PERS­PEC­TI­VAS ¿Qué le pasó a la con­fian­za?

Al im­pac­to de la nue­va re­for­ma fis­cal, se su­man la ma­yor de­va­lua­ción, la caí­da en los mer­ca­dos de va­lo­res y el des­plo­me en los pre­cios del pe­tró­leo, que al­te­ran el áni­mo del con­su­mi­dor. ¿Qué tan­to afec­ta­rá a la eco­no­mía?

Semana (Colombia) - - Sumario -

LA CAÍ­DA EN LA CON­FIAN­ZA del con­su­mi­dor y el pe­si­mis­mo so­bre el pró­xi­mo año se es­tán con­vir­tien­do en una pe­sa­di­lla eco­nó­mi­ca pa­ra el país.Ade­más,co­mo la con­fian­za es uno de los pi­la­res bá­si­cos de la eco­no­mía, el au­men­to en las ex­pec­ta­ti­vas ne­ga­ti­vas lle­va a que las per­so­nas y em­pre­sas co­mien­cen a fre­nar sus de­ci­sio­nes de con­su­mo o in­ver­sión.

El ín­di­ce de con­fian­za del con­su­mi­dor (ICC) se en­cuen­tra otra vez en te­rreno ne­ga­ti­vo, por se­gun­do mes con­se­cu­ti­vo, con una cla­ra ten­den­cia de caí­da des­de ju­nio.A me­dia­dos del año se en­con­tra­ba en 15 por cien­to y pa­ra oc­tu­bre ya re­gis­tra­ba un ba­lan­ce ne­ga­ti­vo del 1,3 por cien­to. Fe­de­sa­rro­llo lo ex­pli­ca por un de­te­rio­ro de las ex­pec­ta­ti­vas fren­te a la si­tua­ción eco­nó­mi­ca del país ha­cia ade­lan­te,es­pe­cial­men­te en los es­tra­tos me­dio y al­to.Ade­más,hay mu­cha me­nos dis­po­si­ción a com­prar vi­vien­da y bie­nes du­ra­bles co­mo mue­bles y elec­tro­do­més­ti­cos.

Du­ran­te cer­ca de dos años (2016 y 2017), la con­fian­za del con­su­mi­dor es­tu­vo en te­rreno ne­ga­ti­vo por te­mas co­mo la des­ace­le­ra­ción de la eco­no­mía,la re­for­ma tri­bu­ta­ria de 2016, el al­to en­deu­da­mien­to de los ho­ga­res y has­ta el cli­ma de po­la­ri­za­ción po­lí­ti­ca. Pe­ro con la lle­ga­da de Iván Du­que a la pre­si­den­cia, el op­ti­mis­mo pa­re­cía re­vi­vir. Es­to lle­vó a que la con­fian­za de los con­su­mi­do­res vol­vie­ra a te­rreno po­si­ti­vo des­de abril y to­do in­di­ca­ba que la ten­den­cia per­ma­ne­ce­ría.Mu­chos ana­lis­tas an­ti­ci­pa­ron que con el nue­vo go­bierno el se­gun­do se­mes­tre se­ría mu­cho me­jor que el pri­me­ro, y que, por tan­to, la eco­no­mía cre­ce­ría al­re­de­dor del 3 por cien­to.

Pe­ro es­to no ha su­ce­di­do. Pa­ra Ca­mi­lo He­rre­ra, di­rec­tor de Rad­dar, fir­ma ex­per­ta en es­tu­dios de con­su­mo, los ciu­da­da­nos re­ci­bie­ron el pri­mer gran gol­pe de es­te año con el du­ro in­cre­men­to en la de­cla­ra­ción de ren­ta por cuen­ta de las nue­vas re­glas de la re­for­ma tri­bu­ta­ria de 2016.Y el se­gun­do gol­pe lle­gó a fi­na­les de oc­tu­bre, cuan­do em­pe­zó la dis­cu­sión de la Ley de Fi­nan­cia­mien­to con nue­vas mo­di­fi­ca­cio­nes en ma­te­ria de im­pues­tos.“Es­to cam­bió la per­cep­ción y las ex­pec­ta­ti­vas de los con­su­mi­do­res”, afir­ma He­rre­ra.

Pe­ro la caí­da en la con­fian­za del con­su­mi­dor no sor­pren­de al di­rec­tor de In­ves­ti­ga­cio­nes del Gru­po Ban­co­lom­bia, Juan Pa­blo Es­pi­no­sa, tras la dis­cu­sión de la Ley de Fi­nan­cia­mien­to y al he­cho de que bue­na par­te del ma­yor sa­cri­fi­cio fis­cal re­cae­ría en el con­su­mi­dor fi­nal. Pa­ra el ana­lis­ta, ge­ne­ral­men­te, du­ran­te la dis­cu­sión y apro­ba­ción de cam­bios tri­bu­ta­rios, el ci­clo de la eco­no­mía tien­de a des­ace­le­rar­se an­te la in­cer­ti­dum­bre ge­ne­ra­da. Por es­to, el in­di­ca­dor se de­be­ría se­guir de­te­rio­ran­do en no­viem­bre, pues en ese mes dis­cu­tie­ron en el Con­gre­so con más in­ten­si­dad te­mas co­mo el IVA a la ca­nas­ta fa­mi­liar y ma­yo­res im­pues­tos a las pen­sio­nes.

