EL PEOR DE­BA­TE DEL FIS­CAL

Nés­tor Hum­ber­to Martínez sor­pren­dió al pa­sar de un re­plie­gue es­tra­té­gi­co a la ofen­si­va en el me­mo­ra­ble de­ba­te que pro­ta­go­ni­zó en el Se­na­do. Su es­tra­te­gia tu­vo va­rios acier­tos y una gran me­ti­da de pa­ta.

Semana (Colombia) - - Sumario -

Nés­tor Hum­ber­to Martínez sor­pren­dió al pa­sar de un re­plie­gue es­tra­té­gi­co a la ofen­si­va en el me­mo­ra­ble de­ba­te que pro­ta­go­ni­zó en el Se­na­do. Su es­tra­te­gia tu­vo va­rios acier­tos y una gran me­ti­da de pa­ta.

ELESPERADODEBATEENTRE Nés­tor Hum­ber­to Martínez y sus contradictores no de­silu­sio­nó. Quie­nes tu­vie­ron la pa­cien­cia de se­guir las siete ho­ras de ese mano a mano vie­ron los ele­men­tos de una gran no­ve­la: ac­ción, dra­ma y so­bre to­do pa­sión. Los cua­tro pro­ta­go­nis­tas prin­ci­pa­les fue­ron ora­do­res de gran ca­li­bre. De Jor­ge En­ri­que Ro­ble­do y Gus­ta­vo Pe­tro se sa­bía.An­gé­li­ca Lozano es­tu­vo a la al­tu­ra y se con­sa­gró co­mo una de las mu­je­res con más pe­so en el Con­gre­so. Y Martínez de­fi­ni­ti­va­men­te sor­pren­dió. No solo por ha­ber asis­ti­do, lo cual no era obli­ga­to­rio, sino por su ta­len­to de abo­ga­do li­ti­gan­te, que sa­lió a flo­te en una di­men­sión que no se ha­bía visto en la te­le­vi­sión.

El de­ba­te real­men­te no arro­jó mu­chas chivas por­que el país ya ha­bía oí­do lo que di­je­ron los pro­ta­go­nis­tas. Así que tras es­ta ma­ra­tó­ni­ca jor­na­da quie­nes co­no­cían el te­ma no cam­bia­ron de opi­nión.Aun así se po­dría de­cir que el fis­cal no per­dió. Ha­bía re­ci­bi­do tan­to pa­lo en las dos se­ma­nas an­te­rio­res que to­do era ga­nan­cia.Tu­vo un gran acier­to al asis­tir, pues de no ha­ber­lo he­cho ha­bría que­da­do lapidado an­te los te­le­vi­den­tes.

Pri­me­ro in­ter­vino Ro­ble­do, quien con­fir­mó que co­no­ce co­mo po­cos el te­ma y sa­be hi­lar fra­ses tan efec­ti­vas co­mo cer­te­ras. Pe­tro hi­zo una pre­sen­ta­ción un po­co más pe­da­gó­gi­ca, pe­ro siem­pre fiel a su es­ti­lo in­ci­si­vo. Y Lozano, por su par­te, re­cor­dó con lu­jo de de­ta­lles que des­de an­tes de que el fis­cal asu­mie­ra ha­bía ad­ver­ti­do de sus im­pe­di­men­tos. Nin­guno en el au­di­to­rio es­pe­ra­ba que Martínez apa­re­cie­ra, así que cuan­do lle­gó to­do el mun­do se sor­pren­dió.

Pe­ro que la pre­sen­cia de Martínez ya fue­ra una ga­nan­cia pa­ra él no sig­ni­fi­ca­ba que te­nía la vic­to­ria asegurada. Una co­sa es so­bre­vi­vir y otra triun­far. Su in­ter­ven­ción po­dría di­vi­dir­se en dos par­tes: la de­fen­sa de su hon­ra y de su ges­tión fren­te a la Fis­ca­lía, y la fe­roz arre­me­ti­da con­tra sus crí­ti­cos. En lo pri­me­ro le fue bien y en lo se­gun­do mal.

