PO­LÍ­TI­CA Ope­ra­ción Tor­tu­ga

No so­lo la fal­ta de ‘mer­me­la­da’ ha­ce que el Con­gre­so no le es­té ca­mi­nan­do a las ini­cia­ti­vas del go­bierno. Otros fac­to­res in­ci­den en una re­la­ción di­fí­cil que tie­ne en jue­go la go­ber­na­bi­li­dad.

Semana (Colombia) - - Sumario -

HA­CE UNOS DÍAS, EL PRE­SI­den­te del Se­na­do, Er­nes­to Ma­cías, lan­zó un trino que cau­só con­tro­ver­sia en el mun­do po­lí­ti­co. “De­fi­ni­ti­va­men­te no es po­si­ble tra­mi­tar vía Con­gre­so, ver­da­de­ras re­for­mas a la Jus­ti­cia, ni po­lí­ti­ca, ni ajus­tar los acuer­dos de La Ha­ba­na; las pre­sio­nes de las Cor­tes y otros in­tere­ses lo im­pi­den. El pre­si­den­te no de­be des­car­tar la con­vo­ca­to­ria de una asam­blea Cons­ti­tu­yen­te”, es­cri­bió.

Ma­cías es uno de los prin­ci­pa­les es­cu­de­ros del pre­si­den­te Du­que. Fue uno de los po­cos con­gre­sis­tas, jun­to con Jai­me Amín, Al­fre­do Ran­gel y Everth Bus­ta­man­te, que es­tu­vo en la cam­pa­ña del ac­tual man­da­ta­rio des­de el prin­ci­pio. Por cuen­ta de esa even­tual cer­ca­nía –di­cen en el Cen­tro De­mo­crá­ti­co– se en­car­ga de an­ti­ci­par res­pues­tas a po­si­bles cri­sis del go­bierno. Cuan­do so­na­ba la idea de am­pliar los pe­rio­dos de al­cal­des y go­ber­na­do­res pa­ra que coin­ci­die­ran con el man­da­to pre­si­den­cial, Ma­cías pro­pu­so que Du­que se que­da­ra seis años en el car­go. Y aho­ra, cuan­do es evi­den­te que la agen­da le­gis­la­ti­va pro­pues­ta por el Eje­cu­ti­vo tie­ne po­co fu­tu­ro, de­ci­dió cul­par al Con­gre­so.

En el ar­gu­men­to de que el Con­gre­so es po­co efi­cien­te siem­pre sue­le ha­ber al­go de cier­to.La fal­ta de quó­rum,los en­fren­ta­mien­tos po­lí­ti­cos, las es­tra­te­gias de la opo­si­ción y las ar­gu­cias ju­rí­di­cas sue­len de­mo­rar la ma­yo­ría de los de­ba­tes. Sin em­bar­go,en lo que lle­va Du­que de pre­si­den­te, la len­ti­tud par­la­men­ta­ria se ha he­cho más evi­den­te.Re­for­mas co­mo la de la jus­ti­cia y la po­lí­ti­ca e ini­cia­ti­vas co­mo la ley de pro­bi­dad pre­sen­ta­da con el pro­cu­ra­dor y otras de­ri­va­das de la con­sul­ta an­ti­co­rrup­ción no han te­ni­do el em­pu­je ne­ce­sa­rio pa­ra su­pe­rar si­quie­ra la mi­tad de sus de­ba­tes.

Fren­te a lo an­te­rior,la mi­nis­tra del In­te­rior, Nancy Pa­tri­cia Gutiérrez, insiste en que la agen­da le­gis­la­ti­va del go­bierno tie­ne tiem­po. Pe­ro la si­tua­ción es más com­ple­ja. La ma­yo­ría de los pro­yec­tos cla­ve pa­ra el go­bierno tie­nen los días con­ta­dos o no cuen­tan con un con­sen­so mí­ni­mo. Así que­dó en evi­den­cia la se­ma­na pa­sa­da cuan­do por ini­cia­ti­va par­la­men­ta­ria se ca­ye­ron los ar­tícu­los de la re­for­ma tri­bu­ta­ria que bus­ca­ban ex­ten­der y au­men­tar el IVA a la ca­nas­ta fa­mi­liar. A pe­sar de que el mi­nis­tro de Ha­cien­da ha­bía in­sis­ti­do en que el go­bierno no te­nía un plan B pa­ra re­sol­ver un fal­tan­te pre­su­pues­tal, ni si­quie­ra el Cen­tro De­mo­crá­ti­co apo­yó la idea.

