El ‘play­boy’ más fa­mo­so de la his­to­ria.

En los años cin­cuen­ta Por­fi­rio Ru­bi­ro­sa se­du­jo a la hi­ja del dic­ta­dor Tru­ji­llo, a las dos mu­je­res más ri­cas del mun­do y a de­ce­nas de ce­le­bri­da­des. Per­fil del ‘la­tin lo­ver’ por ex­ce­len­cia, que ins­pi­ra una nue­va se­rie de te­le­vi­sión.

Semana (Colombia) - - Sumario -

En los años cin­cuen­ta Por­fi­rio Ru­bi­ro­sa se­du­jo a la hi­ja del dic­ta­dor Tru­ji­llo, a las dos mu­je­res más ri­cas del

mun­do y a de­ce­nas de ce­le­bri­da­des. Per­fil del ‘la­tin lo­ver’ por ex­ce­len­cia, que ins­pi­ra.

AMEDIADOS del si­glo XX, el don­juán do­mi­ni­cano Por­fi­rio Ru­bi­ro­sa era una ce­le­bri­dad mun­dial, pues las mu­je­res más des­pam­pa­nan­tes del mun­do se ren­dían a sus pies. La le­yen­da di­ce que Ava Gard­ner, Zsa Zsa Ga­bor, Kim No­vak, Ri­ta Hay­worth, Ja­ne Mans­field, Pa­tri­cia Ken­nedy (her­ma­na de John F.), Eva Pe­rón y has­ta Ma­rilyn Mon­roe se me­tie­ron en su ca­ma. Mi­les más en­gro­sa­ron su lis­ta de en­cuen­tros se­xua­les.

Con­si­de­ra­do el play­boy por ex­ce­len­cia del si­glo XX, en­tre las sá­ba­nas tam­bién hay que con­tar a sus cin­co es­po­sas. La pri­me­ra prác­ti­ca­men­te do­mi­na­ba su na­tal Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, pues su pa­dre era nada me­nos que el san­gui­na­rio dic­ta­dor Ra­fael Leo­ni­das Tru­ji­llo. Des­pués vi­nie­ron las dos mu­je­res más ri­cas del mun­do en los años cua­ren­ta y cin­cuen­ta: Do­ris Du­ke, hi­ja úni­ca del pro­pie­ta­rio de la Ame­ri­can To­bac­co, y Bar­ba­ra Hut­ton, he­re­de­ra de la in­men­sa for­tu­na de los al­ma­ce­nes Wool­worth. “¿Qué tie­ne de ma­lo ca­sar­se con mu­je­res ri­cas? Los que me cri­ti­can no tie­nen idea de nada, yo sim­ple­men­te las con­si­de­ra­ba mu­je­res. Y ¿qué tie­ne de ma­lo re­ci­bir re­ga­los de una mu­jer? Yo tam­bién los doy, así yo re­ga­le un ani­llo y ella me re­ga­le un bom­bar­de­ro”, di­jo Ru­bi­ro­sa sin ru­bor.

Más que su ca­ba­lle­ro­si­dad, mu­chas mu­je­res atri­bu­ye­ron su ma­gia a su miem­bro vi­ril. En el pe­rió­di­co The Sun­da­yTi­mes,Lynn Bar­ber men­cio­na que el atri­bu­to del do­mi­ni­cano “era de la lon­gi­tud de un ba­te de béis­bol y del grue­so de una la­ta de cer­ve­za. Las mu­je­res gri­ta­ban al ver su ta­ma­ño”.Zsa Zsa Ga­bor su­mó que “ha­bría po­di­do ser una atrac­ción de cir­co”. Y si bien sus ami­gos lo lla­ma­ban Ru­bi, en los años cua­ren­ta se ganó otro fa­mo­so apo­do:Siem­pre Lis­to,y no pre­ci­sa­men­te por per­te­ne­cer a los boy scouts.

