¿Por qué los ma­tan?

Semana (Colombia) - - Nación -

A pe­sar de que 44 de los 176 ca­sos de lí­de­res ase­si­na­dos, en los que avan­za la Fis­ca­lía, apun­tan a mó­vi­les par­ti­cu­la­res, esa ci­fra es una ex­cep­ción y no la re­gla. Las muer­tes au­men­tan mien­tras las au­to­ri­da­des se que­dan cor­tas y las víc­ti­mas re­cla­man pro­tec­ción.

IN­DÍ­GE­NAS, EN LA MI­RA

Las co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas son el gru­po ét­ni­co más gol­pea­do por la vio­len­cia que su­pues­ta­men­te iba a ter­mi­nar con la fir­ma del acuer­do de paz. Un in­for­me ela­bo­ra­do por la Or­ga­ni­za­ción In­dí­ge­na de Co­lom­bia (Onic), que agru­pa a los 102 pue­blos abo­rí­ge­nes exis­ten­tes en el te­rri­to­rio na­cio­nal, re­ve­ló que des­de no­viem­bre de 2016 has­ta di­ciem­bre 8 de 2018, hu­bo 18.761 ca­sos de vio­la­ción de De­re­chos Hu­ma­nos con­tra esa co­mu­ni­dad.

Ese es­tu­dio con­clu­ye que los lí­de­res in­dí­ge­nas fue­ron so­me­ti­dos a esas vio­la­cio­nes por cuen­ta de sus ac­ti­vi­da­des en de­fen­sa de sus te­rri­to­rios, su opo­si­ción a me­ga­pro­yec­tos de extracción mi­ne­ra o por es­tar en zo­nas de con­trol del nar­co­trá­fi­co.

En ese pe­rio­do mu­rie­ron ase­si­na­dos 100 lí­de­res, 5.730 tu­vie­ron que des­pla­zar­se, 12.533 que­da­ron con­fi­na­dos, 252 ame­na­za­dos y 50 su­frie­ron aten­ta­dos. La ma­yo­ría de esos he­chos vio­len­tos ocu­rrie­ron en de­par­ta­men­tos co­mo Cho­có, Va­lle, Na­ri­ño y Cau­ca. Las co­mu­ni­da­des más afec­ta­das fue­ron Em­be­ra Cha­mí, Ba­rí, Wou­naan, Em­be­ra Do­vi­da, Em­be­ra Ka­tío y Awá, en­tre otras.

“De­bo des­ta­car que las co­mu­ni­da­des del pue­blo ba­rí, en el Ca­ta­tum­bo, don­de se ex­pan­dió el EPL, pa­de­cen uno de los ca­sos de con­fi­na­mien­to más dra­má­ti­cos”, ex­pre­só Ós­car Mon­te­ro, coor­di­na­dor de De­re­chos Hu­ma­nos de la Onic.

En­tre los ac­to­res ar­ma­dos se­ña­la­dos co­mo res­pon­sa­bles apa­re­cen las gue­rri­llas del ELN en la cos­ta Pa­cí­fi­ca, Hui­la y Pu­tu­ma­yo; EPL en Nor­te de San­tan­der y mu­ni­ci­pios del nor­te del Cau­ca; gru­pos di­si­den­tes de las Farc en Ca­que­tá, Na­ri­ño, Cau­ca, Pu­tu­ma­yo, Hui­la, Cho­có y Ama­zo­nas, y las Au­to­de­fen­sas Gai­ta­nis­tas de Co­lom­bia, AGC, que ha­cen pre­sen­cia en te­rri­to­rios in­dí­ge­nas del Pa­cí­fi­co, Ura­bá An­tio­que­ño. Tam­bién men­cio­nan a la ban­da co­no­ci­da co­mo La Cor­di­lle­ra, que ope­ra en el Eje Ca­fe­te­ro y el Nor­te del Va­lle, Los Bui­tra­gue­ños en Ca­sa­na­re y Los Bo­ta­lo­nes y Los Isa­za en el Mag­da­le­na Me­dio.

TIE­RRA Y MUER­TE

Los lí­de­res so­cia­les re­cla­man­tes de tie­rras se con­vir­tie­ron en otro de los ob­je­ti­vos de los gru­pos cri­mi­na­les que se opo­nen a los pro­ce­sos de res­ti­tu­ción o que ven en su ac­ti­vis­mo una ame­na­za. Eso vie­ne su­ce­dien­do al­re­de­dor de ese gru­po po­bla­cio­nal que se es­ti­ma en 120.000 fa­mi­lias que pre­ten­den ac­ce­der a los 2,4 mi­llo­nes de hec­tá­reas ins­cri­tas en el ban­co de tie­rras des­po­ja­das o aban­do­na­das.

