¿Có­mo ba­jar los ki­los de las fies­tas na­vi­de­ñas?

Adel­ga­zar lo ga­na­do en va­ca­cio­nes cons­ti­tu­ye el pro­pó­si­to más apre­mian­te de mu­chos al ter­mi­nar la tem­po­ra­da. Pe­ro a ve­ces ha­cer­lo mal no es tan buen ne­go­cio. Los nu­tri­cio­nis­tas acon­se­jan pa­ra no fra­ca­sar en el in­ten­to.

Semana (Colombia) - - Sumario -

Adel­ga­zar lo ga­na­do en va­ca­cio­nes cons­ti­tu­ye el pro­pó­si­to más apre­mian­te de mu­chos al ter­mi­nar la tem­po­ra­da. Pe­ro a ve­ces ha­cer­lo mal no es tan buen ne­go­cio. Los nu­tri­cio­nis­tas acon­se­jan pa­ra no fra­ca­sar en el in­ten­to.

CUAN­DO SE HA­bla de pe­so, las na­vi­da­des le pa­san fac­tu­ra a to­do el mun­do. Las no­ve­nas, los via­jes y los re­en­cuen­tros con ami­gos lle­van a que las per­so­nas in­gie­ran can­ti­da­des de co­mi­da y be­bi­da su­pe­rio­res a las ha­bi­tua­les. En es­tas fe­chas el con­su­mo es tan ex­ce­si­vo que se­gún un es­tu­dio del New En­gland Jour­nal of Me­di­ci­ne, la gen­te au­men­ta en­tre 500 gra­mos y 3 ki­los en es­ta tem­po­ra­da. Pe­ro mu­chos no lo­gran des­ha­cer­se de ellos des­pués y los que lo ha­cen pue­den tar­dar en­tre 6 y 8 me­ses en vol­ver a su pe­so ha­bi­tual.

Otro es­tu­dio pu­bli­ca­do a fi­na­les de di­ciem­bre por la Uni­ver­si­dad de Co­pen­ha­gue de­mos­tró que los ni­ve­les de co­les­te­rol en las per­so­nas suben un 20 por cien­to des­pués de las fies­tas. Es­to lo atri­bu­yen a que la gen­te abu­sa del con­su­mo de ali­men­tos gra­sos. El pro­ble­ma es que te­ner un co­les­te­rol al­to no so­lo se­ña­la una die­ta de­fi­cien­te que in­clu­ye de­ma­sia­da car­ne ro­ja y pro­duc­tos lác­teos, sino que im­pli­ca más ries­go de su­frir un ata­que car­día­co. Re­cien­te­men­te, un es­tu­dio sue­co pu­bli­ca­do en la re­vis­ta Bri­tish Me­di­cal Jour­nal tam­bién de­mos­tró que en No­che­bue­na hay un 40 por cien­to más de pro­ba­bi­li­da­des de su­frir uno.

Pe­ro no hay que des­fa­lle­cer. “Con un po­co de dis­ci­pli­na y ga­nas es po­si­ble re­cu­pe­rar el pe­so ha­bi­tual”, di­ce John Jai­ro Bejarano, die­tis­ta y pro­fe­sor de Nu­tri­ción Hu­ma­na de la Fa­cul­tad de Medicina de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal. Pa­ra em­pe­zar, hay que ale­jar­se de los ali­men­tos azu­ca­ra­dos, los li­co­res –en Co­lom­bia del aguar­dien­te es­pe­cial­men­te–, las fri­tu­ras y aque­llos ali­men­tos que tie­nen ade­re­zos a ba­se de azú­car o de acei­tes. Bejarano ofre­ce los si­guien­tes con­se­jos pa­ra lo­grar ba­jar esos ki­los de más.

SEA REA­LIS­TA

La ma­yo­ría de las per­so­nas sue­len te­ner en­tre sus pro­pó­si­tos de año nue­vo ba­jar de pe­so. Pe­ro de acuer­do con una in­ves­ti­ga­ción de la Uni­ver­si­dad de Scran­ton, Pen­sil­va­nia, so­lo uno de ca­da diez cum­plen esos pla­nes. Por eso hay que ser rea­lis­ta. El éxi­to no lle­ga­rá de in­me­dia­to. In­clu­so no de­be, pues las die­tas drás­ti­cas o los ayu­nos no su­per­vi­sa­dos por un mé­di­co, ge­ne­ral­men­te con­lle­van a que ape­nas la per­so­na in­gie­re car­bohi­dra­tos o azú­ca­res, vuel­ve a ga­nar el pe­so con ma­yor fa­ci­li­dad.