Ver­dad o hi­pér­bo­le,el do­mi­ni­cano lle­vó una vi­da lu­ju­rio­sa mar­ca­da por el di­ne­ro, las dro­gas, los co­ches rá­pi­dos,la al­ta po­lí­ti­ca,el cri­men y,por su­pues­to,las mu­je­res más her­mo­sas y mi­llo­na­rias. No era un hom­bre gua­po en el sen­ti­do es­tric­to de la pa­la­bra.Aun­que era un de­di­ca­do de­por­tis­ta, no era al­to ni for­ni­do, pe­ro su atrac­ti­vo de ma­cho la­tino de ojos cla­ros, su ro­pa ex­qui­si­ta,sus mo­da­les de al­to mun­do y su sim­pa­tía atraían po­de­ro­sa­men­te a las mu­je­res.

Co­men­zó co­mo ayu­dan­te de Tru­ji­llo, uno de los ti­ra­nos más vio­len­tos de to­dos los tiem­pos,a quien con­vir­tió en su sue­gro, y man­tu­vo con­tac­to con al­gu­nos de los per­so­na­jes más po­de­ro­sos y famosos del mun­do: el pre­si­den­te John F. Ken­nedy, el hom­bre de con­fian­za de Hitler –Jo­seph Goeb­bels– co­mo em­ba­ja­dor en Ale­ma­nia, el ar­gen­tino Juan Domingo Pe­rón, Frank Si­na­tra… Re­pre­sen­tó a su país en Fran­cia,Ale­ma­nia, Bél­gi­ca, Ita­lia y Ar­gen­ti­na, fue cer­cano a la reale­za y vi­vió en el gla­mu­ro­so mun­do del po­lo y los au­tos de­por­ti­vos. Pe­ro su éxi­to con el se­xo fe­me­nino lo hi­zo pa­sar a la his­to­ria.

A las ocho de la ma­ña­na del 5 de ju­lio de 1965, des­pués de una no­che de de­sen­freno en la dis­co­te­ca pa­ri­si­na en la que ce­le­bra­ba la vic­to­ria de su equi­po de po­lo, es­tre­lló su Fe­rra­ri con­tra un ár­bol en el Bos­que de Bo­lo­nia.Te­nía 56 años. El dia­rio The New York Ti­mes co­men­tó: “La for­ma co­mo mu­rió fue dig­na de su le­yen­da”.

Ru­bi­ro­sa vi­vió el mo­men­to y, por eso, se des­va­ne­ció sin de­jar hi­jos ni for­tu­na. Shawn Levy, quien en 2005 es­cri­bió The Last Play­boy, re­ve­ló ar­chi­vos cla­si­fi­ca­dos del FBI y de la CIA se­gún los cua­les ha­bía si­do “la­drón de jo­yas,fal­si­fi­ca­dor,mag­na­te na­vie­ro y ca­za­dor de te­so­ros”. Nun­ca tu­vo una for­tu­na pro­pia pe­ro siem­pre lo­gró que sus mu­je­res le com­par­tie­ran las su­yas,y lle­gó a gas­tar ca­da año un mi­llón de dó­la­res en ex­cen­tri­ci­da­des.

Por ese ti­po de co­sas, Ru­bi­ro­sa siem­pre ha des­per­ta­do in­te­rés. No­ve­las co­mo Los aven­tu­re­ros, de Ha­rold Rob­bins, y bio­gra­fías co­mo The Irre­sis­ti­ble Mr. Wrong, se­gún la cual no ha­bía fies­ta de la al­ta so­cie­dad sin Ru­bi lo po­nen en el cen­tro de la ac­ción. Hoy, más de me­dio si­glo des­pués de su muer­te, su vi­da lle­ga la pan­ta­lla chi­ca. El ser­vi­cio Cla­ro Vi­deo es­tre­na la se­rie Ru­bi­ro­sa,pro­ta­go­ni­za­da por Ma­no­lo Cardona.El ac­tor co­lom­biano ase­gu­ra que el per­so­na­je lo cau­ti­vó, pues “es­tu­vo pre­sen­te en va­rios even­tos his­tó­ri­cos mun­dia­les, no en un pa­pel se­cun­da­rio, sino co­mo pro­ta­go­nis­ta.Vi­vió de ni­ño la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial en Fran­cia, es­tu­vo con Hitler en las Olim­pia­das de 1936, fue em­ba­ja­dor en Ar­gen­ti­na cuan­do Pe­rón y es­ta­ba en la em­ba­ja­da de Cu­ba cuan­do Cas­tro subió al po­der”.