“Des­de 2011 a la fe­cha te­ne­mos un re­gis­tro no ofi­cial de por lo me­nos 30 lí­de­res re­cla­man­tes ase­si­na­dos, en de­par­ta­men­tos

co­mo Na­ri­ño, Cho­có, An­tio­quia y Cór­do­ba”, ex­pli­có An­drés Cas­tro, di­rec­tor de la Uni­dad de Res­ti­tu­ción de Tie­rras. Es­ta ci­fra re­sul­ta con­ser­va­do­ra fren­te a los da­tos que ma­ne­ja Je­sús Ma­rio Co­rra­les, coor­di­na­dor de la fun­da­ción hu­ma­ni­ta­ria Nue­vo Ama­ne­cer, en­ti­dad que aglu­ti­na a 97.000 fa­mi­lias des­pla­za­das por la vio­len­cia en 137 mu­ni­ci­pios de 17 de­par­ta­men­tos.

Se­gún Co­rra­les, en su aso­cia­ción lle­van el re­gis­tro de 76 re­cla­man­tes de tie­rras ase­si­na­dos y el ca­so más re­cien­te su­ce­dió el 23 de agos­to en Flo­ren­cia, Ca­que­tá, don­de ma­ta­ron al lí­der Héc­tor Fa­bio Montoya. “No te­nía es­que­ma de pro­tec­ción pe­se a que ha­bía de­nun­cia­do ame­na­zas de muer­te”, re­cor­dó el se­ñor Co­rra­les tras se­ña­lar que más allá de los me­ca­nis­mos de pro­tec­ción in­di­vi­dual o co­lec­ti­vos, “ne­ce­si­ta­mos in­ves­ti­ga­cio­nes pa­ra evi­tar fu­tu­ros crí­me­nes y sa­car de la im­pu­ni­dad los que se han co­me­ti­do”.

En efec­to, en la ac­tua­li­dad esa fun­da­ción tie­ne ba­jo ame­na­za a otros 27 lí­de­res re­cla­man­tes de tie­rras en re­gio­nes co­mo Ri­sa­ral­da, Quin­dío, To­li­ma y Cho­có. “Lo ex­tra­ño es que son lí­de­res que vie­nen de otras re­gio­nes co­mo des­pla­za­dos, pe­ro vuel­ven a ubi­car­los por­que hay mu­chos in­tere­ses de­trás de las tie­rras”, con­clu­yó.

LA VI­DA POR CO­CA

Si hay al­go cla­ro al­re­de­dor de los crí­me­nes con­tra los lí­de­res so­cia­les y de­fen­so­res de de­re­chos hu­ma­nos es que la muer­te se pa­sea jus­ta­men­te por aque­llos te­rri­to­rios don­de flo­re­cen los cul­ti­vos ilí­ci­tos. To­dos los aná­li­sis he­chos por fun­da­cio­nes, co­lec­ti­vos y au­to­ri­da­des lle­gan a esa mis­ma con­clu­sión. Las zo­nas más afec­ta­das con la cre­cien­te pro­ble­má­ti­ca son las re­gio­nes más co­ca­le­ras y ma­rim­be­ras del país.

Cau­ca, Na­ri­ño, An­tio­quia, Cór­do­ba, Ca­que­tá, Me­ta, Pu­tu­ma­yo, Bo­lí­var, Cho­có, Nor­te de San­tan­der y Va­lle del Cau­ca pun­tean con esas es­ta­dís­ti­cas fa­ta­les. Esa ten­den­cia cri­mi­nal que­dó fría­men­te re­tra­ta­da en un in­for­me ela­bo­ra­do por la Coor­di­na­do­ra Na­cio­nal de Cul­ti­va­do­res de Co­ca, Ama­po­la y Ma­rihua­na (Coc­cam), en la que con­clu­yen que des­de enero de 2017 has­ta di­ciem­bre de 2018 mu­rie­ron ase­si­na­dos 47 miem­bros que li­de­ra­ban pro­ce­sos de sus­ti­tu­ción de cul­ti­vos ilí­ci­tos en 29 mu­ni­ci­pios de diez de­par­ta­men­tos.

El año pa­sa­do tu­vo el ma­yor nú­me­ro de vio­la­cio­nes con 27 ho­mi­ci­dios: “(…) la ma­yo­ría de ellos par­ti­ci­pa­ban de las Jun­tas de Ac­ción Co­mu­nal de su ve­re­da y coor­di­na­ban los Co­mi­tés

Co­ca­le­ros de Sus­ti­tu­ción”, ad­vier­te el in­for­me. En­tre los vic­ti­ma­rios fi­gu­ran las Au­to­de­fen­sas Gai­ta­nis­tas, ELN, EPL y di­si­den­tes de las Farc co­mo el Fren­te Uni­do del Pa­cí­fi­co. Pe­ro tam­bién se­ña­lan a la fuer­za pú­bli­ca co­mo res­pon­sa­ble de la muer­te de 12 lí­de­res de sus­ti­tu­ción, sie­te de ellos co­mo víc­ti­mas fa­ta­les del in­ci­den­te en­tre Po­li­cía, Ejér­ci­to y co­ca­le­ros, ocu­rri­do el 5 de oc­tu­bre de 2017 en zo­na ru­ral de Tu­ma­co, Na­ri­ño.

