Un mar de pro­ble­mas.

La dispu­ta en­tre Ru­sia y Ucra­nia en las aguas del mar Negro preo­cu­pa a los lí­de­res mun­dia­les y gra­vi­tó so­bre la cum­bre del G20. Se tra­ta de un con­flic­to ca­paz de ex­ten­der­se por la re­gión.

Semana (Colombia) - - Sumario -

La dispu­ta en­tre Ru­sia y Ucra­nia en las aguas del mar Negro preo­cu­pa a los lí­de­res mun­dia­les y gra­vi­tó so­bre la cum­bre del G20. Se tra­ta de un con­flic­to ca­paz de ex­ten­der­se por la re­gión.

EL IN­CI­DEN­TE TU­VO REPERcusiones mun­dia­les. Mien­tras los lí­de­res de Eu­ro­pa con­de­na­ban la ac­ti­tud de los ru­sos, un re­nuen­te pre­si­den­te Do­nald Trump can­ce­ló, ca­si a re­ga­ña­dien­tes, su cum­bre con Vla­di­mir Pu­tin, que iba a rea­li­zar en el mar­co de la reunión del G20 en Buenos Aires. Es­to por el epi­so­dio que en­fren­ta a Ucra­nia con Ru­sia en el mar Negro.To­do co­men­zó el domingo 25 de no­viem­bre, cuan­do la guar­dia cos­te­ra rusa in­ter­cep­tó tres bu­ques ucra­nia­nos en el es­tre­cho de Kerch, que co­mu­ni­ca al mar Negro con el mar de Azov. El in­ci­den­te de­jó 24 ma­ri­ne­ros ucra­nia­nos de­te­ni­dos, de los cua­les va­rios es­ta­ban he­ri­dos a ba­la, mien­tras Ru­sia lle­na­ba la zo­na de he­li­cóp­te­ros y avio­nes.

Por su par­te, el pre­si­den­te ucra­niano, Pe­tro Po­ros­hen­ko,de­cla­ró el es­ta­do de gue­rra en las re­gio­nes ale­da­ñas a la fron­te­ra rusa por 30 días, an­te la que pa­re­ce una gra­ve es­ca­la­da mi­li­tar en­tre los dos paí­ses.Am­bas par­tes tie­nen explicaciones opues­tas: Ru­sia ale­ga que los bu­ques ucra­nia­nos vio­la­ron sus aguas te­rri­to­ria­les y que se tra­tó de una pro­vo­ca­ción, en el mar­co de la cam­pa­ña pa­ra las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de mar­zo en el ve­cino país. Kiev, por su par­te, sos­tie­ne que se tra­ta de aguas com­par­ti­das y acusa a Mos­cú de blo­quear sus puer­tos de Ma­riú­pol y Berd­yansk, des­de don­de su país ex­por­ta hie­rro y ace­ro, un ren­glón muy im­por­tan­te pa­ra su eco­no­mía. Y en otros paí­ses de la ve­cin­dad, co­mo Po­lo­nia, Es­to­nia, Li­tua­nia y Le­to­nia, cre­ce la an­gus­tia por lo que ven co­mo una nue­va ma­ni­fes­ta­ción del im­pe­ria­lis­mo ru­so en la zo­na.

El ori­gen cer­cano del pro­ble­ma en­tre los dos paí­ses se re­mon­ta cin­co años atrás, a las pro­tes­tas co­no­ci­das co­mo Eu­ro­mai­dán, en la pla­za cen­tral de la ca­pi­tal ucra­nia­na, Kiev. Las pro­tes­tas es­ta­lla­ron cuan­do el pre­si­den­te Vík­tor Ya­nu­kó­vich, ba­jo fuer­te pre­sión de Mos­cú, de­ci­dió sus­pen­der la firma del acuer­do de coope­ra­ción en­tre el país y la Unión Eu­ro­pea, lo cual ge­ne­ró un enor­me des­con­ten­to, so­bre to­do en la par­te oc­ci­den­tal del país. Las ma­ni­fes­ta­cio­nes, du­ra­men­te re­pri­mi­das, cul­mi­na­ron en fe­bre­ro de 2014 con la des­ti­tu­ción del pre­si­den­te Ya­nu­kó­vich, sus­ti­tui­do por un go­bierno de cla­ro tin­te na­cio­na­lis­ta.

