PO­LÍ­TI­CA A la ca­lle

La mo­vi­li­za­ción so­cial ha au­men­ta­do en lo que va del go­bierno ac­tual en com­pa­ra­ción con el mis­mo pe­rio­do en años an­te­rio­res. ¿Por qué?

Semana (Colombia) - - Sumario -

MÁS DE UN MES DE MAR­chas es­tu­dian­ti­les en las ca­lles de Bo­go­tá y en otras ciu­da­des han ge­ne­ra­li­za­do la sen­sa­ción de que la pro­tes­ta so­cial se dis­pa­ró en los pri­me­ros 100 días de Iván Du­que en la pre­si­den­cia. Pe­ro más allá de las per­cep­cio­nes, los da­tos evi­den­cian que en los úl­ti­mos tres me­ses las mo­vi­li­za­cio­nes ciu­da­da­nas au­men­ta­ron fren­te al mis­mo pe­rio­do del año an­te­rior.

Se­gún un re­cien­te es­tu­dio de la Fun­da­ción Ideas pa­ra la Paz (FIP), las mo­vi­li­za­cio­nes so­cia­les en­tre agos­to y oc­tu­bre de es­te año se du­pli­ca­ron en con­tras­te con ese mis­mo tri­mes­tre en 2017, al pa­sar de 173 a 348. La in­ves­ti­ga­ción mues­tra que las ma­ni­fes­ta­cio­nes se han con­cen­tra­do en tres te­mas prin­ci­pa­les: el re­cha­zo a la vio­len­cia con­tra lí­de­res so­cia­les, la de­fen­sa de la edu­ca­ción pú­bli­ca y la si­tua­ción de in­se­gu­ri­dad en los te­rri­to­rios por cuen­ta de gru­pos ar­ma­dos emer­gen­tes y re­la­cio­na­dos con el nar­co­trá­fi­co. Los maes­tros tam­bién han pues­to su grano de are­na en es­tas pro­tes­tas que, aun­que se ex­pan­den por to­do el te­rri­to­rio, tie­nen más fuer­za en Bo­go­tá, An­tio­quia, Va­lle del Cau­ca, Bo­lí­var, Atlán­ti­co y Nor­te de San­tan­der. En la ma­yo­ría de esas ma­ni­fes­ta­cio­nes, al igual que ha ocu­rri­do en los úl­ti­mos cua­tro años, los par­ti­ci­pan­tes han es­ta­do dis­pues­tos a ha­blar con el Es­ta­do y, en al­gu­nos ca­sos, a ne­go­ciar.

En el do­cu­men­to que­da cla­ro que la pro­tes­ta so­cial vie­ne en au­men­to des­de ha­ce al­gu­nos años y que la dis­pa­ra­da en es­te man­da­to no se de­be ex­clu­si­va­men­te al nue­vo go­bierno. En par­ti­cu­lar, los re­gis­tros “pre­sen­tan in­cre­men­tos des­de 2014, es­pe­cial­men­te los de 2016 su­pe­ran en un 91 por cien­to los de 2013 y en un 132 por cien­to los de 2014”.Adi­cio­nal­men­te, mien­tras que en 2016 hu­bo en pro­me­dio 1,5 even­tos por día y en su pri­mer se­mes­tre 1,4, en­tre enero y oc­tu­bre de 2017 hu­bo 1,9 mo­vi­li­za­cio­nes por día.

La pro­tes­ta so­cial ha ve­ni­do en au­men­to por va­rias ra­zo­nes. Al­gu­nas tie­nen que ver con la ne­go­cia­ción de paz en­tre el Es­ta­do y las Farc, que lle­vó a mu­chos sec­to­res so­cia­les a con­fiar en su pro­pia ca­pa­ci­dad de in­ter­lo­cu­ción con el go­bierno de turno. Va­rios aca­dé­mi­cos del Ci­nep –que tie­ne un ob­ser­va­to­rio so­bre el te­ma– ase­gu­ran que lí­de­res de or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les au­men­ta­ron sus ex­pec­ta­ti­vas de al­can­zar lo­gros al ele­var el tono de sus de­man­das. Es­ta te­sis se apo­ya con otra con­clu­sión del in­for­me de la FIP, se­gún el cual, en­tre 2014 y 2016, las mo­vi­li­za­cio­nes se dis­pa­ra­ron en aque­llos mu­ni­ci­pios “cu­bier­tos por los Pro­gra­mas de Desa­rro­llo con En­fo­que Te­rri­to­rial (PDET), así co­mo los que aco­gie­ron las zo­nas don­de se con­cen­tra­ron las Farc pa­ra su pro­ce­so de desar­me. Es­te he­cho pren­de las aler­tas so­bre las ex­pec­ta­ti­vas de di­chas co­mu­ni­da­des so­bre la aten­ción del Es­ta­do y el ries­go de que un po­si­ble des­con­ten­to sea uti­li­za­do por ac­to­res vio­len­tos”.

