POS­CON­FLIC­TO

La JEP en su la­be­rin­to

Semana (Colombia) - - Sumario -

LA JU­RIS­DIC­CIÓN ES­PE­CIAL pa­ra la Paz es qui­zás la crea­ción más sen­si­ble de los diá­lo­gos con las Farc. La idea de un tri­bu­nal es­pe­cia­li­za­do en re­sol­ver los gran­des crí­me­nes del con­flic­to cons­ti­tuía un he­cho his­tó­ri­co no so­lo pa­ra Co­lom­bia, sino pa­ra el mun­do, pues en otros paí­ses es­tos or­ga­nis­mos ape­nas se han con­cen­tra­do en juz­gar al ban­do per­de­dor. Sin em­bar­go, la pues­ta en mar­cha de ese sis­te­ma ha de­mos­tra­do que la prác­ti­ca del nue­vo mo­de­lo es en ex­tre­mo di­fí­cil.

Lle­va ape­nas 12 me­ses de fun­cio­na­mien­to y ha re­ci­bi­do elo­gios de va­rios or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les, co­mo la ONU. Pe­ro quie­nes quie­ren eli­mi­nar­la no le da­rán un com­pás de es­pe­ra pa­ra que de­mues­tre que pue­de cum­plir las ex­pec­ta­ti­vas crea­das en el acuer­do. En ese sen­ti­do, 2019 se­rá pa­ra la JEP un año de­fi­ni­ti­vo. Los ma­gis­tra­dos de es­te nue­vo tri­bu­nal arran­can con la pre­sión de to­mar la de­ci­sión más di­fí­cil de su cor­ta his­to­ria: la ex­tra­di­ción de Je­sús Santrich. El or­ga­nis­mo tie­ne has­ta el 28 de enero pa­ra con­cep­tuar si el ex­pe­dien­te del ex­lí­der gue­rri­lle­ro de­be pa­sar o no a la Cor­te Su­pre­ma. Sea cual fue­re la de­ci­sión, se da por des­con­ta­do que me­dio país que­da­rá in­con­for­me.

Si fi­nal­men­te Co­lom­bia, con su aval, en­vía a Santrich a Es­ta­dos Uni­dos, los de­más lí­de­res gue­rri­lle­ros le per­de­rían la con­fian­za a ese sis­te­ma. En ese es­ce­na­rio, bue­na par­te del país que cree en los acuer­dos con las Farc sen­ti­rá que ga­na­ron la pe­lea el uri­bis­mo y el fis­cal Mar­tí­nez, am­bos muy es­cép­ti­cos y opo­si­to­res de la jus­ti­cia tran­si­cio­nal. Pe­ro si, por el con­tra­rio, la JEP ar­gu­men­ta que no exis­ten las prue­bas pa­ra ade­lan­tar el trá­mi­te de ex­tra­di­ción, el nue­vo or­ga­nis­mo co­men­za­ría 2019 con el re­cha­zo de Es­ta­dos Uni­dos, del go­bierno, de la Fis­ca­lía y el sec­tor de la opi­nión pú­bli­ca que no cree que los gue­rri­lle­ros de­ban te­ner un “tra­to más fa­vo­ra­ble” en tér­mi­nos pe­na­les. Por eso, gran par­te del éxi­to de ese fa­llo es­ta­rá no so­lo en la so­li­dez de la ar­gu­men­ta­ción, sino en la tran­qui­li­dad con que la JEP re­ci­ba la ava­lan­cha de crí­ti­cas que se le vie­ne.

Pe­ro Santrich no es la úni­ca mi­sión im­por­tan­te de la JEP. El ex­pe­dien­te, co­mo una pa­pa ca­lien­te, ha dis­traí­do la aten­ción de lo que ade­más tie­ne a su car­go el nue­vo or­ga­nis­mo. Su pri­me­ra gran ta­rea con­sis­te en avan­zar en los ma­cro­pro­ce­sos abier­tos pa­ra in­ves­ti­gar gra­ves vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos en el con­flic­to ar­ma­do. Es­te nue­vo tri­bu­nal di­se­ñó ese sis­te­ma pa­ra re­sol­ver los te­mas más im­por­tan­tes sin la ava­lan­cha que sig­ni­fi­ca­ría es­tu­diar uno a uno los mi­les de de­li­tos co­me­ti­dos en esas dé­ca­das.

