Al res­ca­te

El ex­pre­si­den­te Ál­va­ro Uri­be cam­bió de es­tra­te­gia pa­ra apo­yar al go­bierno Du­que, unir al Cen­tro De­mo­crá­ti­co, pro­pi­ciar acuer­dos con otras ban­ca­das y sal­var la agen­da le­gis­la­ti­va.

Semana (Colombia) - - Sumario -

ÁL­VA­RO URI­BE CAM­BIÓ DE li­bre­to. En las úl­ti­mas se­ma­nas el ex­pre­si­den­te y se­na­dor ha es­ta­do muy ac­ti­vo en el Con­gre­so,mo­vién­do­se en­tre co­mi­sio­nes y en reunio­nes con je­fes de otros par­ti­dos. La fo­to que se ha­bía con­ver­ti­do en sím­bo­lo de su tra­ba­jo par­la­men­ta­rio en los años an­te­rio­res, plan­ta­do en su cu­rul y siem­pre ro­dea­do de la leal ban­ca­da del Cen­tro De­mo­crá­ti­co, ha cam­bia­do por su pre­sen­cia en otras co­mi­sio­nes y por en­cuen­tros con lí­de­res de otras fuer­zas.

Uri­be se ha reuni­do con Cé­sar Ga­vi­ria, di­rec­tor del Par­ti­do Li­be­ral,en dos oca­sio­nes. Tam­bién con Germán Var­gas, lí­der na­tu­ral de Cam­bio Ra­di­cal. Y has­ta ha bus­ca­do un en­cuen­tro con Au­re­lio Ira­go­rri, má­xi­ma au­to­ri­dad de La U, par­ti­do con el que tu­vo pé­si­mas re­la­cio­nes en el pe­rio­do de Juan Ma­nuel San­tos.Va­rias de sus reunio­nes han te­ni­do que ver con la dis­cu­sión so­bre la re­for­ma tri­bu­ta­ria, a la que le ha me­ti­do el hom­bro a pe­sar de que no per­te­ne­ce a las co­mi­sio­nes ter­ce­ras, es­ce­na­rio na­tu­ral del de­ba­te.

Pe­ro más que un in­ten­to por ha­cer via­ble esa ley, de la que de­pen­de que el go­bierno ten­ga re­cur­sos pa­ra im­pul­sar su agen­da en el cua­trie­nio, el nue­vo pro­ta­go­nis­mo del ex­pre­si­den­te bus­ca cam­biar el cli­ma po­lí­ti­co. Las úl­ti­mas en­cues­tas arro­ja­ron un des­cen­so en la ima­gen del pre­si­den­te Du­que y del pro­pio Uri­be, y un cre­ci­mien­to en el pe­si­mis­mo de los co­lom­bia­nos. En el Con­gre­so se per­ci­bía una pa­rá­li­sis de las ini­cia­ti­vas de la Ca­sa de Na­ri­ño. Y las re­la­cio­nes en­tre el pre­si­den­te y su par­ti­do, si bien es­tán muy le­jos de re­pe­tir la rup­tu­ra con Juan Ma­nuel San­tos, ca­da vez te­nían ma­yo­res ni­ve­les de ten­sión. “Una co­sa es el par­ti­do y otra el go­bierno”, ha­bía di­cho la vi­ce­pre­si­den­ta Mar­ta Lu­cía Ra­mí­rez.

El ti­mo­na­zo era ne­ce­sa­rio. Uri­be le di­jo a su ban­ca­da en un vi­deo am­plia­men­te di­fun­di­do en redes:“Es­pe­ra­mos que Du­que en­de­re­ce. Si no lo ha­ce, nos va muy mal”.Y co­mo ha si­do su tra­di­ción, echó mano de Twit­ter pa­ra anun­ciar su nue­va es­tra­te­gia. Es­ta se re­su­me en tres pun­tos: 1. Apo­yar al pre­si­den­te en bus­ca de la me­jor so­lu­ción pa­ra la re­for­ma tri­bu­ta­ria; 2. Con­so­li­dar la uni­dad del Cen­tro De­mo­crá­ti­co; y 3. Bus­car una coa­li­ción in­ter­par­ti­dis­ta pa­ra con­cer­tar y apo­yar las re­for­mas del go­bierno.

