EN­FO­QUE

El es­cri­tor co­lom­biano Juan Ga­briel Vás­quez pu­bli­ca ‘Can­cio­nes pa­ra el in­cen­dio’, un li­bro que re­co­ge nue­ve re­la­tos en los que es­tán pre­sen­tes frag­men­tos de su vi­da.

Semana (Colombia) - - Sumario -

SE­MA­NA: ¿Hay al­gu­na ra­zón par­ti­cu­lar pa­ra que 17 años des­pués ha­ya vuel­to a las his­to­rias cor­tas? JUAN GA­BRIEL VÁS­QUEZ: Des­pués de pu­bli­car La for­ma de las rui­nas, una no­ve­la que ex­plo­ta las po­si­bi­li­da­des del gé­ne­ro co­mo nun­ca lo ha­bía he­cho an­tes, sen­tí la ne­ce­si­dad vis­ce­ral de vol­ver al re­la­to. Ha­bía es­cri­to una do­ce­na en los úl­ti­mos 10 años; es­co­gí los cua­tro me­jo­res y es­cri­bí otros cin­co. Des­cu­brí que lo ha­cía con una li­ber­tad ex­tra­or­di­na­ria,que to­dos los maes­tros del cuen­to que ha­bía es­tu­dia­do en esos 17 años –de Ché­jov a Ali­ce Mun­ro– se acu­mu­la­ban de re­pen­te y me su­su­rra­ban las soluciones a to­dos los pro­ble­mas. Fue la ex­pe­rien­cia más go­zo­sa que he te­ni­do en 20 años de pu­bli­car li­bros.

SE­MA­NA: ¿Qué le per­mi­te el re­la­to dis­tin­to a una no­ve­la?

J.G.V.: Tal co­mo yo lo en­tien­do, el cuen­to es una má­qui­na ca­paz de cap­tu­rar una emo­ción, una re­ve­la­ción so­bre nues­tra vi­da, que se per­de­ría si el gé­ne­ro no exis­tie­ra. Una no­ve­la es in­ca­paz de atra­par la emo­ción que Joy­ce nos re­ga­la en Los muertos u Onet­ti en El in­fierno tan te­mi­do.

SE­MA­NA: Ca­da vez Bo­go­tá apa­re­ce no so­lo más ní­ti­da, sino fre­cuen­te­men­te en su obra. ¿Hay al­gu­na ra­zón?

J.G.V.: Es que ca­da vez es más ní­ti­da. No sé si es el he­cho de vi­vir aquí, no sé si es el re­sul­ta­do de años y años de leer y oír his­to­rias so­bre Bo­go­tá. La ciu­dad es inago­ta­ble: en ca­da es­qui­na hay un secreto, ca­da vi­da es­con­de mil his­to­rias. ¿Qué ha­ce­mos con eso? No va­mos a de­jar que se pier­da sin que na­die lo cuen­te. SE­MA­NA: ¿Si su­má­ra­mos va­rios de sus li­bros, ten­dría­mos otra ver­sión de la his­to­ria de Bo­go­tá? J.G.V.: Me en­can­ta­ría que eso fue­ra cier­to. Del si­glo XIX en Cos­ta­gua­na has­ta el si­glo XXI en Las repu­tacio­nes o La for­ma de las rui­nas, mis fic­cio­nes son un can­to a la ciu­dad. No un can­to de amor, pe­ro es que uno a ve­ces le can­ta a lo que me­nos quie­re, a lo que no en­tien­de, a lo que lo des­equi­li­bra.

SE­MA­NA: En el re­la­to ‘Las ra­nas’ apa­re­ce un te­ma que pa­re­ce in­quie­tar­le: la gue­rra de Co­rea. ¿Por qué? J.G.V.: Me in­quie­ta por­que he ha­bla­do con gen­te que es­tu­vo en Co­rea y su ex­pe­rien­cia me si­gue pa­re­cien­do ex­tra­ña­men­te sig­ni­fi­ca­ti­va. En esa épo­ca y en esa gue­rra hay al­go de lo que so­mos co­mo país que to­da­vía no he lo­gra­do iden­ti­fi­car. Y tam­po­co di­je en es­te cuen­to to­do lo que ten­go que de­cir, pe­ro sí me pa­re­ce una de las me­jo­res co­sas que he es­cri­to.

SE­MA­NA: En ‘El do­ble’ hay cier­tas crí­ti­cas y pa­re­cie­ra ha­ber una muy so­te­rra­da ha­cia el ser­vi­cio mi­li­tar…

J.G.V.: No, yo no es­cri­bo pa­ra cri­ti­car na­da. Es­cri­bo pa­ra en­ten­der, y es­te cuen­to quie­re en­ten­der va­rias co­sas: lo que la muer­te de un hi­jo pro­vo­ca en un hom­bre

ma­du­ro, por ejem­plo. Quie­ro en­ten­der al­go de mí mis­mo que nun­ca he en­ten­di­do, al­go que tie­ne que ver con una me­mo­ria de ado­les­cen­cia. Na­da más. SE­MA­NA: En al­gu­nos de es­tos re­la­tos, co­mo en otros de sus li­bros, el do­lor es­tá muy pre­sen­te. ¿Por qué? J.G.V.: En­tre las mu­chas pre­gun­tas de que pue­de ocu­par­se la fic­ción, dos siem­pre me han preo­cu­pa­do es­pe­cial­men­te: por qué ha­ce­mos da­ño a otro y có­mo li­dia­mos con el da­ño que nos ha­cen. En esas pre­gun­tas hay un pro­ble­ma mo­ral inago­ta­ble, y de­ben de ser di­fí­ci­les de con­tes­tar, por­que ya Só­fo­cles las ha­cía. Se­rá por eso que no me pa­re­ce su­per­fluo vol­ver a ha­cer­las. SE­MA­NA: Us­ted ha sen­ta­do po­si­ción fren­te al te­ma del con­flic­to y la vio­len­cia en sus co­lum­nas. ¿Có­mo un no­ve­lis­ta de­be (o pue­de) ha­cer me­mo­ria de un con­flic­to que du­ró 52 años?

J.G.V.: Una gue­rra tan lar­ga es, en­tre mu­chas otras co­sas, un te­ji­do de his­to­rias. La gue­rra con­ta­da por unas víc­ti­mas no es la mis­ma his­to­ria que la gue­rra con­ta­da por otras.Y co­mo la po­lí­ti­ca es en bue­na me­di­da el in­ten­to por im­po­ner una ver­sión úni­ca de los he­chos, la li­te­ra­tu­ra pue­de con­ver­tir­se en el es­pa­cio don­de que­pan to­das nues­tras his­to­rias, don­de to­das ten­gan de­re­cho a exis­tir pa­ra que al­guien las re­cuer­de. Es­ta es una po­si­ble de­fi­ni­ción de una de­mo­cra­cia sa­lu­da­ble:un lu­gar don­de ver­sio­nes dis­tin­tas y opues­tas del pa­sa­do pue­den exis­tir sin vio­len­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.