La ma­sa­cre de las ba­na­ne­ras

Han pa­sa­do 90 años de la trá­gi­ca huel­ga que aca­bó en un ba­ño de san­gre y mar­có la his­to­ria na­cio­nal. El país to­da­vía se pre­gun­ta cuán­tas per­so­nas mu­rie­ron. Por Ós­car Alar­cón Nú­ñez

Semana (Colombia) - - Sumario -

¿ CUÁN­TOS MU­RIE­RON EN las ba­na­ne­ras? Na­die lo sa­be, ni se sa­brá ja­más. Gar­cía Már­quez, en Cien años de so­le­dad, di­ce que 3.000. El pro­pio ge­ne­ral Cor­té­sVar­gas pre­ci­sa:¡47! ¿Aca­so son po­cos? Hoy 50 muertos en cual­quier par­te es un jue­go.Y si el mis­mo au­tor de la ma­sa­cre –por­que fue ma­sa­cre y tra­ge­dia– da esa ci­fra, 47, hay que ima­gi­nar lo que sig­ni­fi­ca­ba ese nú­me­ro ha­ce 90 años en la pla­za de un pue­bli­to, co­mo era Cié­na­ga en­ton­ces. Pe­ro fue­ron más, no tan­tos co­mo los que na­rra la fic­ción de Gar­cía Már­quez ni tan po­cos co­mo in­for­mó en su mo­men­to el au­tor de los he­chos. Un do­cu­men­to des­cla­si­fi­ca­do de la épo­ca, que el em­ba­ja­dor de Es­ta­dos Uni­dos en Bo­go­tá, Jef­fer­son Caf­fery, en­vió a su go­bierno, di­ce: “Ten­go el ho­nor de in­for­mar que el re­pre­sen­tan­te de la Uni­ted Fruit Com­pany me di­jo ayer que el nú­me­ro to­tal de huel­guis­tas muertos su­peró el mi­llar”.

La zo­na ba­na­ne­ra era una par­te del de­par­ta­men­to del Mag­da­le­na,lle­na de fin­cas,en cu­ya ex­plo­ta­ción par­ti­ci­pa­ba la Uni­ted Fruit Com­pany,una em­pre­sa nor­te­ame­ri­ca­na que pa­ga­ba jor­na­les cri­ti­ca­bles ce­ñi­dos a la le­gis­la­ción la­bo­ral que en­ton­ces no con­tem­pla­ba ho­ras noc­tur­nas, do­mi­ni­ca­les, va­ca­cio­nes ni mu­cho me­nos in­ca­pa­ci­da­des por en­fer­me­dad. To­do lo en­men­da­ban con co­mi­sa­ria­tos que im­por­ta­ban mer­can­cías y ven­dían a pre­cios re­du­ci­dos. Los obre­ros y los in­ci­pien­tes sin­di­ca­tos de la épo­ca co­men­za­ron a ha­cer pe­ti­cio­nes eco­nó­mi­cas pa­ra con­tra­rres­tar la in­jus­ti­cia so­cial,an­te la mi­ra­da dis­pli­cen­te de los fun­cio­na­rios ex­tran­je­ros y de las au­to­ri­da­des gu­ber­na­men­ta­les. Can­sa­dos de que no los oye­ran, el 11 de no­viem­bre de 1928 unos 5.000 tra­ba­ja­do­res se con­gre­ga­ron fren­te al edi­fi­cio de la Go­ber­na­ción en San­ta Mar­ta con ban­de­ras blan­cas y con­sig­nas pa­ci­fis­tas. Co­mo re­sul­ta­do de esa ma­ni­fes­ta­ción, en la no­che acor­da­ron rea­li­zar un pa­ro ge­ne­ral a

SE­GÚN UN CA­BLE DEL EM­BA­JA­DOR GRINGO, EL NÚ­ME­RO DE MUERTOS “SU­PERÓ EL MI­LLAR”

par­tir de las seis de la ma­ña­na del día siguiente.

