mo ejem­plo del im­pac­to ne­ga­ti­vo de la lle­ga­da de los mi­gran­tes pro­ve­nien­tes de Ve­ne­zue­la.Al igual que su­ce­de en el res­to de la fron­te­ra, en el úl­ti­mo año au­men­tó sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te la can­ti­dad de ve­ne­zo­la­nos en las ca­lles de la ciu­dad.Y to­dos ha­blan de eso.

Se­gún las úl­ti­mas ci­fras de Mi­gra­ción Co­lom­bia, hay 29.757 ve­ne­zo­la­nos en el de­par­ta­men­to de Arau­ca, que re­pre­sen­tan el 11 por cien­to del to­tal de la po­bla­ción. Sin em­bar­go, na­die sa­be a cien­cia cier­ta cuán­tas de las per­so­nas del re­gis­tro con­ti­núan allí. Ade­más,se­gún un in­for­me del Ban­co Mun­dial, Arau­ca es el de­par­ta­men­to con ma­yor nú­me­ro de mi­gran­tes irre­gu­la­res en to­do el país.

La po­bla­ción lo­cal atri­bu­ye el au­men­to de la in­se­gu­ri­dad, el con­tra­ban­do y la in­for­ma­li­dad, en ge­ne­ral, a la mi­gra­ción y afir­ma es­tar su­frien­do las con­se­cuen­cias de la fal­ta de res­pues­ta del Es­ta­do al te­ma. “El lla­ma­do que ha­ce­mos es que por fa­vor no pa­sen más ca­sos así. Ex­tra­ña­mos esa Arau­ca tran­qui­la don­de to­dos nos co­no­cía­mos, cuan­do po­día­mos dor­mir y de­jar nues­tras puer­tas abier­tas”, di­ce Do­ra Inés.

Los da­tos de la Po­li­cía mues­tran que los ho­mi­ci­dios –el in­di­ca­dor más im­por­tan­te pa­ra me­dir la se­gu­ri­dad ciu­da­da­na– re­gis­tra­dos en el de­par­ta­men­to en­tre enero y agos­to de 2018 sí han au­men­ta­do en com­pa­ra­ción con el año pa­sa­do (ver gráfico). Pe­ro lla­ma la aten­ción que el in­cre­men­to se de­be, en gran par­te, a que hay más ca­sos de ve­ne­zo­la­nos ase­si­na­dos. En cuan­to a las cap­tu­ras, se­gún ci­fras de la Po­li­cía, en­tre el 1 de enero y el 20 de no­viem­bre se ha­bían de­te­ni­do 899 per­so­nas en Arau­ca por or­den ju­di­cial o en fla­gran­cia, y de es­tas 144 eran ve­ne­zo­la­nos. Es de­cir, si bien el nú­me­ro de ve­ne­zo­la­nos cap­tu­ra­dos ha au­men­ta­do a me­di­da que son más los que lle­gan, no es cier­to que sean ellos los que es­tén co­me­tien­do la ma­yo­ría de los de­li­tos.

Pe­ro las es­ta­dís­ti­cas no coin­ci­den con la per­cep­ción de la gen­te. Co­mo ex­pli­có Du­mar Sán­chez, en­la­ce de la Can­ci­lle­ría en la zo­na a Pro­yec­to Mi­gra­ción Ve­ne­zue­la: “Se ha crea­do el mi­to de que to­do lo que pa­sa es cul­pa de los ve­ne­zo­la­nos”.

MÁS SE­GU­RI­DAD

Has­ta aho­ra, la res­pues­ta de las au­to­ri­da­des lo­ca­les a la mi­gra­ción se ha cen­tra­do en re­for­zar la se­gu­ri­dad en el mu­ni­ci­pio.

En las ca­lles cer­ca­nas al ma­le­cón del río Arau­ca –en don­de se con­cen­tra gran par­te de las per­so­nas que van y vuel­ven a Ve­ne­zue­la to­dos los días– cir­cu­lan cons­tan­te­men­te pa­tru­lle­ros de la Po­li­cía que exi­gen do­cu­men­tos. “A ca­da ra­to lle­gan. La se­ma­na pa­sa­da me qui­ta­ron un po­co de pla­ta y me pu­sie­ron un com pa­ren do ”, cu en ta Wíl­der Zap ata, un ve­ne­zo­lano de 24 años que vi­ve en el es­ta­do Apu­re y cru­za el río to­dos los días pa­ra com­prar y ven­der bo­lí­va­res. Con su hi­ja de 3 me­ses en bra­zos, ase­gu­ra que re­nun­ció a su tra­ba­jo en Bar­qui­si­me­to pa­ra ve­nir­se a tra­ba­jar y con­se­guir di­ne­ro pa­ra co­mer.

