PO­LÉ­MI­CA

El re­co­no­ci­do ac­tor de ‘Hou­se of Cards’ en­fren­ta­rá el 7 de enero su pri­me­ra au­dien­cia por abu­so se­xual. Pe­ro ade­más le es­pe­ran otras in­ves­ti­ga­cio­nes por el mis­mo de­li­to.

Semana (Colombia) - - Sumario -

Spa­cey, en pi­ca­da

LOSABOGADOSDEL re­co­no­ci­do ac­tor Ke­vin Spa­cey tra­ta­ron de evi­tar que tu­vie­ra que com­pa­re­cer an­te el tri­bu­nal de la is­la de Nan­tuc­ket, don­de le impu­tarán, en­tre otros car­gos, el de abu­so se­xual. Ar­gu­men­ta­ban que su pre­sen­cia“am­pli­fi­ca­ría la pu­bli­ci­dad ne­ga­ti­va ya ge­ne­ra­da en re­la­ción con el ca­so”, lo cual po­dría con­ta­mi­nar al ju­ra­do. Pe­ro tras los in­ten­tos fallidos, la es­tre­lla de Holly­wood ten­drá que es­tar per­so­nal­men­te. Se­gún ha ma­ni­fes­ta­do su de­fen­sa, el ac­tor se va a de­cla­rar inocen­te.

Es­ta pos­tu­ra era un po­co pre­de­ci­ble. Spa­cey des­apa­re­ció ca­si por un año, pe­ro en vís­pe­ras de la No­che­bue­na pu­bli­có “Let me be Frank”. Se tra­ta de un vi­deo en YouTu­be con un jue­go de pa­la­bras en­tre “dé­ja­me ser fran­co” y “dé­ja­me ser Frank”, en re­fe­ren­cia al acla­ma­do per­so­na­je Frank Un­der­woood, pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos en su exi­to­sa se­rie Hou­se of Cards. Net­flix de­ci­dió can­ce­lar­le el con­tra­to a Spa­cey por los se­ña­la­mien­tos de los que ha si­do blan­co en los úl­ti­mos me­ses. Y la úl­ti­ma tem­po­ra­da, sin su per­so­na­je cen­tral, no tu­vo el éxi­to es­pe­ra­do.

En el vi­deo, Spa­cey apa­re­ce mi­ran­do a la cá­ma­ra, al me­jor es­ti­lo de Un­der­woood, con un de­lan­tal con es­tam­pa­dos de pa­pá Noel. Es­tá en la co­ci­na to­man­do lo que pa­re­ce ser un té y di­ce “Si no he pa­ga­do por las co­sas que am­bos sa­be­mos que he he­cho, cier­ta­men­te no voy a pa­gar por las que no he he­cho”. Era la com­bi­na­ción de las acu­sa­cio­nes a su per­so­na­je fic­ti­cio y las que ten­dría que afron­tar co­mo Ke­vin Spa­cey. El vi­deo du­ra cer­ca de tres mi­nu­tos y en él el ac­tor tam­bién apro­ve­cha pa­ra lan­zar una in­di­rec­ta so­bra las reac­cio­nes del pú­bli­co con res­pec­to a la úl­ti­ma tem­po­ra­da de la se­rie: “Sé lo que quie­ren. Sé que me quie­ren de re­gre­so”. El vi­deo no le ca­yó bien a to­do el mun­do. Va­rios lo til­da­ron de “cí­ni­co” y ase­gu­ra­ron que “que­ría des­viar la con­ver­sa­ción”.

El he­cho por el que acu­san a Spa­cey ha­bría te­ni­do lu­gar en 2016 en Nan­tuc­ket, Mas­sa­chu­setts. Wi­lliam Little, el jo­ven que lo de­nun­ció, ase­gu­ra te­ner una gra­ba­ción en vi­deo en la que Spa­cey le to­ca los ge­ni­ta­les cuan­do él tra­ba­ja­ba en un bar y te­nía so­lo 18 años. Se­gún de­cla­ró Little, es­ta­ba tan emo­cio­na­do de ver a Spa­cey que es­pe­ró a que el bar ce­rra­ra y se acer­có a la me­sa del ac­tor pa­ra to­mar­se una fo­to con él. Em­pe­za­ron a con­ver­sar y Little le di­jo a Spa­cey que te­nía 23 años, pues so­lo los ma­yo­res de edad po­dían be­ber al­cohol. El ac­tor lo in­vi­tó a su ca­sa, se to­ma­ron unos tra­gos y se ha­bría pro­pa­sa­do con el mu­cha­cho. La Fis­ca­lía in­da­gó con uno de sus com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo, pe­ro es­te ase­gu­ró que no ha­bía vis­to na­da inapro­pia­do.

