Da­niel Sam­per Os­pi­na:

Iva­nie­ves y los 7 enani­tos

Semana (Colombia) - - Sumario - Por Da­niel Sam­per Os­pi­na

IVA­NIE­VES ERA UNA PRIN­CE­SA MUY BLAN­CA, CON una her­mo­sa ca­ra de mu­ñe­ca, que fue se­na­do­ra y lue­go que­dó huér­fa­na a muy tem­pra­na edad. Su pa­dre se casó en­ton­ces con una mal­va­da y va­ni­do­sa mu­jer que ha­bla­ba a su es­pe­jo má­gi­co:

–Es­pe­ji­to, es­pe­ji­to: di­me, ¿quién es la rei­na más bo­ni­ta? –le pre­gun­tó una ma­ña­na.

–Eras tú, pe­ro aho­ra es Iva­nie­ves. Al es­cu­char aque­lla res­pues­ta, la mu­jer en­fu­re­ció.

–¡Oi­gan a es­te! –cla­mó–, ¡es­tu­die, va­go! Y dio or­den a su es­ta­fe­ta pa­ra que, co­mo miem­bro de la fuer­za le­tal del Es­ta­do, en­tra­ra a ma­tar:

–Pa­sen al pa­pa­yo a Blan­ca Iván, por­que no es­ta­ría re­co­gien­do ca­fé.

–Es Iva­nie­ves…

–Eso; y lue­go le po­nen un ves­ti­do ca­mu­fla­do.

Pe­ro el es­ta­fe­ta se con­mo­vió an­te la ca­ra de mu­ñe­ca de la prin­ce­sa y la de­jó en el bos­que, don­de la be­lla don­ce­lla en­con­tró una pe­que­ña ca­si­ta (una vi­vien­da de in­te­rés so­cial, en reali­dad), ha­bi­ta­da por sie­te enani­tos.

–¡Qué lin­dos enani­tos! –ex­cla­mó–; ¿qué ha­cen us­te­des?

–Tra­ba­ja­mos en una mina –sen­ten­ció uno, mien­tras es­tor­nu­da­ba–; la mina es de An­glo Gold.

–Tam­bién ha­ce­mos frac­king res­pon­sa­ble –res­pon­dió otro, el enani­to in­ge­nuo.

–¡Qué lin­dos! –di­jo la prin­ce­sa–: ¿y cuán­tos son?

–So­mos sie­te –ad­vir­tió el ma­yor de to­dos.

–¡Co­mo los prin­ci­pios de la eco­no­mía na­ran­ja! –cla­mó Iva­nie­ves.

Los enani­tos mos­tra­ron la pe­que­ña ca­sa y reían al­bo­ro­za­dos con la nue­va in­vi­ta­da, a quien ofre­cie­ron hos­pe­da­je, ali­men­ta­ción y una Cons­ti­tu­yen­te a cam­bio de que hi­cie­ra aseo do­més­ti­co, y co­ci­na­ra y la­va­ra ba­ños, to­do es­to sin pa­gar pres­ta­cio­nes ni pa­ra­fis­ca­les, y sin sa­li­da los do­min­gos.

–Eres her­mo­sa –le di­jo Ton­tín, un sim­pá­ti­co enani­to al que el ro­pa­je que­da­ba evi­den­te­men­te lar­go.

–¡Gra­cias! –res­pon­dio­le la be­lla Iva­nie­ves–. Por ha­ber di­cho eso, te nom­bra­ré en la em­ba­ja­da de Was­hing­ton. Ton­tín se pu­so muy con­ten­to. –Aho­ra sí po­dré pro­vo­car una gue­rra –ex­cla­mó, mien­tras mar­cha­ba de ma­ne­ra di­ver­ti­da por to­da la ca­sa y cau­sa­ba car­ca­ja­das en los de­más.

En to­dos,cla­ro,sal­vo en el enano gru­ñón. –¿Y tú, por qué es­tás bra­vo? –le di­jo Iva­nie­ves.

–Pues por qué va a ser, ho­me, ca­re­mu­ñe­ca: ¿vos no has vis­to có­mo te­nés tu po­pu­la­ri­dá, y por ahí de­re­cho la mía? Me va a to­car es vol­tear­me, ho­me, ha­cer el ejer­ci­cio del pén­du­lo, pe­ro con vos, y de­jar­te caer co­mo ca­ba­lli­to dis­ca­pa­ci­ta­do…

Iva­nie­ves se iba a po­ner a llo­rar, pe­ro en­ton­ces le to­mó la mano otro de los enani­tos. –No le pon­gas aten­ción –le di­jo.