CO­MA A HO­RAS ES­PE­CÍ­FI­CAS

Los ex­per­tos re­co­mien­dan re­cu­pe­rar los ho­ra­rios de co­mi­da pre­vios a las fes­ti­vi­da­des, pues de lo con­tra­rio pue­de ha­ber dos con­se­cuen­cias: en­gor­dar por se­guir co­mien­do ca­da vez que pue­da o de­jar de co­mer cre­yen­do que eso ayu­da­rá a adel­ga­zar. Es­ta úl­ti­ma po­si­bi­li­dad en la ma­yo­ría de las per­so­nas con­du­ce a ra­len­ti­zar el me­ta­bo­lis­mo y di­fi­cul­tar la pér­di­da de pe­so. “Re­co­men­da­ría co­mer cin­co ve­ces al día en por­cio­nes más pe­que­ñas que las ha­bi­tua­les y con la re­gla má­xi­ma de no sal­tar­se las me­rien­das, pues es­ta es una opor­tu­ni­dad pa­ra ace­le­rar el me­ta­bo­lis­mo”, di­ce Bejarano . Hay que ce­nar en­tre las 6 de la tar­de y las 8 de la no­che, ya que es ideal con­su­mir los ali­men­tos al me­nos dos ho­ras an­tes de ir­se a dor­mir.

APLI­QUE EL TRU­CO DEL PLA­TO PE­QUE­ÑO

De­bi­do a que en las ho­ras de sue­ño el cuer­po es­tá inac­ti­vo y no que­ma ca­lo­rías, los nu­tri­cio­nis­tas su­gie­ren que la gen­te co­ma ce­nas muy li­via­nas. Pa­ra lo­grar­lo, y es­pe­cial­men­te re­ba­jar los ki­los de las fes­ti­vi­da­des, hay un tru­co: uti­li­zar un pla­to más pe­que­ño que el del al­muer­zo, de tal for­ma que con­ten­ga me­no­res por­cio­nes de pro­teí­na, car­bohi­dra­tos y fru­tas y ver­du­ras. “En ciu­da­des co­mo Bo­go­tá, por ejem­plo, don­de las dis­tan­cias son tan lar­gas, hay tan­to trá­fi­co y las per­so­nas sue­len lle­gar tar­de a su ca­sa lue­go del tra­ba­jo, es­ta es una re­gla de oro pa­ra no co­mer de más”, ex­pli­ca el nu­tri­cio­nis­ta. Es­te pla­to pe­que­ño de­be­ría in­cluir ali­men­tos co­mo fru­tas y ver­du­ras, una pro­teí­na (po­llo, pes­ca­do, res, cer­do, pa­vo o que­so), y un car­bohi­dra­to (pan, are­pa, pas­ta o arroz).

LA GEN­TE AU­MEN­TA

EN­TRE 500 GRA­MOS Y 3 KI­LOS EN LA TEM­PO­RA­DA DE DI­CIEM­BRE

DE­JE LAS HA­RI­NAS

Pa­ra Bejarano, otra bue­na op­ción con­sis­te en ad­he­rir­se a la die­ta ce­to­gé­ni­ca, que in­clu­ye con­su­mir pro­teí­nas y per­mi­te al­gu­nos ve­ge­ta­les. “Es­tá en fu­ror, pues la per­so­na, al no con­su­mir ha­ri­nas, es­ti­mu­la el uso de la gra­sa cor­po­ral acu­mu­la­da y así ga­ran­ti­za la pér­di­da de pe­so”, di­ce. Sin em­bar­go, pue­de re­sul­tar ries­go­sa. Quien la ha­ga de­be es­tar su­per­vi­sa­do mé­di­ca­men­te de ma­ne­ra per­ma­nen­te, da­do que no to­do el mun­do la asi­mi­la

igual. En mu­chos ca­sos tie­ne efec­tos per­ju­di­cia­les pa­ra la sa­lud, co­mo hi­po­gli­ce­mia, au­men­to de tri­gli­cé­ri­dos y co­les­te­rol, es­tre­ñi­mien­to, aci­dez y re­flu­jo.

