EN­TRE­VIS­TA Con De­lia Fe­rrei­ra y An­drés Her­nán­dez

La co­rrup­ción es el pro­ble­ma que más preo­cu­pa a los co­lom­bia­nos. SE­MA­NA ha­bló con la pre­si­den­ta de Trans­pa­ren­cia In­ter­na­cio­nal, De­lia Fe­rrei­ra, y el pre­si­den­te de Trans­pa­ren­cia por Co­lom­bia, An­drés Her­nán­dez, so­bre sus cau­sas, al­can­ces y po­si­bles so­lu­cion

Semana (Colombia) - - Sumario -

SE­MA­NA: Us­te­des eva­lua­ron la trans­pa­ren­cia de las pa­sa­das elec­cio­nes de Con­gre­so y Pre­si­den­cia en Co­lom­bia. ¿Qué en­con­tra­ron?

AN­DRÉS HER­NÁN­DEZ: Hay va­cíos im­por­tan­tes en la le­gis­la­ción en ma­te­ria de fi­nan­cia­mien­to de cam­pa­ñas, so­bre to­do, en las pre­si­den­cia­les. Si bien el pa­tro­ci­nio por par­te de em­pre­sas es­tá prohi­bi­do, los can­di­da­tos que lle­ga­ron a se­gun­da vuel­ta, es­pe­cial­men­te el pre­si­den­te Iván Du­que, tu­vie­ron un fi­nan­cia­mien­to muy al­to por par­te de su par­ti­do a tra­vés de una fi­gu­ra de cré­di­to. No sa­be­mos cuá­les fue­ron las con­di­cio­nes del cré­di­to, si los re­cur­sos se de­vuel­ven o no y de dón­de pro­ve­nían. Lo que preo­cu­pa es que es­to no ter­mi­ne con­fi­gu­rán­do­se en una for­ma de ha­cer­le el qui­te a la prohi­bi­ción. Esos va­cíos hay que ce­rrar­los. Tam­bién se iden­ti­fi­có la ne­ce­si­dad de una ren­di­ción de cuen­tas más ri­gu­ro­sa pa­ra el pro­ce­so de re­co­lec­ción de fir­mas.

SE­MA­NA: En el Con­gre­so se es­tá tra­mi­tan­do una re­for­ma po­lí­ti­ca que bus­ca que el fi­nan­cia­mien­to sea pre­pon­de­ran­te­men­te pú­bli­co. ¿Ayu­da es­ta me­di­da a so­lu­cio­nar esos va­cíos y a re­du­cir la co­rrup­ción du­ran­te las cam­pa­ñas?

DE­LIA FE­RREI­RA: Se di­ce que el fi­nan­cia­mien­to pú­bli­co ga­ran­ti­za la equi­dad en la com­pe­ten­cia por­que el can­di­da­to o el par­ti­do no de­pen­den de los ac­ce­sos que tie­ne a los po­de­ro­sos, cuán ri­co es o cuán­tos fa­mi­lia­res in­flu­yen­tes tie­ne. El pro­ble­ma es que eso es so­lo una par­te del sis­te­ma, por­que se pue­de te­ner un fi­nan­cia­mien­to pre­pon­de­ran­te­men­te pú­bli­co, pe­ro un gran abu­so de esos re­cur­sos en cam­pa­ña. El con­gre­sis­ta que va por la re­elec­ción o el que es del par­ti­do de go­bierno tie­ne ac­ce­so al pre­su­pues­to pú­bli­co: los lu­ga­res, los avio­nes y las per­so­nas. En­ton­ces, que se plan­tee fi­nan­cia­mien­to pú­bli­co preponderante no sig­ni­fi­ca que la can­cha es­té equi­li­bra­da.

A.H.: Lo que se es­tá tra­mi­tan­do en el Con­gre­so no tie­ne na­da de no­ve­do­so en la me­di­da en que el fi­nan­cia­mien­to pre­pon­de­ran­te­men­te es­ta­tal ya exis­te y se ha com­pro­ba­do que no es efec­ti­vo por va­rias ra­zo­nes. Los re­cur­sos lle­gan de ma­ne­ra muy tar­día a la cam­pa­ña y ha­ce que que­de en ma­nos de los can­di­da­tos la res­pon­sa­bi­li­dad de cos­tear­se. Por es­ta ra­zón, ter­mi­nan fi­nan­cián­do­se con par­ti­cu­la­res o cré­di­tos que no son de en­ti­da­des fi­nan­cie­ras, sino del sec­tor co­mer­cial, ade­más del uso de re­cur­sos pro­pios, de la fa­mi­lia o de per­so­nas cer­ca­nas. Es­to sig­ni­fi­ca que quie­nes ga­nan son los que tie­nen la ca­pa­ci­dad de fi­nan­ciar­se a sí mis­mos, ge­ne­ran­do inequi­dad en la com­pe­ten­cia po­lí­ti­ca.