–¿Y tú quién eres?

–Yo soy enano ale­gre. Vi­vo muer­to de la ri­sa. Iré al cam­po a re­co­ger flo­res y bo­nos de agua en es­ta ca­nas­ta: ¿quie­res ve­nir con­mi­go?

–Sí, pe­ro si gra­vas la ca­nas­ta –res­pon­dio­le Iva­nie­ves.

Y am­bos tra­ta­ron de gra­var la ca­nas­ta fa­mi­liar y se di­vir­tie­ron mu­cho.

En las ma­ña­nas, cuan­do to­dos se iban a la mina, Iva­nie­ves se que­da­ba ha­cien­do ofi­cio y ha­cien­do la 21 con un ba­lón de fút­bol, y su vi­da era fe­liz.

Pe­ro he­te que he­te que su ma­dras­tra en­te­ro­se que se­guía vi­va.

–Es­pe­ji­to, es­pe­ji­to: ¿quién es la más bo­ni­ta?

–Si­gue sien­do Iva­nie­ves:no es­tá muer­ta, si bien su po­pu­la­ri­dad ha des­cen­di­do bas­tan­te. A lo me­jor sea por­que San­tos de­jó des­fi­nan­cia­do al país –con­clu­yó, por­que, apar­te de má­gi­co, era un es­pe­jo re­tro­vi­sor.

La ma­dras­tra de Iva­nie­ves se dis­fra­zó de an­cia­na; com­pró un re­fres­co, lo en­ve­ne­nó con unas go­tas del pro­gra­ma de Fer­nan­do Lon­do­ño y se di­ri­gió al bos­que.

En­tre tan­to, la her­mo­sa Iva­nie­ves ba­rría, tra­pea­ba, de­par­tía ale­gre­men­te con pa­ja­ri­tos y vi­si­ta­ba al pa­pa Fran­cis­co con su ma­má, su sue­gra y su me­jor ami­go. –¿Quién lla­ma a la puer­ta?

–Soy una an­cia­na muy po­bre y ven­go a traer­te una man­za­na.

–Si es una man­za­na Pos­to­bón, la exo­ne­ra­ré de im­pues­tos –di­jo Iva­nie­ves–: es la eco­no­mía man­za­na.

–Tam­bién ten­go aguas sa­bo­ri­za­das de­co­mi­sa­das por la Fis­ca­lía.

–Gra­cias, con la ga­seo­sa es­tá bien –res­pon­dió la prin­ce­sa, cau­te­lo­sa.

Iva­nie­ves to­mó un sor­bo y des­ma­yo­se. Cuan­do los enani­tos la en­con­tra­ron in­cons­cien­te, se pu­sie­ron muy tris­tes y aco­mo­da­ron su cuer­po en una ur­na de cris­tal.

–Es­ta ur­na es del go­bierno pa­sa­do, pe­ro es­tá co­mo nue­va –di­jo enano con­quis­ta­dor– por­que nun­ca la usó.

Pe­ro en­ton­ces, he­te que he­te que vino des­de muy le­jos un prín­ci­pe azul, el prín­ci­pe con el que Iva­nie­ves siem­pre ha­bía so­ña­do, pe­ne­tró por el bos­que (a esas al­tu­ras fu­mi­ga­do de gli­fo­sa­to por or­den de enano bra­vu­cón), ha­lló a Iva­nie­ves y la to­mó en sus bra­zos

–Uy, prins­hes­ha, qué be­lla eres, te voy a com­po­ner una cans­hión, baby.

Y le dio un be­so de amor.

Iva­nie­ves reac­cio­nó. Abrió los ojos y un bri­llo de fe­li­ci­dad in­va­dió su mi­ra­da. –¡Ma­lu­ma!

–Shí, prins­he­sa. Vi­ne por ti.

Y prín­ci­pe e Iva­nie­ves se en­tre­la­za­ron las ma­nos y to­ca­ron gui­ta­rra, mien­tras los enani­tos –to­dos me­nos gru­ñón– can­ta­ban en fi­la in­dia “Hi ho”, y los pa­ja­ri­tos pia­ban, y los es­tu­dian­tes mar­cha­ban, y las bom­bas de atur­di­mien­to del Es­mad es­ta­lla­ban. Y así, el prín­ci­pe e Iva­nie­ves se fue­ron a vi­vir a Pa­la­cio, don­de fue­ron muy fe­li­ces. Los cua­tro. Fin.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.