REINO UNI­DO

“¡Es inocen­te!”

Semana (Colombia) - - Sumario -

MI ES­PO­SO, MATT­HEW Hed­ges, aca­ba de ser con­de­na­do a ca­de­na per­pe­tua en los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos tras ser acu­sa­do de es­pio­na­je. Matt­hew es un aca­dé­mi­co en la Uni­ver­si­dad de Dur­ham, y es­tos car­gos son ab­sur­dos. Es­toy pi­dien­do de­ses­pe­ra­da­men­te ayu­da pa­ra que se re­ti­ren los car­gos y lo lle­vo a ca­sa al Reino Uni­do, don­de per­te­ne­ce”. Así co­mien­za el tex­to que Daniela Te­ja­da, es­po­sa de Hed­ges, de­ci­dió pu­bli­car en la pla­ta­for­ma Chan­ge.org pa­ra lla­mar la aten­ción so­bre el in­trin­ca­do la­be­rin­to ju­di­cial en el que el bri­tá­ni­co se en­cuen­tra des­de es­ta se­ma­na.

El mun­do ára­be ya era un her­vi­de­ro por cuen­ta de la gue­rra y la ham­bru­na en Ye­men, y por el ca­so de Ja­mal Khas­hog­gi, el pe­rio­dis­ta des­cuar­ti­za­do en el con­su­la­do de Ara­bia Sau­di­ta en Es­tam­bul (Tur­quía). Pe­ro aho­ra la zo­na vuel­ve a lla­mar la aten­ción por el fa­llo de un tri­bu­nal fe­de­ral de Abu Da­bi que con­de­nó el miér­co­les a Hed­ges a ca­de­na per­pe­tua por un su­pues­to “es­pio­na­je en be­ne­fi­cio de un país ex­tran­je­ro”.

Hed­ges, es­pe­cia­lis­ta en es­tu­dios so­bre Orien­te Me­dio de la Uni­ver­si­dad de Dur­ham, en el no­res­te de In­gla­te­rra, es­ta­ba en el país ára­be en­tre­vis­tan­do fuen­tes pa­ra pro­fun­di­zar so­bre la po­lí­ti­ca ex­te­rior de los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos (EAU). Esa ta­rea ser­vía co­mo par­te de una in­ves­ti­ga­ción pa­ra su te­sis doc­to­ral so­bre los le­van­ta­mien­tos que se ex­ten­die­ron por to­da la re­gión a prin­ci­pios de 2011 y die­ron pie a lo que se co­no­ció co­mo la Pri­ma­ve­ra Ára­be.

En ma­yo, cuan­do ya se pre­pa­ra­ba pa­ra vol­ver al Reino Uni­do,a Hed­ges lo de­tu­vie­ron en el ae­ro­puer­to de Du­bái. El fis­cal ge­ne­ral de los EAU, Ha­mad al Sham­si, di­jo que lo ha­bían de­te­ni­do por “es­piar pa­ra un país ex­tran­je­ro y po­ner en pe­li­gro la se­gu­ri­dad mi­li­tar, po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca del Es­ta­do”. Has­ta hoy no se ha sa­bi­do a qué país se re­fe­rían, pe­ro cuan­do to­dos apun­ta­ron al Reino Uni­do, el go­bierno bri­tá­ni­co di­jo no te­ner re­la­ción al­gu­na con lo que los Emi­ra­tos se­ña­la­ban. Otra de las hi­pó­te­sis que ma­ne­ja­ban las au­to­ri­da­des se­ña­la­ba a Ca­tar co­mo el país que ha­bía con­tra­ta­do los ser­vi­cios de es­pio­na­je de Hed­ges.

El hom­bre, de 31 años, ne­gó los car­gos y que­dó en li­ber­tad ba­jo fian­za el 29 de oc­tu­bre, pe­ro no se le per­mi­tió aban­do­nar el país. “Nos ase­gu­ra­re­mos de que ha­ya un de­bi­do pro­ce­so y de que Matt­hew Hed­ges re­ci­ba un tra­to ade­cua­do y hu­mano”, di­jo po­co des­pués de su li­be­ra­ción el mi­nis­tro de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res del Reino Uni­do, Je­remy Hunt.

