Los al­go­rit­mos se to­man el ci­ne

Ban­ders­natch, pe­lí­cu­la es­tre­na­da por Net­flix, cons­ti­tu­ye la úl­ti­ma ex­pan­sión del reino del có­di­go informático, que ya do­mi­na al sec­tor fi­nan­cie­ro y la sa­lud, y aho­ra quie­re con­tro­lar la na­rra­ti­va au­dio­vi­sual. Si­ga su pro­pia tra­ma.

Semana (Colombia) - - Tecnología -

NET­FLIX NO SE con­for­ma con sa­cu­dir el ne­go­cio de la te­le­vi­sión y el ci­ne con su po­pu­lar ser­vi­cio de strea­ming, sino que quie­re re­vo­lu­cio­nar la for­ma de con­tar his­to­rias en la era di­gi­tal. Ban­ders­natch, his­to­ria in­ter­ac­ti­va en la que los es­pec­ta­do­res pue­den to­mar de­ci­sio­nes que afec­tan el desen­la­ce, desató en ape­nas tres se­ma­nas, des­de su lan­za­mien­to el 28 de di­ciem­bre, una fie­bre mun­dial y tam­bién ar­dien­tes dis­cu­sio­nes en­tre crí­ti­cos y ex­per­tos.

“Ban­ders­natch es una obra maes­tra de so­fis­ti­ca­ción… Co­mo ex­pe­rien­cia, es no­ta­ble. Sin em­bar­go, aún más no­ta­ble es la am­bi­cio­sa ma­ne­ra de con­tar his­to­rias que de­mues­tra”, es­cri­bió Stuart Heritage, crí­ti­co de The Guar­dian. En cam­bio, Ais­ha Ha­rris, en The New

York Ti­mes, hi­zo un co­men­ta­rio más frío: “Co­mo na­rra­ción

de cuentos, Ban­ders­natch no lle­ga a los me­jo­res epi­so­dios de

Black Mi­rror. Me de­cep­cio­nó un fi­nal en par­ti­cu­lar don­de no to­do es un sue­ño, sino más bien un es­ce­na­rio de Holly­wood. Pe­ro co­mo un in­ten­to de ju­gar

con su ex­pe­rien­cia vi­sual, no es una ma­la ma­ne­ra de pa­sar un

par de ho­ras”. El pú­bli­co, en­tre tan­to, es­tá en­tu­sias­ma­do, y así se evi­den­cia en el po­pu­lar Rot­ten To­ma­toes, en don­de la pro­duc­ción sa­le muy bien li­bra­da y hay cien­tos de co­men­ta­rios po­si­ti­vos, es­pe­cial­men­te de fa­ná­ti­cos de la ya mí­ti­ca se­rie de cien­cia fic­ción Black Mi­rror, de la que Ban­ders­natch cons­ti­tu­ye el úl­ti­mo epi­so­dio.

El fil­me cuen­ta la his­to­ria de un pro­gra­ma­dor en los años ochen­ta que in­ten­ta desa­rro­llar el pri­mer vi­deo­jue­go hi­per­tex­tual –al­go ya co­mún hoy en la in­dus­tria– ba­sán­do­se en un li­bro que to­có sus fi­bras psi­co­ló­gi­cas más per­ver­sas y desató su lo­cu­ra por ex­plo­rar la po­si­bi­li­dad de re­gre­sar al pa­sa­do y co­rre­gir las ma­las de­ci­sio­nes.

Y allí en­tra el ver­da­de­ro pro­ta­go­nis­ta. En Ban­ders­natch el al­go­rit­mo es el per­so­na­je. No el te­ma, co­mo en tan­tas pe­lí­cu­las so­bre hac­kers y compu­tado­ras, sino el pro­ta­go­nis­ta, tan­to de la his­to­ria en sí mis­ma, co­mo de la pro­duc­ción de Net­flix. Char­lie Broo­ker, el crea­dor de Black Mi­rror y de