En el pri­me­ro de esos ex­pe­dien­tes, la JEP in­ves­ti­ga a 31 an­ti­guos miem­bros del Es­ta­do Ma­yor de las Farc-EP por se­cues­tro; en el se­gun­do, los crí­me­nes co­me­ti­dos en el sur de Na­ri­ño; en el ter­ce­ro, los fal­sos po­si­ti­vos; en el cuar­to, los de­li­tos co­me­ti­dos en el Ura­bá, y en el quin­to, los per­pe­tra­dos en el Nor­te del Cau­ca. Has­ta el mo­men­to ha he­cho gran­des avan­ces en es­tos ca­sos, lo que ha des­ta­ca­do la fis­ca­lía

de la Cor­te Pe­nal In­ter­na­cio­nal en su In­for­me so­bre Co­lom­bia.

En ape­nas unos me­ses los ma­gis­tra­dos han es­cu­cha­do a cien­tos de víc­ti­mas de to­do el país, in­clu­yen­do a Luis Ela­dio Pé­rez, Ós­car Tu­lio Liz­cano, Alan Ja­ra, Si­gi­fre­do Ló­pez, Ín­grid Be­tan­court, Jor­ge Eduar­do Ge­chem y Cla­ra Ro­jas. Ade­más, han lla­ma­do a ver­sión li­bre a más de 40 com­pa­re­cien­tes que han en­tre­ga­do in­for­ma­ción im­por­tan­te so­bre los fal­sos po­si­ti­vos. En los ca­sos te­rri­to­ria­les han in­te­rro­ga­do a al­gu­nos miem­bros cla­ve de las Farc y han re­ci­bi­do in­for­mes so­bre gra­ves crí­me­nes co­me­ti­dos con­tra los pue­blos in­dí­ge­nas.

En otro pun­to fun­da­men­tal, la JEP de­be­rá ga­ran­ti­zar que quie­nes tie­nen que acu­dir a la jus­ti­cia tran­si­cio­nal con­tri­bu­yan a sa­tis­fa­cer los de­re­chos de las víc­ti­mas y, en es­pe­cial, no vol­ver a de­lin­quir. Es­te ele­men­to neu­rál­gi­co de su fun­cio­na­mien­to le da ra­zón de ser al sis­te­ma. Por ello, el año pa­sa­do la JEP pi­dió in­for­ma­ción a los 31 an­ti­guos miem­bros del Es­ta­do Ma­yor de las Farc-EP y re­ci­bió res­pues­ta de to­dos, sal­vo del Pai­sa, por lo que le ini­ció un in­ci­den­te de verificación del ré­gi­men de li­ber­tad con­di­cio­nal en el que se en­cuen­tra. El acuer­do de paz le da po­de­ro­sos ins­tru­men­tos que le per­mi­ten re­vo­car beneficios de quie­nes re­in­ci­dan o no di­gan to­da la ver­dad ne­ce­sa­ria pa­ra dar­le se­rie­dad al sis­te­ma.

Al mis­mo tiem­po, la JEP de­be evi­tar que se cue­len per­so­nas que no ha­yan in­ter­ve­ni­do en el con­flic­to. La po­si­bi­li­dad de que ter­ce­ros y agen­tes del Es­ta­do se aco­jan al sis­te­ma es­tá ge­ne­ran­do una olea­da de so­li­ci­tu­des de per­so­nas que quie­ren en­trar en la JEP mo­ti­va­das más por el áni­mo de re­ci­bir beneficios que por un com­pro­mi­so real de con­tri­buir a la ver­dad y a la re­pa­ra­ción de las víc­ti­mas. La Ga­ta, el ge­ne­ral Ma­za Már­quez, los in­vo­lu­cra­dos en la Yi­dis­po­lí­ti­ca y po­lí­ti­cos con­de­na­dos por pa­ra­mi­li­ta­ris­mo y mu­chas otras per­so­nas cues­tio­na­das ya han to­ca­do las puer­tas de una ju­ris­dic­ción cons­trui­da so­la­men­te pa­ra juz­gar a quie­nes ha­yan co­me­ti­do de­li­tos en el con­flic­to.