An­te esa si­tua­ción,el go­ber­na­dor Jo­sé Ma­ría Nú­ñez Ro­ca se co­mu­ni­có con el go­bierno cen­tral pa­ra co­men­tar la gra­ve si­tua­ción que se ave­ci­na­ba y so­li­ci­tar ayu­da y co­la­bo­ra­ción. En esa épo­ca en que el país era tran­qui­lo,en que el pre­si­den­te Mi­gue­lA­ba­día Mén­dez ma­dru­ga­ba a las sie­te de la ma­ña­na a dic­tar su cla­se de de­re­cho cons­ti­tu­cio­nal en la Uni­ver­si­dad del Ro­sa­rio, la ame­na­za de un pa­ro obre­ro en el sec­tor que ex­plo­ta­ban los nor­te­ame­ri­ca­nos no pa­sa­ba inad­ver­ti­da. El mi­nis­tro de Gue­rra, Ig­na­cio Ren­gi­fo, mano de­re­cha del man­da­ta­rio y as­pi­ran­te a re­em­pla­zar­lo en la pri­me­ra ma­gis­tra­tu­ra, co­gió el to­ro por los cuer­nos y es­co­gió a su per­so­na de con­fian­za, el ge­ne­ral Car­los Cor­tés Var­gas, pa­ra que se di­ri­gie­ra a Cié­na­ga con un ba­ta­llón del ré­gi­men Na­ri­ño de in­fan­te­ría y asu­mie­ra co­mo je­fe ci­vil y mi­li­tar de la zo­na. Lle­gó a San­ta Mar­ta el 13 de no­viem­bre y des­de en­ton­ces co­men­za­ron las desave­nen­cias con el go­ber­na­dor Nú­ñez Ro­ca,quien bus­ca­ba un arre­glo cor­dial en­tre las par­tes. Con ese fin ha­bía te­ni­do va­rias reunio­nes con el re­pre­sen­tan­te de Uni­ted Fruit Com­pany, Tho­mas Brads­haw.

Cor­tés via­jó lue­go de Ba­rran­qui­lla y pu­so ba­jo su man­do un re­gi­mien­to acan­to­na­do en esa ciu­dad. En se­gui­da to­mó el ca­mino a Cié­na­ga y ob­ser­vó –se­gún re­la­ta Al­fre­do Iriar­te– que los sol­da­dos que lle­va­ba pa­ra so­fo­car la huel­ga tam­bién eran cos­te­ños. En con­se­cuen­cia, los huel­guis­tas ce­le­bra­ron su lle­ga­da con fra­go­ro­sas ma­ni­fes­ta­cio­nes de jú­bi­lo. Mu­chos de los sol­da­dos eran pa­rien­tes, ami­gos y com­pa­dres de los obre­ros con quie­nes ter­mi­na­ron con­fun­di­dos en gran­des abra­zos y to­dos fra­ter­ni­za­ban al ca­lor del ron, los bo­llos de yu­ca, las are­pas de hue­vo, el pescado fri­to con pa­ta­co­nes y la amis­tad en­tra­ña­ble de quie­nes so­lo se di­fe­ren­cia­ban en la in­du­men­ta­ria. Los huel­guis­tas ha­bían acam­pa­do en los pla­yo­nes de Cié­na­ga. Con ra­pi­dez y as­tu­cia, el je­fe ci­vil y mi­li­tar hi­zo re­tor­nar la tro­pa

DE NO SER POR UN JO­VEN JOR­GE ELIÉ­CER GAI­TÁN, EL PAÍS NO SE HU­BIE­RA EN­TE­RA­DO DE LA TRA­GE­DIA

cos­te­ña en gru­pos re­du­ci­dos a cuar­te­les en Ba­rran­qui­lla, al tiem­po que so­li­ci­ta­ba por te­le­gra­ma el en­vío de tro­pa “ca­cha­ca”: san­tan­de­rea­nos, bo­ya­cen­ses, “ro­los”, an­tio­que­ños, cau­ca­nos, pas­tu­sos…

LA TRA­GE­DIA

El pa­ro se­guía su cur­so y ca­da vez la bús­que­da de un arre­glo, que pa­tro­ci­na­ba el go­ber­na­dor Nú­ñez Ro­ca,se veía más le­ja­na. La Uni­ted per­día 30.000 pe­sos dia­rios por la pa­rá­li­sis. En la no­che del 5 hu­bo una gran ma­ni­fes­ta­ción en la que ha­bla­ron los di­ri­gen­tes del mo­vi­mien­to, en­tre ellos Luis Eduar­do Mahe­cha, quien in­vi­tó a sus com­pa­ñe­ros a no te­mer a la muer­te, po­nien­do co­mo ejem­plo a Je­su­cris­to, que mu­rió en el Gól­go­ta por un ideal fa­vo­ra­ble a to­da la ra­za hu­ma­na. Y con­clu­yó su ora­to­ria: “Ca­ma­ra­das, ma­ña­na pro­ba­ble­men­te la me­tra­lla del go­bierno os des­pla­za­rán por­que es­tá tur­ba­do el or­den pú­bli­co. Pe­ro, ca­ma­ra­das, no tem­bléis, fir­mes, que vues­tra san­gre sur­gi­rá al­gún día”. Un aplau­so es­truen­do­so se oyó por to­dos los ám­bi­tos.