NO SE OBSESIONE CON LAS CA­LO­RÍAS

Re­vi­sar la in­for­ma­ción nu­tri­cio­nal de ca­da ali­men­to, se­gún Bejarano, no re­sul­ta re­co­men­da­ble, pues al­gu­nas per­so­nas se ob­se­sio­nan con el nú­me­ro de ca­lo­rías que con­su­men y de­jan de nu­trir­se con la mez­cla de ali­men­tos ade­cua­dos, so­lo por cum­plir un cálcu­lo ma­te­má­ti­co. Al­gu­nas creen que es su­fi­cien­te su­mar las 1.200 ca­lo­rías dia­rias (las má­xi­mas pa­ra per­der pe­so) con cual­quier ali­men­to. Otras, que si ex­ce­den el mí­ni­mo de ca­lo­rías an­tes de la ce­na, y co­men so­lo una fru­ta y agua, no en­gor­da­rán. Pe­ro la reali­dad “es que es­to pue­de con­tri­buir más a en­gor­dar que a adel­ga­zar”, di­ce el ex­per­to. La pér­di­da de pe­so de­pen­de del ti­po de ali­men­tos con­su­mi­dos, no de cuán­to va­lor ca­ló­ri­co su­men. Así mis­mo, las ca­lo­rías dia­rias que al­guien de­be con­su­mir de­pen­den de mu­chas va­ria­bles co­mo la com­po­si­ción cor­po­ral, la edad, la es­ta­tu­ra y la ac­ti­vi­dad fí­si­ca, en­tre otros. Por eso es me­jor ba­sar la die­ta en el ti­po de co­mi­da y no en el nú­me­ro de ca­lo­rías.

DESINTOXÍQUESE, PE­RO CON ME­SU­RA

Des­pués de la gran co­mi­lo­na na­vi­de­ña es fun­da­men­tal li­be­rar el cuer­po de las sus­tan­cias per­ju­di­cia­les pa­ra el or­ga­nis­mo co­mo las gra­sas, el azú­car y el al­cohol. Por eso, en es­ta tem­po­ra­da mu­chos re­cu­rren a las die­tas de des­in­to­xi­ca­ción. Es­tán en bo­ga, pre­ten­den lim­piar la san­gre y eli­mi­nar las to­xi­nas del cuer­po en cor­to tiem­po, pe­ro aún no es­tá del to­do cla­ro có­mo lo ha­cen, qué se su­po­ne que de­ben eli­mi­nar y si real­men­te fun­cio­nan. De he­cho, aun­que mu­chas ce­le­bri­da­des e in­fluen­cers del mun­do fit las usan y pro­mue­ven, to­da­vía no hay su­fi­cien­te evi­den­cia cien­tí­fi­ca que con­fir­me su uti­li­dad pa­ra per­der pe­so. Si bien al­gu­nas per­so­nas pue­den per­der mu­chos ki­los rá­pi­da­men­te, to­do pa­re­ce in­di­car que ese pe­so no pro­vie­ne de gra­sa, sino de lí­qui­do, por lo que ge­ne­ral­men­te la per­so­na lo re­cu­pe­ra muy pron­to una vez co­mien­za a co­mer nor­mal­men­te. Lo re­co­men­da­ble es des­in­to­xi­car­se en for­ma me­su­ra­da y na­tu­ral. To­mar 2 li­tros de agua al día, por ejem­plo, es una bue­na op­ción. Tam­bién se sa­be que ali­men­tos co­mo la cúr­cu­ma, el li­món,

ALE­JAR­SE DEL AZÚ­CAR, LOS

LI­CO­RES Y LAS FRI­TU­RAS ES FUN­DA­MEN­TAL PA­RA EM­PE­ZAR EL PRO­PÓ­SI­TO DE BA­JAR DE PE­SO

el té ver­de, el jen­gi­bre, en­tre otros, ayu­dan a la ho­ra de li­be­rar el cuer­po de to­xi­nas.

LOS FRU­TOS SE­COS: ¿ALIA­DOS O ENEMI­GOS?

Aun­que la ca­li­dad de la gra­sa del ma­ní o las al­men­dras, dos fru­tos se­cos muy de mo­da en es­te mo­men­to, es muy bue­na, se­gún Bejarano es­tos ali­men­tos tie­nen mu­chas ca­lo­rías y no se­rían una bue­na op­ción en es­tos mo­men­tos. Los re­co­mien­da co­mo me­rien­da en una die­ta nor­mal, acom­pa­ña­da de ac­ti­vi­dad fí­si­ca. De con­su­mir­los, es im­por­tan­te fi­jar­se en la por­ción, pues so­lo una bol­sa de 25 o 30 gra­mos con­tie­ne 120 ca­lo­rías, apro­xi­ma­da­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.