En 12 ca­pí­tu­los la se­rie abor­da­rá ca­si to­da su vi­da, y res­ta ver en qué me­di­da abor­da­rá su es­te­ri­li­dad. Por­que na­die tu­vo tan­to éxi­to al re­ve­lar que no po­día en­gen­drar un hi­jo co­mo Ru­bi. En una épo­ca en la que no exis­tían los mé­to­dos an­ti­con­cep­ti­vos mo­der­nos, le re­sul­tó un gran gan­cho pa­ra se­du­cir. Se ufa­na­ba de su con­di­ción, que atri­buía a un gol­pe re­ci­bi­do en un par­ti­do de po­lo.

Su pri­mer pa­drino, el ge­ne­ral Tru­ji­llo, lle­gó al po­der en 1930 y se que­dó du­ran­te 31 años. El dic­ta­dor do­mi­ni­cano le otor­gó la mano de su hi­ja, una pen­sión anual de 50.000 dó­la­res y su pri­mer car­go diplomático en Berlín.“Es ex­ce­len­te pa­ra ese tra­ba­jo por­que las mu­je­res lo ado­ran y por­que es un men­ti­ro­so”, ex­pli­có el ti­rano en 1936. Un año más tar­de se se­pa­ró, acu­sa­do de vio­len­cia e in­fi­de­li­dad, pe­ro el dic­ta­dor no lo odió. Lo nom­bró em­ba­ja­dor en Ar­gen­ti­na, don­de co­no­ció y se­du­jo a Evi­ta Pe­rón. Tam­bién es­tu­vo en Cu­ba,“don­de so­bre­sa­lió no por su tra­ba­jo, sino por ser el rey de la vi­da noc­tur­na”.

Años más tar­de,Ru­bi­ro­sa co­no­ció a Da­nie­lle Da­rrieux,una ac­triz de 23 años por ese en­ton­ces la me­jor pa­ga­da de Fran­cia.Cuan­do se ca­sa­ron, en 1942, la pren­sa no de­ja­ba de pu­bli­car no­ti­cias su­yas. Ac­to se­gui­do,Tru­ji­llo lo tras­la­dó a Ro­ma y has­ta ahí lle­gó el so­na­do ma­tri­mo­nio. Allá coin­ci­dió con la re­por­te­ra Do­ris Du­ke, úni­ca he­re­de­ra del im­pe­rio deA­me­ri­can To­bac­co. Levy des­ta­ca en su li­bro que Du­ke le pa­gó a la ac­triz fran­ce­sa –al me­nos– un mi­llón de dó­la­res pa­ra que se di­vor­cia­ra de él. Es­ta vez, Ru­bi­ro­sa no se guio por los atri­bu­tos fí­si­cos de su acom­pa­ñan­te, sino por los 500 mi­llo­nes de dó­la­res que te­nía en su cuen­ta ban­ca­ria, y en 1947 se ca­só con ella. De en­tra­da, la he­re­de­ra le re­ga­ló me­dio mi­llón de dó­la­res, un avión B-25,de­ce­nas de ca­ba­llos pu­ra san­gre y una man­sión. Pe­ro nue­va­men­te Ru­bi fue in­fiel y el ma­tri­mo­nio no du­ró ni dos años. Tras la se­pa­ra­ción,acor­da­ron que Du­ke le pa­ga­ría una pen­sión de 25.000 dó­la­res men­sua­les has­ta que se ca­sa­ra de nue­vo.