Evi­den­te­men­te, a las ocho de la no­che le co­mu­ni­ca­ron al ge­ne­ral Cor­tés que ha­bían de­cla­ra­do el es­ta­do de si­tio pa­ra la pro­vin­cia de San­ta Mar­ta, que com­pren­día la zo­na ba­na­ne­ra y el mu­ni­ci­pio de Pi­vi­jay. A las on­ce de la no­che to­mó po­se­sión de la je­fa­tu­ra ci­vil y mi­li­tar an­te dos tes­ti­gos li­be­ra­les, Cé­sar Rias­cos y En­ri­que E. Gon­zá­lez. In­me­dia­ta­men­te, ex­pi­dió el de­cre­to nú­me­ro 1, cu­yo ar­tícu­lo pri­me­ro es­ta­ble­ció “pe­ren­to­ria­men­te la in­me­dia­ta di­so­lu­ción de to­da reunión ma­yor de tres in­di­vi­duos” y el se­gun­do dis­pu­so ha­cer fue­go “so­bre la mul­ti­tud si fue­re del ca­so”. El de­cre­to nú­me­ro 4 es­ta­ble­cía :“De­clá­ra se cua­dri­lla de mal­he­cho­res a los re­vol­to­sos, in­cen­dia­rios y ase­si­nos que pu­lu­lan en la ac­tua­li­dad en la zo­na ba­na­ne­ra”.

Al ama­ne­cer del 6 de di­ciem­bre, los huel­guis­tas, apos­ta­dos en la pla­za –se cal­cu­la­ban 3.000–, gri­ta­ban:“Vi­va la huel­ga”, “No que­re­mos mi­li­ta­res ven­di­dos”, “Vi­va Co­lom­bia li­bre”,“¡Vi­va el sol­da­do ami­go del pue­blo !”,“¡ Sol­da­do, so­mos tus her­ma­nos !”. Se eje­cu­tó un lla­ma­mien­to de aten­ción con cor­ne­ta pa­ra aca­llar la al­ga­ra­bía. Un ca­pi­tán los ex­hor­tó a ale­jar­se y se­pa­rar­se en cin­co mi­nu­tos. Le res­pon­die­ron en for­ma uná­ni­me con una re­tahí­la de in­so­len­cias, in­ju­rias e im­pro­pe­rios.Al ter­mi­nar el pla­zo se­ña­la­do, un to­que cor­to in­di­có su ter­mi­na- ción. Una ma­sa com­pac­ta de unos 1.500 in­di­vi­duos se apro­xi­mó con ai­re de desafío.

El mis­mo ca­pi­tán hi­zo una ad­ver­ten­cia: “Un mi­nu­to más y se rom­pe­rá el fue­go”. Cre­yen­do aún que no dis­pa­ra­ban, la mu­che­dum­bre se­guía vo­ci­fe­ran­do.

El ge­ne­ral Cor­tés to­mó el megáfono: “¡Se­ño­res, retírense, va­mos a ha­cer fue­go! ¡Les doy un mi­nu­to!”. Al­guien con­tes­tó des­pec­ti­va­men­te :“Le re­ga­la­mos el mi­nu­to que fal­ta”. Sin ro­deos, el ge­ne­ral Cor­tés gri­tó: “¡Fue­go!”. Del cen­tro de la tur­ba se oyó: “Ten­der­se”. Co­men­za­ron a so­nar las ame­tra­lla­do­ras. Se oye­ron ala­ri­dos de do­lor y an­gus­tia y vo­ces que so­li­ci­ta­ban au­xi­lio. Se­gun­dos des­pués el co­ro­nel Cor­tés Var­gas or­de­nó: “¡Al­to el fue­go!”.

Ha­bía ca­dá­ve­res, he­ri­dos, per­so­nas hu­yen­do. Vehícu­los mi­li­ta­res trans­por­ta­ban he­ri­dos. A las seis de la ma­ña­na de ese 6 de di­ciem­bre en la pla­za ha­bía que­da­do el re­cuer­do de la tra­ge­dia: muertos, li­mas, ma­che­tes, in­du­men­ta­ria, som­bre­ros, ca­chu­chas,

za­pa­tos, uten­si­lios de co­ci­na.A las ocho con­clu­yó la re­dac­ción del ac­ta del le­van­ta­mien­to de los cuer­pos: 13 muertos, 19 he­ri­dos.

