¡Mam­ma mia!

Un nue­vo es­tu­dio afir­ma que la vi­da emo­cio­nal y ro­mán­ti­ca de los hi­jos de­pen­de en bue­na par­te del his­to­rial amo­ro­so de sus ma­dres.

Semana (Colombia) - - Sumario -

Un nue­vo es­tu­dio afir­ma que la vi­da emo­cio­nal y ro­mán­ti­ca de los hi­jos de­pen­de en bue­na par­te del his­to­rial amo­ro­so de sus ma­dres.

LAVIDASENTIMEN­tal de Li­za Min­ne­lli no ha si­do un le­cho de ro­sas.A sus 72 años, la re­co­no­ci­da ac­triz y can­tan­te ha es­ta­do ca­sa­da y se­pa­ra­da cua­tro ve­ces. Se casó por pri­me­ra vez en 1967 con el aus­tra­liano Pe­ter Allen, de quien se separó sie­te años des­pués. Allen era gay y to­dos lo sa­bían, me­nos ella, que vino a en­te­rar­se cuan­do lo sor­pren­dió con otro hom­bre al re­gre­sar a ca­sa.A fi­na­les de 1974 con­tra­jo se­gun­das nup­cias con el di­rec­tor y pro­duc­tor Jack Ha­ley Jr., re­la­ción que du­ró has­ta di­ciem­bre de 1979. Po­co des­pués se casó con el es­cul­tor Mark Ge­ro, de quien se di­vor­ció 13 años más tar­de. Da­vid Gest, el es­po­so nú­me­ro cua­tro, du­ró po­co: de mar­zo de 2002 a ju­lio de 2003. Du­ran­te su di­vor­cio, en 2007, Gest ale­gó que ella le pe­ga­ba cuan­do es­ta­ba bo­rra­cha. Tam­bién tu­vo re­la­cio­nes amo­ro­sas fu­ga­ces con Rock Bryn­ner, De­si Ar­naz Jr., Pe­ter Se­llers y Mar­tin Scor­se­se.

Se­gún un re­cien­te es­tu­dio,un his­to­rial de ma­tri­mo­nios co­mo el que Min­ne­lli y mu­chas otras per­so­nas lle­van a cues­tas no se­ría pro­duc­to del azar y más bien es­ta­ría in­fluen­cia­do por la his­to­ria sen­ti­men­tal de sus ma­dres. In­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Ohio (OSU, por su si­gla en in­glés) con­clu­ye­ron que los hi­jos tien­den a te­ner el mis­mo nú­me­ro de pa­re­jas ro­mán­ti­cas de sus ma­más. En el ca­so de Min­ne­lli, su ta­len­to­sa ma­dre, la tam­bién ac­triz Judy Gar­land, tu­vo cin­co, uno más que ella. Pri­me­ro, se casó con Da­vid Ro­sen, con quien es­tu­vo de 1941 a 1944; lue­go, vino la re­la­ción con Vin­cent Min­ne­lli, el pa­dre de Li­za, que du­ró 12 años; con Sid­ney Luft, des­de 1952 a 1965; Mark He­rron fue el siguiente, en­tre 1965 y 1969; y a los tres me­ses de ma­tri­mo­nio con Mic­key Deans, en ese mis­mo año, él la en­con­tró muer­ta en el ba­ño.

Mu­chos ma­tri­mo­nios ter­mi­nan en di­vor­cio. Las es­ta­dís­ti­cas en Es­ta­dos Uni­dos mues­tran que la mi­tad de las unio­nes de he­cho se di­suel­ven en cues­tión de 3 años y la mi­tad de los ma­tri­mo­nios ter­mi­nan en un lap­so de 20. Los es­tu­dios apun­tan a que cuan­do una re­la­ción de es­tas se di­suel­ve, la ma­yo­ría vuel­ve a con­vi­vir con otra pa­re­ja y es­tas re­la­cio­nes son aún más pro­pen­sas a ter­mi­nar que las pri­me­ras.Al­gu­nos cien­tí­fi­cos han es­tu­dia­do las di­ver­sas ma­ne­ras en que ese com­por­ta­mien­to mol­dea el per­fil amo­ro­so de los hi­jos. Paul Ama­to, so­ció­lo­go de la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Pen­sil­va­nia, en­con­tró que te­ner pa­dres di­vor­cia­dos es­ta­ba aso­cia­do a en­tre 50 y 100 por cien­to más de pro­ba­bi­li­dad de di­vor­cio en sus re­to­ños.