Es­to sig­ni­fi­ca que el im­pac­to in­clu­so se sen­ti­rá en los gas­tos de la tem­po­ra­da de­cem­bri­na. Ya des­de ha­ce unos me­ses na­die la es­pe­ra­ba tan bue­na co­mo la del año an­te­rior por un efec­to ba­se, pues en 2017 los gas­tos de los ho­ga­res cre­cie­ron un 6 por cien­to. Por eso, pa­ra 2018 se es­pe­ra­ba un re­pun­te del 3 por cien­to. Con la in­cer­ti­dum­bre de las úl­ti­mas se­ma­nas, Rad­dar cal­cu­la que po­drían es­tar al­re­de­dor del 2,5 por cien­to.

A es­to se su­ma la de­va­lua­ción del pe­so, la caí­da de las bol­sas de va­lo­res y el des­plo­me del pre­cio del pe­tró­leo, que ge­ne­ran en la men­te del con­su­mi­dor un efec­to de ma­yor em­po­bre­ci­mien­to. So­lo en el ca­so del au­men­to del dólar ya se em­pie­zan a ver ma­yo­res pre­cios en pro­duc­tos im­por­ta­dos co­mo elec­tro­do­més­ti­cos, ce­lu­la­res, compu­tado­res y vehícu­los, en­tre mu­chos otros.

Pro­ba­ble­men­te, es­tos fac­to­res con­tri­bu­yen al ma­yor de­te­rio­ro en la con­fian­za, so­bre to­do, en el es­tra­to me­dio, en el que el ín­di­ce al­can­zó un ne­ga­ti­vo de 6 por cien­to en oc­tu­bre, se­gui­do del es­tra­to al­to, en el que ca­yó al­re­de­dor de 8,6 pun­tos por­cen­tua­les en el úl­ti­mo mes. En el es­tra­to ba­jo tu­vo una le­ve me­jo­ría y sa­lió de te­rreno ne­ga­ti­vo.

Jor­ge Ar­tu­ro Sa­za, di­rec­tor eco­nó­mi­co de la Fe­de­ra­ción La­ti­noa­me­ri­ca­na de Ban­cos (Fe­la­ban), con­si­de­ra una muy ma­la no­ti­cia que la eco­no­mía en­fren­te una re­caí­da en la con­fian­za y en la de­man­da,y qui­zás eso pue­da ver­se en la len­ti­tud que ex­pe­ri­men­tan el sec­tor fi­nan­cie­ro y la car­te­ra. Pa­ra el ana­lis­ta, al pa­re­cer los usua­rios no es­tán apro­ve­chan­do las me­no­res ta­sas de in­te­rés de­cre­ta­das por el Ban­co de la República, que bus­can ge­ne­rar un am­bien­te más pro­pi­cio pa­ra con­su­mir e in­ver­tir.

Es­to sig­ni­fi­ca que a pe­sar de las ta­sas hi­po­te­ca­rias más ba­jas, por ejem­plo, la car­te­ra no cre­ce en for­ma sig­ni­fi­ca­ti­va. Y ya se apro­xi­ma un cam­bio de ci­clo an­te el in­cre­men­to de las ta­sas glo­ba­les de in­te­rés, acom­pa­ña­das de po­si­bles tur­bu­len­cias en eco­no­mías emer­gen­tes, el prin­ci­pal ries­go de la eco­no­mía co­lom­bia­na se­gún el más re­cien­te Re­por­te de Es­ta­bi­li­dad Fi­nan­cie­ra del Ban­co de la República.

El im­pac­to de la ac­tual caí­da en la con­fian­za se sen­ti­rá en di­ciem­bre y po­dría ex­ten­der­se has­ta el pri­mer tri­mes­tre del año en­tran­te,cuan­do ha­ya una ma­yor cla­ri­dad de la afec­ta­ción y en “el im­pac­to en el bol­si­llo” de la Ley de Fi­nan­cia­mien­to.

PER­DIEN­DO VE­LO­CI­DAD

El ICC de Fe­de­sa­rro­llo sir­ve de ter­mó­me­tro pa­ra me­dir la evo­lu­ción del con­su­mo pri­va­do. No hay que ol­vi­dar que el con­su­mo de los ho­ga­res re­pre­sen­ta al­re­de­dor del 70 por cien­to del pro­duc­to in­terno bru­to (PIB), des­de el la­do de la de­man­da. El con­su­mo im­pul­sa el cre­ci­mien­to de la eco­no­mía y, por es­to, una caí­da en la con­fian­za de los con­su­mi­do­res es, sin du­da, una se­ñal de que la re­cu­pe­ra­ción ha per­di­do ve­lo­ci­dad.