En zo­nas ur­ba­nas, la fir­ma del acuer­do de paz tam­bién ge­ne­ró otras di­ná­mi­cas desata­das con la cam­pa­ña por el ple­bis­ci­to. En los mo­men­tos pre­vios a esa vo­ta­ción, lí­de­res del No se to­ma­ron las ca­lles con mar­chas con­tra el acuer­do. Cuan­do esa op­ción ga­nó el 2 de oc­tu­bre de 2016, los de­fen­so­res del Sí pa­sa­ron a li­de­rar las con­cen­tra­cio­nes. Un gru­po de ac­ti­vis­tas hi­zo un cam­pa­men­to en la pla­za de Bo­lí­var pa­ra pe­dir la re­ne­go­cia­ción del acuer­do y con­vo­có a mi­les de ciu­da­da­nos que en­cen­die­ron ve­las por la mis­ma cau­sa. Des­de las épo­cas de Jor­ge Elié­cer Gai­tán, el fren­te del Ca­pi­to­lio no ha­bía es­ta­do tan col­ma­do de ciu­da­da­nos. Por cuen­ta de ese te­ma y el pa­ro agra­rio que tu­vo lu­gar en el mis­mo año, se dis­pa­ró la ci­fra de mo­vi­li­za­cio­nes en 2016.

Una ter­ce­ra ca­ra de la re­la­ción en­tre el au­men­to de la pro­tes­ta so­cial y el acuer­do de paz res­pon­de a que, des­mo­vi­li­za­das las Farc, mu­chos sec­to­res so­cia­les se atre­vie­ron

SE­GÚN LA FUN­DA­CIÓN IDEAS PA­RA LA PAZ, EN­TRE AGOS­TO Y OC­TU­BRE DE 2018 VAN 348 MO­VI­LI­ZA­CIO­NES.

EN EL MIS­MO TRI­MES­TRE DE 2017 FUE­RON 173

a sa­lir a la ca­lle a de­fen­der sus in­tere­ses sin te­mer que los re­la­cio­na­ran con la gue­rri­lla. Mien­tras ha­ce unos años la mo­vi­li­za­ción es­tu­dian­til se aso­cia­ba a ‘agi­ta­do­res’ re­la­cio­na­dos con cé­lu­las ur­ba­nas de la gue­rri­lla, las mar­chas ac­tua­les, con la Farc en la po­lí­ti­ca y sin ar­mas, les han ser­vi­do pa­ra te­ner una ma­yor le­gi­ti­mi­dad. El van­da­lis­mo ha es­ta­do pre­sen­te en par­te de esas pro­tes­tas, pe­ro ni las ‘pa­pas bom­ba’ ni los aten­ta­dos a la in­fra­es­truc­tu­ra ur­ba­na han for­ma­do par­te esen­cial de las mis­mas. De he­cho, los lí­de­res del mo­vi­mien­to es­tu­dian­til han rei­vin­di­ca­do un tono di­fe­ren­te.

Pa­ra los po­li­tó­lo­gos, el can­san­cio con los par­ti­dos y con la po­lí­ti­ca en ge­ne­ral ha mo­vi­do a la gen­te a sa­lir a mar­char. Al efec­to, los gran­des es­cán­da­los de co­rrup­ción se

han su­ma­do al ma­yor pro­ta­go­nis­mo de las re­des so­cia­les co­mo me­ca­nis­mo de de­nun­cia y con­vo­ca­to­ria, y han ca­ta­li­za­do la pro­tes­ta, so­bre to­do en zo­nas ur­ba­nas. Se­gún la última encuesta de In­va­mer pa­ra SE­MA­NA, Blu Ra­dio y Ca­ra­col Te­le­vi­sión, du­ran­te los úl­ti­mos años la des­apro­ba­ción de los par­ti­dos se ha man­te­ni­do en ni­ve­les cer­ca­nos al 60 por cien­to,pe­ro au­men­tó des­de que Du­que ga­nó las elec­cio­nes: pasó del 59 por cien­to en ju­nio al 75 por cien­to en no­viem­bre de es­te año.

