VENEZUELA

Mi­chael Shif­ter, pre­si­den­te de Diá­lo­go In­te­ra­me­ri­cano, uno de los cen­tros de pen­sa­mien­to más im­por­tan­tes so­bre Amé­ri­ca La­ti­na, ha­bló con SE­MA­NA so­bre el fu­tu­ro del go­bierno de Ni­co­lás Ma­du­ro y los re­cien­tes mo­vi­mien­tos en la re­gión.

Semana (Colombia) - - Sumario -

“Ma­du­ro to­da­vía tie­ne re­cur­sos pa­ra re­sis­tir”

SE­MA­NA: El 10 de enero Ni­co­lás Ma­du­ro to­ma po­se­sión pa­ra un nue­vo man­da­to que el Gru­po de Li­ma aca­ba de des co­no­cer y en un ais­la­mien­to re­gio­nal ca­si to­tal. ¿Có­mo ve el fu­tu­ro del man­da­ta­rio ve­ne­zo­lano? MI­CHAEL SHIF­TER: Ma­du­ro es­tá muy ais­la­do, pe­ro le que­dan alia­dos. En Ame­ri­ca La­ti­na tie­ne a Bo­li­via, Ni­ca­ra­gua y Cu­ba. Y Mé­xi­co, aun­que no es alia­do, no pa­re­ce que va­ya a to­mar una po­si­ción muy du­ra. A ni­vel in­ter­na­cio­nal tie­ne a Ru­sia y a Chi­na, so­bre to­do, que to­da­vía le dan un po­co de oxí­geno. Pue­de es­pe­rar­se un es­ce­na­rio in­ter­na­cio­nal con más pre­sión di­plo­má­ti­ca, con san­cio­nes más du­ras y con más coor­di­na­ción en­tre paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos y la Unión Eu­ro­pea. Has­ta el mo­men­to la pre­sión y las san­cio­nes no han te­ni­do ma­yor im­pac­to, por lo que no des­car­to la po­si­bi­li­dad de que va­ya a du­rar. Mu­cha gen­te ha sub­es­ti­ma­do su ca­pa­ci­dad de re­sis­tir, pe­ro to­da­vía tie­ne re­cur­sos pa­ra ha­cer­lo.

SE­MA­NA: Y si­gue sien­do po­de­ro­so a ni­vel in­terno… M.S.: No tie­ne ca­si opo­si­ción por­que es­ta tie­ne mie­do, es­tá ago­ta­da o se ha ido del país. Y la cú­pu­la mi­li­tar pa­re­ce que to­da­vía le es leal, por lo que su po­si­ción in­ter­na pa­re­ce se­gu­ra.

SE­MA­NA: ¿Qué lo sos­tie­ne?

M.S.: Las cú­pu­las al­tas del Ejér­ci­to tie­nen mu­cho en jue­go en el ré­gi­men. Es un ré­gi­men au­to­ri­ta­rio, pe­ro tam­bién de­pen­de mu­cho de la cri­mi­na­li­dad, in­clu­yen­do el nar­co­trá­fi­co y otras ac­ti­vi­da­des ile­ga­les que benefician a mu­cha gen­te en las fuer­zas ar­ma­das al más al­to ni­vel.

SE­MA­NA: ¿El ré­gi­men se ha­ce el de la vis­ta gor­da con la co­rrup­ción?

M.S.: No so­lo eso, es par­te de la co­rrup­ción. Es el ti­po de Es­ta­do que be­ne­fi­cia a la cú­pu­la con ella. En Venezuela hay mu­cho di­ne­ro, pe­ro so­lo pa­ra los que go­bier­nan. SE­MA­NA: ¿Qué im­pli­ca­cio­nes tie­ne el pro­nun­cia­mien­to del Gru­po de Li­ma?

M.S:. El he­cho de que el Gru­po de Li­ma no re­co­noz­ca el go­bierno no es nue­vo. Des­de las elec­cio­nes del 20 de ma­yo no lo ha­cen. El pro­nun­cia­mien­to era muy pre­de­ci­ble, co­mo lo es la reac­ción del go­bierno de Ma­du­ro. Des­pués del 10 de enero so­lo veo con­ti­nui­dad: el Gru­po de Li­ma se­gui­rá sien­do el Gru­po de Li­ma y Ma­du­ro se­gui­rá sien­do Ma­du­ro. SE­MA­NA: El se­cre­ta­rio de Es­ta­do nor­te­ame­ri­cano Mi­ke Pom­peo aca­ba de vi­si­tar Bra­sil y Co­lom­bia, don­de in­si­nuó la crea­ción de un fren­te co­mún de paí­ses pa­ra res­tau­rar la de­mo­cra­cia en Venezuela. ¿Has­ta dón­de cree que pue­da lle­gar Es­ta­dos Uni­dos en ese te­ma?