SE­MA­NA: ¿De qué ma­ne­ra se pue­de iden­ti­fi­car que la ren­di­ción de cuen­tas que en­tre­gan los can­di­da­tos o par­ti­dos son reales?

D.F.: Ahí en­tran en jue­go los or­ga­nis­mos de con­trol es­ta­tal y la vi­gi­lan­cia des­de la so­cie­dad. Se ne­ce­si­ta ma­te­rial de con­tras­te que per­mi­ta sa­ber si lo que se di­ce es cier­to o no. Hay ca­sos en que pe­rio­dis­tas si­guen las cam­pa­ñas de los can­di­da­tos, re­gis­tran los vue­los par­ti­cu­la­res don­de se ve la ma­trí­cu­la del avión y des­pués lo co­te­jan con el re­por­te de gas­tos de ese vue­lo. Tam­bién es im­por­tan­te re­vi­sar el nom­bre del do­nan­te, pues ha ocu­rri­do

“EL FI­NAN­CIA­MIEN­TO PÚ­BLI­CO PREPONDERANTE NO SIG­NI­FI­CA QUE LA CAN­CHA ES­TÉ EQUI­LI­BRA­DA”

que los par­ti­dos o el can­di­da­to dan un lis­ta­do de nom­bres que a ve­ces sa­len de la guía te­le­fó­ni­ca, del cen­so elec­to­ral o de lis­ta­dos de per­so­nas que re­ci­ben sub­si­dios. SE­MA­NA: Se­gún es­to, ¿es obli­ga­ción de los or­ga­nis­mos es­ta­ta­les, de la ciu­da­da­nía y de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción es­tar pen­dien­tes del cor­te de cuen­ta de las cam­pa­ñas po­lí­ti­cas?

A.H.: Sí, pe­ro tam­bién es im­por­tan­te que el sec­tor pri­va­do que es­tá pa­tro­ci­nan­do cam­pa­ñas se su­me a es­ta alian­za. En Co­lom­bia, los da­tos de fi­nan­cia­mien­to pri­va­do son bas­tan­te al­tos; en­ton­ces, en la me­di­da en que el fi­nan­cia­mien­to par­ti­cu­lar sea transparente se­rá más fá­cil com­ba­tir la co­rrup­ción.

D.F.: Sí. Es­to es un pro­ble­ma de co­rrup­ción y la co­rrup­ción no la pue­de pa­rar un so­lo sec­tor. La pren­sa de in­ves­ti­ga­ción, par­ti­cu­lar­men­te, es una alia­da cen­tral. Por su par­te, el sec­tor pri­va­do, si real­men­te es­tá com­pro­me­ti­do en la lu­cha con­tra la co­rrup­ción y le in­tere­sa una eco­no­mía com­pe­ti­ti­va en la que no ha­ya fa­vo­ri­tis­mo, clien­te­lis­mo ni con­flic­tos de in­te­rés, lo úni­co que tie­ne que ha­cer es de­cir abier­ta­men­te y de ma­ne­ra ho­nes­ta a quién do­nó y cuán­to do­nó. El pro­ble­ma es que mu­chas ve­ces no quie­ren arries­gar­se por te­mor a las re­pre­sa­lias o po­si­bi­li­da­des de per­der con­tra­tos y pre­ben­das. SE­MA­NA: Amé­ri­ca La­ti­na, a ex­cep­ción de Uru­guay y Chi­le, es­tá en­vuel­ta en un en­tra­ma­do de co­rrup­ción a cau­sa de la em­pre­sa bra­si­le­ña Ode­brecht...

D.F.: La co­rrup­ción es un fe­nó­meno glo­bal an­te el cual Amé­ri­ca La­ti­na no es­tá exen­ta. El de Ode­brecht es un es­cán­da­lo que no­so­tros lla­ma­mos ‘gran co­rrup­ción’ por los ac­to­res in­vo­lu­cra­dos, los mon­tos de di­ne­ro y por­que los efec­tos tras­cien­den el país don­de se ori­gi­na. Es­te ca­so ha si­do una man­cha de acei­te en to­da la re­gión y en al­gu­nos paí­ses de Áfri­ca. En to­dos los ca­sos hu­bo fi­nan­cia­mien­to por par­te de la em­pre­sa a po­lí­ti­cos. El pro­pio Ode­brecht, en una de sus tan­tas con­fe­sio­nes, di­jo que ha fi­nan­cia­do a 35.000 can­di­da­tos en la re­gión. Ese com­pro­mi­so que em­pie­za con la cam­pa­ña ter­mi­na sien­do pa­ga­do en fa­vo­res y ge­ne­ra con­flic­tos de in­te­rés y co­rrup­ción.

SE­MA­NA: Otro pun­to que se es­tá dis­cu­tien­do en la re­for­ma po­lí­ti­ca es la pa­ri­dad de gé­ne­ro. To­dos los par­ti­dos es­tán de acuer­do con que ha­ya ma­yor par­ti­ci­pa­ción fe­me­ni­na, pe­ro no han acor­da­do el có­mo...

