AS­TRO­NO­MÍA

Es­ta se­ma­na Chi­na lo­gró una ha­za­ña his­tó­ri­ca al po­sar por pri­me­ra vez una na­ve en la ca­ra ocul­ta de la Lu­na. ¿Por qué na­die ha­bía lle­ga­do an­tes y qué es­pe­ran en­con­trar los cien­tí­fi­cos?

Semana (Colombia) - - Sumario -

El la­do ocul­to de la Lu­na

HA­CE EXAC­ta­men­te 50 años, en un ac­to que pa­ra­li­zó al mun­do, Neil Arms­trong se con­vir­tió en el pri­mer hom­bre en pi­sar la Lu­na. El 20 de ju­lio de 1969 par­tió la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad en dos. El hom­bre no so­lo pro­bó que po­día lle­gar más allá de sus lí­mi­tes pla­ne­ta­rios gra­cias a la tec­no­lo­gía, sino que dio pa­so a uno de los pe­rio­dos más pro­lí­fi­cos de la ex­plo­ra­ción es­pa­cial en la his­to­ria. La ca­rre­ra en­tre Es­ta­dos Uni­dos y la Unión So­vié­ti­ca por con­quis­tar el es­pa­cio dio lu­gar a pro­yec­tos ca­da vez más au­da­ces. Co­men­za­ron por el lan­za­mien­to de sa­té­li­tes, si­guie­ron con mi­sio­nes tri­pu­la­das pa­ra or­bi­tar la Tie­rra, la mi­sión nor­te­ame­ri­ca­na a la Lu­na, son­das a pla­ne­tas y al es­pa­cio pro­fun­do y la Es­ta­ción Es­pa­cial In­ter­na­cio­nal. Sin em­bar­go, que­da­ba un sal­do pen­dien­te: ex­plo­rar el la­do ocul­to de la Lu­na.

Ya que la Lu­na tar­da lo mis­mo en ro­tar una vez so­bre sí mis­ma que lo que tar­da en dar una vuel­ta al­re­de­dor de la Tie­rra (ca­si 28 días), so­lo hay un he­mis­fe­rio lu­nar vi­si­ble des­de es­ta. Los as­tró­no­mos lla­man “cer­cano” al la­do co­no­ci­do, y al que es­tá en el cos­ta­do opues­to le di­cen “os­cu­ro”. Un tér­mino que pa­ra Jo­sé Gre­go­rio Por­ti­lla, doc­tor en fí­si­ca y di­rec­tor del Ob­ser­va­to­rio As­tro­nó­mi­co Na­cio­nal de Co­lom­bia, no es muy apro­pia­do, pues “aun­que es­té del otro la­do, nun­ca es­tá os­cu­ro”. De he­cho, to­dos los rin­co­nes de la Lu­na re­ci­ben luz so­lar y so­lo un 41 por cien­to de su su­per­fi­cie es­tá ve­la­da de la Tie­rra (unos 15,5 mi­llo­nes de ki­ló­me­tros cua­dra­dos).

Es­ta con­di­ción hi­zo que du­ran­te años fue­ra mu­cho más di­fí­cil que una son­da alu­ni­za­ra allí. Pe­ro el jue­ves, Chi­na sor­pren­dió con la no­ti­cia de ha­ber lo­gra­do es­ta ha­za­ña. En un co­mu­ni­ca­do di­fun­di­do por la Ad­mi­nis­tra­ción Na­cio­nal del Es­pa­cio de Chi­na (ANEC), el Im­pe­rio Cen­tral in­for­mó que Chang’e 4, una son­da lu­nar que in­cor­po­ra un or­bi­ta­dor, un mó­du­lo de ate­rri­za­dor ro­bó­ti­co y un ex­plo­ra­dor (ro­ver), se ha­bía con­ver­ti­do en el pri­mer ob­je­to en po­sar­se en esa re­gión de la Lu­na.