En cuan­to a su de­fen­sa, el fis­cal se con­cen­tró en de­mos­trar que las gra­ba­cio­nes ob­je­to de tan­to es­cán­da­lo en el fon­do no te­nían nada gra­ve. Ar­gu­men­tó que Jor­ge En­ri­que Pi­zano, el con­tro­ller del pro­yec­to de la Ru­ta del Sol II (eje­cu­ta­do por Ode­brecht con el Gru­po Aval co­mo so­cio mi­no­ri­ta­rio), dio cuen­ta de “ano­ma­lías” que no ne­ce­sa­ria­men­te sig­ni­fi­ca­ban de­li­tos. Martínez pre­sen­tó el con­tro­ver­ti­do epi­so­dio co­mo una di­fe­ren­cia de cuen­tas en­tre dos so­cios, arre­gla­da a ni­vel pri­va­do me­dian­te sus servicios co­mo abo­ga­do de una de las par­tes.

Pa­ra sus­ten­tar­lo el fis­cal re­to­mó las

LUE­GO DE DOS SE­MA­NAS DE PA­LO, FUE UN GRAN ACIER­TO DE MARTÍNEZ HA­BER ASIS­TI­DO AL DE­BA­TE, PUES DE NO HA­BER­LO HE­CHO HA­BRÍA QUE­DA­DO LAPIDADO AN­TE LOS TE­LE­VI­DEN­TES

gra­ba­cio­nes ya co­no­ci­das de 2015 y re­sal­tó apar­tes en las que el con­tro­ller re­co­no­cía no sa­ber a qué obe­de­cían los fal­tan­tes. Pe­ro, además, pre­sen­tó nuevos au­dios de Pi­zano en los que nue­va­men­te ba­jo ju­ra­men­to es­te se nie­ga a afir­mar que sus ha­llaz­gos fue­ran

con­clu­yen­tes. “En­ton­ces, el se­ñor Pi­zano, mi ami­go, di­ce que no co­no­cía los de­li­tos y yo co­mo men­sa­je­ro sí te­nía que sa­ber”, di­jo Martínez. La ver­dad es que en las pri­me­ras gra­ba­cio­nes re­ve­la­das en No­ti­cias Uno hay un tono des­tem­pla­do que lo de­ja mal pa­ra­do y al­gu­nas fra­ses que dan pa­ra sus­pi­ca­cias e in­ter­pre­ta­cio­nes, pe­ro nin­gu­na evi­den­cia que com­pro­me­ta a Martínez o al Gru­po Aval en los so­bor­nos de Ode­brecht. El fis­cal mos­tró un au­dio en el cual le acon­se­ja­ba al con­tro­ller se­guir vi­gi­lan­te y “pren­der las alar­mas” en ca­so de en­con­trar al­go más con­cre­to.

Martínez ar­gu­men­tó que to­da la in­for­ma­ción con la que sus ad­ver­sa­rios sus­ten­ta­ron el de­ba­te en su con­tra pro­ve­nía pre­ci­sa­men­te de las in­ves­ti­ga­cio­nes del bún­ker.“No sean bri­bo­nes –ale­gó–, aquí no ha ha­bi­do nin­gún ta­pen-ta­pen”. Lue­go ex­pli­có que la en­ti­dad sí ha­bía oí­do a Pi­zano, pe­ro dio a en­ten­der que no apor­tó una in­for­ma­ción muy tras­cen­den­tal, pues re­fle­ja­ba con­tra­tos sos­pe­cho­sos por 23.000 mi­llo­nes de pe­sos, cuan­do la Fis­ca­lía ya ha­bía des­cu­bier­to coimas por más de 84.000 mi­llo­nes en más de un cen­te­nar de con­tra­tos de los ten­tácu­los de Ode­brecht.

