An­to­nio Ca­ba­lle­ro:

El ne­go­cio uni­ver­si­ta­rio

Semana (Colombia) - - Sumario - Por An­to­nio Ca­ba­lle­ro

LOS ES­TU­DIAN­TES TIE­NEN RA­ZÓN EN SUS PRO­TES­tas,Y na­die se la nie­ga. Na­die se atre­ve a ne­gár­se­la. A lo su­mo les cri­ti­can sus for­mas de pro­tes­ta –las ma­ni­fes­ta­cio­nes ca­lle­je­ras, que in­co­mo­dan a los au­to­mo­vi­lis­tas–; pe­ro es que sin sus for­mas agre­si­vas na­die les ha­ría ca­so.Y es­to es cier­to con res­pec­to a to­da pro­tes­ta que se ha­ga en Co­lom­bia, cual­quie­ra que sea el te­ma o el mo­ti­vo. Pa­ra jus­ti­fi­car, pa­ra

le­ga­li­zar ese de­re­cho de las au­to­ri­da­des a la in­di­fe­ren­cia an­te la pro­tes­ta de los ciu­da­da­nos,el mi­nis­tro de De­fen­sa,Gui­ller­mo Bo­te­ro, de­cla­ró al es­tre­nar su car­go que ha­ría pa­sar una ley que “re­gu­le” la pro­tes­ta so­cial pa­ra que so­lo sea per­mi­ti­da cuan­do re­pre­sen­te “el in­te­rés de to­dos” y no la fi­nan­cien “ban­das cri­mi­na­les”, co­mo, en su opi­nión, su­ce­de con la de los es­tu­dian­tes. Y sin du­da con to­das las de­más, aho­ra que vie­nen la de los maes­tros y la de los camioneros, y las que fal­tan.

Pe­ro por no pro­tes­tar, o por so­fo­car o ig­no­rar la pro­tes­ta, es que en Co­lom­bia to­dos los con­flic­tos desem­bo­can en vio­len­cia.Ahí es­tá la raíz de to­das nues­tras gue­rras, cu­ya exis­ten­cia mu­chos nie­gan to­da­vía.Con el ar­gu­men­to de rá­bu­las de que, co­mo no han si­do for­mal­men­te de­cla­ra­das, no han exis­ti­do en reali­dad.

Pe­ro vol­va­mos a lo de los es­tu­dian­tes, que aho­ra pro­tes­tan por­que no hay pla­ta pa­ra la edu­ca­ción pú­bli­ca. Es cier­to: no la hay. Pe­ro va­le la pe­na in­da­gar por qué.

Pues no hay me­jor ne­go­cio en Co­lom­bia que el de la edu­ca­ción: me­jor aún que el de la sa­lud. Al la­do de los co­le­gios pú­bli­cos, que por su­pues­to no dan abas­to, son mi­ría­das los co­le­gios pri­va­dos que es­tran­gu­lan a las fa­mi­lias con el cos­to de las ma­trí­cu­las, los li­bros y los úti­les. Pe­ro en las uni­ver­si­da­des las ga­nan­cias son to­da­vía ma­yo­res, co­mo lo mues­tra la cres­ta de la ola: los es­cán­da­los su­ce­so­ra­les en­tre sus rec­to­res, que a ve­ces lle­gan has­ta los crí­me­nes de san­gre. Bas­ta con ver que en so­lo Bo­go­tá el nú­me­ro de uni­ver­si­da­des pri­va­das compite con el de las que exis­ten en to­do lo an­cho de Eu­ro­pa, don­de se in­ven­ta­ron ha­ce diez si­glos: des­de Coim­bra a Pra­ga, sal­tan­do por Sa­la­man­ca y Ox­ford y la Sor­bo­na de Pa­rís y Bo­lo­nia y Ná­po­les. Bo­go­tá, ella so­la, pue­de en­fren­tar­les trein­ta o cua­ren­ta. Pa­ra em­pe­zar, las pú­bli­cas son sie­te, en so­lo Bo­go­tá; di­go, em­pe­zan­do por la Na­cio­nal y con­tan­do no una, sino dos uni­ver­si­da­des mi­li­ta­res: la Es­cue­la de Ca­de­tes Jo­sé Ma­ría Cór­do­va y la Uni­ver­si­dad Mi­li­tar Nue­va Gra­na­da, e in­clu­yen­do a la que se lla­ma Abier­ta y a Dis­tan­cia, que sin du­da por ha­cer ho­nor a su nom­bre tie­ne una se­de en Mia­mi.Y las pri­va­das son más de trein­ta, de to­das cla­ses y de to­das las ca­te­go­rías, bue­nas, ma­las y pé­si­mas, sin con­tar ins­ti­tu­cio­nes re­co­no­ci­das co­mo de edu­ca­ción su­pe­rior, que no se lla­man uni­ver­si­da­des sino cor­po­ra­cio­nes o fun­da­cio­nes uni­ver­si­ta­rias, que son otras tan­tas.