Di­cha me­sa­da du­ró seis años, has­ta que Ru­bi­ro­sa co­no­ció a Bar­ba­ra Hut­ton, por ese en­ton­ces la úni­ca mu­jer del mun­do más ri­ca que Do­ris Du­ke. He­re­de­ra de los al­ma­ce­nes Wool­worth, Hut­ton, en­ton­ces de 41 años, te­nía un pre­ca­rio es­ta­do de sa­lud. Una vi­da de al­cohol, dro­gas y des­ór­de­nes ali­men­ti­cios ha­bían he­cho de la mi­llo­na­ria la pre­sa ideal pa­ra que Ru­bi le sa­ca­ra pro­ve­cho.

Y des­pués de mu­chos años, pa­só lo im­pen­sa­ble: se enamo­ró de Odi­le Ro­din, una as­pi­ran­te a ac­triz 31 años me­nor que él, que se con­vir­tió en su quin­ta y úl­ti­ma es­po­sa. Ro­din le dio mo­men­tos de cal­ma, pe­ro tam­bién vi­vie­ron una in­có­mo­da es­ca­sez, pues las pen­sio­nes de sus exes­po­sas se ha­bían es­fu­ma­do, así co­mo los car­gos di­plo­má­ti­cos, des­de que Tru­ji­llo mu­rió ase­si­na­do en 1961.

Nun­ca tra­ba­jó. Sa­bía ser un gran aman­te y un há­bil re­la­cio­nis­ta público,pe­ro cuan­do in­ten­tó in­cur­sio­nar en los ne­go­cios (con una lí­nea de per­fu­mes, una au­to­bio­gra­fía y has­ta un pro­duc­to afro­di­sia­co) fra­ca­só y ca­yó en una pro­fun­da depresión.

El mun­do re­cuer­da a Por­fi­rio Ru­bi­ro­sa por su cla­se y por su desem­pe­ño se­xual.Tam­bién por ser lo más pa­re­ci­do a un me­tro­se­xual del si­glo XXI: nun­ca des­cui­dó su cuer­po,se ha­cía el ma­ni­cu­re y sua­vi­za­ba su piel con miel. Al­gu­na vez di­jo que “La ma­yo­ría de los hom­bres quie­ren ga­nar di­ne­ro, yo pre­fie­ro gas­tar­lo”. Ese dan­di in­tem­po­ral vuel­ve al rue­do.

IMA­GES GETTY FO­TO:

tu Por­fi­rio Ru­bi­ro­sa for­jó su le­yen­da en­tre au­tos, can­chas de po­lo, per­so­na­li­da­des y mu­je­res. Se ca­só 5 ve­ces: 1. FlorTru­ji­llo, 2. Da­nie­lle Da­rrieux, 3. Do­ris Du­ke, 4. Bar­ba­ra Hut­ton, 5. Odi­le Ro­din. Y en­tre sus con­quis­tas tam­bién hu­bo de­ce­nas de ac­tri­ces co­mo 6. Zsa Zsa Ga­bor.

u Lo más cer­cano a un me­tro­se­xual de es­ta épo­ca, se cui­da­ba la piel con miel. Pe­ro al vo­lan­te era des­con­tro­la­do. Mu­rió a los 56 años cuan­do es­tre­lló su Fe­rra­ri con­tra un ár­bol.

IMA­GES GETTY FO­TOS:

u Su asom­bro­so re­co­rri­do por even­tos del si­glo XX ins­pi­ra ‘Ru­bi­ro­sa’, la se­rie de 12 ca­pí­tu­los que des­de el jue­ves emi­teCla­ro Vi­deo y pro­ta­go­ni­zaMa­no­loCardona.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.