Un país ilu­sio­na­do.

El nue­vo pre­si­den­te An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, que to­ma po­se­sión el 1 de di­ciem­bre, en­car­na el cam­bio pro­fun­do: un nue­vo

Semana (Colombia) - - Sumario -

or­den po­lí­ti­co, la vic­to­ria ma­yo­ri­ta­ria de la iz­quier­da, la rup­tu­ra del mo­de­lo eco­nó­mi­co neo­li­be­ral y la vi­sión de una so­cie­dad más igua­li­ta­ria.

El nue­vo pre­si­den­te An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, que to­ma po­se­sión el 1 de di­ciem­bre, en­car­na el cam­bio pro­fun­do: un nue­vo or­den po­lí­ti­co, la vic­to­ria ma­yo­ri­ta­ria de la iz­quier­da, la rup­tu­ra del mo­de­lo eco­nó­mi­co neo­li­be­ral y la vi­sión de una so­cie­dad más igua­li­ta­ria.

CUAN­DO EL INS­TI­TU­TO NA­cio­nal Elec­to­ral (INE) anun­ció el pri­me­ro de ju­lio que el ve­te­rano po­lí­ti­co de iz­quier­da An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor ha­bía ob­te­ni­do 53 por cien­to de los vo­tos, las lá­gri­mas de mi­les no se hi­cie­ron es­pe­rar y el Zó­ca­lo ca­pi­ta­lino, así co­mo mu­chas otras pla­zas del país, se lle­na­ron de gen­te. No era una ma­ni­fes­ta­ción más de des­con­ten­to y pro­tes­ta.Al con­tra­rio, mul­ti­tu­des mar­cha­ron, se abra- za­ron y can­ta­ron pa­ra ce­le­brar el triun­fo de la de­mo­cra­cia y de su can­di­da­to. Esa no­che de llu­via y es­pe­ran­za, Amlo les di­jo: “Por el bien de to­dos, pri­me­ro los po­bres… No les voy a fa­llar”.

El sá­ba­do, cuan­do reali­ce su‘to­ma de pro­tes­ta’ (po­se­sión) an­te el Con­gre­so, el nue­vo pre­si­den­te re­ci­bi­rá la ban­da pre­si­den­cial de ma­nos del pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Dipu­tados, Por­fi­rio Mu­ñoz Le­do. Tras es­ta ce­re­mo­nia, Ló­pez Obra­dor ha­bla­rá a los me­xi­ca­nos des­de el Zó­ca­lo de la Ciu­dad de Mé­xi­co y lue­go ba­ja­rá a re­ci­bir otra muy sig­ni­fi­ca­ti­va ‘ban­da pre­si­den­cial ’: los re­pre­sen­tan­tes de los pue­blos in­dí­ge­nas le en­tre­ga­rán el tra­di­cio­nal ‘bas­tón de man­do’.

“Es­ta es una elec­ción his­tó­ri­ca pa­ra Mé­xi­co por­que por pri­me­ra vez en la his­to­ria con­tem­po­rá­nea la iz­quier­da lle­ga al po­der fe­de­ral, con un res­pal­do nun­ca an­tes vis­to de más del 50 por cien­to de los vo­tos”, di­jo a SE­MA­NA el po­li­tó­lo­go Jo­sé Ig­na­cio Lan­za­gor­ta. Re­sal­ta que des­pués de po­co más de 30 años de avan­zar en un es­que­ma tec­no­crá­ti­co de re­duc­ción del Es­ta­do y orien­ta­do al mer­ca­do, ha triun­fa­do una op­ción crí­ti­ca de es­te mo­de­lo que po­ne el én­fa­sis en una orien­ta­ción na­cio­na­lis­ta y en­fo­ca­da en los más po­bres.

An­drés Ma­nuel, co­mo mu­chos lo lla­man, es un me­xi­cano del co­mún na­ci­do en 1953 en Te­pe­ti­tán, Ta­bas­co. Sus pa­dres eran co­mer­cian­tes y la fa­mi­lia –cin­co hi­jos– vi­vió de un al­ma­cén de ro­pa y za­pa­tos en Vi­llaher­mo­sa, ca­pi­tal del es­ta­do. En­tre su tra­yec­to­ria po­lí­ti­ca pre­si­dió el Par­ti­do de la Re­vo­lu­ción De­mo­crá­ti­ca (PRD), fue je­fe de go­bierno del Dis­tri­to Fe­de­ral (hoy Ciu­dad de Mé­xi­co) y can­di­da­to a la pre­si­den­cia de la República de­rro­ta­do en 2006 y 2012.