To­das esas explicaciones se­rían más con­vin­cen­tes si no fue­ra por­que al mo­rir Pi­zano de­jó un tes­ta­men­to au­dio­vi­sual pa­ra de­cir exac­ta­men­te lo con­tra­rio. Pa­ra él na­die le pa­ra­ba bo­las, to­dos lo evi­ta­ban y no que­rían oír­lo. Las se­gun­das gra­ba­cio­nes, di­vul­ga­das por El Es­pec­ta­dor, son más in­có­mo­das pa­ra el fis­cal que las pri­me­ras. En es­tas él, le­yen­do un do­cu­men­to pre­pa­ra­do por un pe­na­lis­ta con­tra­ta­do pa­ra eva­luar las im­pli­ca­cio­nes ju­di­cia­les de los ha­llaz­gos de Pi­zano, enu­me­ra una se­rie de de­li­tos que abar­can bue­na par­te del Có­di­go Pe­nal. Él ano­ta que se tra­ta­ba de un aná­li­sis hi­po­té­ti­co de la si­tua­ción. Pe­ro pa­ra sus crí­ti­cos esa con­ver­sa­ción de­mues­tra que de ahí en ade­lan­te no po­día ig­no­rar las prác­ti­cas ile­ga­les de Ode­brecht.

Al­gu­nos lo acu­sa­ron de omi­sión de de­nun­cia por no ha­ber re­por­ta­do eso an­te las au­to­ri­da­des. Eso es bas­tan­te dis­cu­ti­ble, pues na­die va a pre­sen­tar de­nun­cias a la Fis­ca­lía por cuen­ta de al­go que le di­ce un ami­go en una con­ver­sa­ción par­ti­cu­lar. Pe­ro una co­sa es no de­nun­ciar y otra no sa­ber.Y a Martínez le que­da di­fí­cil con­ven­cer a la gen­te de que las de­nun­cias de Pi­zano no im­pli­ca­ban un cam­pa­na­zo de aler­ta so­bre las ac­ti­vi­da­des irre­gu­la­res de la mul­ti­na­cio­nal bra­si­le­ña.

El fis­cal sor­pren­dió al au­di­to­rio cuan­do pa­só de de­fen­der­se a de­nun­ciar una cons­pi­ra­ción en su con­tra. Se­ña­ló co­mo la ca­be­za de es­ta al ex­di­rec­tor de la ANI Luis Fer­nan­do An­dra­de, a quien atri­bu­yó ser el pro­vee­dor de la ar­ti­lle­ría que sus crí­ti­cos uti­li­za­ban pa­ra des­pres­ti­giar­lo. Martínez ase­gu­ró que en to­do el ba­rrio Ro­sa­les era sa­bi­do que Gus­ta­vo Pe­tro se ha­bía reuni­do con An­dra­de pre­vio al de­ba­te y que des­de Was­hing­ton le ha­bían in­for­ma­do que “do­ña Te­re­sa”, la es­po­sa de An­dra­de, se mo­vía por los pa­si­llos del Con­gre­so de Es­ta­dos Uni­dos con “ac­ti­tud pan­fle­ta­ria” pa­ra di­fa­mar­lo a él.

Pa­ra sus­ten­tar la te­sis de que la cons­pi­ra­ción se ha­bía ex­ten­di­do al ám­bi­to in­ter­na­cio­nal, el fis­cal pre­sen­tó un au­dio en el que se oye a An­dra­de con­ver­san­do con su pri­mo Luis Al­ber­to Mo­reno, pre­si­den­te del BID. Es­te, en­te­ra­do de que la Fis­ca­lía ha abier­to una in­ves­ti­ga­ción con­tra An­dra­de, le acon­se­ja bus­car a los me­dios y ex­pli­car­les sus ar­gu­men­tos. “La co­sa ju­rí­di­ca es una, pe­ro la co­sa en me­dios cuen­ta mu­cho. Pue­de ha­cer una en­tre­vis­ta o ha­blar con un gru­po de gen­te y con­tar­les cuá­les son los he­chos”, di­jo el di­rec­tor del BID

El con­se­jo de Mo­reno a su pri­mo es com­ple­ta­men­te ele­men­tal y ló­gi­co en una con­ver­sa­ción de fa­mi­lia. Pe­ro Martínez le atri­bu­yó una im­pli­ca­ción de­lin­cuen­cial que des­con­cer­tó al au­di­to­rio.“¡Es­to no tie­ne an­te­ce­den­tes!”, ase­gu­ró des­en­ca­ja­do y con voz de alar­ma. El fis­cal de­nun­ció que el pre­si­den­te del BID es­ta­ba in­ter­fi­rien­do en el sis­te­ma ju­di­cial de un país miem­bro.

