EN­FO­QUE

Por lo ge­ne­ral la pa­la­bra ti­bio siem­pre ha te­ni­do una con­no­ta­ción ne­ga­ti­va. Sin em­bar­go, un gru­po de po­lí­ti­cos y lí­de­res de opi­nión co­lom­bia­nos han co­men­za­do a reivin­di­car ese ad­je­ti­vo y a dar­le un sen­ti­do po­si­ti­vo.

Semana (Colombia) - - Sumario -

UN NUE­VO SIG­NI­FI­CA­DO

Me­dian­te las re­des so­cia­les, en es­pe­cial Twit­ter, y con el hash­tag #Tea­mDeLo­sTi­bios,

Da­niel Sam­per Os­pi­na, Vlad­do, Ser­gio Fa­jar­do y Mar­ga­ri­ta Ro­sa de Fran­cis­co, en­tre otros, se han de­cla­ra­do adep­tos a es­ta ten­den­cia. Por su­pues­to, en un país tan po­la­ri­za­do, han re­ci­bi­do una llu­via de crí­ti­cas, pe­ro tam­bién el res­pal­do de la ciu­da­da­nía. Su re­vo­lu­ción no es na­da fá­cil, ya que tie­nen que lu­char con la mi­le­na­ria ma­la fa­ma de los ti­bios.

Ser ti­bio se re­fie­re a no to­mar po­si­cio­nes ra­di­ca­les, a no caer en ex­tre­mos y fun­da­men­ta­lis­mos. Pe­ro no sig­ni­fi­ca ser in­di­fe­ren­te y to­mar po­si­cio­nes an­te los pro­ble­mas del país y la so­cie­dad. Yo o per­so­nas co­mo Da­niel Sam­per es­ta­mos en con­tra de la co­rrup­ción, a fa­vor de la paz, de­nun­cia­mos el mal­tra­to con­tra las mu­je­res. En otras pa­la­bras, es de­fen­der prin­ci­pios e idea­les, pe­ro no adop­tar po­si­cio­nes ra­di­ca­les que aho­ra son po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­tas. Ser ti­bio tam­bién es con­tex­tual, por ejem­plo, una cer­ve­za fría es ri­quí­si­ma, pe­ro una cer­ve­za ti­bia es as­que­ro­sa, aun­que en con­tex­to las sá­ba­nas ti­bias son de­li­cio­sas pa­ra dor­mir”, le di­jo Vlad­do a SE­MA­NA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.