La pro­tes­ta tie­ne ci­clos tem­po­ra­les que sue­len ac­ti­var­se en los pri­me­ros me­ses del año y en el arran­que de los go­bier­nos, cuan­do los ac­to­res so­cia­les más or­ga­ni­za­dos sue­len con­for­mar sus mo­vi­li­za­cio­nes al­re­de­dor de ex­pec­ta­ti­vas pre­su­pues­ta­les y de otras vin­cu­la­das al Plan de Desa­rro­llo. Con Du­que, la mo­vi­li­za­ción so­cial ha si­do al­go ma­yor que en otros pe­rio­dos por cuen­ta de la po­la­ri­za­ción que sur­gió du­ran­te la cam­pa­ña elec­to­ral, la ra­di­ca­li­za­ción del de­ba­te uri­bis­mo-an­ti­uri­bis­mo, y “la opor­tu­ni­dad po­lí­ti­ca que ge­ne­ra el cam­bio de go­bierno, ya que los ci­clos de mo­vi­li­za­ción au­men­tan por las va­ria­cio­nes de la co­yun­tu­ra”.

En es­te ca­so,la op­ción de al­gu­nos sec­to­res so­cia­les de sa­lir a la ca­lle tam­bién po­dría es­tar aso­cia­da a dos ele­men­tos adi­cio­na­les que ci­ta el in­for­me de la FIP. Pri­me­ro, las de­cla­ra­cio­nes del mi­nis­tro de De­fen­sa en las que di­jo que ha­bía que ‘re­gu­lar’ la pro­tes­ta so­cial y en las que su­gi­rió que es­ta se ali­men­ta­ba de di­ne­ros ile­ga­les. Se­gun­do, la in­cer­ti­dum­bre fren­te a los pro­ce­sos de par­ti­ci­pa­ción po­lí­ti­ca des­pués de que la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal apro­bó una po­nen­cia pa­ra se­ña­lar que las au­to­ri­da­des te­rri­to­ria­les no pue­den ve­tar la ex­plo­ta­ción de los re­cur­sos na­tu­ra­les no re­no­va­bles. En pla­ta blan­ca, que las con­sul­tas po­pu­la­res so­bre el te­ma no tie­nen un efec­to vin­cu­lan­te.

Fi­nal­men­te, mu­chas de las pro­tes­tas so­cia­les en cur­so pue­den pro­ve­nir de com­pro­mi­sos ad­qui­ri­dos en el go­bierno an­te­rior, que se ca­rac­te­ri­zó por pre­fe­rir las op­cio­nes de diá­lo­go y en va­rias oca­sio­nes apa­gó in­cen­dios con pro­me­sas. Du­que, en con­tras­te, ha con­di­cio­na­do re­unir­se con los es­tu­dian­tes a que sus­pen­dan el pa­ro.

La se­ma­na en­tran­te se es­pe­ra otra gran mo­vi­li­za­ción, es­ta vez de in­dí­ge­nas y cam­pe­si­nos en la Vía Pa­na­me­ri­ca­na. Co­mo van las co­sas, los es­tu­dian­tes se­gui­rán mar­chan­do, a lo cual po­drían su­mar­se tras ma­ni­fes­ta­cio­nes re­gio­na­les. De lo que su­ce­da de aho­ra a di­ciem­bre y de la ca­pa­ci­dad del go­bierno pa­ra ha­cer­le fren­te a la pro­tes­ta so­cial de­pen­de­rá que el se­gun­do se­mes­tre de 2018 sea o no el más agi­ta­do so­cial­men­te de los úl­ti­mos años.

t El mo­vi­mien­to es­tu­dian­til cum­ple más de un mes en la ca­lle en una de las ma­ni­fes­ta­cio­nes más lar­gas y com­ple­jas de la his­to­riare­cien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.