La len­ti­tud en los trá­mi­tes le­gis­la­ti­vos tam­bién se de­be a un cam­bio en los há­bi­tos po­lí­ti­cos que tra­ta de im­pul­sar el pre­si­den­te Du­que. Des­de que lle­gó a su car­go, el man­da­ta­rio ha in­sis­ti­do en que aca­ba­rá cual­quier ti­po de ‘transac­ción con el Eje­cu­ti­vo’ y que no en­tre­ga­rá ‘mer­me­la­da’. Eso le ha cos­ta­do crí­ti­cas de po­lí­ti­cos tra­di­cio­na­les que, sin bu­ro­cra­cia, no se ani­man a apo­yar al Eje­cu­ti­vo.

La te­sis de que la fal­ta de mer­me­la­da ex­pli­ca por qué el Con­gre­so no an­da al rit­mo es­pe­ra­do no es del to­do cier­ta. En los go­bier­nos an­te­rio­res siem­pre fun­cio­nó la má­xi­ma se­gún la cual “el pri­mer año en el Con­gre­so de­pen­de de la vo­lun­tad del Eje­cu­ti­vo, el se­gun­do y ter­cer año de­pen­den de la vo­lun­tad de los dos, y el ter­ce­ro de­pen­de de los par­la­men­ta­rios”. Y esa ca­pa­ci­dad de ges­tión en los te­mas que in­tere­san a los nue­vos go­bier­nos po­co sue­le de­pen­der du­ran­te el pri­mer año de los pues­tos y los con­tra­tos. Va­rios ex­mi­nis­tros del In­te­rior le ase­gu­ra­ron a

SE­MA­NA que siem­pre que lle­ga un go­bierno nue­vo en­cuen­tra la olla ras­pa­da y que, por eso, al ini­cio de otros go­bier­nos el Le­gis­la­ti­vo no fun­cio­nó con ‘mer­me­la­da’.

Más que por la fal­ta de tran­sac­cio­nes, el cam­bio en las re­la­cio­nes con el Con­gre­so se de­be a nue­vas cir­cuns­tan­cias ju­rí­di­cas y po­lí­ti­cas. La pri­me­ra de ellas tie­ne que ver con la di­fi­cul­tad pa­ra con­for­mar una coa­li­ción de go­bierno. Por pri­me­ra vez el Eje­cu­ti­vo no con­tó con el apo­yo ma­yo­ri­ta­rio en el arran­que de su cua­trie­nio. Ade­más de que los sec­to­res al­ter­na­ti­vos y de opo­si­ción cre­cie­ron en cu­ru­les, el Es­ta­tu­to de la Opo­si­ción im­pu­so nue­vas re­glas de jue­go pa­ra ar­mar esa alian­za. La obli­ga­ción de los par­ti­dos de de­ci­dir­se en­tre ser go­bier­nis­tas, de opi­nión o in­de­pen­dien­tes lle­vó a di­vi­sio­nes in­ter­nas que ter­mi­na­ron por afec­tar la po­si­bi­li­dad de que el Eje­cu­ti­vo tu­vie­ra ma­yo­rías. Cuan­do se hi­zo evi­den­te esa di­fi­cul­tad en el trá­mi­te de la re­for­ma tri­bu­ta­ria, en el Cen­tro De­mo­crá­ti­co se preo­cu­pa­ron tan­to que Ál­va­ro Uri­be se pu­so la ca­mi­se­ta de mi­nis­tro del In­te­rior pa­ra sa­car ade­lan­te una coa­li­ción de go­bierno. “An­te las di­fi­cul­ta­des de go­ber­na­bi­li­dad, él se con­cen­tra­rá en ten­der puen­tes con otras fuer­zas”, ase­gu­ra la se­na­do­ra Pao­la Hol­guín.

Otra ra­zón pa­ra la len­ti­tud par­la­men­ta­ria tie­ne que ver con la agen­da le­gis­la­ti­va pre­sen­ta­da por el go­bierno. El 8 de agos­to, la mi­nis­tra Gutiérrez ra­di­có un pa­que­te de cua­tro ini­cia­ti­vas en­tre las que apa­re­cen la re­for­ma po­lí­ti­ca, la eli­mi­na­ción de la even­tual co­ne­xi­dad en­tre de­li­to po­lí­ti­co y nar­co­trá­fi­co, la eli­mi­na­ción de la re­ser­va de la de­cla­ra­ción de ren­ta de los fun­cio­na­rios y la im­pres­crip­ti­bi­li­dad de los de­li­tos con­tra la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca.Días des­pués fue­ron ra­di­ca­das la re­for­ma a la jus­ti­cia y otras ini­cia­ti­vas de­ri­va­das de la con­sul­ta an­ti­co­rrup­ción. Mu­chos ca­li­fi­ca­ron esa agen­da de ‘mí­ni­ma’, en con­tras­te, por ejem­plo, con la que li­de­ró Ger­mán Var­gas cuan­do fue mi­nis­tro del In­te­rior y que su­pu­so el pro­yec­to de re­for­ma ju­di­cial, la re­for­ma al pri­mer em­pleo, la re­for­ma a la ley de re­ga­lías, la ley de or­de­na­mien­to te­rri­to­rial, la ley de víc­ti­mas y la re­for­ma po­lí­ti­ca. Pe­ro con la ‘agen­da mí­ni­ma’, ni los po­lí­ti­cos ni los ciu­da­da­nos sa­ben de­fi­nir, tres me­ses des­pués, la ban­de­ra prin­ci­pal de Iván Du­que.