Ban­ders­natch, tu­vo que apren­der len­gua­jes de pro­gra­ma­ción pa­ra es­cri­bir es­te epi­so­dio. Tie­ne más de diez desen­la­ces po­si­bles, con­ce­bi­dos me­dian­te di­se­ño al­go­rít­mi­co por el cé­le­bre es­cri­tor y guio­nis­ta. Hay uno rá­pi­do y des­ca­fei­na­do en el que el jo­ven pro­gra­ma­dor le plan­tea su idea a una com­pa­ñía de vi­deo­jue­gos, que lo pro­du­ce y lo lle­va al mer­ca­do en la fe­cha pre­vis­ta, pe­ro re­sul­ta un ab­so­lu­to fra­ca­so en ven­tas. No hay lo­cu­ra ni ten­sión, y la his­to­ria ter­mi­na a los quin­ce mi­nu­tos. Otro desen­la­ce po­si­ble, ese sí com­ple­jo y es­qui­zoi­de, ter­mi­na con la com­pa­ñía desa­rro­lla­do­ra en quie­bra por­que de­be re­ti­rar el jue­go de las tien­das cuan­do la Po­li­cía apre­sa a Ste­fan Butler por el ase­si­na­to de su pa­dre. Has­ta hay un desen­la­ce ‘fe­liz’, en el que el jue­go re­sul­ta un éxi­to co­mer­cial: Ste­fan son­ríe des­pués de en­te­rrar en el jar­dín a su pa­dre des­pués de ase­si­nar­lo bru­tal­men­te y na­die sa­be ja­más del cri­men que co­me­tió. Lo in­tere­san­te y per­tur­ba­dor es que Ste­fan se con­ver­ti­rá en ase­sino si el es­pec­ta­dor así lo de­ci­de. El es­pec­ta­dor (tér­mino que con es­te ex­pe­ri­men­to em­pie­za a per­der sen­ti­do) de­be

de­ci­dir in­clu­so si el ase­sino en­tie­rra o des­cuar­ti­za el ca­dá­ver de su pa­dre. Y ca­da de­ci­sión lo lle­va­rá por un ca­mino di­fe­ren­te. Si quie­re ju­gar con su la­do os­cu­ro, po­drá ha­cer­lo mien­tras cons­tru­ye al­guno de los múl­ti­ples des­ti­nos po­si­bles de Ban­ders­natch.

Es­cri­bir hi­per­tex­tual­men­te es un desafío. El au­tor ya no se en­fren­ta so­lo con la li­te­ra­tu­ra y las téc­ni­cas de la na­rra­ti­va clá­si­ca, sino que de­be me­ter­le mano al có­di­go informático y en­ten­der las as­tu­cias de la In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial y los al­go­rit­mos. Así de­be do­mi­nar hoy la fi­li­gra­na de la na­rra­ti­va au­dio­vi­sual. Si la tro­cha que es­tá abrien­do Net­flix tie­ne un éxi­to sos­te­ni­do, la in­dus­tria del strea­ming y de la te­le­vi­sión ten­drán que to­mar ese ca­mino, y eso im­pli­ca rein­ven­tar­se.

No es la pri­me­ra vez que al­guien pro­po­ne un re­la­to hi­per­tex­tual. La his­to­ria del hi­per­tex­to re­gis­tra ejem­plos for­mi­da­bles, in­clu­so por fue­ra del mun­do di­gi­tal. Des­de Bor­ges y su for­mi­da­ble El jar­dín de sen­de­ros que se bi­fur­can, has­ta Cal­vino y Cor­tá­zar, va­rios au­to­res han pa­sa­do por la his­to­ria del hi­per­tex­to en la li-

LO IN­TERE­SAN­TE Y PER­TUR­BA­DOR ES QUE STE­FAN SE

CON­VER­TI­RÁ EN ASE­SINO, SI EL ES­PEC­TA­DOR ASÍ LO DE­CI­DE

te­ra­tu­ra. La hi­per­tex­tua­li­dad, en ge­ne­ral, no es co­sa nue­va y el tra­ba­jo clá­si­co del pro­fe­sor Geor­ge Lan­dow, Hi­per­tex­to: la con­ver­gen­cia de la teo­ría crí­ti­ca con­tem­po­rá­nea y la tec­no­lo­gía, da cuen­ta de ello. En los años cin­cuen­ta, el in­ge­nie­ro Ted Nel­son –le­yen­da de la his­to­ria de la compu­tación– con­ci­bió la idea de abrir un en­la­ce so­bre una pa­la­bra en un tex­to en compu­tador, que per­mi­ti­ría al lec­tor aban­do­nar la lec­tu­ra ac­tual y sal­tar a otra pan­ta­lla, en una red de tex­tos co­nec­ta­dos a tra­vés de los que se pue­de na­ve­gar li­bre­men­te. Des­de en­ton­ces se desató una re­vo­lu­ción cul­tu­ral y cog­ni­ti­va que pu­so de ca­be­za a la so­cie­dad y evo­lu­cio­nó has­ta lo que es hoy Goo­gle, el ma­yor hi­per­tex­to del mun­do, con to­do lo bueno y lo ma­lo que se le en­dil­ga. La na­rra­ti­va hi­per­tex­tual ame­na­zó al li­bro –pa­ra­dig­ma cen­tral de la mo­der­ni­dad– y al re­la­to li­neal, y pro­du­jo ca­ta­clis­mos en la edu­ca­ción y el apren­di­za­je; y aho­ra, co­mo pre­ten­de Net­flix, en el en­tre­te­ni­mien­to y en el ar­te ci­ne­ma­to­grá­fi­co. Los lla­ma­dos

“po­ses­truc­tu­ra­lis­tas”, Bart­hes, De­rri­da, Fou­cault y de­más, es­ta­rían fe­li­ces si vie­ran to­do es­to, por­que ellos lo ad­vir­tie­ron pri­me­ro.

