CU­BA

Ha­ce 60 años Fidel Cas­tro y sus hom­bres de­rro­ta­ron la dic­ta­du­ra de Ful­gen­cio Ba­tis­ta. El éxi­to de esa re­vo­lu­ción sue­le me­dir­se en tér­mi­nos de dig­ni­dad, mien­tras la eco­no­mía que­bra­da y la re­pre­sión con­tra la di­si­den­cia se­ña­lan su fra­ca­so.

Semana (Colombia) - - Sumario -

La ve­jez de una re­vo­lu­ción

LA SE­MA­NA PA­SA­DA, EN EL dis­cur­so por el aniver­sa­rio nú­me­ro se­sen­ta de la re­vo­lu­ción, el ex­pre­si­den­te Raúl Cas­tro les pi­dió a sus com­pa­trio­tas es­tar pre­pa­ra­dos pa­ra lo peor, en un mo­men­to en que Es­ta­dos Uni­dos, ba­jo el man­do de Do­nald Trump, ha vuel­to a su re­tó­ri­ca de “con­fron­ta­ción”. El año pa­sa­do el pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se anun­ció la ex­ten­sión del em­bar­go eco­nó­mi­co, con lo que le pu­so fin a la bre­ve lu­na de miel en­tre Es­ta­dos Uni­dos y Cu­ba, que co­men­zó en 2015, cuan­do Ba­rack Oba­ma y Raúl Cas­tro anun­cia­ron la reanu­da­ción de las re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas.

Con to­do, la is­la si­gue pro­fun­di­zan­do una aper­tu­ra eco­nó­mi­ca si­mi­lar a la de Chi­na, ba­jo el con­trol po­lí­ti­co del Par­ti­do Co­mu­nis­ta. Cas­tro, quien di­ri­gió el país de 2008 a 2018 (cuan­do le ce­dió el po­der a Mi­guel Díaz-Ca­nel), ha­bló jun­to a la tum­ba de su her­mano Fidel, y a sus 87 años se­ña­ló que “la re­vo­lu­ción no ha en­ve­je­ci­do”. De he­cho, se pre­pa­ra pa­ra re­afir­mar­se el pró­xi­mo 24 de fe­bre­ro, en un re­fe­ren­do en el que el go­bierno es­pe­ra que el pue­blo aprue­be la nue­va Cons­ti­tu­ción, mo­di­fi­ca­da por pri­me­ra vez des­pués de 42 años.

Al­gu­nos de los ma­yo­res cam­bios que in­tro­du­ci­rá el tex­to es el de­re­cho a la pro­pie­dad pri­va­da y la eli­mi­na­ción del comunismo co­mo ideal po­lí­ti­co, en fa­vor de un más mo­de­ra­do ‘so­cia­lis­mo’.Aun­que mu­chos leen es­tos cam­bios co­mo el fin la re­vo­lu­ción, la his­to­ria mues­tra que es­ta ha sa­bi­do man­te­ner­se en los mo­men­tos más ad­ver­sos y con­tra to­dos los pro­nós­ti­cos.

El 25 de no­viem­bre de 1956, 82 exi­lia­dos cu­ba­nos po­bre­men­te ar­ma­dos par­tie­ron de Mé­xi­co ha­cia Cu­ba a bor­do del Gran­ma, un ya­te re­crea­ti­vo que inex­pli­ca­ble­men­te re­sis­tió los sie­te días de tra­ve­sía con se­me­jan­te so­bre­car­ga. Los hom­bres te­nían el in­cier­to ob­je­ti­vo de de­rro­car la dic­ta­du­ra de Ful­gen­cio Ba­tis­ta, en­tre­ga­da a los in­tere­ses es­ta­dou­ni­den­ses y a las ma­fias que usa­ban ca­si­nos, ho­te­les y pros­tí­bu­los pa­ra la­var su di­ne­ro.