Tam­bién fue de­le­ga­do del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal In­di­ge­nis­ta (INI). Du­ran­te más de cin­co años (1977 a 1982) vi­vió con las co­mu­ni­da­des chon­ta­les, un pue­blo de ori­gen ma­ya. Su enor­me em­pa­tía con la gen­te lo ha lle­va­do a re­co­rrer Mé­xi­co, más de 2.050 mu­ni­ci­pios. Has­ta sus de­trac­to­res re­co­no­cen el pro­fun­do amor y co­no­ci­mien­to que tie­ne el Pe­je, apo­do que ha­ce re­fe­ren­cia al pe­je­la­gar­to, un ani­mal com­bi­na­ción en­tre pez y la­gar­to ori­gi­na­rio de su na­tal Ta­bas­co.

Es un hom­bre aus­te­ro, que re­pre­sen­ta a la gen­te de a pie y cu­ya ima­gen rom­pe con la idea de que so­lo pue­de go­ber­nar la éli­te co­rrup­ta y os­ten­to­sa. Su sen­ci­llez lo lle­vó a re­cha­zar una ca­mio­ne­ta des­ca­po­ta­ble pa­ra ha­cer los re­co­rri­dos el día de su to­ma de pro­tes­ta, y lo va a ha­cer en su Jet­ta blan­co. No tie­ne guar­daes­pal­das por­que di­ce que el pue­blo lo cui­da. No vi­vi­rá en la re­si­den­cia ofi­cial de

Los Pi­nos, sino en su apar­ta­men­to en una co­lo­nia de cla­se me­dia al sur de la ciu­dad.

Via­ja en aerolíneas co­mer­cia­les y va a ven­der el avión pre­si­den­cial que com­pró En­ri­que Pe­ña Nie­to por­que, co­mo él mis­mo ha di­cho, “no voy a ofen­der al pue­blo me­xi­cano”. Su es­po­sa, la es­cri­to­ra Beatriz Gutiérrez Mü­ller, no quie­re ser “pri­me­ra da­ma” y pro­pu­so eli­mi­nar es­ta fi­gu­ra que con­si­de­ra “eli­tis­ta”, pues ella no es pri­me­ro que na­die.

¿QUÉ ES “LA CUAR­TA TRANS­FOR­MA­CIÓN”?

Un te­ma re­cu­rren­te del pre­si­den­te elec­to es la lla­ma­da “cuar­ta trans­for­ma­ción” de la vi­da pú­bli­ca de Mé­xi­co. Ha­bla de un cam­bio pa­cí­fi­co, sin vio­len­cia, pe­ro pro­fun­do y ra­di­cal. Anun­cia que su se­xe­nio va a ser otra rup­tu­ra co­mo la del mo­vi­mien­to de in­de­pen­den­cia de los es­pa­ño­les; la gue­rra de la Re­for­ma en­tre li­be­ra­les y con­ser­va­do­res, que con­lle­vó a la se­pa­ra­ción en­tre la Igle­sia y el Es­ta­do, ba­jo el li­de­raz­go de Be­ni­to Juá­rez, el per­so­na­je que más ad­mi­ra Ló­pez Obra­dor; y la re­vo­lu­ción, con­tra la dic­ta­du­ra de Por­fi­rio Díaz.

Esa “cuar­ta trans­for­ma­ción” apa­re­ce en el ma­yor con­tex­to de vio­len­cia de la his­to­ria: de enero a ju­lio de 2018 mu­rie­ron 16.000 per­so­nas por cuen­ta de la lu­cha con­tra el nar­co. Ade­más, es­te país en­fren­ta uno de los más gra­ves pro­ble­mas de co­rrup­ción que equi­va­le al 10 por cien­to del PIB, se­gún la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Coope­ra­ción y el Desa­rro­llo Eco­nó­mi­cos (Ocde). Sin em­bar­go, Amlo y su equi­po sa­ben que tie­nen a su fa­vor la ma­yo­ría del Con­gre­so y no pier­den de vis­ta las con­sig­nas de An­drés Ma­nuel el día de su elec­ción: “Por el bien de to­dos, pri­me­ro los po­bres”, “El com­ba­te a la vio­len­cia se lo­gra com­ba­tien­do la de­sigual­dad” y “La paz se con­si­gue con jus­ti­cia”.

