DEFORESTACIONNN

Cam­ba­la­che de co­ca por bos­que

Semana (Colombia) - - Sumario -

Más de 80 fa­mi­lias de 6 mu­ni­ci­pios del Ca­que­tá par­ti­ci­pa­ron en un pro­yec­to que en­tre­gó he­rra­mien­tas e in­su­mos a cam­bio del cui­da­do de bos­ques con na­ce­de­ros. La ini­cia­ti­va, de Pa­tri­mo­nio Na­tu­ral, Fun­da­ción Pi­ca­chos y Go­ber­na­ción, sem­bró 16.000 ár­bo­les ma­de­ra­bles y fru­ta­les en dos años.

CA­DA MA­ÑA­NA, JOR­GE En­ri­que Mo­yano sa­le de su ca­sa en la ve­re­da Los Lau­re­les, ubi­ca­da en la al­tas mon­ta­ñas de El Don­ce­llo en Ca­que­tá,pa­ra or­de­ñar sus 14 va­cas,re­vi­sar el co­rral de las ga­lli­nas y re­co­ger fru­tos de ca­fé. Lo acom­pa­ña An­drés, un ru­bio ro­za­gan­te de 3 años, el me­nor de sus dos hi­jos.Am­bos vis­ten som­bre­ros agua­de­ños y bo­tas de cau­cho ne­gras.

Pa­dre e hi­jo pri­me­ro dan un pa­seo por el bos­que de su fin­ca La Flo­ri­da, una man­cha ver­de que ocu­pa 10 de las 16 hec­tá­reas del pre­dio. An­drés imi­ta mo­vi­mien­tos, pa­la­bras y has­ta el pa­ra­do del pa­pá. Y los men­sa­jes de Jor­ge ca­lan en su hi­jo. Por eso, cuan­do un ami­go de la fa­mi­lia le re­ga­ló al ni­ño una pe­que­ña mo­to­sie­rra de plás­ti­co, Jor­ge en­se­gui­da le ad­vir­tió que la usa­ban pa­ra cor­tar bos­que. Cuan­do ve el ju­gue­te, to­da­vía nue­vo, An­drés di­ce a me­dia len­gua: “¡Eso ma­ta los ár­bo­les!”.

“Cul­ti­vé co­ca. Con ese di­ne­ro com­pré es­ta fin­ca ha­ce 14 años, en don­de se­guí sem­brán­do­la. Pe­ro nun­ca es­ta­ba en paz. Vi­vía pen­dien­te de que lle­ga­ra al­gu­na au­to­ri­dad o la fu­mi­ga­ran. De he­cho, la fu­mi­ga­ción mu­chas ve­ces me ma­tó el cul­ti­vo”, cuen­ta es­te hom­bre de 42 años.

Ha­ce cua­tro años la erra­di­có por com­ple­to. No de­jó ras­tros en su fin­ca y en las dos hec­tá­reas que des­ti­na­ba pa­ra tal fin sem­bró ca­fé, sin te­ner mu­cha idea. “Hoy mi co­ra­zón es­tá li­bre. Los ca­fe­ta­les dan gra­nos du­ran­te ocho me­ses. Ten­go la con­cien­cia tran­qui­la por­que mi tra­ba­jo es le­gal y les doy ejem­plo a mis hi­jos”. PRE­MIO POR CUI­DAR EL BOS­QUE

Jor­ge siem­pre tu­vo cu­rio­si­dad por sa­ber si las 12 hec­tá­reas de bos­que de su pre­dio, en don­de na­ce un ca­ño que sur­te de agua a sie­te fa­mi­lias, po­drían ge­ne­rar­le al­gún ti­po de in­gre­so. Siem­pre lo cui­dó, ja­más tum­bó un so­lo ár­bol pa­ra sem­brar co­ca y lo con­vir­tió en su re­fu­gio pa­ra char­lar con An­drés, la luz de sus ojos.