En fe­bre­ro se creó el Gru­po Es­pe­cial Mi­gra­to­rio (GEM), in­te­gra­do por el ICBF, Mi­gra­ción Co­lom­bia, la Dian y la Po­li­cía de Ar au­ca. Gio­vanny Bui tra­go, co­man­dan­te de la Po­li­cía, ex­pli­ca que es­te gru­po bus­ca ejer­cer un con­trol más efec­ti­vo del con­tra­ban­do y la mi­gra­ción irre­gu­lar.

En­tre las prin­ci­pa­les ac­cio­nes del GEM es­tán los lla­ma­dos “acom­pa­ña­mien­tos vo­lun­ta­rios” a la fron­te­ra, que con­sis­ten en trans­por­tar a las per­so­nas que es­tén en si­tua­ción irre­gu­lar has­ta el puen­te

in­ter­na­cio­nal Jo­sé An­to­nio Páez, el úni­co pa­so for­mal en el de­par­ta­men­to. Has­ta el 15 de no­viem­bre se ha­bían rea­li­za­do 9.130, es de­cir, ca­si 1.000 al mes.

Pe­ro en la prác­ti­ca es­ta es­tra­te­gia no pa­re­ce ser muy efec­ti­va. La fron­te­ra en­tre el de­par­ta­men­to de Arau­ca y el es­ta­do ve­ne­zo­lano de Apu­re tie­ne una lon­gi­tud de 415 ki­ló­me­tros, y el río Arau­ca re­pre­sen­ta ca­si 300 ki­ló­me­tros. Cru­zar­lo en ca­noa es muy fá­cil: to­ma me­nos de 5 mi­nu­tos y cues­ta cer­ca de 3.000 mil pe­sos.Por eso, mu­chos de los mi­gran­tes que los pa­tru­lle­ros acom­pa­ñan has­ta el puen­te pue­den vol­ver a te­rri­to­rio co­lom­biano en me­nos tiem­po del que les to­mó lle­var­los has­ta allí.

El co­man­dan­te de la Po­li­cía afir­ma que es muy di­fí­cil con­tro­lar el flu­jo mi­gra­to­rio y sos­tie­ne que si no fue­ra por los ope­ra­ti­vos del GEM, “las ci­fras del con­tra­ban­do y la se­gu­ri­dad se­rían mu­cho más com­pli­ca­das”. “Si lle­gan tan­tos ve­ne­zo­la­nos de un mo­men­to a otro, eso ge­ne­ra un im­pac­to so­cial muy fuer­te. Aquí hay más de 70 in­va­sio­nes. ¿De

qué vi­ven si tra­ba­jo no hay?”, agre­ga.

LAS OPOR­TU­NI­DA­DES

Ben­ja­mín So­ca­da­güi, al­cal­de de Arau­ca, afir­ma que to­da­vía no hay un plan por­que la mi­gra­ción ha su­pe­ra­do la ca­pa­ci­dad de res­pues­ta de un mu­ni­ci­pio que tie­ne muy po­cos re­cur­sos .“Es­ta­mos en una si­tua­ción sin sa­li­da. He­mos he­cho al­gu­nas po­lí­ti­cas de asis­ten­cia­lis­mo, pe­ro eso no re­suel­ve la cri­sis ”, re­co­no­ce So­ca­da­güi, pa­ra quien el go­bierno na­cio­nal de­be pres­tar más aten­ción a los mu­ni­ci­pios fron­te­ri­zos.

Con el fin de reac­ti­var la eco­no­mía y ge­ne­rar opor­tu­ni­da­des pa­ra to­dos los ha­bi­tan­tes de Arau­ca, lí­de­res lo­ca­les pro­po­nen de­cla­rar zo­na fran­ca a la fron­te­ra. Hoy en día, Arau­ca es la se­gun­da ciu­dad más ba­ra­ta del país pa­ra abrir una em­pre­sa, se­gún el re­por­te Doing Bu­si­ness de 2017.

