TES­TI­MO­NIO A mi ami­go Ale­jan­dro: ¡la vi­da es una!

Hum­ber­to Martínez Bel­trán, hi­jo del fis­cal ge­ne­ral de la Na­ción le es­cri­bió es­ta car­ta a su me­jor ami­go fa­lle­ci­do trá­gi­ca­men­te, Ale­jan­dro Pi­zano, el hi­jo de Jor­ge En­ri­que Pi­zano.

Semana (Colombia) - - Sumario -

TOTU, ¿CÓ­MO HA­GO PA­RA vi­vir con tan­tos re­cuer­dos de mi pa­pá?”. Es­ta fue, tal vez, la última pre­gun­ta que me hi­zo Ale­jan­dro Pi­zano ape­nas unas ho­ras an­tes de mo­rir. Me la hi­zo des­pués de re­cor­dar­le el se­mes­tre en el que in­vi­ta­mos a su pa­dre, Jor­ge En­ri­que Pi­zano, o Ma­cas co­mo le so­lía­mos de­cir, a que hi­cie­ra par­te de nues­tro equi­po de fút­bol en el tor­neo de exa­lum­nos del Gim­na­sio Mo­derno. Du­ran­te to­do ese tor­neo de 2008, Ma­cas tu­vo la cos­tum­bre de po­ner­se el uni­for­me y los gua­yos co­mo si fue­ra a ju­gar. Sin em­bar­go, cuan­do lo íba­mos a me­ter al cam­po, siem­pre de­cía “en cin­co mi­nu­tos”. Al fi­na­li­zar los par­ti­dos, Ma­cas, con ese tono ma­ma­ga­llis­ta que lo ca­rac­te­ri­za­ba, se que­ja­ba di­cien­do que no­so­tros no lo de­já­ba­mos ju­gar por­que “en ese equi­po hay mu­cha ros­ca”.

Cuan­do Ale­jo me hi­zo esa pre­gun­ta, yo le di­je que no re­cha­za­ra esos re­cuer­dos, sino que, al con­tra­rio, los va­lo­ra­ra y ce­le­bra­ra. Tris­te­men­te, en es­te país no to­do el mun­do tie­ne la for­tu­na de te­ner re­cuer­dos con el pa­pá. En ese mo­men­to no se me cru­za­ba por la ca­be­za que tan so­lo unos días des­pués ten­dría yo que es­tar si­guien­do mi pro­pio con­se­jo. Es­cri­bo es­tas pa­la­bras co­mo un tes­ti­mo­nio de lo que fue la vi­da de Ale­jan­dro pa­ra que le que­den a su hi­ja Ma­ría del Mar. So­lo es­pe­ro que es­tén a la al­tu­ra.

Yo co­no­cí aA­le­jan­dro a los 4 años,en 1992, cuan­do am­bos en­tra­mos jun­tos al co­le­gio.De esos pri­me­ros años no re­cuer­do mu­cho más a que siem­pre fui­mos cer­ca­nos. No obs­tan­te, fue en 1998 du­ran­te un tor­neo de fút­bol en Den­ver, Es­ta­dos Uni­dos, cuan­do Ale­jan­dro y yo, jun­to con otro ami­go, Die­go, co­men­za­mos a cons­truir una amis­tad de ver­dad. Lue­go lle­gó Ra­fael, un año ma­yor que no­so­tros, y, des­de en­ton­ces, los Cracks, co­mo Ale­jo so­lía lla­mar a nues­tro cuar­te­to de ami­gos, he­mos si­do in­se­pa­ra­bles.

Quien co­no­ció la ma­ne­ra de ver la vi­da de Ale­jo de­be sa­ber que, a pe­sar de su pre­ma­tu­ra par­ti­da, vi­vió sus 31 años con to­da in­ten­si­dad. Él siem­pre tu­vo cla­ro que nues­tro tiem­po en es­ta tie­rra era fi­ni­to y por eso apro­ve­cha­ba al má­xi­mo ca­da mo­men­to, ca­da de­ta­lle. De he­cho, su le­ma era LA VI­DA ES UNA, y así la vi­vió.

