Jo­sé Ma­nuel Ace­ve­do:

La de­pre­sión de Ga­bino

Semana (Colombia) - - Sumario - Por Jo­sé Ma­nuel Ace­ve­do M.

NI­CO­LÁS RO­DRÍ­GUEZ, ALIAS GA­BINO, ES­TÁ TRIS­TE y de­pri­mi­do. Al me­nos eso di­jo pa­ra jus­ti­fi­car su via­je a La Ha­ba­na sin la au­to­ri­za­ción del go­bierno na­cio­nal, ge­ne­ran­do un rui­do di­plo­má­ti­co en­tre Co­lom­bia y Cu­ba cu­yo desen­la­ce to­da­vía es­tá por ver­se. Con­tra el po­bre, so­lo y tris­te de Ga­bino pe­sa una cir­cu­lar ro­ja de la Interpol por ho­mi­ci­dio agra­va­do y re­clu­ta­mien­to de me­no­res, de­li­tos que el ELN no ha ce­sa­do de co­me­ter

un so­lo día des­de su crea­ción, ni si­quie­ra en los mo­men­tos en los que ha di­cho es­tar más com­pro­me­ti­do con los diá­lo­gos de paz que des­de ha­ce dé­ca­das se han in­ten­ta­do de ma­ne­ra in­fruc­tuo­sa con esa gue­rri­lla.

La de­pre­sión de Ga­bino es tan pro­fun­da que pa­ra dis­traer su men­te en otros ofi­cios dis­tin­tos a los ha­bi­tua­les del se­cues­tro, la ex­tor­sión y los ata­ques reite­ra­dos con­tra la po­bla­ción ci­vil aho­ra se pre­sen­ta co­mo miem­bro ple­ni­po­ten­cia­rio de la con­ge­la­da me­sa de diá­lo­gos.

¡Po­bre de Ga­bino! Ha­ber co­me­ti­do 23 se­cues­tros en lo que va co­rri­do de es­te año mien­tras sus se­cua­ces cuen­tea­ban a los ne­go­cia­do­res del an­te­rior go­bierno con “la paz com­ple­ta” y con una me­sa de ne­go­cia­ción con con­di­cio­nes inaca­ba­bles lo de­bió de­jar ex­te­nua­do y aho­ra ne­ce­si­ta una te­ra­peu­ta que lo li­be­re de ten­sio­nes, a lo me­jor en una de las pla­yas de Va­ra­de­ro. Ga­bino, que de­bió lle­gar des­de Ve­ne­zue­la con la tran­qui­li­dad de quien sa­be que na­da le pa­sa­rá por­que cuen­ta con la ple­na com­pli­ci­dad y pro­tec­ción del ré­gi­men de Ma­du­ro, quie­re to­mar­les del pe­lo de nue­vo a los co­lom­bia­nos y acre­di­tar una con­di­ción de ne­go­cia­dor que no pue­de in­vo­car si el go­bierno na­cio­nal no lo re­co­no­ce co­mo tal, y ya se sa­be que eso no ocu­rri­rá.

Por tal ra­zón, el pre­si­den­te Iván Du­que y el al­to co­mi­sio­na­do pa­ra la paz, Mi­guel Ce­ba­llos, de­be­rían ayu­dar­le al je­fe gue­rri­lle­ro a li­be­rar­se de una vez por to­das del ‘es­trés’ que le de­be pro­du­cir man­te­ner la fa­cha­da de gue­rri­lla dis­pues­ta a dia­lo­gar, mien­tras si­guen ma­tan­do, secuestrando, sa­bo­tean­do la in­fra­es­truc­tu­ra y acuartelando me­no­res. De­be­ría­mos re­le­var­lo de ese du­ro pe­so emo­cio­nal al que se en­fren­ta cuan­do or­de­na es­cri­bir co­mu­ni­ca­dos ha­blan­do de re­con­ci­lia­ción, mien­tras man­tie­ne vi­vas sus in­ten­cio­nes de aten­tar con­tra la gen­te más des­pro­te­gi­da en Co­lom­bia. Sa­qué­mos­lo del embrollo sen­ti­men­tal en el que de­be es­tar y rom­pa­mos, de una vez por to­das, con esa far­sa a la que al­gu­nos lla­man “diá­lo­gos de paz”.

Y es que aun­que na­die di­jo que la ne­go­cia­ción se ade­lan­ta­ría en me­dio de un ce­se bi­la­te­ral al fue­go, uno sí es­pe­ra­ría un deses­ca­la­mien­to en el be­li­cis­mo co­mo mues­tra de vo­lun­tad de paz.Así lo hi­cie­ron in­clu­so los miem­bros de las Farc an­tes de pac­ta­do el ce­se ha­cia el fi­nal del pro­ce­so, y eso hay que abo­nár­se­lo.

El ELN, en cam­bio, insiste en sus ac­cio­nes. Se­gún in­for­ma­ción de or­ga­nis­mos de se­gu­ri­dad del Es­ta­do a las que pu­de te­ner ac­ce­so, en el mes de agos­to de es­te año esa gue­rri­lla in­ten­tó 338 ac­cio­nes te­rro­ris­tas, en sep­tiem­bre más de 250 y en oc­tu­bre de es­te mis­mo año pla­nea­ron des­ple­gar ca­si 400 ac­tos cri­mi­na­les, de los cua­les, por for­tu­na, so­lo al­re­de­dor del 10 por cien­to lle­ga­ron a con­cre­tar­se. Su in­fil­tra­ción en las mar­chas es­tu­dian­ti­les y su des­pre­cio ab­so­lu­to por la pre­sión de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal, que les pi­de no lle­var más ni­ños a sus fi­las, de­jan cla­ro que no les in­tere­sa pa­ra na­da aca­bar con la gue­rra.

¿Qué es­pe­ra en­ton­ces el go­bierno pa­ra de­cir que el tal diá­lo­go no va más? ¿Tie­ne sal­va­ción un pro­ce­so que ni si­quie­ra con la con­des­cen­den­cia del ex­pre­si­den­te San­tos avan­zó en los úl­ti­mos años? Es más: ¿con quién es­tá sen­ta­do el Es­ta­do ha­blan­do? ¿Con el ELN o con una par­te de esa gue­rri­lla que no re­pre­sen­ta a los sec­to­res más du­ros, co­mo los que ope­ran en el orien­te co­lom­biano y en el Ca­ta­tum­bo en par­ti­cu­lar?

Ojalá es­te ri­dícu­lo epi­so­dio de la de­pre­sión de Ga­bino nos sir­va pa­ra ha­cer un al­to de­fi­ni­ti­vo fren­te a esa gue­rri­lla. El ELN no quie­re la paz, nun­ca la ha que­ri­do y nun­ca la que­rrá.

EL PRE­SI­DEN­TE Y EL CO­MI­SIO­NA­DO DE­BE­RÍAN AYU­DAR­LE AL JE­FE GUE­RRI­LLE­RO A LI­BE­RAR­SE DEL ‘ES­TRÉS’ DE MAN­TE­NER LA FA­CHA­DA DE GUE­RRI­LLA DIS­PUES­TA A DIA­LO­GAR, MIEN­TRAS SI­GUEN MA­TAN­DO, SECUESTRANDO Y ACUARTELANDO ME­NO­RES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.