En plata blan­ca, to­do es­to se re­su­me en de­te­ner el des­gas­te tem­prano del go­bierno. La go­ber­na­bi­li­dad de Du­que es­ta­ba ame­na­za­da des­de va­rios fren­tes. En el de la opi­nión pú­bli­ca, por el des­gas­te que pro­du­jo la pro­pues­ta de ex­ten­der el IVA a to­da la ca­nas­ta fa­mi­liar y la con­tra­dic­ción que eso im­pli­ca­ba con la pro­me­sa elec­to­ral de ba­jar im­pues­tos. Y en el cam­po po­lí­ti­co, por la cre­cien­te dis­tan­cia en­tre el pri­mer man­da­ta­rio y su ban­ca­da.Allí sot­to­vo­ce lo cri­ti­ca­ban por ha­ber con­ti­nua­do el pro­ce­so de paz –que el par­ti­do ha­bía cues­tio­na­do en las cam­pa­ñas por el No y lue­go en la pre­si­den­cial– y por

una ac­ti­tud con­ci­lia­to­ria, y has­ta amis­to­sa, con quie­nes go­ber­na­ron con San­tos. Ha­bía des­or­den en el par­ti­do de go­bierno. Se­gún la se­na­do­ra Pao­la Hol­guín, “Nos ha da­do li­dia cam­biar el chip de opo­si­ción y, por eso, Uri­be nos es­tá dan­do un men­sa­je cla­ro a la ban­ca­da: uni­dad y res­pal­do al go­bierno”.

En el fon­do hay una reali­dad po­lí­ti­ca com­ple­ja: el Con­gre­so es­tá ato­mi­za­do. El Cen­tro De­mo­crá­ti­co es la pri­me­ra fuer­za en el Se­na­do y tie­ne el apo­yo del Par­ti­do Con­ser­va­dor y otros mi­no­ri­ta­rios, pe­ro no los vo­tos ne­ce­sa­rios pa­ra im­pul­sar sus pro­yec­tos. La in­ten­ción de de­jar atrás la fa­mo­sa mer­me­la­da, además, ha di­fi­cul­ta­do el apo­yo de otros par­ti­dos que, co­mo el Li­be­ral y Cam­bio Ra­di­cal, op­ta­ron por asu­mir su in­de­pen­den­cia, en vez de for­mar par­te de la coa­li­ción de go­bierno, co­mo dis­po­ne el nue­vo Es­ta­tu­to de Opo­si­ción. No con­tar con ma­yo­rías pro­pias, ni cons­truir­las con al­gún sus­ti­tu­to de la mer­me­la­da, com­po­ne un es­ce­na­rio muy di­fí­cil en el Con­gre­so. Más aún con un ga­bi­ne­te téc­ni­co que los con­gre­sis­tas no ven co­mo un in­ter­lo­cu­tor flui­do. Pa­ra la res­pon­sa­ble de ma­ne­jar las re­la­cio­nes con el Con­gre­so, la mi­nis­tra del In­te­rior, Nancy Pa­tri­cia Gu­tié­rrez, la ta­rea se ha­ce aún más di­fí­cil.

El pre­si­den­te Du­que quie­re po­ner­le fin a la po­la­ri­za­ción.Es de­cir,ter­mi­nar el du­ro en­fren­ta­mien­to par­ti­dis­ta de la era San­tos, que lle­gó a po­ner en pe­li­gro la paz po­lí­ti­ca y la go­ber­na­bi­li­dad en los úl­ti­mos ocho años.Su tem­pe­ra­men­to con­ci­lia­dor es­tá ali­nea­do con una es­tra­te­gia pa­ra ge­ne­rar una at­mós­fe­ra más tran­qui­la y pro­duc­ti­va. Pe­ro su ban­ca­da no siem­pre ha com­par­ti­do esa ac­ti­tud. En es­pe­cial, cuan­do la han in­ter­pre­ta­do co­mo el aban­dono de al­gu­nas de las pro­me­sas del Cen­tro De­mo­crá­ti­co en la cam­pa­ña.En la re­for­ma tri­bu­ta­ria el par­ti­do de go­bierno fue uno de los ma­yo­res res­pon­sa­bles del nau­fra­gio de la pro­pues­ta de ex­ten­der el IVA, co­lum­na ver­te­bral de la pri­me­ra ver­sión, pre­sen­ta­da por el mi­nis­tro de Ha­cien­da, Al­ber­to Ca­rras­qui­lla.