Son ra­ros los fra­ca­sos en es­te fér­til cam­po de ne­go­cios.Se re­cuer­da el del ex fis­cal ge­ne­ral Luis Eduar­do Mon­tea­le­gre, que qui­so mon­tar una uni­ver­si­dad con re­cur­sos de la Fis­ca­lía y no le al­can­za­ron, o no le al­can­zó el tiem­po: no re­cuer­do muy bien qué pasó, pe­ro el ca­so es que el pro­yec­to no lle­gó a flo­re­cer. Los her­ma­nos Ro­drí­guez Ore­jue­la, ca­be­ci­llas del car­tel de Ca­li, tam­bién qui­sie­ron te­ner la su­ya, jun­to a su Ban­co de los Tra­ba­ja­do­res. Y es­tá el ca­so de la uni­ver­si­dad Eli­te, de am­bi­cio­so nom­bre, fun­da­da con gran bom­bo por el ex­pre­si­den­te Ál­va­ro Uri­be con la pro­me­sa del res­pal­do fi­nan­cie­ro de la em­pre­sa pe­tro­le­ra Pa­ci­fic Ru­bia­les, que se mar­chi­tó cuan­do se hun­dió la em­pre­sa, y tie­ne hoy –leo en Goo­gle– so­lo 170 es­tu­dian­tes de los 200.000 (el cuá­dru­ple de los que tie­ne la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal) a que as­pi­ra­ba en sus dos se­des: una pa­ra es­tu­dian­tes del nor­te de Bo­go­tá y otra pa­ra los es­tra­tos del sur. El pro­pio Uri­be iba allá a dic­tar cla­ses de li­de­raz­go –a las cua­les pa­re­ce evi­den­te que no asis­tió el hoy pre­si­den­te de la república, Iván Du­que–, acom­pa­ña­do a ve­ces por sus em­pren­de­do­res hi­jos, Je­ró­ni­mo y To­más, que da­ban cur­sos de em­pren­di­mien­to y cu­yas fo­to­gra­fías se usa­ban pa­ra pro­mo­cio­nar el es­ta­ble­ci­mien­to, y a ve­ces por Paloma Va­len­cia. Creo que ya no va nin­guno: Paloma tu­vo un be­bé, Uri­be vol­vió, los otros se ca­sa­ron con rei­nas de be­lle­za, Uri­be vol­vió a su pri­mer amor de la po­li­ti­que­ría ve­re­dal, los ve­ne­zo­la­nos de Pa­ci­fic Ru­bia­les que­bra­ron la em­pre­sa y se fue­ron sin de­jar su di­rec­ción. En fin: un desas­tre.

De mo­do que no se en­tien­de por qué no hay pla­ta pa­ra las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas.

Al­guien me so­pla:

–Es que se la ro­ban.

De­be ser cier­to. Si uno mi­ra los pe­rió­di­cos, úl­ti­ma­men­te ca­si to­da la pla­ta pú­bli­ca en Co­lom­bia se la ro­ba al­guien.

NO HAY ME­JOR NE­GO­CIO EN CO­LOM­BIA QUE LA EDU­CA­CIÓN. BAS­TA CON VER QUE EN SO­LO BOGOTA EL NÚ­ME­RO DE UNI­VER­SI­DA­DES PRI­VA­DAS COMPITE CON EL DE LAS DE TO­DA EU­RO­PA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.