La res­pues­ta le lle­gó en 2017, cuan­do Pa­tri­mo­nio Na­tu­ral, la Fun­da­ción Pi­ca­chos y la Go­ber­na­ción del Ca­que­tá les pro­pu­sie­ron a esas sie­te fa­mi­lias de la ve­re­da par­ti­ci­par en un pro­yec­to de in­cen­ti­vos a la con­ser­va­ción am­bien­tal, que con­sis­tía en una es­pe­cie de can­je: por cui­dar el bos­que y el agua re­ci­bi­rían in­su­mos pa­ra me­jo­rar la pro­duc­ción agro­pe­cua­ria.

“Yo acep­té en­can­ta­do”, re­cuer­da Jor­ge. “Pri­me­ro nos ca­pa­ci­ta­ron por nue­ve me­ses. Apren­di­mos so­bre el bos­que, el

ma­ne­jo ade­cua­do de los ca­fe­ta­les y cul­ti­vos, y la ne­ce­si­dad de conservar los na­ci­mien­tos de agua”.

Por no to­car sus 12 hec­tá­reas de bos­que re­ci­bió una des­pul­pa­do­ra de ca­fé, un mo­tor de dos ca­ba­llos pa­ra la má­qui­na, dos ro­llos de alam­bre eléc­tri­co pa­ra los cer­cos de la fin­ca y plás­ti­cos y gra­pas pa­ra los ce­rra­mien­tos. Dis­pu­so una hec­tá­rea más pa­ra sem­brar 340 ár­bo­les co­mo abar­cos, gua­mos y agua­ca­tes.

A po­cos me­tros de la fin­ca de Jor­ge vi­ve su me­jor ami­go, Wi­lliam Del­ga­do, de 63 años. No hay se­ma­na que no com­par­tan una ta­za de ca­fé, una ida al pue­blo pa­ra ven­der mer­can­cía o fri­jo­la­das fa­mi­lia­res los fi­nes de se­ma­na.

Na­ció en Quim­ba­ya (Quin­dío), pe­ro lle­gó al Ca­que­tá de ni­ño. Ha­ce dos dé­ca­das, Flor Eli­sa, su es­po­sa, he­re­dó una fin­ca de 23 hec­tá­reas, lla­ma­da Las Pal­me­ras, en don­de tam­bién sem­bró co­ca, pe­ro res­pe­tó el bos­que y el na­ci­mien­to de agua.

Ha­ce un año, mo­ti­va­do por el pro­yec­to de su ve­cino, Wi­lliam re­sol­vió cul­ti­var ca­fé, ca­cao, plá­tano, ca­ña y maíz, y criar 10 va­cas. Ade­más, ra­ti­fi­có su com­pro­mi­so de cui­dar a ca­pa y es­pa­da sus cin­co hec­tá­reas de bos­que.

“Re­ci­bí ma­te­ria­les co­mo ho­jas de zinc, mon­tu­ra, si­llas de dos ca­chos pa­ra las bes­tias, una ma­lla pa­ra la huer­ta, alam­bres y abono. Tam­bién sem­bré 350 ár­bo­les co­mo ce­dros, no­ga­les, abar­cos, ahu­ma­dos y quie­bra ba­rri­gas”, di­ce Wi­lliam, quien vi­ve con su es­po­sa y San­tia­go, su nie­to de 4 años.

81 FA­MI­LIAS GUARDABOSQUES

El pro­yec­to de in­cen­ti­vos arran­có en 2016 con 81 fa­mi­lias de seis mu­ni­ci­pios del pie­de­mon­te ca­que­te­ño: Be­lén de los An­da­quíes, El Don­ce­llo, El Pau­jil, Flo­ren­cia, Mo­re­lia y San Jo­sé del Fra­gua, quie­nes fir­ma­ron un do­cu­men­to en el que se com­pro­me­tie­ron a conservar su bos­que.

Por ca­da hec­tá­rea de bos­que con­ser­va­da, ca­da cam­pe­sino re­ci­bió 300.000 pe­sos en in­cen­ti­vos co­mo ma­qui­na­ria, ade­más de plan­tas y acom­pa­ña­mien­to téc­ni­co. Su­ma­do a es­to, por ca­da cin­co hec­tá­reas de bos­que con­ser­va­do des­ti­na­ron una hec­tá­rea ex­tra pa­ra rea­li­zar siem­bras de bos­que.

