Los ab­do­mi­na­les de Mi­guel Án­gel

La con­fir­ma­ción de que un par de es­cul­tu­ras de bron­ce son del ge­nio del Re­na­ci­mien­to sor­pren­dió al mun­do del ar­te. Se­rían sus úni­cas obras so­bre­vi­vien­tes en ese ma­te­rial y su va­lor pue­de ser in­cal­cu­la­ble.

Semana (Colombia) - - Sumario -

DOS HOM­BRES des­nu­dos y muscu­losos, uno con bar­ba y el otro bien afei­ta­do, sen­ta­dos so­bre un par de pan­te­ras, le­van­tan un bra­zo co­mo si ce­le­bra­ran una vic­to­ria. Las fi­gu­ras (lla­ma­das Bac­chants Ri­ding on Pant­hers) mi­den ca­da una ca­si un me­tro y uno de los va­ro­nes es mu­cho más jo­ven que el otro.Am­bos re­pre­sen­tan a dos se­gui­do­res de Ba­co. Y lo que en un prin­ci­pio era una gran sos­pe­cha, hoy es una cer­te­za: son obra de Mi­guel Án­gel, el gran ar­tis­ta del Re­na­ci­mien­to ita­liano.

Así lo de­ter­mi­nó un gru­po de in­ves­ti­ga­do­res del Mu­seo Fitz­wi­lliam, de la Uni­ver­si­dad de Cam­brid­ge, que le si­guie­ron los pa­sos a un dibujo de 500 años de an­ti­güe­dad en­con­tra­do en el ta­ller del ar­tis­ta, que, co­mo es­cul­tor, de­jó dos obras in­con­men­su­ra­bles en mármol: el Da­vid y La Pie­dad.

Co­mo Bac­chants Ri­ding on Pant­hers se co­no­ce a es­te par de fi­gu­ras atri­bui­das a Mi­guel Án­gel, que las ha­bría ela­bo­ra­do en la pri­me­ra dé­ca­da del si­glo XVI.

Los cien­tí­fi­cos, li­de­ra­dos por Paul Joan­ni­des y Vic­to­ria Avery, con la ayu­da de ex­per­tos en anato­mía e his­to­ria­do­res del ar­te, di­je­ron que el bo­ce­to de­mues­tra que Mi­guel Án­gel es­ta­ba com­pro­me­ti­do con el inusual te­ma de las fi­gu­ras: hom­bres des­nu­dos y muscu­losos que mon­tan pan­te­ras. Y que lo hi­zo en la pri­me­ra dé­ca­da del si­glo XVI.

Du­ran­te las in­da­ga­cio­nes, que to­ma­ron unos cua­tro años, otros ele­men­tos ayu­da­ron a re­for­zar la idea: los de­dos tor­ci­dos de las es­cul­tu­ras, los ab­do­mi­na­les de ocho ca­jo­nes (eight pack), la for­ma de los múscu­los de los mus­los y el ve­llo pú­bi­co on­du­la­do.

Avery ex­pli­có, por ejem­plo, que Mi­guel Án­gel creó obras con for­mas ca­rac­te­rís­ti­cas en el ab­do­men:“Una in­ter­sec­ción ex­tra ten­di­no­sa, que en reali­dad es una ban­da de te­ji­do fi­bro­so que con­vier­te un pa­que­te de seis en un pa­que­te de ocho o de diez”.

Los ana­lis­tas tam­bién es­cu­dri­ña­ron que en es­tas imá­ge­nes mas­cu­li­nas no so­lo se des­ta­ca el de­ta­lle con el que se unen los múscu­los, sino en el sen­ti­do de la es­ca­la. Mi­ran­do la par­te pos­te­rior de la fi­gu­ra más jo­ven de cer­ca, y li­ge­ra­men­te des­de aba­jo, la mus­cu­la­tu­ra im­pre­sio­na, pues pa­re­ce mó­vil.

Pe­ter Abrahams, pro­fe­sor de anato­mía de la Es­cue­la de Me­di­ci­na de War­wick, le ex­pli­có a The Guar­dian que las

per­fec­cio­nes e im­per­fec-

cio­nes en las fi­gu­ras se ven ca­si siem­pre en obras de Mi­guel Án­gel y no en otros ar­tis­tas.