En to­do ca­so, las di­fe­ren­cias en­tre el pre­si­den­te y el Cen­tro De­mo­crá­ti­co es­tán muy le­jos de re­pe­tir la his­to­ria del go­bierno an­te­rior. En la cú­pu­la, Uri­be y Du­que han man­te­ni­do una re­la­ción cor­dial. Nin­guno de los dos es­tá dis­pues­to a re­pe­tir esa his­to­ria, en la que am­bos sal­drían per­dien­do. “La re­la­ción en­tre los dos es­tá me­jor que nun­ca, in­clu­so en oca­sio­nes ha­blan dos o tres ve­ces al día”, di­ce Ma­ría del Ro­sa­rio Gue­rra, se­na­do­ra del Cen­tro De­mo­crá­ti­co. Du­que ha vi­si­ta­do a su an­te­ce­sor en su fin­ca, y el am­bien­te ha si­do siem­pre amis­to­so.

Y es­tá el fac­tor Pe­tro. La am­plia vo­ta­ción ob­te­ni­da por el exal­cal­de de Bo­go­tá en la se­gun­da vuel­ta pre­si­den­cial tie­ne con los pe­los de pun­ta a las fuer­zas po­lí­ti­cas tra­di­cio­na­les. Evi­tar un gi­ro a la iz­quier­da se ha con­ver­ti­do en un pun­to de con­ver­gen­cia no solo en­tre el pre­si­den­te y su par­ti­do, sino en­tre otras fuer­zas; un ob­je­ti­vo su­pe­rior a las grie­tas in­ter­nas que se es­ta­ban abrien­do y que for­ta­le­ce el li­de­raz­go asu­mi­do por el ex­pre­si­den­te Uri­be.

A pe­sar de to­do, el nue­vo pa­pel del ex­man­da­ta­rio tie­ne di­fi­cul­ta­des.La per­cep­ción de que ejer­ce una in­fluen­cia pa­ter­nal –o, peor aún, ex­ce­si­va– so­bre el pre­si­den­te Du­que pue­de de­bi­li­tar su fi­gu­ra co­mo je­fe del Es­ta­do. Aun­que anec­dó­ti­cas, no ayu­dan mu­cho las con­fu­sio­nes pú­bli­cas de los mi­nis­tros cuan­do di­cen “pre­si­den­te Uri­be” pa­ra re­fe­rir­se al ac­tual man­da­ta­rio. La se­ma­na pa­sa­da su­frió ese lap­sus la vi­ce­pre­si­den­ta Mar­ta Lu­cía Ra­mí­rez. Y en ma­te­ria de agen­da le­gis­la­ti­va, las pró­xi­mas dos se­ma­nas re­sul­ta­rán cru­cia­les.Un balance le­gis­la­ti­vo muy po­bre, en con­tra­vía de la tra­di­ción se­gún la cual en el pri­mer año del go­bierno le aprue­ban to­do al pre­si­den­te, au­men­ta­ría la in­cer­ti­dum­bre.

El se­na­dor Uri­be ha da­do se­ña­les de que así lo en­tien­de y es­tá em­pe­ña­do en lo­grar acuer­dos pa­ra sal­var la le­gis­la­tu­ra. En to­do ca­so, cual­quie­ra que sea el fu­tu­ro de las re­la­cio­nes en­tre el Eje­cu­ti­vo y el Con­gre­so, pa­ra un pre­si­den­te el pri­mer pa­so in­dis­pen­sa­ble es con­tar con el res­pal­do de su co­lec­ti­vi­dad.Y no solo re­tó­ri­co, sino en ac­tos con­cre­tos. El Cen­tro De­mo­crá­ti­co ha­bía si­do am­bi­guo fren­te a Du­que y fal­ta ver si aho­ra Uri­be lo­gró ali­near­lo.

EL EX­PRE­SI­DEN­TE URI­BE APO­YA A SU SU­CE­SOR PA­RA DE­TE­NER EL DES­GAS­TE PRE­MA­TU­RO DE SU GO­BIERNO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.