El ejér­ci­to de Ba­tis­ta es­pe­ra­ba el des­em­bar­co y ca­si to­dos los re­bel­des ca­ye­ron en la cos­ta. Do­ce so­bre­vi­vien­tes se re­fu­gia­ron en la Sie­rra Maes­tra, una ca­de­na mon­ta­ño­sa del su­ro­rien­te, mien­tras el go­bierno ce­le­bra­ba una nue­va vic­to­ria so­bre los su­ble­va­dos –a quie­nes ya ha­bía de­rro­ta­do en 1953, cuan­do in­ten­ta­ron to­mar­se sin éxi­to el cuar­tel de Mon­ca­da–. Pe­ro Fidel Cas­tro y sus hom­bres se re­agru­pa­ron y co­men­za­ron una es­tra­te­gia mi­li­tar pa­cien­te que lo­gró ases­tar­le una su­ce­sión de pe­que­ños gol­pes a Ba­tis­ta, al tiem­po que ga­na­ban el co­ra­zón de los lu­ga­re­ños me­dian­te el uso há­bil de la pro­pa­gan­da, que ade­más sir­vió pa­ra mag­ni­fi­car el ta­ma­ño de un gru­po re­bel­de que se ha­bía re­com­pues­to con po­co más de 300 com­ba­tien­tes.

Dos años des­pués, cuan­do lan­za­ron su ata­que fi­nal so­bre San­ta Cla­ra (que les abrió el ca­mino a La Ha­ba­na), Fidel Cas­tro, su her­mano Raúl, Er­nes­to ‘Che’ Gue­va­ra y Ca­mi­lo Cien­fue­gos eran ya fi­gu­ras pú­bli­cas en Cu­ba y en Es­ta­dos Uni­dos, en don­de apa­re­cie­ron en re­por­ta­jes pa­ra me­dios tan pres­ti­gio­sos co­mo The New York Ti­mes. Y lo­gra­ron una vic­to­ria re­la­ti­va­men­te fá­cil, pues al Ejér­ci­to cu­bano, des­mo­ra­li­za­do, ya le que­da­ban po­cas ga­nas de de­fen­der un ré­gi­men.

Con­tra­rio a lo que sue­le creer­se, la mo­ti­va­ción de esos hom­bres no era ins­tau­rar un ré­gi­men co­mu­nis­ta –a pe­sar de que el Che y Raúl eran adep­tos a esa cau­sa–, sino una li­be­ra­ción na­cio­nal que en el ca­so de Fidel se ins­pi­ra­ba más en las ges­tas de Jo­sé Mar­ti con­tra los es­pa­ño­les que en los pos­tu­la­dos de Marx y Le­nin.

Des­de la Con­quis­ta es­pa­ño­la Cu­ba no co­no­cía la in­de­pen­den­cia y des­pués de la de­rro­ta de la me­tró­po­li en 1898, en la gue­rra his­pano-es­ta­dou­ni­den­se, se con­vir­tió

en una es­pe­cie de pro­tec­to­ra­do di­ri­gi­do des­de Was­hing­ton. Se­gún Mi­chael Reid, en su li­bro El Con­ti­nen­te ol­vi­da­do,“(...) dos im­pul­sos po­lí­ti­cos en­la­za­dos en­tre sí guia­ron a Fidel Cas­tro: uno era el an­ti­yan­quis­mo y el otro fue el de­seo de vol­ver per­ma­nen­tes su re­vo­lu­ción y su con­trol per­so­nal so­bre el país. El comunismo, más que un fin en sí mis­mo, le pro­por­cio­nó las he­rra­mien­tas pa­ra sa­tis­fa­cer am­bos im­pul­sos”.