Los cien­tí­fi­cos chi­nos lo­gra­ron así su­pe­rar la ma­yor di­fi­cul­tad téc­ni­ca de esa mi­sión, que la ha­bía de­ja­do re­le­ga­da en la agen­da es­pa­cial. Co­mo se tra­ta del la­do con­tra­rio a la Tie­rra, una na­ve no pue­de man­te­ner co­mu­ni­ca­ción con su ba­se, pues “el mis­mo as­tro im­pi­de que ha­ya una trans­mi­sión di­rec­ta de las on­das”, ex­pli­ca Por­ti­lla. Pe­ro ellos lo­gra­ron co­lo­car en el pun­to L2 del es­pa­cio, un lu­gar es­tra­té­gi­co, la na­ve Que­qiao, que sir­vió de es­pe­jo pa­ra trans­mi­tir los da­tos en­tre el la­do no vi­si­ble de la Lu­na y la Tie­rra. Gra­cias a es­ta proeza, los chi­nos alo­ja­ron fi­nal­men­te a Chang’e 4 en el enig­má­ti­co te­rri­to­rio, que ade­más tie­ne una to­po­gra­fía mu­cho más ac­ci­den­ta­da que la ca­ra vi­si­ble, con más crá­te­res. Pa­ra el astrofísico San­tia­go Var­gas “es­ta es otra de las ra­zo­nes por las que es más pro­ba­ble que una mi­sión ten­ga más di­fi­cul­ta­des allí”.

Se­gún los cien­tí­fi­cos, la son­da chi­na, que des­pe­gó el

8 de di­ciem­bre des­de del cen­tro de lan­za­mien­to de sa­té­li­tes Xi­chang en la pro­vin­cia de Si­chuan, alu­ni­zó sin pro­ble­mas a las 10:26 de la ma­ña­na, ho­ra de Bei­jing, en el crá­ter Von Kár­mán, si­tua­do en la cuen­ca Ait­ken, en el he­mis­fe­rio sur de la ca­ra ocul­ta de la Lu­na, Zo­na es­tra­té­gi­ca pa­ra la in­ves­ti­ga­ción pues Von Kár­mán cons­ti­tu­ye uno de los crá­te­res más gran­des del sis­te­ma so­lar con 186 ki­ló­me­tros de diá­me­tro. “Eso le di­ce a los geó­lo­gos lu­na­res que es un si­tio muy an­ti­guo, cu­ya geo­lo­gía pue­de arro­jar da­tos in­tere­san­tes so­bre el ori­gen de la Lu­na y otros pla­ne­tas”, di­ce Por­ti­lla.

Chi­na lle­va­ba años pre­pa­ran­do es­ta mi­sión. Pe­ro eso no es lo más im­pre­sio­nan­te de su am­bi­cio­so pro­yec­to es­pa­cial, plan­tea­do a prin­ci­pios del mi­le­nio. En efec­to, no so­lo pla­nea­ban ex­plo­rar la su­per­fi­cie lu­nar en una pri­me­ra eta­pa, “sino po­sar un hu­mano en la Lu­na y traer mues­tras de ma­te­rial de vuel­ta a la Tie­rra en los pró­xi­mos años”, di­ce Var­gas. Ha­ce cin­co años em­pe­za­ron con pie de­re­cho al alu­ni­zar un ro­ver en el la­do vi­si­ble de la Lu­na, pe­ro a me­dia­dos de es­te año ra­ti­fi­ca­ron su in­ten­ción de con­ver­tir­se en una su­per­po­ten­cia es­pa­cial,