Esas for­mas se­rían evi­den­tes en el ve­llo pú­bi­co muy ri­za­do y des­or­de­na­do que va en di­rec­ción al om­bli­go, no co­mo en la ma­yo­ría de las es­cul­tu­ras clá­si­cas de la épo­ca. Y, pa­ra el ca­so de los pies, es­tos tie­nen un de­do gor­do muy cor­to y otro que siem­pre apun­ta ha­cia afue­ra. To­do se ajusta a la for­ma en que Mi­guel Án­gel ca­si siem­pre mo­de­la­ba, di­bu­ja­ba y pin­ta­ba esa par­te de los pies.

Abrahams tam­bién ase­gu­ró que los co­no­ci­mien­tos de anato­mía que te­nía el ar­tis­ta ja­más pue­den ser sub­es­ti­ma­dos. Y es­tos, co­mo nun­ca, se pue­den ver por la pre­ci­sión “ex­tra­or­di­na­ria” de los hom­bres de bron­ce de Roths­child (co­mo se le co­no­ce a es­te par de fi­gu­ras). Ha­bla es­pe­cí­fi­ca­men­te de la for­ma del sar­to­rio, un múscu­lo an­te­rior del mus­lo, no muy vi­si­ble, que Mi­guel Án­gel re­fle­ja co­mo na­die y por el que mues­tra una evi­den­te de­bi­li­dad.

Otra de­mos­tra­ción de su co­no­ci­mien­to anató­mi­co es la ubi­ca­ción per­fec­ta de los trián­gu­los de aus­cul­ta­ción, es de­cir, el lu­gar de la es­pal­da don­de no hay múscu­lo ni hue­so, so­lo piel y una pe­que­ña can­ti­dad de gra­sa.

Y, jus­ta­men­te, la no­ti­cia ha sor­pren­di­do al mun­do del ar­te, pues no ha­bía cons­tan­cia de que hu­bie­se so­bre­vi­vi­do es­cul­tu­ra al­gu­na de bron­ce de Mi­guel Án­gel. Siem­pre se cre­yó que sus tra­ba­jos en es­te ma­te­rial ha­bían si­do des­trui­dos o ex­tra­via­dos ha­ce va­rios si­glos. Por ejem­plo, su es­ta­tua más gran­de, de 4 me­tros de al­tu­ra y de­di­ca­da al pa­pa Ju­lio II, fue des­tro­za­da en 1511 du­ran­te la con­fron­ta­ción en­tre la Li­ga San­ta y Fran­cia. Lo mis­mo ocu­rri­ría con una ver­sión de bron­ce del Da­vid.

De la obra Bac­chants Ri­ding on Pant­hers (Ba­can­tes que ca­bal­gan pan­te­ras) se su­po por pri­me­ra vez ha­cia 1878, cuan­do for­ma­ban par­te de la co­lec­ción del ba­rón Adolp­he de Roths­child. Co­no­ci­dos co­mo los bron­ces de Roths­child, el pú­bli­co los ha vis­to en muy con­ta­das oca­sio­nes, una de ellas en la Ro­yal Aca­demy en 2012.

En 2002, Sot­heby’s los ven­dió por 1.821.650 eu­ros. Por aho­ra, la es­cul­tu­ra más ca­ra de la his­to­ria es El hom­bre que apun­ta, de Gia­co­met­ti, subas­ta­da en 141 mi­llo­nes de dó­la­res. Pe­ro si Mi­guel Án­gel efec­ti­va­men­te creó esa obra, po­drían has­ta tri­pli­car esa ci­fra.

Los ex­per­tos con­si­de­ran es­te bo­ce­to, en­con­tra­do en uno de los ta­lle­res de Mi­guel Án­gel, una de las prin­ci­pa­les prue­bas pa­ra atri­buir­le los bron­ces al re­na­cen­tis­ta: apa­re­cen pan­te­ras y una fi­gu­ra muscu­losa si­mi­lar a las es­cul­tu­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.