¿No más esos? Mu­chos he­ri­dos fa­lle­cie­ron des­pués y la le­yen­da cuen­ta que los sol­da­dos re­co­gie­ron mu­chos ca­dá­ve­res y los arro­ja­ron al mar, de don­de sur­ge la du­da so­bre el nú­me­ro exac­to de las víc­ti­mas.

EL GE­NE­RAL COR­TÉS TO­MÓ EL MEGÁFONO: “¡SE­ÑO­RES, RETÍRENSE. VA­MOS A ABRIR FUE­GO.

LES DOY UN MI­NU­TO”

Pe­ro no to­do fue llan­to y cru­jir de dien­tes. El pre­si­den­te Mi­guel Aba­día Mén­dez en su alo­cu­ción de Año Nue­vo in­sis­tió en que la fi­lo­so­fía po­lí­ti­ca del go­bierno con­sis­tía en man­te­ner el or­den con el so­por­te del Ejér­ci­to Na­cio­nal. A pe­sar de los pe­sa­res, la ciu­da­da­nía par­ti­ci­pó con tam­bo­ras y dis­fra­ces en las fies­tas de car­na­va­les ce­le­bra­das el 10, 11 y 12 de fe­bre­ro. Y co­mo si fue­ra po­co, el 2 de ese mis­mo mes, en el pa­tio del cuar­tel de San­ta Mar­ta, el ge­ne­ral Cor­tés ofre­ció un bai­le de ga­la al cual asis­tió lo más gra­na­do de la so­cie­dad sa­ma­ria.

DE­BA­TE EN EL CON­GRE­SO

Es po­si­ble que el país hu­bie­ra ig­no­ra­do la tra­ge­dia de las ba­na­ne­ras si el jo­ven re­pre­sen­tan­te a la Cá­ma­ra Jor­ge Elié­cer Gai­tán no hu­bie­ra de­ve­la­do las cir­cuns­tan­cias en que se pro­du­jo y el re­sul­ta­do de la mis­ma. Via­jó a la zo­na ba­na­ne­ra y es­tu­vo allí du­ran­te diez días a par­tir del 18 de ju­lio. Ha­bló con tes­ti­gos y deu­dos, pe­ro hay quie­nes co­men­tan en Cié­na­ga que, si bien se pre­sen­tó co­mo par­la­men­ta­rio, dia­lo­gó con va­rios en con­di­ción de abo­ga­do pa­ra acu­dir a los tri­bu­na­les de jus­ti­cia –no se sa­be si co­bró ho­no­ra­rios–. Pe­ro fi­nal­men­te hi­zo el de­ba­te en la Cá­ma­ra.

Hay quie­nes cri­ti­can que Gar­cía Már­quez en Cien años de so­le­dad hu­bie­ra exa­ge­ra­do el nú­me­ro de muertos en las ba­na­ne­ras. Si bien eso es fic­ción, el he­cho no fue ex­tra­ño pa­ra él a pe­sar de que cuan­do la tra­ge­dia se pro­du­jo no lle­ga­ba a los dos años. ¿Por qué? Por­que su abue­lo, Ni­co­lás Ri­car­do Már­quez Me­jía –con quien tu­vo una bue­na re­la­ción has­ta los 8 años,cuan­do fa­lle­ció– era te­so­re­ro de Ara­ca­ta­ca. Pa­ra su de­ba­te en la Cá­ma­ra, Gai­tán le so­li­ci­tó in­for­ma­ción. En la se­sión del 4 de sep­tiem­bre de 1929, el con­gre­sis­ta se re­fie­re a có­mo se mal­gas­ta­ba el di­ne­ro del mu­ni­ci­pio en gas­tos sun­tua­rios, sin que el te­so­re­ro fue­ra culpable de esa con­duc­ta, sino que le or­de­na­ban ha­cer los pa­gos. Tal pa­re­ce que le so­li­ci­tó al fun­cio­na­rio esa in­for­ma­ción y él se la en­vió. “Aquí es­tá el cer­ti­fi­ca­do ofi­cial del te­so­re­ro de Ara­ca­ta­ca, don Ni­co­lás R. Már­quez”.