El cam­bio de man­do en la ca­pi­tal ucra­nia­na desató una cri­sis en­tre las re­gio­nes pro­rru­sas del orien­te y las proeu­ro­peas del oc­ci­den­te. En mar­zo la re­pú­bli­ca de Cri­mea, de ma­yo­ría pro­rru­sa, reali­zó un re­fe­rén­dum en el cual un 96 por cien­to de la po­bla­ción apro­bó unir­se al gi­gan­te ve­cino. Ni Ucra­nia ni la ma­yo­ría de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal re­co­no­cie­ron la con­sul­ta, y con­si­de­ra­ron el cam­bio de fron­te­ras co­mo una ane­xión or­ques­ta­da por el pre­si­den­te ru­so, Vla­di­mir Pu­tin.

Po­ros­hen­ko ganó en ma­yo de ese año, ca­si en si­mul­tá­neo con la de­cla­ra­ción de in­de­pen­den­cia de las au­to­pro­cla­ma­das re­pú­bli­cas de Do­netsk y Lu­gansk, en la

fron­te­ra con Ru­sia. Es­ta­lló un san­grien­to en­fren­ta­mien­to ar­ma­do, una gue­rra ci­vil en el cen­tro de Eu­ro­pa, en­tre las fuer­zas de Kiev y las mi­li­cias pro­rru­sas, cla­ra­men­te pa­tro­ci­na­das por el Krem­lin. Más de 10.000 per­so­nas per­die­ron la vi­da en el cur­so de los meses siguientes, en un con­flic­to que vol­vió a ver bom­bas caer so­bre ciu­da­des y pue­blos su­per­po­bla­dos. Ter­mi­na­ban así más de 70 años de paz que si­guie­ron a la car­ni­ce­ría de la in­va­sión ale­ma­na y la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

A fi­nes de 2014, las par­tes lo­gra­ron los acuer­dos de Minsk, que per­mi­tie­ron con­ge­lar el con­flic­to, pe­ro no re­sol­ver­lo. Des­de en­ton­ces, la re­la­ción en­tre Ru­sia y Ucra­nia solo ha em­peo­ra­do y la de Ru­sia con la Unión Eu­ro­pea y Es­ta­dos Uni­dos lle­gó a su peor mo­men­to des­de el fi­nal de la Gue­rra Fría, con una es­ca­la­da de san­cio­nes con­tra empresarios y fun­cio­na­rios ru­sos, y con me­di­das que afec­tan su co­mer­cio.

CRI­MEA, LA MAN­ZA­NA DE LA DIS­COR­DIA

La pe­nín­su­la de Cri­mea pre­sen­ció al­gu­nas de las más en­car­ni­za­das ba­ta­llas de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Se­bas­to­pol, el puer­to, tie­ne el tí­tu­lo de Ciu­dad He­roi­ca y es des­de 1783 la se­de de la flo­ta rusa del mar Negro. En 1954, Ni­ki­ta Jrus­hov, se­cre­ta­rio ge­ne­ral del Par­ti­do Co­mu­nis­ta de la Unión So­vié­ti­ca, ce­dió Cri­mea a Ucra­nia, pe­ro la me­di­da no tu­vo con­se­cuen­cias, pues los dos paí­ses ha­cían par­te de la URSS. Cuan­do es­ta se di­sol­vió en 1991, Cri­mea que­dó en Ucra­nia, pe­ro Ru­sia man­ten­drá la ba­se mi­li­tar de Se­bas­to­pol has­ta 2042.

Tras el re­fe­rén­dum de 2014, Cri­mea que­dó ro­dea­da de tie­rras ucra­nia­nas y cor­ta­da de Ru­sia, ra­zón por la cual Mos­cú cons­tru­yó un puen­te de 19 ki­ló­me­tros en el es­tre­cho de Kerch pa­ra unir la pe­nín­su­la con el res­to del país, su­pues­ta­men­te pa­ra pro­mo­ver el tu­ris­mo y las in­ver­sio­nes, pe­ro so­bre to­do pa­ra au­men­tar sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te la pre­sen­cia mi­li­tar.