Pe­ro has­ta aho­ra no se sa­bía por qué. Pa­ra di­lu­ci­dar­lo, Clai­re Kemp Dush, pro­fe­so­ra de so­cio­lo­gía en OSU, es­tu­dió las re­la­cio­nes sen­ti­men­ta­les de ma­dres e hi­jos con una mues­tra de más de 7.000 par­ti­ci­pan­tes. Bus­ca­ba ana­li­zar sus vi­das afec­ti­vas por 24 años pa­ra ex­plo­rar tres hi­pó­te­sis que po­drían ex­pli­car por qué los re­to­ños tien­den a se­guir los pa­sos de sus pa­dres en cues­tio­nes del amor.

La te­sis eco­nó­mi­ca asu­me que los pa­pás se di­vor­cian por es­trés fi­nan­cie­ro, ya sea por ma­la re­mu­ne­ra­ción, po­ca edu­ca­ción o po­bre­za. La di­so­lu­ción del víncu­lo por esas ra­zo­nes lle­va­ría a que los hi­jos vi­vie­ran las mis­mas pe­nu­rias mo­ne­ta­rias en la adul­tez y to­ma­ran de­ci­sio­nes pa­re­ci­das. La se­gun­da hi­pó­te­sis, lla­ma­da trans­mi­sión de ca­rac­te­rís­ti­cas y ha­bi­li­da­des pa­ra las re­la­cio­nes, pon­dría én­fa­sis en la fal­ta de

MU­CHOS DI­VOR­CIOS RE­SUL­TAN DE LA FAL­TA DE HA­BI­LI­DA­DES PA­RA MOS­TRAR

AFEC­TO Y RE­SOL­VER CON­FLIC­TOS

ejem­plo ma­terno pa­ra re­sol­ver con­flic­tos,lo que lle­va­ría a su des­cen­den­cia a en­fren­tar las su­yas de la mis­ma ma­ne­ra. In­clu­so, plan­tea que la ma­dre po­dría trans­mi­tir ge­né­ti­ca­men­te a su hi­jo tras­tor­nos de la per­so­na­li­dad co­mo de­pre­sión y an­sie­dad, que di­fi­cul­tan las re­la­cio­nes in­ter­per­so­na­les. La hi­pó­te­sis del com­pro­mi­so, por su par­te, pos­tu­la que los hi­jos ven en el ejem­plo de sus ma­dres la po­si­bi­li­dad de ini­ciar y ter­mi­nar re­la­cio­nes sin pro­ble­ma.

La ex­per­ta en­con­tró que, en efec­to,por ca­da re­la­ción adi­cio­nal de la ma­dre,el nú­me­ro de pa­re­jas de su pro­le au­men­ta en pro­me­dio 6 por cien­to.Y den­tro de las tres hi­pó­te­sis ex­plo­ra­das la que más im­por­tan­cia tu­vo fue la trans­fe-

ren­cia de ca­rac­te­rís­ti­cas y ha­bi­li­da­des pa­ra man­te­ner­se en pa­re­ja. “Ya no es so­lo el di­vor­cio lo que im­por­ta”, di­ce la ex­per­ta en su tra­ba­jo pu­bli­ca­do en la re­vis­ta Plos One. “Nues­tros ha­llaz­gos mues­tran que lo más plau­si­ble es que ha­ya una po­bre trans­mi­sión de ha­bi­li­da­des pa­ra re­la­cio­nar­se, lo cual pue­de in­cluir tras­tor­nos de per­so­na­li­dad”, aña­de.Así, aque­llas ma­más que tie­nen múl­ti­ples pa­re­jas su­ce­si­va­men­te po­drían es­tar mos­trán­do­les que“no tie­nen bue­nas re­la­cio­nes in­ter­per­so­na­les, no sa­ben li­diar con el con­flic­to o tie­nen pro­ble­mas de sa­lud men­tal, to­do lo cual pue­de mi­nar su re­la­ción y lle­var a ines­ta­bi­li­dad”, ex­pli­ca la so­ció­lo­ga.