Ban­ders­natch no es el pri­mer in­ten­to de lle­var a la na­rra­ti­va au­dio­vi­sual es­ta idea. Net­flix ya ha­bía ex­pe­ri­men­ta­do más tí­mi­da­men­te con dos pe­lí­cu­las ani­ma­das, y al­gu­nos his­to­ria­do­res del ci­ne se­ña­lan ideas pre­li­mi­na­res de es­to en pro­duc­tos de Holly­wood. In­clu­so ha­bía fi­na­les al­ter­na­ti­vos en la edi­ción de lu­jo en DVD de al­gu­nas pro­duc­cio­nes fa­mo­sas. Hoy día es co­mún que es­tu­dian­tes de co­mu­ni­ca­ción au­dio­vi­sual en Co­lom­bia ha­gan ex­pe­ri­men­tos de es­ta na­tu­ra­le­za me­dian­te la pla­ta­for­ma He­lloE­ko.com, en don­de ci­neas­tas afi­cio­na­dos de to­do el mun­do pro­du­cen y ex­hi­ben rea­li­za­cio­nes si­mi­la­res. An­drés Fer­nán­dez, pro­fe­sor de len­gua­je mul­ti­me­dia en la Uni­ver­si­dad de La Sa­ba­na ve en la in­ter­ac­ti­vi­dad que pro­po­ne Ban­ders­natch un fu­tu­ro

cla­ro. “Se tra­ta de pro­duc­tos pen­sa­dos ya no des­de la ló­gi­ca del ne­go­cio o del pro­duc­tor, sino des­de lo que las au­dien­cias ne­ce­si­tan; an­tes de es­cri­bir esas his­to­rias, el au­tor pien­sa pri­me­ro en el com­por­ta­mien­to

que los usua­rios van a asu­mir en ca­da mo­men­to y eso es un cam­bio fun­da­men­tal en tér­mi­nos na­rra­ti­vos”, ex­pli­ca. La In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial en Holly­wood em­pie­za a ha­cer ca­rre­ra. Pri­me­ro fue Net­flix, con sus al­go­rit­mos pa­ra iden­ti­fi­car con pre­ci­sión lo que el pú­bli­co quie­re, y de­fi­nir las his­to­rias y los in­gre­dien­tes que pro­ba­ble­men­te ten­drán me­jor aco­gi­da. Así di­se­ñó Hou­se of

Cards. An­te la evi­den­cia, otros es­tu­dios, co­mo Fox y Dis­ney, adop­ta­ron la mis­ma es­tra­te­gia. El pa­so si­guien­te se­rá –o es– de­jar en ma­nos de al­go­rit­mos la ta­rea de en­ca­de­nar re­la­tos y cons­truir epi­so­dios. Con tec­no­lo­gías de Big Da­ta, Net­flix sa­be en qué mo­men­to exac­to las per­so­nas aban­do­nan un ca­pí­tu­lo y por qué, y es­te co­no­ci­mien­to se pue­de trans­fe­rir a un ro­bot que pro­duz­ca his­to­rias con mu­cho ra­ting. De he­cho, las or­ga­ni­za­cio­nes en­car­ga­das de pro­te­ger los de­re­chos de au­tor ya tra­ba­jan en las nor­mas que apli­ca­rán so­bre las obras pro­du­ci­das por ro­bots, que por aho­ra son po­cas y se­gu­ra­men­te muy ma­las, pe­ro que se­rán mu­chas en el fu­tu­ro.

Si Ban­ders­natch es una bue­na his­to­ria o no, que­da en la opi­nión de ca­da uno. Pe­ro una co­sa es cla­ra: Net­flix es una com­pa­ñía al­ta­men­te dis­rup­ti­va y atre­vi­da, y de­mos­tró que su ca­pa­ci­dad in­no­va­do­ra to­ca no so­lo al mo­de­lo de ne­go­cio, sino tam­bién a la es­té­ti­ca de las in­dus­trias cul­tu­ra­les.

An­tes de es­cri­bir es­tas his­to­rias, el au­tor de­be pen­sar pri­me­ro en el com­por­ta­mien­to que los usua­rios van a asu­miren ca­da mo­men­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.