Co­mo lo di­je en el brin­dis de su ma­tri­mo­nio, Ale­jo Pi­zano se pue­de de­fi­nir en tres pa­la­bras: fa­mi­lia, amor y com­pro­mi­so. Des­de siem­pre, Ma­cas, la Ne­na, Ca­ro­la y Jua­ni­ta fue­ron su prio­ri­dad. A es­to ha­bría que su­mar­les a Ra­fael y El­sa, a sus tíos y a to­dos sus pri­mos. Son in­nu­me­ra­bles las oca­sio­nes en que Ale­jan­dro pu­so por de­lan­te a un fa­mi­liar que a él mis­mo. Re­cuer­do co­mo si fue­ra ayer esa vez que Ale­jo nos in­vi­tó a los Cracks a la her­mo­sa ce­le­bra­ción de los 40 años de la fin­ca de los Pon­ce de León. Ese día se nos hi­zo evi­den­te el pa­pel pro­ta­gó­ni­co que Ale­jo cum­plía en su fa­mi­lia.

Es amor la se­gun­da pa­la­bra que des­cri­be lo que era Pi­zano.Ale­jo te­nía un co­ra­zón tan gran­de que no le ca­bía en el cuer­po. Él nos en­se­ñó que cuan­do se ama, se de­be amar sin me­di­da, sin lí­mi­te y sin re­ser­va. Nos mos­tró que el or­gu­llo es enemi­go del amor, y que amor sin leal­tad no es amor­ver­da­de­ro.Ale­joe­rau­na per­so­na que se ex­pre­sa­ba a tra­vés de es­te sen­ti­mien­to y, por eso, no era di­fí­cil pa­ra él co­nec­tar­se con per­so­nas de to­das par­tes del mun­do; su len­gua­je era uni­ver­sal. Él no le te­nía mie­do a en­tre­gar­se en­te­ro a quie­nes ama­ba, ya fue­ra su es­po­sa, su fa­mi­lia o sus ami­gos.Es más,de Pi­zano bro­ta­ba tan­to amor que era ca­paz de sen­tir­lo por per­so­nas que nun­ca co­no­ció. No fue­ron po­cas las no­ches que,con mú­si­ca de Na­na Mous­kou­ri de fon­do, nos con­ta­ba lo mu­cho que ama­ba a su tío Ri­car­do. Por es­to, sé de pri­me­ra mano del in­men­so amor que ya le te­nía a su Ma­ría del Mar quien has­ta aho­ra vie­ne en ca­mino.

La ter­ce­ra pa­la­bra pa­ra des­cri­bir a Ale­jo es com­pro­mi­so. Com­pro­mi­so con su fa­mi­lia, con su es­po­sa, con su tra­ba­jo y con sus ami­gos. Él se ca­rac­te­ri­za­ba por no ha­cer las co­sas a me­dias; cual­quier co­sa a la que se com­pro­me­tía, la ha­cía al cien­to diez por cien­to. Pi­zano era un bus­ca­dor con­ti­nuo de la per­fec­ción. Por eso fue que en­con­tró su re­fu­gio la­bo­ral al la­do de Car­los Lle­ras, su men­tor, quien lo for­mó y lo ayu­dó a desa­rro­llar esa sen­si­bi­li­dad ar­tís­ti­ca que ya es­ta­ba en él, pe­ro que no ha­bía po­di­do en­fo­car.

Po­co a po­co, Ale­jo lo­gró ex­plo­rar esa gran sen­si­bi­li­dad a tra­vés de la fo­to­gra­fía, su gran pa­sión du­ran­te los úl­ti­mos años. Las fo­to­gra­fías más re­cien­tes del Me­mo­rist, su al­ter ego ar­tís­ti­co, se de­di­ca­ban a con­tar la his­to­ria de las per­so­nas en la co­ti­dia­ni­dad.A ca­da fo­to­gra­fía, el Me­mo­rist le asig­na­ba una fra­se o una ci­ta. Tal vez, pien­so yo, re­tra­tar

