La tra­ma ru­sa

Narcos y co­ca co­lom­bia­nos, el ser­vi­cio de in­te­li­gen­cia ru­so y de­ce­nas de ki­los del al­ca­loi­de en va­li­jas di­plo­má­ti­cas for­man par­te de la com­ple­ja his­to­ria de una red in­ter­na­cio­nal de nar­co­trá­fi­co. Es­ta es la his­to­ria.

Semana (Colombia) - - Sumario -

LA EM­BA­JA­DA DE LA FE­DE­RA­CIÓN de Ru­sia en Bue­nos Ai­res, Ar­gen­ti­na, es el eje cen­tral de uno de los ca­sos más gra­ves en la his­to­ria re­cien­te del nar­co­trá­fi­co. Pro­ta­go­ni­zan es­ta tra­ma narcos co­lom­bia­nos, fun­cio­na­rios ru­sos, va­li­jas di­plo­má­ti­cas, es­pías del ser­vi­cio de in­te­li­gen­cia del país eu­ro­asiá­ti­co, po­li­cías y has­ta jets pri­va­dos pa­ra in­ten­tar trans­por­tar de­ce­nas de ki­los de co­caí­na.

Si bien po­dría pa­re­cer la sín­te­sis del guion de una pe­lí­cu­la de Holly­wood, se tra­ta de una de las más com­ple­jas re­des pa­ra lle­var co­caí­na co­lom­bia­na ha­cia Eu­ro­pa, par­ti­cu­lar­men­te Ru­sia,en don­de un so­lo ki­lo pue­de va­ler en­tre 50.000 y 80.000 dó­la­res.

Par­te de es­ta no­ve­la sa­lió a flo­te a co­mien­zos de fe­bre­ro de es­te año cuan­do las au­to­ri­da­des ar­gen­ti­nas anun­cia­ron ha­ber cap­tu­ra­do a los in­te­gran­tes de una red de trá­fi­co de dro­gas. La in­for­ma­ción ofi­cial de­cía que e1 13 de di­ciem­bre de 2016 el em­ba­ja­dor de Ru­sia en ese país, Vík­tor Ko­ro­ne­lli, se co­mu­ni­có con la mi­nis­tra de Se­gu­ri­dad ar­gen­ti­na, Pa­tri­cia Bull­rich, pa­ra in­for­mar­le que en el co­le­gio que fun­cio­na den­tro de las ins­ta­la­cio­nes de la em­ba­ja­da es­ta­ban 12 ma­le­tas sos­pe­cho­sas des­de ha­cía va­rios me­ses. Al acu­dir al lu­gar, agen­tes de la Gen­dar­me­ría en­con­tra­ron 389 pa­que­tes de un ki­lo de co­ca, dis­tri­bui­dos en los equi­pa­jes. Un juez or­de­nó cam­biar la dro­ga por ha­ri­na e ins­ta­lar ras­trea­do­res sa­te­li­ta­les en las ma­le­tas, en una ope­ra­ción coor­di­na­da con los ru­sos pa­ra dar con los in­te­gran­tes de la red.

Pasó más de un año y el ca­so ter­mi­nó con el anun­cio, en fe­bre­ro pa­sa­do, de la de­ten­ción de ru­sos na­cio­na­li­za­dos ar­gen­ti­nos (uno de ellos po­li­cía), un ex­fun­cio­na­rio de la em­ba­ja­da y un cuar­to per­so­na­je ru­so, de­te­ni­do en Ale­ma­nia y se­ña­la­do de ser el je­fe. El asun­to que­dó ahí y, tras unas re­se­ñas en la pren­sa lo­cal, al po­co tiem­po el te­ma fue pa­san­do al ol­vi­do. Sin em­bar­go, la his­to­ria tie­ne mu­chos va­cíos y gra­ves in­te­rro­gan­tes.

SE­MA­NA via­jó a Ar­gen­ti­na pa­ra in-

ves­ti­gar el ca­so y ha­bló con las prin­ci­pa­les au­to­ri­da­des de ese país que ade­lan­ta­ron las pes­qui­sas, va­rios de los in­vo­lu­cra­dos, así co­mo con los agen­tes, fis­ca­les y jue­ces en­car­ga­dos. Tam­bién ob­tu­vo co­pias del vo­lu­mi­no­so ex­pe­dien­te,la acu­sa­ción y va­rias ho­ras de gra­ba­cio­nes de los prin­ci­pa­les pro­ta­go­nis­tas. Es­to, en­tre mu­chos otros ele­men­tos, de­ja en evi­den­cia una tra­ma de gran­des pro­por­cio­nes.

EL OSO RU­SO

“La em­ba­ja­da ru­sa le avi­só al Mi­nis­te­rio de Se­gu­ri­dad que ha­bían en­con­tra­do es­tas va­li­jas. Los due­ños de la co­caí­na te­nían un con­tac­to aden­tro de la em­ba­ja­da y ese con­tac­to les per­mi­tió en­trar las va­li­jas, pe­ro de la no­che a la ma­ña­na al ti­po lo man­da­ron de vuel­ta a Ru­sia sin pre­vio avi­so”, con­tó a SE­MA­NA uno de los in­ves­ti­ga­do­res de la Fis­ca­lía a car­go del ca­so, quien pi­dió omi­tir su nom­bre. “En­ton­ces, las va­li­jas que­dan ahí, una co­sa muy ra­ra, has­ta que un día, seis me­ses des­pués, de­ci­den co­mu­ni­car­se con Gen­dar­me­ría y ahí em­pe­za­mos a in­ves­ti­gar”, di­jo el fun­cio­na­rio.