M.S.: El te­ma prin­ci­pal de Was­hing­ton ha­cia Amé­ri­ca La­ti­na es Venezuela. [John] Bol­ton (Con­se­je­ro de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal de la Ca­sa Blan­ca) ha ha­bla­do de la troi­ka de la ti­ra­nía con­for­ma­da por Venezuela, Ni­ca­ra­gua y Cu­ba, don­de ven a Venezuela co­mo el desafío prin­ci­pal. Creo que pri­me­ro van a tra­tar de for­mar una alian­za con go­bier­nos afi­nes, en­tre ellos Co­lom­bia y Bra­sil, y a in­ten­si­fi­car las san­cio­nes.Ya han ex­pe­ri­men­ta­do con va­rias san­cio­nes al sis­te­ma fi­nan­cie­ro y pue­de ha­ber más. Es­tán con­si­de­ran­do to­das las op­cio­nes, en­tre ellas cor­tar la com­pra de pe­tró­leo, aun­que to­da­vía hay un de­ba­te so­bre lo que eso im­pli­ca­ría. SE­MA­NA: ¿Cuál es el in­te­rés de Chi­na, Ru­sia y Tur­quía en Venezuela?

M.S.: Hay va­rios. Pa­ra Chi­na, el in­te­rés prin­ci­pal es eco­nó­mi­co.Ya le ha pres­ta­do a Venezuela más de 65.000 mi­llo­nes de dó­la­res a cam­bio de pe­tró­leo. Ha he­cho una gran apues­ta allí y tie­ne mu­cho en jue­go. Has­ta aho­ra el go­bierno chino, a pe­sar de es­tar muy preo­cu­pa­do por la si­tua­ción de Venezuela y de­cep­cioMa­du­ro, na­do de lo ve co­mo una car­ta de es­ta­bi­li­dad, por­que te­men un cam­bio vio­len­to o caó­ti­co. Ru­sia, por su par­te, tie­ne un pro­pó­si­to más geo­po­lí­ti­co que eco­nó­mi­co. No tie­ne los re­cur­sos ni la ca­pa­ci­dad de Chi­na pa­ra pres­tar o in­ver­tir, pe­ro quie­ren po­si­cio­nar­se en el

pa­tio tra­se­ro de Es­ta­dos Uni­dos pa­ra pro­yec­tar fuer­za y pre­sen­cia. Tam­bién es­tá la ven­ta de ar­mas de Ru­sia a Venezuela. Lo de Tur­quía tam­bién lo veo co­mo una ju­ga­da geo­po­lí­ti­ca: si Es­ta­dos Uni­dos tie­ne pre­sen­cia en Orien­te Me­dio, ellos quie­ren te­ner pre­sen­cia en Amé­ri­ca La­ti­na. SE­MA­NA: Te­ner aho­ra de ve­cino a un man­da­ta­rio tan in­cen­dia­rio co­mo Jair Bol­so­na­ro en Bra­sil, apo­ya­do por otro in­cen­dia­rio co­mo Do­nald Trump, ¿cree que pue­de pro­vo­car una in­ter­ven­ción mi­li­tar en Venezuela?

M.S.: Es cier­to que hay dos in­cen­dia­rios en Bra­sil y Es­ta­dos Uni­dos, por lo cual es muy di­fí­cil pre­de­cir. Fe­liz­men­te, has­ta aho­ra, en el ca­so de Trump sus ma­yo­res agre­sio­nes son re­tó­ri­cas en la ma­yo­ría de los te­mas. Bol­so­na­ro tie­ne una re­tó­ri­ca muy agre­si­va, pe­ro no sa­be­mos có­mo se va a ex­pre­sar eso en sus ac­cio­nes. La bue­na no­ti­cia es que el fac­tor que po­dría evi­tar un en­fren­ta­mien­to son los pro­pios mi­li­ta­res bra­si­le­ños y es­ta­dou­ni­den­ses, que no han mos­tra­do nin­gún in­te­rés en pro­mo­ver una ac­ción mi­li­tar en Venezuela. No ima­gino que Trump va­ya a sa­car las tro­pas de Si­ria pa­ra po­ner­las en Venezuela. SE­MA­NA: ¿Un ma­ne­jo ade­cua­do del pe­tró­leo, su­ma­do a la ayu­da de los paí­ses ya men­cio­na­dos, cree que po­dría mi­ti­gar la ca­res­tía que su­fre el pue­blo ve­ne­zo­lano?