Chang’e 4 tam­bién es la

LA SON­DA CHANG’E 4 TRANS­POR­TA SE­MI­LLAS DE PA­PA E IN­SEC­TOS QUE PLANTARÁ ALLÍ A MO­DO DE

EX­PE­RI­MEN­TO BIO­LÓ­GI­CO

pri­me­ra son­da en lle­gar al sa­té­li­te na­tu­ral en más de cua­ren­ta años. Des­de 1976, cuan­do la mi­sión so­vié­ti­ca Lu­na re­gre­só a la Tie­rra con 170 gra­mos de mues­tras del sue­lo lu­nar, nin­gu­na na­ve ha­bía vuel­to a alu­ni­zar. Una vez el Apo­lo 11, la úl­ti­ma mi­sión tri­pu­la­da de los nor­te­ame­ri­ca­nos tu­vo éxi­to, el in­te­rés por la Lu­na se des­va­ne­ció. “Es­ta­dos Uni­dos so­lo que­ría de­mos­trar que el so­cia­lis­mo no po­día su­pe­rar al ca­pi­ta­lis­mo, y la Unión So­vié­ti­ca, al con­tra­rio”, di­ce Por­ti­lla.

Con es­ta no­ti­cia, Chi­na vuel­ve a po­ner so­bre la me­sa la lu­cha de las su­per­po­ten­cias por de­mos­trar sus ca­pa­ci­da­des cien­tí­fi­cas y mi­li­ta­res. “Un país que so­lo en 2003 pu­so a su pri­mer as­tro­nau­ta en ór­bi­ta y co­men­zó con 40 años de re­tra­so la ex­plo­ra­ción, tie­ne fren­te a sí gran­des desafíos”, di­ce Var­gas.

Por­ti­lla agre­ga que la no­ti­cia tie­ne un fuer­te in­te­rés po­lí­ti­co, pues los chi­nos es­tán con­ven­ci­dos de que so­lo la in­ver­sión en cien­cia y tec­no­lo­gía de pun­ta pue­de po­ten­ciar el li­de­raz­go y la pros­pe­ri­dad. “Fren­te al re­to de Trump, los chi­nos no des­car­tan una po­si­bi­li­dad de en­fren­tar­se mi­li­tar­men­te a una su­per­po­ten­cia. Y su ex­plo­ra­ción es­pa­cial de­ri­va­ría en im­por­tan­tes in­ves­ti­ga­cio­nes al res­pec­to”, ex­pli­ca.

El gi­gan­te asiá­ti­co pla­nea traer ma­te­rial lu­nar pa­ra ana­li­zar­lo y el pró­xi­mo año em­pe­zar a cons­truir su pro­pia es­ta­ción es­pa­cial que co­men­za­ría a ope­rar en 2022. Por lo pron­to, Chang’e 4 se en­fo­ca­rá en con­fir­mar lo po­co que se sa­be so­bre el la­do ocul­to de la Lu­na, su to­po­gra­fía mon­ta­ño­sa y sal­pi­ca­da de crá­te­res a di­fe­ren­cia de la par­te vi­si­ble que tie­ne nu­me­ro­sas su­per­fi­cies pla­nas. El mó­du­lo tam­bién tie­ne un con­te­ne­dor con se­mi­llas y hue­vos de in­sec­tos, que es­tu­dia­rá la reac­ción de es­tos com­pues­tos en la Lu­na. Tam­bién pro­fun­di­za­rá en la teo­ría que afir­ma que la Lu­na na­ció a par­tir del im­pac­to de un gran cuer­po con la Tie­rra. Y de pa­so, con­fir­ma­rá el nue­vo es­ta­tus de Chi­na, que co­mien­za a ra­ti­fi­car su pues­to en­tre las gran­des po­ten­cias es­pa­cia­les.

En 1959 una son­da so­vié­ti­ca fo­to­gra­fió por pri­me­ra vez el la­do des­co­no­ci­do de la Lu­na. Des­de en­ton­ces, va­rios han car­to­gra­fia­do su su­per­fi­cie. Con el hi­to de Chang’e 4, los cien­tí­fi­cos es­pe­ran avan­zar en las teo­rías so­bre el ori­gen del sa­té­li­te na­tu­ral. Sa­té­li­te Que­qiaoChang’e-4

“Es­ta­mos for­jan­do una po­ten­cia del es­pa­cio”, de­cla­ró Wu Wei­ren, je­fe del pro­gra­ma lu­nar chino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.