“La for­ma en que Ru­sia se ha afian­za­do en Cri­mea y el nue­vo puen­te preo­cu­pa­ron se­ria­men­te al go­bierno de Kiev por­que las po­bla­cio­nes ucra­nia­nas ve­ci­nas en el mar de Azov, que se de­di­can a la pes­ca y venta de me­ta­les, es­tán que­dan­do ca­da vez más ais­la­das”, di­jo a SE­MA­NA el es­pe­cia­lis­ta ar­gen­tino Al­ber­to Huts­chen­reu­ter, doc­tor en Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­na­les.

“Por su par­te, Ru­sia res­pon­de a las pro­vo­ca­cio­nes de la Otan, que ha ve­ni­do ha­cien­do ejer­ci­cios en la zo­na del Bál­ti­co y en nin­gún mo­men­to ha bus­ca­do un acuer­do con Ru­sia so­bre la am­plia­ción de la Otan. Es­to es una lí­nea ro­ja pa­ra Ru­sia, que si se con­si­de­ra agre­di­da, va a reac­cio­nar”, agre­gó el ex­per­to, quien ad­vier­te que, de con­ti­nuar es­te cur­so, po­drían “apa­re­cer nue­vas Cri­meas” en el orien­te ucra­niano. Huts­chen­reu­ter se re­fie­re a la po­lí­ti­ca de la Alian­za Atlán­ti­ca, que, des­de la di­so­lu­ción de la URSS en 1991, co­men­zó a ex­ten­der sus ten­tácu­los ha­cia el orien­te, al in­cor­po­rar a los paí­ses que for­ma­ron par­te del blo­que so­vié­ti­co, has­ta las fron­te­ras mis­mas de Ru­sia.Al­go inacep­ta­ble pa­ra un pre­si­den­te na­cio­na­lis­ta co­mo Pu­tin. Y los famosos acuer­dos de Minsk es­tán muy con­ge­la­dos por­que no han re­suel­to los pun­tos cen­tra­les de la cri­sis. En es­te con­tex­to, Ucra­nia se en­ca­mi­na a nue­vas elec­cio­nes pre­si­den­cia­les en ma­yo de 2019. Y nin­gún can­di­da­to sos­tie­ne que hay que me­jo­rar la re­la­ción con Ru­sia, lo que pue­de per­pe­tuar el con­flic­to.

Con más de 40 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, la his­to­ria de Ucra­nia se con­fun­de con la rusa des­de ha­ce más de mil años. Cer­ca de un ter­cio de su po­bla­ción es ru­soha­blan­te y se con­cen­tra fun­da­men­tal­men­te en el orien­te del país, en las re­gio­nes más in­dus­tria­li­za­das y den­sa­men­te po­bla­das de Do­netsk y Lu­gansk.

Zbig­new Br­ze­zinsky, ase­sor de se­gu­ri­dad na­cio­nal del pre­si­den­te Jimmy Car­ter en Es­ta­dos Uni­dos, es­cri­bió en 1998, en su li­bro El gran jue­go de aje­drez, que Es­ta­dos Uni­dos de­bía to­mar con­trol de Ucra­nia:“Es un pi­vo­te es­tra­té­gi­co por­que su pro­pia exis­ten­cia co­mo un país in­de­pen­dien­te sig­ni­fi­ca que Ru­sia de­ja de ser un im­pe­rio eu­ro­asiá­ti­co”. Por eso, más que una es­ca­ra­mu­za na­val, en el es­tre­cho de Kerch se jue­ga ha­cia don­de se in­cli­na la ba­lan­za de la geo­po­lí­ti­ca mun­dial.

u El pre­si­den­te ru­so, Vla­di­mir Pu­tin, tie­ne en su ha­ber un lar­go pron­tua­rio de ac­cio­nes bé­li­cas. Las ten­sio­nes de es­ta se­ma­na dejan ver lo im­por­tan­te que es Cri­mea pa­ra el zar.

tu El mar­tes, el pre­si­den­te ucra­niano, Pe­tro Po­ros­hen­ko, de­cla­ró la ley mar­cial en las re­gio­nes fron­te­ri­zas con Ru­sia. To­do des­pués de que guar­da­cos­tas ru­sos in­ter­cep­ta­ron tres bu­ques ucra­nia­nos. Kiev acusa a Mos­cú de blo­quear el pa­so de pro­duc­tos en el puen­te de Kerch.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.