per­so­nas era el re­fle­jo del pro­ce­so de des­cu­bri­mien­to in­di­vi­dual que Ale­jo em­pren­dió des­de ha­ce un par de años cuan­do de­ci­dió bus­car un ai­re di­fe­ren­te a Bo­go­tá. Ese pro­ce­so los lle­vó a él y a Eu­ge­nia a Bar­ce­lo­na. Es­ta ciu­dad siem­pre tu­vo un lu­gar es­pe­cial en la for­ma­ción y en el co­ra­zón de Ale­jo, pues es­ta­ba enamo­ra­do de su ar­qui­tec­tu­ra, de sus ca­lles y de su cul­tu­ra. Por es­to, no sor­pren­de que, so­lo vi­vien­do su ciu­dad fa­vo­ri­ta, Pi­zano co­men­zó a va­lo­rar to­do lo que úni­ca­men­te Co­lom­bia le po­día ofre­cer. Co­mo cuen­ta Eu­ge­nia, Ale­jo se dio cuen­ta de que so­lo acá po­día es­tar con su fa­mi­lia y con sus ami­gos.

Po­co pue­do de­cir yo so­bre Eu­ge­nia que le ha­ga jus­ti­cia a lo que Ale­jo sen­tía por ella. Por eso, me pa­re­ce más apro­pia­do de­jar al­gu­nas de las pa­la­bras que el mis­mo Ale­jo de­jó plas­ma­das, a tra­vés del Me­mo­rist, so­bre el amor de su vi­da: “Ella”, “Mi fe­li­ci­dad”, “La mía pa­ra siem­pre ”,“Gra­cias a ti, por el tiem­po. Mía”, “La Vi­da. Ella”, “La ‘part­ner’ mía del ca­mino”,“‘Li­fe is the sum of our me­mo­ries’. Gra­cias”, “Eter­nally”, “I think so­me peo­ple are just inex­pli­cably bon­ded. Drawn by for­ces be­yond their own com­prehen­sion” y, tal vez, la más di­cien­te “Wit­hout pau­se, wit­hout doubt, in a heart beat I’ll keep choo­sing you”. So­lo una per­so­na que es so­lo sen­ti­mien­to lo­gra trans­mi­tir tan­to en tan po­cas pa­la­bras.

Ya han pa­sa­do va­rios días des­de el fa­lle­ci­mien­to de Ale­jo y,la ver­dad, aún es di­fí­cil en­ten­der que él ya no es­té con no­so­tros. Una per­so­na cer­ca­na me di­jo que el va­cío que de­ja un me­jor ami­go cuan­do se va ras­ga el al­ma a den­te­lla­das se­cas y ca­lien­tes. No se equi­vo­ca. To­da­vía ten­go muy cla­ro en mi ca­be­za có­mo Ale­jo, el día del ve­lo­rio de su pa­pá, usa­ba con or­gu­llo una ca­mi­sa que le re­ga­ló Ma­cas y, en me­dio de su do­lor, son­reía por la can­ti­dad de gen­te que fue a des­pe­dir a su viejo. Ese era un Ale jo pre­pa­ra­do y an­sio­so por asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad de ayu­dar a su ma­má, de sa­car ade­lan­te a sus her­ma­nas y de pre­pa­rar con Eu­ge­nia la lle­ga­da de Ma­ría del Mar. Al fin y al ca­bo, es­te era un par­ti­do pa­ra el cual ha­bía en­tre­na­do to­da su vi­da. Me arru­ga el co­ra­zón que no lo ha­ya po­di­do ju­gar.

Sin em­bar­go, en me­dio de es­te do­lor, es un ali­cien­te ob­ser­var la for­ta­le­za y la te­na­ci­dad con que Eu­ge­nia es­tá en­fren­tan­do es­ta si­tua­ción; y así lo ha­ce, di­ce ella, por su hi­ja y co­mo tes­ti­mo­nio de la vi­da deA­le­jan­dro.De igual ma­ne­ra, re­fres­ca el co­ra­zón ver co­mo los Pon­ce de León se han re­co­gi­do en fa­mi­lia al­re­de­dor de las Pi­zano-Pon­ce de León pa­ra su­pe­rar es­ta tra­ge­dia lo me­jor po­si­ble. De­fi­ni­ti­va­men­te, es­ta es la en­se­ñan­za más lin­da que Ale­jan­dro nos de­jó a to­dos: los mo­men­tos di­fí­ci­les se su­pe­ran con amor in­con­di­cio­nal.