Sin em­bar­go, el mu­ni­ci­pio no atrae a las com­pa­ñias, por­que es­tá muy ale­ja­do de los cen­tros de pro­duc­ción del in­te­rior del país. Tal vez por eso a ni­vel lo­cal si­guen vien­do en Ve­ne­zue­la un so­cio co­mer­cial es­tra­té­gi­co. In­de­pen­dien­te­men­te de la cri­sis ac­tual, mu­chos con­si­de­ran más fac­ti­ble que una em­pre­sa ve­ne­zo­la­na se ins­ta­le en un de­par­ta­men­to de fron­te­ra a que lo ha­ga una co­lom­bia­na.

Pe­ro Gi­se­la Gar­cés, di­rec­to­ra de la Cá­ma­ra de Co­mer­cio de Arau­ca, ex­pli­ca que no es fá­cil que es­to ocu­rra, por lo que pro­po­ne em­pe­zar a iden­ti­fi­car opor­tu­ni­da­des más reales. “Con la lle­ga­da de es­ta po­bla­ción nos po­de­mos con­ver­tir en un mer­ca­do atrac­ti­vo con una ca­pa­ci­dad de com­pra ma­yor”, ejem­pli­fi­ca.

En el mu­ni­ci­pio han he­cho pre­sen­cia 23 or­ga­ni­za­cio­nes hu­ma­ni­ta­rias que in­clu­yen tan­to agen­cias del Sis­te­ma de Na­cio­nes Uni­das co­mo ONG na­cio­nal ese in­ter­na­cio­na­les. Los pro­yec­tos, coor­di­na­dos por Ac­nur, es­tán di­ri­gi­do s prin­ci­pal­men­te a pro­te­ger a la po­bla­ción y a for­ta­le­cer la res­pues­ta en te­mas co­mo se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria, sa­lud pú­bli­ca, edu­ca­ción en emer­gen­cias y alo­ja­mien­to. En to­tal, en­tre 2018 y 2019 se han des­ti­na­do 2,2 mi­llo­nes de dó­la­res de coope­ra­ción in­ter­na­cio­nal pa­ra es­tos pro­yec­tos.

Pa­ra Bor­ja San­ta­ma­ría, je­fe de la ofi­ci­na de Ac­nur en Arau­ca, po­co a po­co se de­ben de­rri­bar los mi­tos en torno a los re­cién lle­ga­dos. “Hay una idea de que la po­bla­ción que lle­ga no es for­ma­da. Mu­chos no tie­nen ro­pa y es­tán en si­tua­ción de ca­lle, lo que pro­vo­ca la sen­sa­ción de que es una po­bla­ción po­bre. Pe­ro ve­mos que vie­nen con co­no­ci­mien­tos de al­gu­nos sec­to­res eco­nó­mi­cos que pue­de ser un ac­ti­vo im­por­tan­te pa­ra di­na­mi­zar es­ta eco­no­mía arau­ca­na que lle­va en cri­sis va­rios años”, afir­ma. Por es­te mo­ti­vo, des­de Ac­nur es­tán apo­yan­do los pro­ce­sos de do­cu­men­ta­ción de mi­gran­tes y re­fu­gia­dos.

So­lo con soluciones reales pa­ra la com­pli­ca­da si­tua­ción de Arau­ca el mu­ni­ci­pio pue­de res­pon­der a la mi­gra­ción de una ma­ne­ra que be­ne­fi­cie tam­bién a los arau­ca­nos.Así se po­dría cam­biar la mi­ra­da so­bre es­te te­ma. Mien­tras eso su­ce­de, Wíl­der Za­pa­ta si­gue tra­ba­jan­do en el ma­le­cón. Y los ope­ra­ti­vos con­ti­núan ca­si to­dos los días.

t Ca­noas co­mo es­tas trans­por­tan cons­tan­te­men­te a ve­ne­zo­la­nos de un la­do a otro del río Arau­ca. Es­te de­par­ta­men­to tie­ne la ma­yorcan­ti­dad de mi­gran­tes irre­gu­la­res del país.

t Ve­ne­zo­la­nos ven­den to­do ti­po de pro­duc­tos puer­ta a puer­ta: des­de ver­du­rashas­ta si­llas plás­ti­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.