D.F.: Eso ya es­tá in­ven­ta­do, sea por cu­po (30 o 25 por cien­to) o por pa­ri­dad (50/50). Las lis­tas se ha­cen con man­da­to de po­si­ción, es de­cir, si es 50/50 se ha­ce lis­ta cre­ma­lle­ra; y cuan­do es por cu­po, se re­gu­la pa­ra que el por­cen­ta­je de mu­je­res es­ta­ble­ci­do es­té re­fle­ja­do en la par­te de la lis­ta que tie­ne po­si­bi­li­dad de re­sul­tar elec­ta se­gún los re­sul­ta­dos del par­ti­do en las an­te­rio­res elec­cio­nes. Ese ti­po de co­sas en la re­gión (Amé­ri­ca La­ti­na) ya no se dis­cu­ten y creo que en Co­lom­bia es ho­ra de ha­cer el cam­bio. In­clu­so, hay una re­gla que to­da la re­gión ha apo­ya­do y se ha ido in­cor­po­ran­do, y es que al par­ti­do no se le per­mi­te re­gis­trar lis­tas si no cum­ple con el cu­po de mu­je­res es­ta­ble­ci­do. La fal­sa ex­cu­sa de que no hay mu­je­res no es vá­li­da. Ca­be acla­rar que el ar­gu­men­to de que es un dé­fi­cit de­mo­crá­ti­co no tie­ne na­da que ver con fe­mi­nis­mo. Si la mi­tad so­mos mu­je­res, la mi­tad de­be­mos es­tar re­pre­sen­ta­das en el sis­te­ma elec­to­ral. No es mu­je­res con­tra hom­bres, es una par­te de la ciu­da­da­nía que no es­tá re­pre­sen­ta­da ade­cua­da­men­te. A.H.: Real­men­te es­ta­mos muy mal en es­te as­pec­to. En Co­lom­bia te­ne­mos una con­cep­ción de la po­lí­ti­ca real­men­te ce­rra­da y tra­di­cio­na­lis­ta. Si no lo­gra­mos trans­for­mar­nos, la fal­ta de cre­di­bi­li­dad en los par­ti­dos po­lí­ti­cos y en el sis­te­ma elec­to­ral de­mo­crá­ti­co se agu­di­za­rá. Hay nue­vas ge­ne­ra­cio­nes que no se iden­ti­fi­can con los pro­ce­sos po­lí­ti­cos tra­di­cio­na­les y tie­nen una ex­pec­ta­ti­va de cam­bio que no hay que ig­no­rar.

SE­MA­NA: ¿Qué otro dé­fi­cit de­mo­crá­ti­co exis­te en Co­lom­bia?

D.F.: Se de­be re­for­zar el ac­ce­so a la in­for­ma­ción de los fun­cio­na­rios, pe­ro de una for­ma proac­ti­va, sin trá­mi­tes in­ne­ce­sa­rios. La in­for­ma­ción tie­ne que es­tar en las re­des. El for­ta­le­ci­mien­to de los ór­ga­nos de con­trol que ga­ran­ti­cen tres co­sas: in­de­pen­den­cia po­lí­ti­ca, pre­su­pues­to y po­der real pa­ra au­di­tar. Tam­bién se ne­ce­si­ta in­cen­ti­var la coope­ra­ción in­ter­na­cio­nal pa­ra com­ba­tir el cri­men or­ga­ni­za­do que fi­nan­cia cam­pa­ñas y ge­ne­ra la gran co­rrup­ción por me­dio de un clic.

A.H.: En Co­lom­bia la de­mo­cra­cia tie­ne ca­da vez me­nos cre­di­bi­li­dad y, por eso, es im­por­tan­te la re­for­ma po­lí­ti­ca, te­nien­do en cuen­ta que, si se pien­sa de ma­ne­ra ais­la­da, no pro­du­ce un efec­to am­plio. Ha­ría­mos mal en de­cir que el fi­nan­cia­mien­to pon­de­ra­da­men­te pú­bli­co o las lis­tas ce­rra­das son la so­lu­ción. Si bien las lis­tas ce­rra­das pue­den re­du­cir los cos­tos de cam­pa­ña y ayu­dan a for­ta­le­cer los par­ti­dos, si se aprue­ban sin te­ner un me­ca­nis­mo cla­ro de de­mo­cra­cia in­ter­na de las co­lec­ti­vi­da­des, no se ha­ce na­da; se le ce­rra­ría una puer­ta a la co­rrup­ción, pe­ro se le abri­ría otra a la vie­ja dic­ta­du­ra del bo­lí­gra­fo. Pa­ra com­ba­tir el dé­fi­cit de­mo­crá­ti­co del país la re­for­ma no pue­de pa­sar por pe­da­zos.

“PA­RA COM­BA­TIR EL DÉ­FI­CIT DE­MO­CRÁ­TI­CO LA RE­FOR­MA PO­LÍ­TI­CA NO PUE­DE PA­SAR POR PE­DA­ZOS”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.