En­tre­vis­ta con Al­ber­to Os­pi­na Ta­bor­da

El ca­pi­tán de cor­be­ta Al­ber­to Os­pi­na Ta­bor­da pro­mo­vió, con otros, la crea­ción de Col­cien­cias y en 1968 fue su pri­mer di­rec­tor. Hoy si­gue con­ven­ci­do de la im­por­tan­cia de la cien­cia y la tec­no­lo­gía pa­ra el desarrollo na­cio­nal.

Semana (Colombia) - - Sumario -

SE­MA­NA: ¿Cuá­les con­si­de­ra los prin­ci­pa­les lo­gros de Col­cien­cias en es­te me­dio si­glo de vi­da y los re­tos a fu­tu­ro?

AL­BER­TO OS­PI­NA TA­BOR­DA: Col­cien­cias ha he­cho mu­cho. En un pri­mer mo­men­to for­mó una con­cien­cia cien­tí­fi­ca en el mun­do aca­dé­mi­co, des­pués for­ta­le­ció la ca­pa­ci­dad in­ves­ti­ga­ti­va, y ha bus­ca­do en­ten­der y re­sol­ver mu­chos pro­ble­mas so­cia­les del país. Es­to sin ha­blar de la for­ma­ción pos­doc­to­ral. En cuan­to a los re­tos, son hoy pa­ra mí los mis­mos que los va­lo­res mi­sio­na­les del ini­cio: for­ta­le­cer la in­fra­es­truc­tu­ra cien­tí­fi­ca y tec­no­ló­gi­ca del país,y for­mar en las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes un pen­sa­mien­to crí­ti­co e in­ves­ti­ga­ti­vo pa­ra que crean en las bon­da­des de la cien­cia. SE­MA­NA :¿ Có­mo crea­ron Col cien­cias? A.O.T.: Col­cien­cias na­ció en 1968 por­que el país te­nía la ne­ce­si­dad de crear una ins­ti­tu­ción que pro­mo­vie­ra la cien­cia y la in­ves­ti­ga­ción. Los paí­ses más desa­rro­lla­dos y con ma­yor bie­nes­tar so­cial ha­bían lle­ga­do a ese pun­to gra­cias al pro­gre­so téc­ni­co y a su ca­pa­ci­dad de apro­ve­char las apli­ca­cio­nes de la cien­cia y las nue­vas tec­no­lo­gías. Eso fue lo que bus­ca­mos ha­cer, pues las na­cio­nes en vía de desarrollo ape­nas co­men­zá ba­mo­se­sa eta­pa y te­nía­mos que em­bar­car­nos en ese tren de pro­gre­so téc­ni­co y cien­tí­fi­co. SE­MA­NA: ¿Con qué apo­yo con­ta­ron pa­ra crear Col­cien­cias?

A.O.T.: Lo más im­por­tan­te fue con­tar con el res­pal­do de un pre­si­den­te vi­sio­na­rio, co­mo Carlos Lle­ras Res­tre­po. Pe­ro tam­bién nos ayu­da­ron empresarios y aca­dé­mi­cos que te­nían una vi­sión de país a fu­tu­ro, co­mo Her­nán Echa­va­rría, Ma­nuel Car­va­jal, Ro­dri­go Uri be Echav arría, Ga­briel Be­tan­cur Me­jía, quien fue mi­nis­tro de Edu­ca­ción, o Jo­sé Félix Pa­ti­ño, en­tre otros.

SE­MA­NA: En los pri­me­ros años, ¿cuá­les fue­ron las prin­ci­pa­les fun­cio­nes de la en­ti­dad?

A.O.T.: Lo prin­ci­pal, ne­ce­si­tá­ba­mos dar­le al país una ca­pa­ci­dad cien­tí­fi­ca y tec­no­ló­gi­ca, es­pe­cial­men­te en in­ge­nie­ría, en ha­cer co­sas y apli­car los pro­duc­tos de la cien­cia. Mi­ra­mos qué te­nía el país y qué nos fal­ta­ba. Hi­ci­mos un in­ven­ta­rio y des­pués bus­ca­mos con­so­li­dar la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca. Crea­mos, por ejem­plo, la Aso­cia­ción Co­lom­bia­na pa­ra el Avan­ce de la Cien­cia, lo que ayu­dó mu­chí­si­mo en la ta­rea.

SE­MA­NA: En los años se­ten­ta sur­gió el gru­po de pen­sa­mien­to Año 2000. ¿En qué tra­ba­jó?

A.O.T.: Era un gru­po mul­ti­dis­ci­pli­na­rio de pro­fe­so­res uni­ver­si­ta­rios, empresarios e in­te­lec­tua­les preo­cu­pa­dos por el fu­tu­ro del país. De allí sa­lie­ron mu­chas ideas, al­gu­nas se ma­te­ria­li­za­ron, otras no, pe­ro abor­da­ban mu­chos te­mas co­mo transporte o se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria. Por ejem­plo, pen­sa­ron a ni­vel na­cio­nal en una es­pe­cie de chi­va aé­rea, un avión que cir­cu­la­ra por las prin­ci­pa­les ciu­da­des del país re­co­gien­do y de­jan­do gen­te, es­to no se con­cre­tó. Pe­ro años des­pués apa­re­ció el puen­te aé­reo que co­nec­tó a Ca­li, Me­de­llín y Bo­go­tá. SE­MA­NA: ¿Cuál con­si­de­ra que es el prin­ci­pal va­lor de Col­cien­cias 50 años des­pués?

A.O.T.: Col­cien­cias re­pre­sen­ta la es­pe­ran­za del pro­gre­so del país. Si los go­bier­nos, empresarios y aca­dé­mi­cos se in­te­gran en la in­ves­ti­ga­ción y en la cien­cia, se da­rán cuen­ta de la gran ca­pa­ci­dad de in­no­va­ción y pro­gre­so que tie­nen. SE­MA­NA: ¿Qué sen­ti­mien­to le ge­ne­ra ver que la ins­ti­tu­ción que us­ted so­ñó y ma­te­ria­li­zó ha per­du­ra­do tan­to? A.O.T.: Me sien­to muy sa­tis­fe­cho, es una de las co­sas por las cua­les va­lió la pe­na vivir por­que creo ha­ber de­ja­do al­go que sir­ve y ser­vi­rá pa­ra el fu­tu­ro. Es­toy sa­tis­fe­cho con la crea­ción de Col­cien­cias y su evo­lu­ción, el Es­ta­do de­be man­te­ner siem­pre una po­lí­ti­ca cien­tí­fi­ca pa­ra el país en fun­ción de lo so­cial y lo eco­nó­mi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.