El ca­so tu­vo un gi­ro ines­pe­ra­do cuan­do es­ta se­ma­na con­de­na­ron a Hed­ges a ca­de­na per­pe­tua, que po­dría ci­frar­se en 25 años de cár­cel an­tes de que lo de­por­ten. Mien­tras tan­to, él tie­ne 30 días pa­ra ape­lar la de­ci­sión, tiem­po du­ran­te el cual per­ma­ne­ce­rá ba­jo cus­to­dia. Su fa­mi­lia di­jo ha­ce unos días que las au­to­ri­da­des lo man­tu­vie­ron re­clui­do en un ré­gi­men de ais­la­mien­to du­ran­te cin­co me­ses y lo in­te­rro­ga­ron sin ac­ce­so a un abo­ga­do.

Se­gún me­dios bri­tá­ni­cos, Hedg es cre­ció en Du­bái y co­no­ce bien los Emi­ra­tos. Des­pués de com­ple­tar una maes­tría en la Uni­ver­si­dad de Exe­ter, tra­ba­jó pa­ra una em­pre­sa de in­ves­ti­ga­ción mi­li­tar y de se­gu­ri­dad con se­de en la ca­pi­tal del país ára­be. Des­pués re­gre­só al Reino Uni­do pa­ra con­ti­nuar sus es­tu­dios. En 2010 co­no­ció en Lon­dres a la

bo­go­ta­na Daniela Te­ja­da, quien es­tu­dia­ba una maes­tría en esa ciu­dad, y se casó con ella en 2016. Cuan­do hi­zo el via­je que lo lle­va­ría a la cár­cel, vi­vía con ella en Exe­ter.

Pre­ci­sa­men­te, ella to­mó un vue­lo de Lon­dres a Du­bái pa­ra ver a su es­po­so en ju­lio. Aho­ra, mien­tras abo­ga por su inocen­cia,Te­ja­da tie­ne cla­ro quién no ha he­cho lo su­fi­cien­te: “Matt­hew es inocen­te, pe­ro la Ofi­ci­na de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res del Reino Uni­do no ha to­ma­do el ca­so lo su­fi­cien­te­men­te en se­rio”, ase­gu­ró la co­lom­bia­na al dia­rio The Ti­mes, de Lon­dres.

El jue­ves la ma­yo­ría de los pe­rió­di­cos del Reino Uni­do ama­ne­cie­ron con la fo­to de Hed­ges y Te­ja­da en la por­ta­da. Si ha­ce dos días na­die sa­bía quién era el bri­tá­ni­co, to­da Eu­ro­pa co­no­ció en cues­tión de ho­ras a la co­lom­bia­na que to­mó la cau­sa de su es­po­so por su cuen­ta:“To­do es­te ca­so ha si­do ma­ne­ja­do mal des­de el prin­ci­pio, el go­bierno bri­tá­ni­co de­be to­mar una po­si­ción aho­ra por Matt­hew, uno de sus ciu­da­da­nos”, di­jo.

Te­ja­da ase­gu­ra que las acu­sa­cio­nes de es­pio­na­je son fal­sas y que su es­po­so, con el que lle­va ca­sa­da ca­si dos años, su­fría de­pre­sión y ata­ques de pá­ni­co. Pa­ra ella era evi­den­te que es­ta­ba to­man­do me­di­ca­men­tos por­que vio có­mo tem­bla­ba con fre­cuen­cia. “No le die­ron un jui­cio jus­to. La au­dien­cia ju­di­cial du­ró me­nos de cin­co mi­nu­tos, sin la pre­sen­cia de un abo­ga­do. Los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos di­je­ron que con­fe­só, pe­ro le hi­cie­ron fir­mar do­cu­men­tos en ára­be, y Matt­hew no ha­bla el idio­ma. Ade­más, so­por­tó una tre­men­da ten­sión psi­co­ló­gi­ca du­ran­te el in­te­rro­ga­to­rio, du­ran­te el cual no tu­vo nin­gún ti­po de con­se­jo le­gal dis­po­ni­ble”.

Las vo­ces a fa­vor de Hed­ges han en­con­tra­do res­pal­do ofi­cial. El mi­nis­tro bri­tá­ni­co pa­ra Orien­te Me­dio, Alis­tair Burt, via­jó a los Emi­ra­tos pa­ra in­ter­ve­nir en su nom­bre. Ade­más, 600 aca­dé­mi­cos que co­no­cen a Hed­ges tam­bién fir­ma­ron una pe­ti­ción pa­ra pe­dir su li­ber­tad en una car­ta abier­ta. De­nun­cian que ha re­ci­bi­do de las au­to­ri­da­des un tra­to de­gra­dan­te e in­hu­mano. “No so­lo es un hom­bre inocen­te in­jus­ta­men­te re­te­ni­do, sino que ade­más la sen­ten­cia po­ne en te­la de jui­cio los víncu­los aca­dé­mi­cos exis­ten­tes en­tre el Reino Uni­do y los Emi­ra­tos Ára­bes”, re­za la pe­ti­ción, fir­ma­da por in­ves­ti­ga­do­res de uni­ver­si­da­des es­ta­dou­ni­den­ses, bri­tá­ni­cas y es­pa­ño­las.