Hoy más que nun­ca es­toy or­gu­llo­so de la amis­tad que cons­trui­mos con Ale­jo des­de los 4 años, por­que gra­cias a ella, a pe­sar del de­seo de ines­cru­pu­lo­sos, nues­tras fa­mi­lias nun­ca ca­ye­ron en el jue­go de du­dar de la otra en el mo­men­to más di­fí­cil. Na­da más ex­pli­ca­ría el que Ale­jo me ha­ya per­mi­ti­do es­tar ahí con él des­de el mi­nu­to uno tras la muer­te de su pa­pá o que su fa­mi­lia me abrie­ra las puer­tas con in­men­so ca­ri­ño pa­ra po­der acom­pa­ñar, par­ti­ci­par y or­ga­ni­zar va­rias de las ce­re­mo­nias con las que le di­ji­mos adiós a mi her­mano del al­ma. Es por es­to que duele en lo más pro­fun­do el en­fo­que que, con pro­pó­si­tos in­no­bles, un sec­tor de la opi­nión, de la cla­se po­lí­ti­ca y de los me­dios han pre­ten­di­do dar­le a es­ta tra­ge­dia.

Lo que es­tá pa­san­do es la­men­ta­ble. No se pue­de acep­tar que una pér­di­da fa­mi­liar de es­ta mag­ni­tud es­té sien­do uti­li­za­da pa­ra crear sus­pi­ca­cias don­de no las hay. No es­tá bien que per­so­nas ex­tra­ñas a no­so­tros, que no co­no­cen la na­tu­ra­le­za de la re­la­ción en­tre las dos fa­mi­lias, se apro­ve­chen de la ma­ne­ra más abu­si­va de la tra­ge­dia pa­ra pro­mo­ver

“NO SE PUE­DE ACEP­TAR QUE UNA PÉR­DI­DA FA­MI­LIAR DE ES­TA MAG­NI­TUD ES­TÉ SIEN­DO USA­DA PA­RA CREAR SUS­PI­CA­CIAS DON­DE NO LAS HAY”

teo­rías de per­se­cu­ción en bus­ca de su pro­pio be­ne­fi­cio. Es­tas in­si­nua­cio­nes, ade­más de ser irres­pon­sa­bles con el país y des­con­si­de­ra­das con la fa­mi­lia, son una ofen­sa pa­ra la me­mo­ria y el le­ga­do de Ale­jan­dro Pi­zano.

Es­pe­ro que en es­te pe­que­ño es­pa­cio ha­ya po­di­do trans­mi­tir que Ale­jo no era una per­so­na gris. Bien lo di­ce Eu­ge­nia: su es­po­so era una per­so­na que lo en­tre­ga­ba to­do y vol­ca­da ab­so­lu­ta­men­te al amor; una per­so­na con una mem­bra­na tan sen­si­ble que, si uno es­ta­ba su­frien­do, él no po­día ig­no­rar esos sen­ti­mien­tos. De esas per­so­nas que to­do el mun­do de­be­ría te­ner en su vi­da. Aun­que es­tu­vo con no­so­tros me­nos tiem­po de lo que hu­bié­ra­mos que­ri­do, Ale­jo es una luz in­can­des­cen­te que se­gui­rá bri­llan­do por siem­pre en el fon­do de nues­tros co­ra­zo­nes.

No ten­go du­da, Ale­jo, us­ted era muy bueno pa­ra es­te mun­do. Se pue­de ir tran­qui­lo y de­jar que su luz bri­lle des­de el cie­lo, que acá que­da­mos mu­chos, con su amor in­con­di­cio­nal en el co­ra­zón, pa­ra cui­dar de los su­yos y pa­ra in­ten­tar ser me­jo­res.

t Hum­ber­to Martínez Bel­trán y Ale­jan­dro Pi­zano en la épo­ca del co­le­gio. Los en­tra­ña­bles ami­gos se co­no­cie­ron a loscua­tro años de edad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.