Al­gu­nos te­mas que en 2018 fue­ron una talanquera hoy pa­re­cen su­pe­ra­dos. El pri­me­ro fue la in­de­fi­ni­ción de las re­glas del jue­go. Fi­nal­men­te, la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal emi­tió a fi­na­les de di­ciem­bre la es­pe­ra­da sen­ten­cia so­bre la ley es­ta­tu­ta­ria que va a re­gu­lar esa ju­ris­dic­ción. En ese as­pec­to so­lo fal­ta que el pre­si­den­te Iván Du­que san­cio­ne esa nor­ma pa­ra que la JEP pue­da arran­car en for­ma. Por otro la­do, una de las pe­leas de fon­do, la de los re­cur­sos de los bie­nes de las Farc, tam­bién se es­tá di­si­pan­do. En ese te­ma ha­bía una pu­ja en­tre la Fis­ca­lía y la JEP que po­dría re­sol­ver una fór­mu­la in­ter­me­dia. A fi­na­les del año pa­sa­do, el pre­si­den­te Du­que ase­gu­ró que la Fis­ca­lía de­be­ría pro­ce­der con la ex­tin­ción de do­mi­nio de es­tos, pe­ro que esos re­cur­sos de­be­rían ser­vir pa­ra re­pa­rar a las víc­ti­mas.

Al fi­nal, el fu­tu­ro de la JEP no so­lo de­pen­de de su ca­pa­ci­dad de mos­trar re­sul­ta­dos, sino tam­bién de so­bre­vi­vir a los ata­ques de los sec­to­res que quie­ren eli­mi­nar­la. Ape­nas co­men­za­do el año, va­rios con­gre­sis­tas la acu­sa­ron de so­li­ci­tar in­cluir en el pre­su­pues­to re­cur­sos pa­ra una nó­mi­na pa­ra­le­la. El pro­pio vi­ce­mi­nis­tro de Ha­cien­da des­min­tió esa ver­sión y re­co­no­ció que ese Mi­nis­te­rio ha­bía co­me­ti­do un error al con­fun­dir la nó­mi­na or­di­na­ria con un su­pues­to pa­go a fun­cio­na­rios tem­po­ra­les.

Ese epi­so­dio de­ja ver que el ca­mino que tie­ne ese al­to tri­bu­nal es­ta­rá sem­bra­do de es­pi­nas y que un sec­tor po­lí­ti­co per­ma­ne­ce a la es­pe­ra de cual­quier error que co­me­ta el sis­te­ma. En un año elec­to­ral y en un país po­la­ri­za­do co­mo Co­lom­bia, es im­po­si­ble ga­ran­ti­zar que la JEP sea aje­na a esas pre­sio­nes en su fun­cio­na­mien­to. Sin em­bar­go, en ese nue­vo tri­bu­nal hay mu­cho en jue­go. Al fin y al ca­bo ese nue­vo or­ga­nis­mo juz­ga­rá al me­nos a 6.000 co­lom­bia­nos, en­tre ex­com­ba­tien­tes y al­gu­nos ter­ce­ros. La ver­dad que lo­gre des­cu­brir, las víc­ti­mas que pue­da re­pa­rar y la jus­ti­cia que im­par­ta de­pen­de­rán de lo que con­so­li­de la JEP en es­te año que co­mien­za.

AL­GU­NOS TE­MAS QUE EN 2018 FUE­RON UNA TALANQUERA HOY PA­RE­CEN SU­PE­RA­DOS. EL PRI­ME­RO FUE LA IN­DE­FI­NI­CIÓN

DE LAS RE­GLAS DEL JUE­GO

En la JEP hay mu­cho en jue­go. Al fin y al ca­bo, ese nue­vo tri­bu­nal pro­ce­sa­rá a cer­ca de 6.000 per­so­nas. Los ma­gis­tra­dos le apun­tan a re­sol­ver, ade­más, cua­tro ma­cro­pro­ce­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.