Co­lom­bia y su im­pron­ta

Semana (Colombia) - - Cartas - Ma­nuel E. Mar­tí­nez R. San Juan de Pas­to

Quie­ro ha­cer re­fe­ren­cia a uno de los ar­tícu­los cen­tra­les de la edi­ción nú­me­ro 1908 ba­jo el tí­tu­lo “Co­lom­bia con los ner­vios de pun­ta”. Me atre­vo a di­sen­tir tan­to de es­te en­ca­be­za­do co­mo de su con­te­ni­do, por­que los co­lom­bia­nos de bien –que de ma­ne­ra afor­tu­na­da so­mos ma­yo­ría– no es­ta­mos ba­jo

ese es­ta­do emo­cio­nal que us­te­des men­cio­nan y por las ra­zo­nes que ex­pli­can, sino di­ría

“pas­ma­dos” por no de­cir lo me­nos, an­te la des­fa­cha­tez y ab­so­lu­ta amo­ra­li­dad y fal­ta de éti­ca y es­crú­pu­los de los más en­cum­bra­dos dig­na­ta­rios del Es­ta­do, co­mo son el fis­cal ge­ne­ral y el mi­nis­tro de Ha­cien­da, a quie­nes por el ca­rác­ter y la con­tun­den­cia de los pre­sun­tos he­chos do­lo­sos que se les impu­ta, no les ca­be la “pre­sun­ción de inocen­cia”.

Y es que el con­tex­to en el cual se han evi­den­cia­do es­tos re­cien­tes es­cán­da­los que han tras­cen­di­do las fron­te­ras pa­trias no es nue­vo. Co­lom­bia tie­ne en su de­ve­nir la im­pron­ta de otros he­chos si­mi­la­res.A gui­sa de ejem­plos: el to­tal de lí­de­res y tra­ba­ja­do­res ase­si­na­dos en el epi­so­dio de las ba­na­ne­ras –muy bien re­cor­da­do de la mano de Ós­car Alar­cón–; el ase­si­na­to del cau­di­llo li­be­ral Jor­ge Elié­cer Gai­tán; los mag­ni­ci­dios per­pe­tra­dos du­ran­te la acia­ga épo­ca del au­ge del nar­co­trá­fi­co en ca­be­za de Pa­blo Es­co­bar y Ro­drí­guez Ga­cha; la irrup­ción y fi­nan­cia­ción con di­ne­ros del nar­co­trá­fi­co de la cam­pa­ña pre­si­den­cial de Er­nes­to Sam­per; el ase­si­na­to del cau­di­llo con­ser­va­dor Ál­va­ro Gó­mez y del in­te­lec­tual y hu­mo­ris­ta Jai­me Gar­zón, por se­ña­lar so­lo al­gu­nos.

A lo lar­go de es­tos úl­ti­mos se­sen­ta años se ha eri­gi­do un nue­vo es­ta­do, el “es­ta­do o

im­pe­rio de los inimpu­tables”, que se­rían to­dos aque­llos per­so­na­jes de la vi­da pú­bli­ca o pri­va­da que a pe­sar de que el apa­ra­to ju­di­cial los ha­ya in­ves­ti­ga­do en ra­zón de sus de­li­tos o crí­me­nes, has­ta la fe­cha no han si­do pro­ce­sa­dos ni pe­na­li­za­dos, por su ca­pa­ci­dad te­ne­bro­sa de te­jer re­des e in­fluen­cias que han per­mea­do has­ta los en­tes de con­trol.

No a otra o dis­tin­ta con­clu­sión se pue­de lle­gar cuan­do se leen las co­lum­nas de Da­niel Coronell [El in­ves­ti­ga­dor] o de Ma­ría Ji­me­na Du­zán [Ba­tien­do ré­cords] en el ejem­plar ci­ta­do. Y le co­rri­jo –con to­do res­pe­to– a Coronell que no fue “Por un ex­tra­ño azar”, co­mo lo di­ce, que en la Co­mi­sión de Acu­sa­cio­nes de la Cá­ma­ra se ha­ya de­sig­na­do a Ós­car Vi­lla­mi­zar pa­ra avo­car la

“in­ves­ti­ga­ción” al fis­cal ge­ne­ral por el ca­so Odebrecht. Eso ya es­ta­ba en el li­bre­to de es­te país aho­ga­do en las in­mun­di­cias de la ine­qui­dad y la co­rrup­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.