El con­tac­to al que se re­fie­re es un hom­bre lla­ma­do Ali Ab­ya­nov, un di­plo­má­ti­co se­ña­la­do de ser una de las pie­zas cla­ve del ca­so, que se desem­pe­ña­ba co­mo te­so­re­ro de la em­ba­ja­da ru­sa en Bue­nos Ai­res. Se­gún las in­ves­ti­ga­cio­nes, es­te hom­bre re­ci­bió re­pen­ti­na­men­te ór­de­nes de re­gre­sar a Mos­cú, seis me­ses an­tes de que el em­ba­ja­dor avi­sa­ra a las au­to­ri­da­des ar­gen­ti­nas so­bre las ma­le­tas con co­ca.

Cuan­do cam­bia­ron la co­ca por ha­ri­na, pa­ra rea­li­zar una ope­ra­ción con­tro­la­da, los ar­gen­ti­nos in­ter­vi­nie­ron una se­rie de te­lé­fo­nos. Gra­cias a esas co­mu­ni­ca­cio­nes se en­te­ra­ron de que el di­plo­má­ti­co Ab­ya­nov se co­mu­ni­ca­ba con Iván Bliz­niouk, ru­so na­cio­na­li­za­do ar­gen­tino y miem­bro de la Po­li­cía de es­te país, quien tra­ba­jó en el Ins­ti­tu­to Su­pe­rior de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca, don­de se for­man los ca­de­tes, y pres­ta­ba sus ser­vi­cios en la em­ba­ja­da. A pe­sar de su mo­des­to sa­la­rio, en 2015 via­jó cua­tro ve­ces a Eu­ro­pa. En 2016, vi­si­tó Uru­guay, Bra­sil y Ale­ma­nia.Y el año pa­sa­do es­tu­vo en Chi­na e Ita­lia.

En las gra­ba­cio­nes tam­bién hay con­ver­sa­cio­nes en­tre es­te po­li­cía con otro ru­so, su­pues­to em­pre­sa­rio que vi­vía en Ale­ma­nia, lla­ma­do An­drey Ko­val­chuk, co­no­ci­do co­mo el Se­ñor K.“Él co­no­cía a la gen­te de la em­ba­ja­da ru­sa, la co­mu­ni­ca­ción era cons­tan­te; tal vez, el víncu­lo lo pu­do ha­cer des­de an­tes con al­guien más pa­ra en­viar co­caí­na. No­so­tros no sa­be­mos si otra gen­te de la em­ba­ja­da sa­bía de esa co­caí­na, no­so­tros no avan­za­mos mu­cho en eso”, con­tó a SE­MA­NA uno de los in­ves­ti­ga­do­res del ca­so. En los úl­ti­mos tres años es­te hom­bre tie­ne re­gis­tros de más de 16 via­jes a Ar­gen­ti­na.

An­te el re­gre­so in­tem­pes­ti­vo deAb­ya­nov a Mos­cú, las ma­le­tas con el car­ga­men­to de co­ca, ava­lua­do en más de 60 mi­llo­nes de dó­la­res, per­ma­ne­cie­ron va­ra­das den­tro de la se­de di­plo­má­ti­ca du­ran­te to­do 2017.Y la red hi­zo va­rios in­ten­tos por sa­car­las de allí. Hay con­ver­sa­cio­nes en­tre el Se­ñor K con Oleg Vo­ro­biev, en­ton­ces pri­mer se­cre­ta­rio de la em­ba­ja­da, pa­ra so­li­ci­tar in­for­ma­ción so­bre su­pues­tos via­jes de de­le­ga­cio­nes de ca­de­tes a Ru­sia pa­ra ca­pa­ci­ta­ción. Bus­ca­ban ca­mu­flar la dro­ga en una ae­ro­na­ve mi­li­tar, pe­ro el plan se frus­tró.

Tam­bién in­ten­ta­ron in­vi­tar, por me­dio del Mi­nis­te­rio del In­te­rior de la fe­de­ra­ción ru­sa, a fun­cio­na­rios ar­gen­ti­nos de ran­go me­dio, pe­ro cla­ves en los con­tro­les ae­ro­por­tua­rios, al­go que tam­po­co fun­cio­nó. En un ter­cer in­ten­to, ya de­ses­pe­ra­dos por sa­car las ma­le­tas con dro­ga, el Se­ñor K al­qui­ló un vue­lo chár­ter de un jet des­de Ru­sia has­ta Ar­gen­ti­na por 380.000 dó­la­res. In­ten­ta­ban usar vehícu­los di­plo­má­ti­cos pa­ra lle­var el car­ga­men­to has­ta la ae­ro­na­ve, pe­ro no lo lo­gra­ron.

Par­te de la di­fi­cul­tad pa­ra sa­car la dro­ga que­da cla­ra en una con­ver­sa­ción

La em­ba­ja­da Vik­tor Ko­ro­ne­lli fue el em­ba­ja­dor de Ru­sia en Ar­gen­ti­na des­de 2011 has­ta agos­to de 2018. En el co­le­gio que fun­cio­na den­tro de es­ta se­de di­plo­má­ti­ca en Bue­nos Ai­res es­ta­ba el car­ga­men­to de co­caí­na. Ko­ro­ne­lli hoy re­pre­sen­ta a su país en Mé­xi­co.

Las nar­co­ma­le­tas En es­tas 12 ma­le­tas es­ta­ban dis­tri­bui­dos los 389 ki­los de co­caí­na que pre­ten­dían sa­car de Ar­gen­ti­na rum­bo a Ru­sia uti­li­zan­do las va­li­jas di­plo­má­ti­cas pa­ra evi­tar los con­tro­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.