Ma­ría Ji­me­na Du­zán:

Ba­tien­do ré­cords

Semana (Colombia) - - Sumario - Por Ma­ría Ji­me­na Du­zán

EL SÁ­BA­DO PA­SA­DO SE LLE­VÓ A CA­BO UNA INS­pec­ción por par­te de la Fis­ca­lía en la fin­ca de los Pi­zano, que du­ró mu­chas ho­ras y que ter­mi­nó a las cua­tro de la ma­dru­ga­da del do­min­go. En esa di­li­gen­cia,en la que par­ti­ci­pó un nu­tri­do gru­po de in­ves­ti­ga­do­res de la Fis­ca­lía, no so­lo se lle­va­ron el ta­rro de cia­nu­ro que fue en­con­tra­do en el ba­ño de Jor­ge En­ri­que Pi­zano.Tam­bién se lle­va­ron los discos du­ros que ha­bía en los compu­tado­res del in­ge­nie­ro y sus ce­lu­la­res, que con­te­nían to­da la in­for­ma­ción que hoy tie­ne con­tra las cuer­das a mu­chas per­so­nas po­de­ro­sas, en­tre ellas el fis­cal Nés­tor Hum­ber­to Martínez. Sin em­bar­go,es­te es un pro­ce­di­mien­to a to­das lu­ces irre­gu­lar, pues se­gún al­gu­nos abo­ga­dos con quien pu­de con­sul­tar el te­ma, la prác­ti­ca usual y co­rrien­te en las ins­pec­cio­nes y alla­na­mien­tos es ha­cer una co­pia de los discos du­ros pa­ra el aná­li­sis fo­ren­se,y no lle­vár­se­los.

Es de­cir, NHM ter­mi­nó in­ves­ti­gan­do la muer­te de quien an­tes de mo­rir lo se­ña­ló de que­rer mon­tar­le un pro­ce­so con fal­sos tes­ti­gos por otro con­tra­to de Ode­brecht pa­ra pre­sen­tar­lo co­mo un co­rrup­to y po­der así de­me­ri­tar la va­li­dez de sus de­nun­cias que hoy, re­pi­to, lo tie­nen con­tra las cuer­das.

La en­tre­ga de esos discos du­ros y ce­lu­la­res se hi­zo de ma­ne­ra vo­lun­ta­ria, co­mo me lo con­fir­mó la mis­ma fa­mi­lia, quien ac­ce­dió a en­tre­gar ese ma­te­rial con el pro­pó­si­to de que la Fis­ca­lía tu­vie­ra ac­ce­so a to­do lo que su pa­dre es­ta­ba ha­cien­do por sa­car la ver­dad del es­cán­da­lo de Ode­brecht y pa­ra de­mos­trar que ha­bía ido a pe­dir ayu­da de la jus­ti­cia nor­te­ame­ri­ca­na por­que te­mía por su vi­da.

No obs­tan­te, en la or­den de ins­pec­ción de esa di­li­gen­cia, a la que tu­ve ac­ce­so, no se con­tem­pla en nin­gún mo­men­to es­ta hi­pó­te­sis de la fa­mi­lia (que Pi­zano de­jó plan­tea­da y con prue­bas en los chats y en los compu­tado­res que hoy es­tán en po­der de la Fis­ca­lía que ma­ne­ja NHM).

La hi­pó­te­sis que sus­ten­ta es­ta di­li­gen­cia es la de un po­si­ble sui­ci­dio por pro­ble­mas eco­nó­mi­cos.No se men­cio­nan sus de­nun­cias an­te los me­dios ni los au­dios en los que Pi­zano lo se­ña­la co­mo presunto en­cu­bri­dor, cuan­do era abo­ga­do del Gru­po Aval y de Ode­brecht; ni se tra­ba­ja la hi­pó­te­sis de que el te­mor a ter­mi­nar pre­so de ma­ne­ra in­jus­ta hu­bie­se si­do tam­bién un mó­vil que lo de­pri­mió en sus úl­ti­mos días. En cam­bio, la or­den de ins­pec­ción sí pi­de ve­ri­fi­car si Jor­ge En­ri­que Pi­zano “se en­cuen­tra vin­cu­la­do a una in­ves­ti­ga­ción pe­nal y en ca­so po­si­ti­vo es­cu­char en en­tre­vis­ta al ti­tu­lar de la in­ves­ti­ga­ción con el fin de co­no­cer la ca­li­dad del se­ñor Pi­zano den­tro de la mis­ma”.

La or­den tam­bién pi­de que se in­ves­ti­guen los se­gu­ros de vi­da del se­ñor Jor­ge En­ri­que Pi­zano y Ale­jan­dro Pi­zano, y le so­li­ci­ta al Ins­ti­tu­to Geo­grá­fi­co Agus­tín Co­daz­zi iden­ti­fi­car pre­dios/in­mue­bles a nom­bre de Jor­ge En­ri­que Pi­zano y su es­po­sa, con el fin de de­ter­mi­nar la pro­pie­dad y de ve­ri­fi­car si exis­ten in­mue­bles con re­gis­tros de em­bar­go. En uno de los apar­tes del do­cu­men­to se pi­den tam­bién los re­gis­tros fi­nan­cie­ros de Jor­ge En­ri­que Pi­zano del 2017 al 2018, “a fin de es­ta­ble­cer si exis­te un as­pec­to de ín­do­le eco­nó­mi­co que hu­bie­se si­do de­ter­mi­nan­te pa­ra que el se­ñor Pi­zano Ca­lle­jas hu­bie­se aten­ta­do con­tra su vi­da”. En el pun­to 31 pi­den “re­co­lec­tar ele­men­tos que per­mi­tan in­for­ma­ción de im­por­tan­cia pa­ra la in­ves­ti­ga­ción co­mo lo son compu­tado­res, USB, discos du­ros re­fe­ren­tes al se­ñor Jor­ge En­ri­que Pi­zano con el ob­je­to de de­ter­mi­nar si en ellos se de­no­ten (sic) as­pec­tos que in­du­je­sen al mis­mo sui­ci­dio”.