Martínez agre­gó que te­nía tam­bién in­for­ma­ción pro­ve­nien­te de Nue­va York, se­gún la cual des­de allá se ur­día el plan pa­ra “ata­jar al fis­cal”. El pri­mer pa­so, ase­gu­ró, era in­ter­po­ner allí una de­nun­cia en su con­tra. Y agre­gó que pa­ra eso ya ha­bían con­tra­ta­do a una in­flu­yen­te ex­fun­cio­na­ria de la CIA y agen­tes del FBI a fin de “ini­ciar es­te pro­ce­so de de­pre­da­ción de la jus­ti­cia co­lom­bia­na. Mis ami­gos en Es­ta­dos Uni­dos, que son mu­chos, me di­cen que es­to va­le mi­llo­nes de dó­la­res”.

Lo más preo­cu­pan­te en re­la­ción con esa pe­lí­cu­la siniestra es que pa­re­ce que el fis­cal real­men­te la cree. La úni­ca ex­pli­ca­ción es que una per­so­na exi­to­sa co­mo él, que es­ta­ba ha­cien­do una ges­tión efi­caz en la Fis­ca­lía, no le en­cuen­tra otra jus­ti­fi­ca­ción po­si­ble al

LO MÁS PREO­CU­PAN­TE CON RE­LA­CIÓN A LA PE­LÍ­CU­LA SINIESTRA DE LA CONS­PI­RA­CIÓN ES QUE PA­RE­CE QUE EL FIS­CAL REAL­MEN­TE LA CREE

tsu­na­mi de agua su­cia que se le vino en­ci­ma en los úl­ti­mos 15 días. Él sien­te que no so­la­men­te han cri­ti­ca­do su ges­tión, sino que han pues­to en te­la de jui­cio su hon­ra. Co­mo con­si­de­ra esas crí­ti­cas to­tal­men­te in­jus­tas, cree en la cons­pi­ra­ción.

¿Cuál es la reali­dad de esa “cons­pi­ra­ción”? To­do se li­mi­ta a los evi­den­tes con­flic­tos de in­te­rés que Nés­tor Hum­ber­to Martínez ha te­ni­do des­de que lle­gó al car­go. Las gra­ba­cio­nes de Pi­zano le mos­tra­ron al país múl­ti­ples irre­gu­la­ri­da­des en el manejo fi­nan­cie­ro del con­sor­cio de la Ru­ta del Sol II. Es­te era con­tro­la­do por Ode­brecht con el Gru­po Aval co­mo so­cio mi­no­ri­ta­rio. Cuan­do se pre­sen­tó el plei­to en­tre so­cios por con­tra­tos fic­ti­cios y mul­ti­mi­llo­na­rios gi­ros no ex­pli­ca­dos, Martínez, co­mo abo­ga­do de Luis Carlos Sar­mien­to, re­dac­tó el con­tra­to de transac­ción con el que se le de­vol­vía la plata al Gru­poA­val.Ese con­tra­to te­nía una cláu­su­la de con­fi­den­cia­li­dad que de­ja­ba cla­ro que en la re­la­ción en­tre es­tos dos so­cios ha­bía mu­cho que in­ves­ti­gar. Y co­mo Martínez ha­bía si­do el abo­ga­do y ami­go to­da la vi­da de Sar­mien­to, sal­ta­ba a la vis­ta que no te­nía in­de­pen­den­cia pa­ra ago­tar esa in­ves­ti­ga­ción. A eso hay que su­mar­le que Sar­mien­to es ban­que­ro y el hom­bre más ri­co del país. Con­di­ción que, por de­fi­ni­ción, ge­ne­ra de­trac­to­res.