En tér­mi­nos de ac­ti­tu­des, el ac­tual Con­gre­so se sien­te me­nos re­co­no­ci­do que en go­bier­no­san­te­rio­res.Aco­mien­zos­del­pe­rio­do el pre­si­den­te se­ña­ló, en un ac­to pú­bli­co, que la go­ber­na­bi­li­dad no iba a de­pen­der de la re­la­ción en­tre los dos po­de­res y en su dis­cur­so an­ti­co­rrup­ción ha in­sis­ti­do en lo per­ju­di­cia­les que han re­sul­ta­do las prác­ti­cas tra­di­cio­na­les del Le­gis­la­ti­vo. Cui­dán­do­se de no apa­re­cer ha­cien­do tran­sac­cio­nes con los par­la­men­ta­rios, los ha invitado po­co a Pa­la­cio. No hay reunio­nes con la coa­li­ción com­pues­ta por el Cen­tro De­mo­crá­ti­co,el Mi­ra,Co­lom­bia Jus­ta Li­bres y los con­ser­va­do­res.Y el pre­si­den­te con su pro­pia ban­ca­da tie­ne po­cas ci­tas, a pe­sar de que his­tó­ri­ca­men­te los desa­yu­nos en Pa­la­cio sue­len pro­du­cir re­sul­ta­dos.Ha­cer­los le sir­vió a Juan Ma­nuel San­tos pa­ra sa­car ade­lan­te ini­cia­ti­vas tan com­ple­jas co­mo la ley es­ta­tu­ta­ria de la JEP, al fi­nal de su man­da­to, cuan­do la ‘mer­me­la­da’ es­ta­ba ago­ta­da y la Ley de Ga­ran­tías im­pe­día ha­cer cam­bios en la bu­ro­cra­cia.

Y si el go­bierno no lo­gró una coa­li­ción só­li­da al prin­ci­pio, es di­fí­cil que lo ha­ga aho­ra. Ha­bría re­sul­ta­do más fá­cil acer­car al go­bierno al Par­ti­do Li­be­ral y a Cam­bio Ra­di­cal –hoy con­si­de­ra­dos in­de­pen­dien­tes–, así co­mo a la mi­tad de La U si Du­que hu­bie­ra acep­ta­do ha­cer un go­bierno de coa­li­ción. Los po­lí­ti­cos ar­gu­men­tan ofi­cial­men­te que si se dan la pe­la de res­pal­dar de­ci­sio­nes im­po­pu­la­res co­mo una re­for­ma tri­bu­ta­ria, tam­bién tie­nen que te­ner una com­pen­sa­ción al par­ti­ci­par en las de­ci­sio­nes pú­bli­cas. Pe­ro el man­da­ta­rio, en su ló­gi­ca de “no dar mer­me­la­da”, op­tó por ale­jar a los par­ti­dos del go­bierno. Pre­fi­rió los mi­nis­tros téc­ni­cos que, aun­que con im­por­tan­tes ho­jas de vi­da, no sa­ben pa­rar­se en las puer­tas del Ca­pi­to­lio pa­ra evi­tar que los con­gre­sis­tas des­com­ple­ten un quó­rum.

Fi­nal­men­te, es­tá el te­ma de la ima­gen. En los go­bier­nos de Ál­va­ro Uri­be que­dó en evi­den­cia que los con­gre­sis­tas les ca­mi­na­ban a los pro­yec­tos de un man­da­ta­rio con al­ta po­pu­la­ri­dad. En con­tras­te, a Du­que no le va bien an­te la opi­nión: tie­ne una fa­vo­ra­bi­li­dad de ape­nas 27 por cien­to y un li­de­raz­go dé­bil an­te los par­la­men­ta­rios.

Que­dan ape­nas 20 días pa­ra que ter­mi­nen las se­sio­nes del Con­gre­so. Si el go­bierno lla­ma a ex­tras, po­drían ex­ten­der­se has­ta el 20 de di­ciem­bre. Du­que y sus mi­nis­tros tie­nen ese pla­zo pa­ra que su agen­da pros­pe­re.

LA LEN­TI­TUD EN EL CON­GRE­SO RES­PON­DE A FAL­TA DE LI­DE­RAZ­GO Y PRO­BLE­MAS DE CO­MU­NI­CA­CIÓN CON

LAS DI­FE­REN­TES BAN­CA­DAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.