Um­ber­to Eco esen­cial

Semana (Colombia) - - Sumario - Por Luis Fer­nan­do Afa­na­dor

HAY INÉ­DI­TOS DE iné­di­tos. O, di­cho de otra ma­ne­ra, a ve­ces, de los ca­jo­nes de los gran­des es­cri­to­res y es­cri­to­ras fa­lle­ci­dos –o de sus baú­les, pa­ra in­cluir a Fer­nan­do Pes­soa– sa­len co­sas ex­tra­or­di­na­rias. No to­do es pa­rien­tes o edi­to­res ávi­dos de di­ne­ro que quie­ren pu­bli­car cual­quier co­sa, lo que sea, sin im­por­tar que su pres­ti­gio se vea ame­na­za­do por es­cri­tos me­no­res, con un va­lor me­ra­men­te bi­blio­grá­fi­co o eru­di­to. A hom­bros de gi­gan­tes, de Um­ber­to Eco, per­te­ne­ce sin du­da a los ca­sos afor­tu­na­dos: una de­ce­na de mag­ní­fi­cas con­fe­ren­cias ma­gis­tra­les que pro­nun­ció en­tre 2002 y 2010, en la Uni­ver­si­dad de Mi­lán, en el mar­co del fes­ti­val La Mi­la­ne­sia­na. Pen­sa­das pa­ra un gran público y con te­mas ele­gi­dos por Eco o su­ge­ri­dos por los or­ga­ni­za­do­res, po­seen un es­ti­lo y un tono nada aca­dé­mi­cos. Re­co­gen mu­chas de sus ob­se­sio­nes, mues­tran que no se ‘ami­la­na­ba’ an­te nin­gún te­ma nue­vo y re­ve­lan a un Eco esen­cial, sa­bio y ge­ne­ro­so. Es­tas con­fe­ren­cias son com­pa­ra­bles a las Seis pro­pues­tas pa­ra el pró­xi­mo mi­le­nio, de Ita­lo Cal­vino, y al Arte poé­ti­ca, de Jor­ge Luis Bor­ges, tam­bién edi­ta­das pós­tu­ma­men­te, es­cri­tas pa­ra even­tos es­pe­cia­les y pun­tos de re­fe­ren­cia de su le­ga­do. En es­te ca­so, con el plus de una be­llí­si­ma edi­ción que re­co­ge el ma­te­rial ico­no­grá­fi­co uti­li­za­do en las con­fe­ren­cias.

A hom­bros de gi­gan­tes, la con­fe­ren­cia que le da el tí­tu­lo al li­bro, re­to­ma el te­ma de la lu­cha en­tre pa­dres e hi­jos, de la tra­di­ción y la rup­tu­ra, a par­tir de un afo­ris­mo de Ber­nar­do de Char­tres: “So­mos co­mo enanos que es­tán a hom­bros de gi­gan­tes, de mo­do que po­de­mos ver más le­jos que ellos,

Con­fe­ren­cias iné­di­tas del es­cri­tor y crí­ti­co ita­liano que pue­den con­si­de­rar­se una sín­te­sis de su pen­sa­mien­to.

no tan­to por nues­tra es­ta­tu­ra o nues­tra agu­de­za vi­sual, sino por­que, al es­tar so­bre sus hom­bros, es­ta­mos más al­tos que ellos”. Es el abre­bo­cas y el hi­lo con­duc­tor del li­bro: su idea de que la mo­der­ni­dad es una in­no­va­ción, en la que las rup­tu­ras ge­ne­ra­cio­na­les im­pli­can un avan­ce en el arte y en la so­cie­dad. Fue ne­ce­sa­rio que los pa­dres hu­bie­sen ado­ra­do a“las Ve­nus anoré­xi­cas” de Cra­nach pa­ra que vie­ran co­mo un in­sul­to a la be­lle­za de “las Ve­nus ce­lu­lí­ti­cas” de Ru­bens.

Pa­ra Eco, la no­ción de be­lle­za es cam­bian­te e in­clu­ye a la feal­dad co­mo un re­fe­ren­te in­dis­pen­sa­ble. No por azar, “En el dic­cio­na­rio de si­nó­ni­mos hay mu­chos más pa­ra lo feo que pa­ra lo be­llo”. Aun­que en lo camp –un con­cep­to acu­ña­do por Su­san Son­tag y que va más allá de lo feo o lo be­llo–, el buen gus­to no es solo buen gus­to; exis­te un buen gus­to del mal gus­to: “Lo camp es be­llo por­que es ho­rri­ble”.

La re­fle­xión es­té­ti­ca pre­do­mi­na. ‘So­bre al­gu­nas for­mas de im­per­fec­ción del arte’ es una de las con­fe­ren­cias más bri­llan­tes. Allí plan­tea que El con­de de Mon­te­cris­to es una de las no­ve­las más apa­sio­nan­tes que se han es­cri­to y a la vez una de las peor es­cri­tas de to­dos los tiem­pos. Una es­truc­tu­ra na­rra­ti­va ad­mi­ra­ble y un es­ti­lo ho­rri­pi­lan­te. Por­que en su im­per­fec­ción re­si­de su gra­cia. Co­mo Ham­let, de im­per­fec­ta com­po­si­ción, co­mo Ca­sa­blan­ca, una mes­co­lan­za de es­ce­nas sen­sa­cio­na­les en­sam­bla­das de una ma­ne­ra po­co plau­si­ble, con per­so­na­jes psi­co­ló­gi­ca­men­te im­pro­ba­bles que no obs­tan­te ter­mi­nan sien­do obras de cul­to por­que, a ve­ces, “la im­per­fec­ción re­sul­ta esen­cial al arte”.

En reali­dad, es di­fí­cil es­co­ger: to­das las con­fe­ren­cias son bri­llan­tes. En Lo in­vi­si­ble, ha­bla de los per­so­na­jes li­te­ra­rios –Ana Ka­re­ni­na, Sher­lock Holmes– que exis­ten más allá de las no­ve­las en las que na­cie­ron y se im­po­nen co­mo per­so­na­jes reales: “El sim­ple he­cho de que Ana Ka­re­ni­na mue­ra inexo­ra­ble­men­te la con­vier­te, de for­ma afec­tuo­sa, im­pe­rio­sa y ob­se­si­va, en me­lan­có­li­ca com­pa­ñe­ra de nues­tra vi­da, aun­que nun­ca ha­ya te­ni­do una exis­ten­cia fí­si­ca”. Sí, es di­fí­cil es­co­ger en­tre La lla­ma es be­lla y Pa­ra­do­jas y afo­ris­mos, en la que nos ex­pli­ca la di­fe­ren­cia en­tre el sim­ple re­pen­tis­mo, las fra­ses can­ce­rí­ge­nas –las que fun­cio­nan en do­ble vía sin pro­ble­mas– y la re­fle­xión au­tén­ti­ca e irre­duc­ti­ble. Aun­que, to­do no es li­te­ra­tu­ra. En­tre lo me­jor, se des­ta­ca la con­fe­ren­cia so­bre la ob­se­sión por el com­plot o las teo­rías cons­pi­ra­to­rias, un te­ma que no solo es ex­clu­si­vo de nues­tra épo­ca: an­tes que las To­rres Ge­me­las o el pri­mer via­je a la lu­na, ocu­rrió el ase­si­na­to de Ju­lio Cé­sar.n

t Um­ber­to Eco, fi­ló­so­fo, me­die­va­lis­ta, se­mió­lo­go y no­ve­lis­ta, es­tu­dio­so de los ‘mass me­dia’. Fa­lle­ció en 2016.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.