Pre­ci­sa­men­te las ac­cio­nes de es­tos lí­de­res se con­cen­tran en te­rri­to­rios don­de las eco­no­mías ile­ga­les se han mo­vi­do a sus an­chas. Zo­nas don­de tras la fir­ma de paz con las Farc el go­bierno tra­tó de im­pul­sar una cul­tu­ra de la le­ga­li­dad. Sin em­bar­go, el len­to ate­rri­za­je es­ta­tal avi­vó el pul­so en­tre los gru­pos cri­mi­na­les. Mu­chos de los lí­de­res no so­lo que­da­ron en el ca­mino de las ru­tas del nar­co­trá­fi­co, sino que su ges­tión se con­vir­tió en una ame­na­za pa­ra el con­trol exis­ten­te. Por eso, va­rios ex­per­tos ex­pli­can que “de los 10 de­par­ta­men­tos don­de se han rea­li­za­do erra­di­ca­cio­nes for­za­das, en 8 de ellos han ase­si­na­do a lí­de­res de Coc­cam”.

Pa­ra la coor­di­na­do­ra, esos ele­men­tos per­mi­ten in­fe­rir que los ase­si­na­tos co­me­ti­dos con­tra los lí­de­res de Coc­cam “son he­chos sis­te­má­ti­cos que im­pli­can di­ver­sos ni­ve­les de pla­nea­ción cri­mi­nal”.

CO­MU­NE­ROS, BA­JO AME­NA­ZA

El li­de­raz­go de los co­mu­ne­ros en las zo­nas ve­re­da­les del país los con­vir­tió en el tro­feo de los gru­pos ar­ma­dos ile­ga­les y las or­ga­ni­za­cio­nes nar­co­tra­fi­can­tes. Aun­que ese ac­ti­vis­mo no es nue­vo, la di­ná­mi­ca cri­mi­nal y mafiosa del país los tie­ne en la mi­ra con un so­lo pro­pó­si­to: ha­cer­se al con­trol de los te­rri­to­rios tras la sa­li­da de las Farc.

Esa es una de las ra­zo­nes más vi­si­bles que ex­pli­can por qué los pre­si­den­tes de las Jun­tas de Ac­ción Co­mu­nal, es­pe­cial­men­te en la zo­na ru­ral, son in­ti­mi­da­dos por or­ga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les. Va­rios ex­per­tos con­sul­ta­dos por es­ta re­vis­ta coin­ci­die­ron en afir­mar que esos lí­de­res so­cia­les son el me­ca­nis­mo más fá­cil de coop­ta­ción po­lí­ti­ca con pro­pó­si­tos ile­ga­les, “por­que ellos son in­dis­pen­sa­bles pa­ra con­tro­lar te­rri­to­rios”, ex­pli­có el po­li­tó­lo­go Fer­nan­do Gi­ral­do.

Pre­ci­sa­men­te fue lo que su­ce­dió en el nor­te del Cau­ca cuan­do las Farc se re­ple­ga­ron pa­ra con­cen­trar­se en las zo­nas ve­re­da­les tras el acuer­do de paz. “De in­me­dia­to lle­ga­ron otros gru­pos ar­ma­dos ile­ga­les que se ha­cían lla­mar EPL o di­si­den­tes y reunie­ron a los pre­si­den­tes de las JAC pa­ra no­ti­fi­car­les

que ellos son la nue­va au­to­ri­dad de la zo­na”, de­nun­ció un di­ri­gen­te de Mar­cha Pa­trió­ti­ca en Cau­ca.

Es cier­to que la ma­yo­ría de los lí­de­res so­cia­les de sus­ti­tu­ción de cul­ti­vos, res­ti­tu­ción de tie­rras y co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas per­te­ne­cen o han per­te­ne­ci­do a las JAC de sus te­rri­to­rios. Pe­ro en ese gru­po se des­ta­can aque­llos que ejer­cen ac­ti­vis­mo po­lí­ti­co y que tras la sa­li­da de las Farc de los te­rri­to­rios le ca­mi­nan a la pro­pues­ta de par­ti­ci­par en los pro­ce­sos de­mo­crá­ti­cos de sus re­gio­nes.

El Ob­ser­va­to­rio de Vio­len­cia Po­lí­ti­ca de la Fun­da­ción Paz y Re­con­ci­lia­ción, Pa­res, re­cien­te­men­te pu­bli­có un do­cu­men­to en el que con­clu­ye que des­de la fir­ma del acuer­do de paz han ase­si­na­do a seis lí­de­res po­lí­ti­cos, otros 31 re­ci­bie­ron ame­na­zas y dos su­frie­ron aten­ta­dos.

La vi­da de más de sie­te mi­llo­nes de miem­bros de Jun­ta de Ac­ción Co­mu­nal es­ta­rá en jue­go en las elec­cio­nes re­gio­na­les del pró­xi­mo mes de oc­tu­bre. ¿La ra­zón?, siem­pre ha ha­bi­do una ten­den­cia a que au­men­ten los ase­si­na­tos an­tes de una jor­na­da elec­to­ral. Y aho­ra que mu­chos de ellos son los pro­ta­go­nis­tas, un gran nú­me­ro te­me que la di­ná­mi­ca se acen­túe pa­ra ca­llar su vo­ces.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.