Spa­cey no so­lo en­fren­ta es­ta acu­sa­ción. La de An­tony Rapp le cos­tó su ca­rre­ra. El ac­tor de Start Trek, de 46 años, lo de­nun­ció en una en­tre­vis­ta con

Buz­zFeed. Se ani­mó a con­tar lo ocu­rri­do ins­pi­ra­do en la ola de acu­sa­cio­nes con­tra Har­vey Weins­tein. Re­cor­dó que a sus 14 años se hi­zo muy ami­go de Ke­vin Spa­cey, quien en ese en­ton­ces te­nía 26, por­que com­par­tían es­ce­na­rio en Brod­way. Pa­ra ce­le­brar el éxi­to, el ado­les­cen­te asis­tió a una fies­ta de Spa­cey en su apar­ta­men­to. En­ton­ces ocu­rrió al­go que lo mar­có pa­ra siem­pre.

Co­mo Rapp era el más jo­ven de la fies­ta, de­ci­dió ir al cuar­to de Spa­cey pa­ra ver te­le­vi­sión por­que es­ta­ba abu­rri­do. Al fi­nal de la no­che se dio cuen­ta de que era el úni­co in­vi­ta­do que que­da­ba y pen­só que lo me­jor era ir­se a ca­sa. En ese mo­men­to Spa­cey en­tró en el cuar­to y se le acer­có pa­ra se­du­cir­lo. Rapp in­ten­tó sa­lir de la ha­bi­ta­ción, pe­ro el ac­tor se pu­so en la puer­ta y le mos­tró que que­ría te­ner re­la­cio­nes con él. Lue­go lo abra­zó y se de­jó caer con él en la ca­ma. El ado­les­cen­te per­ma­ne­ció in­mó­vil por unos se­gun­dos, pe­ro fi­nal­men­te lo­gró es­ca­par­se.

Tras esa acu­sa­ción, Spa­cey tam­po­co acer­tó a la ho­ra de res­pon­der. Pu­bli­có en su cuen­ta de Twit­ter un co­mu­ni­ca­do en el que afir­ma­ba no re­cor­dar los he­chos que re­la­ta Rapp y apro­ve­chó pa­ra con­fe­sar su con­di­ción de gay.

Más tar­de si­guie­ron apa­re­cien­do más de­nun­cias. Co­mo un “tó­xi­co de­pre­da­dor” lo des­cri­bie­ron ocho per­so­nas que lo de­nun­cia­ron en for­ma anó­ni­ma an­te la ca­de­na CNN. A pe­sar del ano­ni­ma­to, los de­ta­lles no fal­ta­ron. Un ayu­dan­te de pro­duc­ción re­la­tó que Spa­cey lo ma­no­sea­ba cons­tan­te­men­te. “Te­nía mu­cho mie­do de ha­blar pues era al­guien muy po­de­ro­so y yo era el úl­ti­mo en la ca­de­na”, di­jo. Va­rios tam­bién ase­gu­ra­ron que to­dos co­no­cían el com­por­ta­mien­to de Spa­cey, pe­ro lue­go na­die de­cía na­da.

Des­pués de to­dos es­tos es­cán­da­los se de­rrum­bó la glo­ria de Spa­cey. Ha­bía ga­na­do dos ós­ca­res por The Usual Sus­pects (1995) y Ame­ri­can Beauty (1999), un pre­mio Tony de tea­tro y un Globo de Oro. Con­si­de­ra­do uno de los me­jo­res in­tér­pre­tes de su ge­ne­ra­ción, ese pal­ma­rés no lo sal­vó de la caí­da: era ape­nas ló­gi­co que acu­sa­cio­nes de se­me­jan­te di­men­sión lo de­ja­ran por fue­ra de las lu­ces y las cá­ma­ras. Si lo de­cla­ran cul­pa­ble, ten­dría que ir a la cár­cel por al me­nos cin­co años y pa­gar una su­ma mul­ti­mi­llo­na­ria. Una his­to­ria de éxi­to con un mal fi­nal.

Si de­cla­ran cul­pa­ble a Spa­cey por es­te ca­so, ten­dría que pa­gar una pe­na de al me­nos cin­co años de cár­cel. Wi­lliam Little, el jo­ven que lo de­nun­ció, ase­gu­ra te­ner un vi­deo que prue­ba sus acu­sa­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.