Pe­ro ¿por qué las ma­dres tie­nen la cul­pa? Pa­ra mu­chos ex­per­tos, los pa­dres tam­bién pue­den afec­tar la vi­da amo­ro­sa de los hi­jos, pe­ro so­bre esa hi­pó­te­sis no hay gran­des es­tu­dios lon­gi­tu­di­na­les por la creen­cia de que ellas, y no los hom­bres, cui­dan a los hi­jos. Lo cu­rio­so es que los ni­ños no ne­ce­sa­ria­men­te de­ben es­tar pre­sen­tes pa­ra re­ci­bir es­ta in­fluen­cia. Tam­po­co im­por­ta si se tra­ta de ma­tri­mo­nios o unio­nes de he­cho. Cual­quie­ra que sea el me­ca­nis­mo,lo im­por­tan­te es que “ellas pa­san esas ca­rac­te­rís­ti­cas a sus hi­jos”, agre­ga.

Se­gún la psi­có­lo­ga de fa­mi­lia Ma­ría Ele­na Ló­pez, los pa­dres sir­ven de mo­de­lo pa­ra to­do y “mu­chas de las se­pa­ra­cio­nes re­sul­tan de la fal­ta de ha­bi­li­da­des so­cia­les co­mo la ca­pa­ci­dad de re­sol­ver con­flic­tos, adap­tar­se a los cam­bios, acep­tar la di­fe­ren­cia o re­sis­tir y ma­ne­jar la frus­tra­ción, que son des­tre­zas cla­ve pa­ra la con­vi­ven­cia”, di­ce. Es­tas es­tra­te­gias, agre­ga, son un re­fe­ren­te pa­ra los hi­jos por efec­to es­pe­jo: “Ellos co­pian lo que ha­cen sus pa­dres y re­pi­ten es­tas ma­ne­ras de re­la­cio­nar­se en pa­re­ja”. Pe­ro acla­ra que al­gu­nos de ellos, cons­cien­tes de lo que vie­ron en sus pa­dres, op­tan por no vi­vir ese pa­trón y ac­túan de mo­do opues­to.

An­drew Co­llins, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Min­ne­so­ta, pien­sa que in­clu­so tie­ne más im­por­tan­cia el ejem­plo que dan los pa­dres con su tra­to a los hi­jos; es­to es, “si son cá­li­dos y pro­tec­to­res, si mues­tran in­te­rés en sus ac­ti­vi­da­des, si es­ta­ble­cen lí­mi­tes en la re­la­ción pa­dre e hi­jo y si ha­cen lo po­si­ble por no mos­trar nin­gu­na se­ñal de re­cha­zo”, di­ce.

Kemp Dush es cons­cien­te de que el cam­bio de pa­re­ja pue­de ser la ma­ne­ra en que mu­chos en­cuen­tran a la más com­pa­ti­ble. Pe­ro si se tie­ne en cuen­ta que los ma­tri­mo­nios es­ta­bles pro­du­cen pa­dres e hi­jos más sa­nos fí­si­ca y men­tal­men­te, ad­vier­te que la so­cie­dad de­be­ría in­ver­tir es­fuer­zos en en­se­ñar es­tra­te­gias a los pa­dres pa­ra me­jo­rar esas ha­bi­li­da­des y así po­der­las trans­mi­tir a sus hi­jos. De es­ta ma­ne­ra, ca­sos des­afor­tu­na­dos co­mo el de Judy Gar­land y su hi­ja Li­za po­drían evi­tar­se.

u La pren­sa ro­sa siem­pre ha ha­bla­do de la si­mi­li­tud en­tre Judy Gar­land, quien tu­vo cin­co ma­tri­mo­nios y cua­tro di­vor­cios, y su hi­ja Li­za Mi­ne­lli, quien se ha ca­sa­do en cua­tro opor­tu­ni­da­des y di­vor­cia­do igual nú­me­ro de ve­ces. El es­tu­dio ex­pli­ca­ría ese fe­nó­meno por el cual las re­la­cio­nes amo­ro­sas de la ma­dre afec­tan las de sus hi­jos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.