Lue­go Már­quez co­no­cía de pri­me­ra mano la si­tua­ción de la épo­ca y, en con­ver­sa­ción con su pre­coz nie­to, le hi­zo al­gu­nos co­men­ta­rios que le que­da­ron en la ca­be­za y lue­go, ya ma­yor, los desa­rro­lló. “Des­pués de la muer­te de mi abue­lo ya na­da me ha pa­re­ci­do in­tere­san­te en la vi­da”, de­cla­ró en más de una oca­sión el no­bel.

LOS PRO­TA­GO­NIS­TAS

El ge­ne­ral Cor­té­sVar­gas era la mano de­re­cha del mi­nis­tro de Gue­rra, Ig­na­cio Ren­gi­fo, y co­mo tal lo hi­zo nom­brar je­fe ci­vil y mi­li­tar de la zo­na ba­na­ne­ra.Los dos pro­ta­go­ni­za­ron los tra­zos del ca­ri­ca­tu­ris­ta Ren­dón, quien los mos­tró co­mo res­pon­sa­bles de he­chos vio­len­tos de or­den pú­bli­co.La tra­ge­dia de las ba­na­ne­ras prác­ti­ca­men­te pasó inad­ver­ti­da a ni­vel na­cio­nal, tan­to que los dos per­so­na­jes si­guie­ron ac­tuan­do man­co­mu­na­da­men­te, co­mo si na­da hu­bie­ra pa­sa­do. Cuan­do al año siguiente, el 8 de ju­nio de 1929, hu­bo las mar­chas es­tu­dian­ti­les que con­du­je­ron a la muer­te del jo­ven Gon­za­lo Bra­vo Páez, el ge­ne­ral Cor­tés y el mi­nis­tro Ren­gi­fo pa­ga­ron con su re­ti­ro los des­ma­nes de la fuer­za pú­bli­ca. El país so­lo vino a co­no­cer la di­men­sión de la tra­ge­dia en la zo­na ba­na­ne­ra en agos­to y sep­tiem­bre, cuan­do Gai­tán hi­zo el de­ba­te en la Cá­ma­ra.

AL­GUIEN CON­TES­TÓ DES­PEC­TI­VA­MEN­TE: “LE RE­GA­LA­MOS EL MI­NU­TO QUE FAL­TA”. EN­TON­CES CO­MEN­ZA­RON A SO­NAR LAS AME­TRA­LLA­DO­RAS

Bra­vo Páez era dis­cí­pu­lo y ahi­ja­do del pre­si­den­te Aba­día Mén­dez, y los es­tu­dian­tes, por eso, op­ta­ron por con­du­cir el ca­dá­ver has­ta las puer­tas del pa­la­cio pre­si­den­cial. Esos nue­vos he­chos de­ter­mi­na­ron la ba­ja del Ejér­ci­to del ge­ne­ral Cor­tés, la sa­li­da del ga­bi­ne­te de Ren­gi­fo y el fin de su pre­can­di­da­du­ra. El con­ser­va­tis­mo y la Igle­sia en­tra­ron lue­go en la con­tro­ver­sia pa­ra es­co­ger al as­pi­ran­te pre­si­den­cial pa­ra re­em­pla­zar a Aba­día Mén­dez en­tre Al­fre­do Vás­quez Co­bo y el poe­ta Gui­ller­mo Va­len­cia. Pe­ro el liberalismo se me­tió por el ca­mino del me­dio y el país eli­gió a En­ri­que Ola­ya He­rre­ra.

p Al­gu­nos de los lí­de­res de la huel­ga po­sa­ron pa­ra es­ta fo­to his­tó­ri­ca. Se tra­ta de Pe­dro Ma­ría del Río, Ber­nar­dino Gue­rre­ro, Raúl Eduar­do Mahe­cha, Ni­ca­nor Se­rrano y Eras­mo Co­ro­nell. t Des­pués de la ma­sa­cre, en una lo­cu­ción navideña, el pre­si­den­te Mi­guel Aba­día Mén­dez di­jo que la fi­lo­so­fía de su go­bierno era “man­te­ner el or­den”.

q El ge­ne­ral Car­los Cor­tés Var­gas dio la or­den de dis­pa­rar con­tra los huel­guis­tas que exi­gían me­jo­ras la­bo­ra­les. tp El ge­ne­ral Cor­tés Var­gas era la mano de­re­cha del mi­nis­tro de Gue­rra, Ig­na­cio Ren­gi­fo. Los dos pro­ta­go­ni­za­ron los tra­zos del ca­ri­ca­tu­ris­ta Ren­dón, quien los mos­tró co­mo res­pon­sa­bles de he­chos vio­len­tos de or­den pú­bli­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.