CINE

Wa­jib

Semana (Colombia) - - Sumario - Por Ma­nuel Kal­ma­no­vitz G.

País: PA­LES­TI­NA AÑO: 2017

DI­REC­TOR: AN­NE­MA­RIE JA­CIR GUION: AN­NE­MA­RIE JA­CIR

AC­TO­RES: MOHA­MED BA­KRI, SA­LEH BA­KRI Y LA­MA TA­TOUR

DU­RA­CIÓN: 96 MIN

ES­TA ES UNA PE­LÍ­CU­LA si­tua­da ma­yo­ri­ta­ria­men­te en el trán­si­to ci­ta­dino. Po­dría uno de­cir que es una road mo­vie si uno pien­sa no en ca­mi­nos abier­tos que unen dos des­ti­nos di­fe­ren­tes, sino en los re­co­rri­dos cir­cu­la­res, mo­nó­to­nos y atran­ca­dos que se dan en las ciu­da­des y que co­nec­tan pun­tos más bien pa­re­ci­dos.

A pe­sar de que los via­jes en au­to com­po­nen un buen por­cen­ta­je de lo que ve­mos, la preo­cu­pa­ción cen­tral acá no es tan­to el mo­vi­mien­to, sino el re­po­so. O, me­jor, el con­tras­te que se da en­tre al­guien que se ha que­da­do en su ciu­dad y al­guien que se ha es­ta­do mo­vien­do y que, ba­sa­dos en sus ex­pe­rien­cias, no lo­gran po­ner­se de acuer­do so­bre el mun­do en que vi­ven.

Los pro­ta­go­nis­tas son Abu Sha­di (Moha­med Ba­kri) y Sha­di (Sa­leh Ba­kri), pa­dre e hi­jo, que de­ben ir per­so­nal­men­te, si­guien­do la cos­tum­bre pa­les­ti­na, a re­par­tir por Na­za­reth las in­vi­ta­cio­nes pa­ra la bo­da de Ma­ría (La­ma Ta­tour), hi­ja del pri­me­ro y her­ma­na del se­gun­do.

El hi­jo vi­ve en Ita­lia con su no­via y ha vuel­to pa­ra ayu­dar en la can­ti­dad de ac­ti­vi­da­des que ro­dean la bo­da, pe­ro su re­gre­so in­cen­ti­va su es­pí­ri­tu crí­ti­co: por la ba­su­ra que ve en las ca­lles, por los sol­da­dos is­rae­líes que en­cuen­tra en un res­tau­ran­te, por la opre­sión de su pue­blo que, sin vi­vir­la co­ti­dia­na­men­te, lo irri­ta pro­fun­da­men­te.

El pa­dre, que sí vi­ve esas di­fi­cul­ta­des a dia­rio, tie­ne una po­si­ción más con­ci­lia­do­ra y sien­te que hay al­go có­mo­do en la po­si­ción de su hi­jo, que pre­fie­re un ideal inexis­ten­te a las tran­sac­cio­nes y con­ci­lia­cio­nes que exi­ge su co­ti­dia­ni­dad. En cam­bio, al pa­dre la vi­da de su hi­jo le pa­re­ce un des­or­den: vi­vien­do le­jos con una mu­jer sin ha­ber­se ca­sa­do,con el pe­lo lar­go y ca­mi­sa de co­lo­res, y con un tra­ba­jo que en na­da le ayu­da a su co­mu­ni­dad.

La idea del wa­jib, que quie­re de­cir ‘de­ber’ y que en la cul­tu­ra mu­sul­ma­na in­clu­ye des­de las ora­cio­nes dia­rias has­ta la pe­re­gri­na­ción a La Me­ca, ter­mi­na por con­ver­tir­se en la pre­gun­ta cen­tral de la pe­lí­cu­la. ¿Qué es el de­ber y có­mo se pue­de cum­plir? ¿El de­ber es­tá li­ga­do a la in­di­vi­dua­li­dad o pue­de ir en con­tra de los de­seos par­ti­cu­la­res de una per­so­na?

Al fi­nal, se ha­ce evi­den­te que el cho­que en­tre el in­di­vi­dua­lis­mo y el es­pí­ri­tu co­mu­ni­ta­rio es im­po­si­ble de re­sol­ver. En un mun­do in­di­vi­dua­lis­ta, cla­ra­men­te lo prin­ci­pal es se­guir el ca­mino per­so­nal, cues­te lo que cues­te y per­ju­di­que a quien per­ju­di­que. Pe­ro si lo que se pri­vi­le­gian son los te­ji­dos so­cia­les y la vi­da en co­mu­ni­dad, con to­dos los de­be­res que con­lle­va, el sa­cri­fi­cio de la in­di­vi­dua­li­dad no tie­ne na­da de ca­tas­tró­fi­co.

La pe­lí­cu­la, di­ri­gi­da por An­ne­ma­rie Ja­cir, re­tra­ta la ten­sión, de­li­ca­da y ma­ti­za­da­men­te, en­tre es­tas dos po­si­cio­nes, sin ser­mo­nes ni gran­des dis­cur­sos. Aun­que a ni­vel ra­cio­nal que­da cla­ro que son irre­con­ci­lia­bles, Wa­jid tie­ne su­fi­cien­te in­te­li­gen­cia y sen­si­bi­li­dad pa­ra ver que el ca­ri­ño, el amor y la his­to­ria com­par­ti­da les per­mi­te, tan­to a quie­nes se fue­ron co­mo a quie­nes se que­da­ron, en­con­trar un te­rreno co­mún.

u Abu Sha­di (Moha­med Ba­kri) y su hi­jo Sha­di (Sa­leh Ba­kriI) tie­nen una re­la­ción pla­ga­da de ten­sio­nes y des­en­cuen­tros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.