Una de sus pro­pues­tas se cen­tra en la “aus­te­ri­dad re­pu­bli­ca­na”, una for­ma de go­bierno ins­tau­ra­da por Be­ni­to Juá­rez que eli­mi­na los pri­vi­le­gios abu­si­vos en las en­ti­da­des pú­bli­cas. Ba­ja­rán los sa­la­rios, nin­gún fun­cio­na­rio po­drá ga­nar al mes más de 108.000 pe­sos me­xi­ca­nos (cer­ca de 6.000 dó­la­res), el suel­do de Amlo. Tam­bién se­rán eli­mi­na­das las pen­sio­nes a los ex­pre­si­den­tes. Se aca­ba­rán la com­pra de au­to­mó­vi­les nue­vos y ca­mio­ne­tas blin­da­das, el ser­vi­cio de guar­daes­pal­das y cho­fe­res, los via­jes en he­li­cóp­te­ros o avio­nes pri­va­dos, y las cos­to­sas ce­nas y viá­ti­cos.

Otra de las ban­de­ras de go­bierno deAm­lo es la lu­cha con­tra la po­bre­za. Pa­ra él, “no pue­de ha­ber un go­bierno ri­co con un pue­blo po­bre”, así que pro­me­tió más y me­jo­res pro­gra­mas de apo­yo pa­ra gru­pos vul­ne­ra­bles. La edu­ca­ción pú­bli­ca gra­tui­ta y de ca­li­dad en to­dos los ni­ve­les de es­tu­dio es otro de sus com­pro­mi­sos cla­ve de cam­pa­ña.

Tam­bién tie­ne el fo­co pues­to en erra­di­car la co­rrup­ción y la im­pu­ni­dad.Dos fe­nó­me­nos que el pre­si­den­te elec­to “no per­mi­ti­rá ba­jo nin­gu­na cir­cuns­tan­cia” ,has­ta el pun­to de de­cir que, de ser ne­ce­sa­rio, cas­ti­ga­rá a ami­gos y fa­mi­lia­res. En ma­te­ria de se­gu­ri­dad, pro­pu­so sa­car al Ejér­ci­to a las ca­lles y pro­fe­sio­na­li­zar a la Po­li­cía a ni­vel na­cio­nal; en al­gún mo­men­to tam­bién plan­teó crear un pro­ce­so de am­nis­tía y readap­ta­ción pa­ra los de­lin­cuen­tes. “Su apues­ta es que el mo­de­lo eco­nó­mi­co con­si­ga pa­ci­fi­car al país y, en tan­to, re­que­ri­rá de una nue­va Guar­dia Na­cio­nal com­pues­ta en par­te por man­dos mi­li­ta­res. Al igual que con la co­rrup­ción, apues­ta a una re­no­va­ción mo­ral co­mo me­di­da pa­ra ga­ran­ti­zar los de­re­chos hu­ma­nos, pe­ro las es­tra­te­gias que ha plan­tea­do has­ta aho­ra se an­to­jan com­pli­ca­das y en­de­bles”, opi­na Lan­za­gor­ta.

¿QUÉ PA­SA­RÁ?

La era Amlo tie­ne los prin­ci­pa­les re­tos en “ba­jar la vio­len­cia y re­du­cir la ta­sa de ho­mi­ci­dios en los pri­me­ros dos años. En se­gun­do lu­gar, lu­char con­tra la co­rrup­ción y la im­pu­ni­dad. De­be cui­dar­se de es­cán­da­los de co­rrup­ción en su go­bierno por­que eso se­ría crip­to­ni­ta pa­ra él. Y en ter­cer lu­gar, la re­la­ción con Es­ta­dos Uni­dos. Even­tual­men­te, ten­drá que cho­car con Trump; por ejem­plo, al asu­mir una po­lí­ti­ca cla­ra res­pec­to a los mi­gran­tes cen­troa­me­ri­ca­nos, y eso no va a es­tar bo­ni­to. Tam­bién vis­lum­bro mu­chas ten­sio­nes en­tre Mé­xi­co y Bra­sil” ,se­gún di­jo a SE­MA­NA Car­los Bra­vo Re­gi­dor, pro­fe­sor del Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción y Do­cen­cia Eco­nó­mi­cas (Ci­de) de la Ciu­dad de Mé­xi­co.