Te­ja­da y los aca­dé­mi­cos que co­no­cen a Hed­ges aún es­pe­ran un pro­nun­cia­mien­to más fuer­te de Je­remy Hunt, el mi­nis­tro de Ex­te­rio­res, quien pro­me­tió ins­tar a los ni­ve­les más al­tos del go­bierno de los EAU a re­con­si­de­rar la de­ci­sión. “Ese ve­re­dic­to no es lo que es­pe­ra­mos de un ami­go y so­cio de con­fian­za del Reino Uni­do y es con­tra­rio a las ga­ran­tías que siem­pre han ofre­ci­do”, di­jo el jue­ves cuan­do la pre­sión cre­ció a raíz de la pre­sen­cia me­diá­ti­ca del ca­so.“En re­pe­ti­das oca­sio­nes he de­ja­do en cla­ro que el ma­ne­jo de es­te ca­so por par­te de las au­to­ri­da­des de los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos ten­drá re­per­cu­sio­nes en la re­la­ción en­tre nues­tros paí­ses, que de­be ba­sar­se en la con­fian­za”.

Mien­tras pa­sa el mes que Hed­ges tie­ne pa­ra ape­lar, Daniela Te­ja­da acu­de al co­ra­zón de las per­so­nas que co­no­cen su his­to­ria, pe­ro tal vez su ma­yor obs­tácu­lo es Ab­du­lla al Naq­bi, je­fe del De­par­ta­men­to de Asun­tos Ju­rí­di­cos pa­ra el Mi­nis­te­rio de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res del país ára­be. Él y su sé­qui­to de abo­ga­dos han si­do cla­ros en de­cir que pre­sen­ta­ron prue­bas con­tun­den­tes an­te el tri­bu­nal. “Te­ne­mos in­for­ma­ción ex­traí­da de sus dis­po­si­ti­vos elec­tró­ni­cos per­so­na­les, tes­ti­mo­nios de tes­ti­gos y la pro­pia con­fe­sión del se­ñor Hed­ges”, ase­gu­ró Al Naq­bi. En el mi­nis­te­rio de los Emi­ra­tos di­cen que no es cier­to que le pi­die­ron a Hed­ges que fir­ma­ra do­cu­men­tos que no en­ten­dió y di­cen es­tar de­ci­di­dos “a pro­te­ger su im­por­tan­te re­la­ción es­tra­té­gi­ca con un alia­do cla­ve”.

El em­ba­ja­dor de los Emi­ra­tos en Reino Uni­do, Su­lai­man Ha­mid Al­maz­rou, de­fen­dió el jui­cio y la con­de­na. Sin em­bar­go, di­jo que el go­bierno de los EAU es­ta­ba con­si­de­ran­do la pe­ti­ción de cle­men­cia de la fa­mi­lia y res­pon­de­ría a su de­bi­do tiem­po. Mien­tras las ver­sio­nes cho­can, aún que­da por es­cla­re­cer si es­to es una pa­tea­da más de ta­ble­ro de un país ára­be fren­te a una po­ten­cia en Oc­ci­den­te o si se tra­ta de un agen­te en­cu­bier­to que no su­po lle­var una do­ble vi­da.

EL CA­SO DEL SU­PUES­TO ES­PIO­NA­JE LLE­GÓ A LAS POR­TA­DAS DE VA­RIOS PE­RIÓ­DI­COS DEL REINO UNI­DO. MU­CHOS NO LO PUE­DEN CREER

t Daniela Te­ja­da cla­ma por la inocen­cia de su es­po­so mien­tras cul­pa al go­bierno bri­tá­ni­copor no to­mar una po­si­ción “fuer­te” y al de los Emi­ra­tos por las “ab­sur­das” acu­sa­cio­nes" con­tra Hed­ges.

u Te­ja­da y Hed­ges se co­no­cie­ron en el año 2010 cuan­do ella es­ta­ba en la Uni­ver­si­dad. Se ca­sa­ron seis años des­pués.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.