Por más de dos años el pro­yec­to reali­zó 3.500 vi­si­tas de acom­pa­ña­mien­to, que in­clu­ye­ron jor­na­das de sen­si­bi­li­za­ción, ase­so­ría téc­ni­ca so­bre ins­tru­men­tos eco­nó­mi­cos y am­bien­ta­les, ac­cio­nes so­cia­les y ca­pa­ci­ta­cio­nes agro­pe­cua­rias, al­muer­zos co­mu­ni­ta­rios y se­gui­mien­to y mo­ni­to­reo.

Los re­sul­ta­dos: 1.485 hec­tá­reas de bos­que con­ser­va­das y 1.231 hec­tá­reas con cam­bio de uso del sue­lo más acor­de con su vo­ca­ción en las 81 fin­cas. Más de 16.000 ár­bo­les de es­pe­cies fo­rra­je­ras, ma­de­ra­bles y

fru­ta­les fue­ron sem­bra­dos en 50 hec­tá­reas. Y nue­vos apren­di­za­jes so­bre se­pa­ra­ción de re­si­duos, con­ser­va­ción y ele­men­tos de bio­se­gu­ri­dad.

IN­VER­SIÓN Y FU­TU­RO

Die­go Gó­mez, di­rec­tor de la Fun­da­ción Pi­ca­chos, di­jo que el pro­yec­to tu­vo co­mo ba­se el De­cre­to 953 de 2013, que obli­ga a los mu­ni­ci­pios a in­ver­tir el 1 por cien­to de los in­gre­sos tri­bu­ta­rios co­rrien­tes en la pro­tec­ción y con­ser­va­ción de las zo­nas don­de na­ce el agua.

“Ba­jo es­te ins­tru­men­to, en 2016 Pa­tri­mo­nio Na­tu­ral y Pi­ca­chos le pro­pu­sie­ron a la Go­ber­na­ción ha­cer un con­ve­nio pi­lo­to de in­cen­ti­vos que per­mi­tie­ra conservar y re­cu­pe­rar las fuen­tes hí­dri­cas en los seis mu­ni­ci­pios del pie­de­mon­te”.

La ini­cia­ti­va tu­vo una in­ver­sión de más de 1.000 mi­llo­nes de pe­sos, mon­to que in­clu­yó tan­to el 1 por cien­to de los in­gre­sos tri­bu­ta­rios co­rrien­tes de los mu­ni­ci­pios co­mo apor­tes de coope­ra­ción in­ter­na­cio­nal del go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos a tra­vés de Usaid. To­do fue des­ti­na­do pa­ra la com­pra de in­su­mos, le­van­ta­mien­tos to­po­grá­fi­cos, per­so­nal pa­ra ase­so­ría y ca­pa­ci­ta­ción a los cam­pe­si­nos, for­ta­le­ci­mien­to agro­pe­cua­rio y ár­bo­les.

El pro­yec­to ya fi­na­li­zó. Por eso, Al­ber­to Ga­lán, di­rec­tor de Pa­tri­mo­nio Na­tu­ral, di­jo que pa­ra dar­le con­ti­nui­dad es ne­ce­sa­rio un acuer­do lo­cal que com­pro­me­ta pre­su­pues­tos y vo­lun­tad de al­cal­días y go­ber­na­ción pa­ra bus­car otros re­cur­sos.

Jor­ge Mo­yano le en­se­ña a An­drés el va­lor de ca­da plan­ta y del bos­que. No sem­brarya co­ca lo ha­ce sen­tir or­gu­llo­so del le­ga­do decon­ser­va­ción que les quie­re de­jar a sus hi­jos.

Al re­ci­bir in­cen­ti­vos pa­ra pro­du­cir lo que ne­ce­si­tan, los cam­pe­si­nos con­ser­van el bos­que con la con­vic­ción de que es­tán ase­gu­ran­do su fu­tu­ro.A la iz­quier­da, Jor­ge Mo­yano usa su nue­va des­pul­pa­do­ra. A la de­re­cha, Wi­lliam Del­ga­do, su ve­cino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.