En La­ti­noa­mé­ri­ca, los re­pre­sen­tan­tes del pro­gre­sis­mo aplau­den el triun­fo de An­drés Ma­nuel. Co­mo di­ce Je­sús Sil­va-Her­zog, pe­rio­dis­ta y es­cri­tor, “la vic­to­ria de Ló­pez Obra­dor sig­ni­fi­ca la apa­ri­ción de un re­fe­ren­te po­lí­ti­co dis­tin­to al que ha pre­va­le­ci­do has­ta aho­ra en las iz­quier­das la­ti­noa­me­ri­ca­nas, que ha si­do el vec­tor bo­li­va­riano, la pers­pec­ti­va cha­vis­ta de la iz­quier­da. La vi­sión po­lí­ti­ca de Amlo, si bien tie­ne una ma­triz po­pu­lis­ta, re­pre­sen­ta una idea dis­tin­ta del cam­bio po­lí­ti­co”.

Es­cri­to­res, ar­tis­tas e in­te­lec­tua­les co­mo Ele­na Po­nia­tows­ka, Lau­ra Es­qui­vel Pa­co Ig­na­cio Tai­bo II, John Ac­ker­man, Car­los Pe­lli­cer y Em­ma­nuel Lu­bez­ki, en­tre mu­chos otros, apo­yan el nue­vo pro­yec­to de país. El “Am­lo­ve” es­tá con­for­ma­do por un gran gru­po he­te­ro­gé­neo de me­xi­ca­nos a quie­nes les duele un país que en diez años su­ma 28.000 des­apa­re­ci­dos y cer­ca de 180.000 muertos. Pe­ro en tér­mi­nos de via­bi­li­dad, Sil­va-Her­zog cree que “en mu­chos sen­ti­dos su gran pro­pues­ta po­lí­ti­ca es, so­bre to­do, sim­bó­li­ca. Se tra­ta de la apa­ri­ción de un nue­vo or­den po­lí­ti­co, que él lla­ma un nue­vo ré­gi­men, in­clu­so una es­pe­cie de re­fun­da­ción na­cio­nal en la que se en­cuen­tran más sím­bo­los que pro­pues­tas con­cre­tas con un di­se­ño cla­ro del rum­bo”.

Amlo tam­bién tie­ne sus de­trac­to­res. La “pe­je­fo­bia” o “los fi­fís”, que usual­men­te per­te­ne­cen a las cla­ses pri­vi­le­gia­das, for­ta­le­cen sus dis­cur­sos dis­cri­mi­na­to­rios y vio­len­tos que, más que cri­ti­car las pos­tu­ras de go­bierno, ata­can el ori­gen so­cial del nue­vo pre­si­den­te, su for­ma de ha­blar pau­sa­do, el co­lor de su piel y su acen­to cos­te­ño. Pe­ro pa­ra sus “Am­lo­vers”, “el vie­ji­to” es un buen ti­po, y co­no­ce y ama al país. Son fa­nes su­yos co­mo de una es­tre­lla de rock.

En me­dio de un es­ce­na­rio de he­ge­mo­nía, es­cán­da­los de co­rrup­ción, des­apa­ri­cio­nes y ma­tan­zas ate­rra­do­ras, las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes –12 mi­llo­nes de jó­ve­nes que vo­ta­ron por pri­me­ra vez– le die­ron al Pe­je su con­fian­za. Mé­xi­co hue­le a es­pe­ran­za.

t Una vez asu­ma la pre­si­den­cia el pró­xi­mo 1 de di­ciem­bre, An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor im­pul­sa­rá la "pa­ci­fi­ca­ción del país", una de sus prin­ci­pa­les ban­de­ras.

p Ha­ce cin­co me­ses, el 1 de ju­lio, AMLO ga­nó la pre­si­den­cia con el 53 por cien­to de los vo­tos. Una mul­ti­tud lo acom­pa­ñó en la pla­za del Zó­ca­lo.

p Pa­ra en­fren­tar la in­se­gu­ri­dad en el país, AMLO pro­po­ne un Plan Na­cio­nal de Paz pa­ra crear una Guar­dia Na­cio­nal. Sus de­trac­to­res ta­chan la pro­pues­ta de mi­li­ta­ris­ta.

p En es­ta­dos co­mo Pue­bla, Ve­ra­cruz o Ta­mau­li­pas el ro­bo de com­bus­ti­ble ge­ne­ra ma­yor in­se­gu­ri­dad que el trá­fi­co de dro­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.