El 9 de enero de 1959, en uno de los pri­me­ros dis­cur­sos de Fidel tras el triun­fo de la re­vo­lu­ción, una pa­lo­ma blan­ca –que lue­go se sa­bría es­ta­ba amaes­tra­da– se po­só en su hom­bro, en una nue­va de­mos­tra­ción de su ins­tin­to pro­pa­gan­dís­ti­co. Por­que aun­que el ave pre­ce­dió a un lla­ma­do de re­con­ci­lia­ción na­cio­nal, en los pri­me­ros me­ses de la re­vo­lu­ción cien­tos de fun­cio­na­rios ba­tis­tia­nos mu­rie­ron fu­si­la­dos en el pa­re­dón, tras jui­cios su­ma­rios. La re­pre­sión con­tra los di­si­den­tes y la pren­sa li­bre se man­tu­vo in­clu­so en los mo­men­tos de ma­yor aper­tu­ra eco­nó­mi­ca. En 2003, por ejem­plo, el go­bierno arres­tó a 75 di­si­den­tes y pe­rio­dis­tas en la lla­ma­da ‘pri­ma­ve­ra ne­gra’, y en­fren­ta­ron pe­nas de has­ta 30 años tras ser acu­sa­dos de cons­pi­ra­ción en jui­cios sin ga­ran­tías.

La his­to­ria sue­le ser in­dul­gen­te con el le­ga­do del dic­ta­dor y su re­vo­lu­ción por el an­ta­go­nis­mo con Es­ta­dos Uni­dos. Por la em­pa­tía que ge­ne­ra la lu­cha im­po­si­ble de Da­vid con­tra Go­liat, o lo que es lo mis­mo, del vie­jo pes­ca­dor con­tra el mar­lín gi­gan­te de la no­ve­la de Er­nest He­ming­way. El mi­to de Fidel se con­so­li­dó con epi­so­dios co­mo el de Bahía Co­chi­nos, cuan­do en 1961 de­rro­tó a unos 1.500 exi­lia­dos que in­ten­ta­ron in­va­dir la is­la, y con su ca­pa­ci­dad pa­ra sa­lir vi­vo de los aten­ta­dos or­ques­ta­dos por la CIA du­ran­te dé­ca­das.

En 1962, la cri­sis de los mi­si­les mos­tró el ta­lan­te te­me­ra­rio del caudillo. La ins­ta­la­ción de va­rios mi­si­les so­vié­ti­cos en la is­la de­jó al mun­do más cer­ca que nun­ca de una gue­rra nu­clear. Las ne­go­cia­cio­nes en­tre los go­bier­nos de Ni­ki­ta Krus­chev y John F. Ken­nedy con­clu­ye­ron con la re­ti­ra­da del ar­se­nal, ba­jo la pro­me­sa de que Es­ta­dos Uni­dos no tra­ta­ría de in­va­dir la is­la nun­ca más. El acuer­do en­fu­re­ció a Fidel: a pe­sar de que un con­flic­to nu­clear ha­bría des­trui­do la is­la sin re­me­dio, Fidel, le­jos de ce­le­brar, lo to­mó co­mo un ac­to de co­bar­día de su alia­do y no du­dó a ca­li­fi­car a Krus­chev de ‘ma­ri­cón’.

Esa de­ter­mi­na­ción vol­vió a ser pues­ta a prue­ba en la dé­ca­da de 1990, tras la caí­da del mu­ro de Ber­lín y de la Unión So­vié­ti­ca, su ma­yor pa­tro­ci­na­dor. Cu­ba que­dó aban­do­na­da en su lu­cha an­ti­im­pe­ria­lis­ta con­tra Es­ta­dos Uni­dos y su­frió la cri­sis eco­nó­mi­ca más gran­de de su his­to­ria. Pa­ra su­plir el dé­fi­cit de los re­cur­sos gi­ra­dos por la URSS, Fidel to­mó me­di­das co­mo abrir la is­la al tu­ris­mo, per­mi­tir el uso del dó­lar pa­ra atraer las re­me­sas de los exi­lia­dos y per­mi­tir los ne­go­cios fa­mi­lia­res. Lla­mó ese mo­men­to “pe­rio­do es­pe­cial en tiem­pos de paz”, que a pe­sar de lo pom­po­so del nom­bre se tra­du­jo en una ca­ren­cia ge­ne­ra­li­za­da y en la im­po­si­bi­li­dad de que el Es­ta­do cum­plie­ra su pro­me­sa de cu­brir las ne­ce­si­da­des de los ciu­da­da­nos.