Es­to se no­ta en el cre­ci­mien­to del 2,7 por cien­to du­ran­te el ter­cer tri­mes­tre del año, que es­tu­vo 10 pun­tos bá­si­cos por de­ba­jo del se­gun­do tri­mes­tre y de­jó cla­ro que el cre­ci­mien­to de la eco­no­mía es­ta­rá más cer­ca del 2,5 por cien­to que del 3 por cien­to que va­ti­ci­na­ban los más op­ti­mis­tas a co­mien­zos de 2018. Uno de ellos, Juan Jo­sé Echa­va­rría, di­rec­tor del Ban­co de la República, has­ta ha­ce po­co afir­ma­ba que la eco­no­mía cre­ce­ría por en­ci­ma del 3 por cien­to. Pe­ro se­ría una gran no­ti­cia lle­gar al 2,6 que pro­nos­ti­ca el equi­po téc­ni­co del Emi­sor.

Pa­ra Luis Fer­nan­do Me­jía, di­rec­tor de Fe­de­sa­rro­llo,si bien la con­fian­za de los con­su­mi­do­res ha caí­do, se en­cuen­tra en ni­ve­les muy su­pe­rio­res a los de 2017. Por eso, no hay que ge­ne­rar una alar­ma aún, pues los in­di­ca­do­res lí­de­res de con­su­mo se si­guen com­por­tan­do bien, pe­ro sí hay que mo­ni­to­rear esa va­ria­ble. Ade­más, pa­ra Me­jía, el ter­cer tri­mes­tre tu­vo un cre­ci­mien­to re­la­ti­va­men­te mo­de­ra­do y es cla­ro que la re­cu­pe­ra­ción si­gue “a ve­lo­ci­dad de cru­ce­ro”, pues el país vie­ne de dos años con cre­ci­mien­tos in­fe­rio­res al 2 por cien­to y es­tá an­te una re­cu­pe­ra­ción gra­dual.

Tam­bién re­sal­ta Me­jía que por pri­me­ra vez des­de 2014 to­dos los sec­to­res cre­cen po­si­ti­va­men­te, por lo que, si bien el cre­ci­mien­to no es alen­ta­dor, tie­ne una com­po­si­ción más fa­vo­ra­ble. No obs­tan­te, Fe­de­sa­rro­llo re­du­jo sus pers­pec­ti­vas de cre­ci­mien­to pa­ra es­te año del 2,9 al 2,7 por cien­to, da­do que el pri­mer se­mes­tre cre­ció 2,5 por cien­to.

Pe­ro lo cier­to es que es­te ti­po de cre­ci­mien­to no pue­de de­jar con­for­me al país y la caí­da de la con­fian­za es una se­ñal de aler­ta. Fal­ta cla­ri­dad so­bre el rum­bo de la eco­no­mía y los pla­nes no so­lo pa­ra reac­ti­var­la,sino pa­ra au­men­tar el cre­ci­mien­to po­ten­cial.

Tras la caí­da en la con­fian­za del con­su­mi­dor, la del sec­tor co­mer­cial y de la in­dus­tria tam­bién co­mien­zan a ver­se gol­pea­das. En oc­tu­bre, el ín­di­ce de con­fian­za in­dus­trial (ICI) tu­vo un ba­lan­ce del 1,3 por cien­to. Eso re­pre­sen­ta un de­te­rio­ro fren­te a sep­tiem­bre, an­te la ex­pec­ta­ti­va de que la Ley de Fi­nan­cia­mien­to ge­ne­re un efec­to so­bre el con­su­mo de los ho­ga­res y a pe­sar de que la pro­pues­ta re­ba­ja los im­pues­tos a las com­pa­ñías.

Aun­que es na­tu­ral que un au­men­to de los im­pues­tos pro­vo­que un pe­si­mis­mo mar­ca­do en el con­su­mi­dor y en el res­to de la eco­no­mía, el go­bierno ten­drá que en­viar las se­ña­les pa­ra que es­te efec­to no se vuel­va per­ma­nen­te. No pue­de de­jar que crez­ca la in­cer­ti­dum­bre so­bre su ca­pa­ci­dad pa­ra sa­car ade­lan­te las le­yes y re­for­mas que el país ne­ce­si­ta, y pa­ra po­ner a cre­cer al país a ma­yor ve­lo­ci­dad.

tp La caí­da en la con­fian­za de los con­su­mi­do­res es un cam­pa­na­zo, pe­ro no es pa­ra alar­mar­se, ase­gu­ra el di­rec­tor de Fe­de­sa­rro­llo, Luis Fer­nan­do Me­jía. Ca­mi­lo He­rre­ra, de Rad­dar, cree que he­chos re­cien­tes co­mo la Ley de Fi­nan­cia­mien­to y la de­va­lua­ción pro­vo­can ex­pec­ta­ti­vas ne­ga­ti­vas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.