¿Y en dón­de en­tra Luis Fer­nan­do An­dra­de? A él, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, le pa­sa exac­ta­men­te lo mis­mo que a Nés­tor Hum­ber­to Martínez. Con­si­de­ra que no ha co­me­ti­do un solo de­li­to y, sin em­bar­go, han tra­pea­do con su hon­ra y se en­cuen­tra en la pi­co­ta. Él se sien­te el chi­vo ex­pia­to­rio de un es­cán­da­lo en el que se pro­te­ge a los pe­ces gran­des y tam­bién ve su pro­pia cons­pi­ra­ción, es­ta úl­ti­ma por par­te de la Fis­ca­lía. Pa­ra de­fen­der­se de­ci­dió uti­li­zar las ven­ta­jas que le da ser ciu­da­dano nor­te­ame­ri­cano. Por es­to su es­po­sa ha po­di­do ha­cer lobby con va­rios con­gre­sis­tas de Es­ta­dos Uni­dos y han lo­gra­do in­tere­sar a al­gu­nos me­dios de ese país y a su em­ba­ja­da en Co­lom­bia. Ese es un de­re­cho que tie­ne to­do ciu­da­dano grin­go y til­dar­lo de je­fe de una cons­pi­ra­ción in­ter­na­cio­nal es un exa­brup­to.

En Co­lom­bia mu­chos pe­rio­dis­tas y per­so­na­jes de la vi­da na­cio­nal, in­clu­yen­do a Pe­tro,se han reuni­do co­nAn­dra­de.Pe­ro esas reunio­nes son más pa­ra oír las ver­sio­nes so­bre su inocen­cia que pa­ra ob­te­ner in­for­ma­ción com­pro­me­te­do­ra con­tra Martínez o con­tra Luis Carlos Sar­mien­to. En reali­dad, aun­que él les atri­bu­ye el ori­gen de sus ma­les, no tie­ne nin­gu­na in­for­ma­ción adi­cio­nal so­bre ellos a la que co­no­ce el público.

So­bre el fis­cal, a An­dra­de le in­tere­sa de­mos­trar que el con­cep­to que Martínez emi­tió cuan­do era abo­ga­do de Sar­mien­to con­tra­di­ce el plan­tea­mien­to que ha­ce la Fis­ca­lía pa­ra te­ner­lo en de­ten­ción do­mi­ci­lia­ria. Ese te­ma bas­tan­te tra­ji­na­do pa­ra An­dra­de es una ob­se­sión.Y del Gru­po Aval, so­bre el cual pre­sun­ta­men­te ha ha­bla­do con las au­to­ri­da­des de la Bol­sa de Nue­va York, ale­ga que te­nía que te­ner co­no­ci­mien­to de las tri­qui­ñue­las de Ode­brecht des­de mu­cho an­tes de ad­mi­tir­lo. Esa dis­cu­sión tam­bién ha si­do ob­je­to de de­ba­te público y no al­can­za pa­ra sos­te­ner teo­rías cons­pi­ra­ti­vas.

La aten­ción de los pe­rio­dis­tas co­lom­bia­nos no par­te tan­to del pro­ve­cho en ob­te­ner in­for­ma­ción ex­clu­si­va de An­dra­de, sino de una preo­cu­pa­ción le­gí­ti­ma acer­ca de con­flic­tos de in­te­rés que im­pi­den la trans­pa­ren­cia de la in­ves­ti­ga­ción de la Fis­ca­lía.Al cie­rre de es­ta edi­ción, la Cor­te es­ta­ba so­lu­cio­nan­do la en­cru­ci­ja­da ju­rí­di­ca con el nom­bra­mien­to un fis­cal ad hoc. Ha­brá que ver si es­te lle­ga a las mis­mas con­clu­sio­nes que los fis­ca­les de Martínez o a otras. Pe­ro el país sí le cree­ría, pa­ra de una vez por to­das pa­sar la pá­gi­na de Ode­brecht.

Jor­ge En­ri­que Ro­ble­do

Gus­ta­vo Pe­tro

An­gé­li­ca Lozano

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.