M.S.: No creo que eso se va­ya a re­ver­tir. El ob­je­ti­vo prin­ci­pal de Ma­du­ro con esas alian­zas es man­te­ner­se en el po­der, no ali­men­tar a su gen­te. No ha mos­tra­do mu­cha preo­cu­pa­ción por el he­cho de que sus ciu­da­da­nos es­tén aban­do­nan­do el país y mu­rien­do de ham­bre.

SE­MA­NA: ¿Cuál cree que de­be­ría ser la ho­ja de ru­ta pa­ra res­tau­rar la de­mo­cra­cia en Venezuela?

M.S.: Lo pre­fe­ri­ble se­ría que fue­ra a tra­vés de una so­lu­ción ne­go­cia­da, pe­ro ba­jo con­di­cio­nes co­rrec­tas y tér­mi­nos se­rios. El lla­ma­do diá­lo­go no fun­cio­nó, por­que el go­bierno es­tá en una po­si­ción de mu­cho po­der y la opo­si­ción no tie­ne nin­guno. Hay que bus­car de­bi­li­tar al go­bierno con me­di­das que se es­tán tra­tan­do de im­ple­men­tar y bus­car la ma­ne­ra de crear una opo­si­ción más cohe­ren­te y con lí­de­res le­gí­ti­mos. SE­MA­NA: Pe­ro eso se ve muy le­jano… M.S.: Sí. No va a pa­sar aho­ra, to­ma­rá tiem­po. El otro es­ce­na­rio es que ha­ya una im­plo­sión del mis­mo ré­gi­men. Eso pue­de generar un ti­po de cam­bio, pe­ro tam­bién es po­si­ble que cam­bien a Ma­du­ro, sin que eso sig­ni­fi­que un cam­bio de ré­gi­men. SE­MA­NA: ¿En qué que­da la iz­quier­da la­ti­noa­me­ri­ca­na des­pués de la caí­da del mo­de­lo bo­li­va­riano?

M. S.: Hay que re­co­no­cer que esa iz­quier­da del AL­BA du­ró mu­cho tiem­po.Y se be­ne­fi­ció de los pre­cios de los com­mo­di­ties y la cre­cien­te pre­sen­cia de Chi­na en mu­chos paí­ses. La caí­da de la iz­quier­da tam­bién es­tá vin­cu­la­da con la eco­no­mía: la fies­ta ya ter­mi­nó y con ello la ca­pa­ci­dad de lle­var a ca­bo pro­gra­mas so­cia­les.Y la gen­te des­pués de una ola de iz­quier­da o de de­re­cha tan lar­ga se can­sa.El Par­ti­do de lo­sT­ra­ba­ja­do­res (PT) du­ró en Bra­sil 12 años, Co­rrea una dé­ca­da en Ecuador,al igual que los Kirsch­ner en Ar­gen­ti­na. La iz­quier­da tie­ne aho­ra el re­to de re­cons­truir­se. Pe­ro los que pien­san que se aca­bó en Amé­ri­ca La­ti­na y que no vol­ve­rá a apa­re­cer es­tán equi­vo­ca­dos. La iz­quier­da es­tá en un pun­to muy ba­jo, ha per­di­do mu­cha fuer­za, pe­ro si los go­bier­nos más con­ser­va­do­res de de­re­cha no tie­nen éxi­to, la iz­quier­da va a es­tar ahí pa­ra re­em­pla­zar­los. Si Bol­so­na­ro o Du­que son un desas­tre, ¿quién cree que va a ocu­par ese es­pa­cio?

“EL PRIN­CI­PAL OB­JE­TI­VO DE MA­DU­RO ES MAN­TE­NER­SE EN EL PO­DER, NO ALI­MEN­TAR A SU GEN­TE”

Pa­ra Shif­ter, los mi­li­ta­res de Es­ta­dos Uni­dos y de Bra­sil no han mos­tra­do el me­nor in­te­rés en una ac­ción con­tra Venezuela.

Ni­co­lás Ma­du­ro cuen­ta con el apo­yo de Chi­na y Ru­sia, que tie­nen bue­nos mo­ti­vos pa­ra que per­ma­nez­ca en el po­der.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.