¿La in­cau­ta­ción de los discos du­ros y los ce­lu­la­res que se lle­va­ron de la fin­ca de los Pi­zano ha si­do le­ga­li­za­da an­te un juez de ga­ran­tías? ¿Quién es el en­car­ga­do de la ca­de­na de cus­to­dia pa­ra pre­ve­nir cual­quier al­te­ra­ción de esos do­cu­men­tos? Si iban con la hi­pó­te­sis de que Pi­zano se ha­bía sui­ci­da­do con el cia­nu­ro, ¿qué tie­nen que ver los compu­tado­res y los ce­lu­la­res con esa pre­mi­sa?

Di­fí­cil ba­tir es­te ré­cord que hoy tie­ne el fis­cal Nés­tor Hum­ber­to Martínez: ha po­di­do ade­lan­tar la in­ves­ti­ga­ción so­bre los so­bor­nos de Ode­brecht, pe­se a que fue el abo­ga­do no so­lo de los bra­si­le­ños, sino del Gru­po Aval, so­cios en la Ru­ta del Sol II, de don­de sa­lie­ron a tra­vés de con­tra­tos fal­sos, de­tec­ta­dos en su mo­men­to por Pi­zano, cer­ca de 50 mi­llo­nes de dó­la­res en so­bor­nos. Pi­zano tam­bién pro­bó que NHM sa­bía de esos con­tra­tos fal­sos des­de 2013 y que en lu­gar de de­nun­ciar a Ode­brecht pro­pu­so, co­mo abo­ga­do del Gru­po Aval, el con­tra­to de transac­ción que él mis­mo re­dac­tó y en el que las par­tes acor­da­ron no de­man­dar­se en­tre sí. Por de­más, plan­teó co­mo abo­ga­do man­te­ner­lo con­fi­den­cial, cuan­do se tra­ta­ba de em­pre­sas cu­yas ma­tri­ces co­ti­zan en la bol­sa, y ese he­cho cons­ti­tu­ye in­for­ma­ción re­le­van­te. Hoy in­ves­ti­ga un otro­sí al que años atrás le dio con­cep­to fa­vo­ra­ble, cuan­do fun­gía co­mo abo­ga­do de Ode­brecht y del Gru­po Aval.Tam­bién es el res­pon­sa­ble de in­ves­ti­gar la fi­nan­cia­ción ile­gal de cam­pa­ñas en las que, se­gún de­cla­ra­cio­nes de Be­ne­det­ti, que no han si­do des­vir­tua­das, NHM par­ti­ci­pó ac­ti­va­men­te re­cau­dan­do fon­dos pa­ra la se­gun­da vuel­ta de la elec­ción de Juan Ma­nuel San­tos. De ma­ne­ra tar­día le to­có re­ve­lar que él fue quien re­dac­tó el acuer­do de transac­ción re­ve­la­do por es­ta co­lum­na en ju­nio de es­te año; y cuan­do ya pen­sá­ba­mos que ha­bía­mos vis­to to­do en ma­te­ria de con­flic­to de in­tere­ses, ter­mi­nó tam­bién in­ves­ti­gan­do las muer­tes de Jor­ge En­ri­que Pi­zano y su hi­jo,Ale­jan­dro, pe­se a que su nom­bre apa­re­ce co­mo pie­za fun­da­men­tal en esa red de pre­sun­tos en­cu­bri­mien­tos que que­rían echar­les tie­rra a sus gra­ves de­nun­cias.

Dar­se el lu­jo de asu­mir el con­trol de la in­ves­ti­ga­ción de Pi­zano en es­tas cir­cuns­tan­cias tan ad­ver­sas es un men­sa­je in­ti­mi­dan­te y de ta­lan­te ma­fio­so a quie­nes quie­ren con­tar la ver­dad de Ode­brecht, por­que sien­ta las pau­tas pa­ra que no sur­jan otros Pi­za­nos. Con ra­zón el pro­cu­ra­dor de­le­ga­do, en el con­cep­to que le en­vió al pre­si­den­te de la CSJ, le pi­de que se de­sig­ne un fis­cal con una Fis­ca­lía ad hoc pa­ra que de ma­ne­ra in­de­pen­dien­te in­ves­ti­gue to­do el ca­so de Ode­brecht, in­clui­das las muer­tes de los Pi­zano.

El abu­so de po­der de que ha­ce ga­la el fis­cal Martínez Nei­ra es te­ne­bro­so y de­ja en evi­den­cia que Co­lom­bia es uno de los paí­ses más co­rrup­tos del planeta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.