Por esos años pro­li­fe­ra­ron la pros­ti­tu­ción, el ro­bo y las dro­gas. En su mo­men­to, el es­cri­tor Leo­nar­do Pa­du­ra di­jo que las per­so­nas de su ge­ne­ra­ción vie­ron “có­mo se di­luían las ilu­sio­nes de fu­tu­ro (el fu­tu­ro se redujo a co­mer hoy, ma­ña­na, es­ta se­ma­na)”. La re­vo­lu­ción, que se enor­gu­lle­cía de ha­ber for­ma­do mi­les de doc­to­res en la uni­ver­si­dad pú­bli­ca, pre­sen­ció co­mo esos mé­di­cos pre­fe­rían ma­ne­jar ta­xi por­que les re­sul­ta­ba más ren­ta­ble.

A co­mien­zos del si­glo XXI los pe­tro­dó­la­res ve­ne­zo­la­nos le die­ron una se­gun­da vi­da a la mal­tre­cha eco­no­mía cu­ba­na, mien­tras la re­vo­lu­ción ex­por­ta­ba sus va­lo­res a la mis­ma Venezuela de Hu­go Chá­vez, a la Bo­li­via de Evo Mo­ra­les y a la Ni­ca­ra­gua de Da­niel Or­te­ga. En­ton­ces, sin ne­ce­si­dad de crear los mu­chos Viet­nams que que­ría el Che Gue­va­ra, la re­vo­lu­ción es­tu­vo más cer­ca de triun­far fue­ra de sus fron­te­ras. Pe­ro el im­pul­so du­ró tan­to co­mo la bo­nan­za pe­tro­le­ra cha­vis­ta.

Ha­ce 60 años Cu­ba ini­ció un ca­mino tor­tuo­so que lo lle­vó a en­fren­tar­se con Es­ta­dos Uni­dos y con­ver­tir­se en un obs­ti­na­do bas­tión co­mu­nis­ta. Mar­ca­do por la de­ter­mi­na­ción ca­si suicida de Fidel y esa pri­me­ra ca­ma­da de di­ri­gen­tes, la re­vo­lu­ción so­bre­vi­vió ca­si 60 años de blo­queo, la caí­da de la Unión So­vié­ti­ca, la pre­sión de 10 pre­si­den­tes nor­te­ame­ri­ca­nos, el co­lap­so de Venezuela. Sin el ape­lli­do Cas­tro al fren­te, Cu­ba se pre­pa­ra pa­ra rein­ven­tar­se en el nue­vo es­ce­na­rio geo­po­lí­ti­co, en don­de Chi­na y una Ru­sia for­ta­le­ci­da po­drían lle­gar al rescate.

CU­BA SE PRE­PA­RA PA­RA REIN­VEN­TAR­SE EN EL NUE­VO ES­CE­NA­RIO GEO­PO­LÍ­TI­CO, EN DON­DE CHI­NA Y UNA RU­SIA FOR­TA­LE­CI­DA PO­DRÍAN LLE­GAR AL RESCATE

Raúl Cas­tro (cen­tro) jun­to al pre­si­den­te Mi­guel Díaz-Ca­nel, en la ce­re­mo­nia de aniver­sa­rio.

En su pri­mer dis­cur­so tras la re­vo­lu­ción, el 8 de enero, Fidel Cas­tro ha­bló de re­con­ci­lia­ción mien­tras una pa­lo­ma blan­ca se po­sa­ba so­bre sus hom­bros. Días más tar­de co­men­zó a eje­cu­tar en el pa­re­dón a cien­tos de mi­li­ta­res y fun­cio­na­rios ba­tis­tia­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.