¿Quién po­drá de­fen­der­los?

Es­tos 40 lí­de­res so­cia­les y mi­les más que lu­chan por la au­to­no­mía de sus te­rri­to­rios es­tán en pe­li­gro. ¿Cam­bia­rá al­go aho­ra que la Fis­ca­lía re­co­no­ció sis­te­ma­ti­ci­dad?

Semana (Colombia) - - Sumario -

Es­tos 40 lí­de­res so­cia­les y mi­les más que lu­chan por la au­to­no­mía de sus te­rri­to­rios es­tán pe­li­gro. ¿Cam­bia­rá al­go aho­ra que la Fis­ca­lía re­co­no­ció sis­te­ma­ti­ci­dad?

CA­SI EN CUAL­QUIER PUN­TO del ma­pa de Co­lom­bia han ocu­rri­do atro­ces epi­so­dios de vio­len­cia en los que per­dió la vi­da un lí­der so­cial. En San­ta Mar­ta si­len­cia­ron a una víc­ti­ma de des­pla­za­mien­to que re­cién ha­bía re­cu­pe­ra­do sus tie­rras. En Cau­ca de­bi­li­ta­ron la lu­cha con­tra los sem­bra­dos de co­ca. En el Va­lle sa­ca­ron del ca­mino a un de­fen­sor que ha­cía los es­fuer­zos an­ti­co­rrup­ción, y en el Ca­ta­tum­bo ca­lla­ron a un lí­der po­lí­ti­co.El país no ha­bía ter­mi­na­do de asi­mi­lar la arre­me­ti­da y agre­gar las nue­vas víc­ti­mas en el re­gis­tro de 400 que lle­va la Fis­ca­lía des­de 2016 –su­man­do da­tos de ONU, De­fen­so­ría, Mar­cha Pa­trió­ti­ca y Cum­breA­gra­ria– cuan­do es­ta­lló otro ca­so: un gru­po ar­ma­do le arrebató la tran­qui­li­dad a los ha­bi­tan­tes de El Sa­la­do (Bo­lí­var).Aun­que la mis­ma es­ce­na se re­pi­te des­de ha­ce tres años, el Es­ta­do si­gue sin po­der evi­tar­lo. Los lí­de­res se sien­ten ata­dos de pies y ma­nos. Peor aún, sien­ten que no hay an­tí­do­to y que su si­tua­ción em­peo­ra­rá de ca­ra a las elec­cio­nes re­gio­na­les. Los ase­si­na­tos au­men­tan, las de­nun­cias no tie­nen eco, y la ‘ins­ti­tu­cio­na­li­tis’ tie­ne em­bo­la­ta­das las pro­me­sas de una po­lí­ti­ca pú­bli­ca que de una vez por to­das pa­re el de­san­gre. Mien­tras ese día lle­ga, co­mo ter­mó­me­tro, sie­te lí­de­res mu­rie­ron ase­si­na­dos en las pri­me­ras dos se­ma­nas de 2019.

En­tre los gru­pos de víc­ti­mas iden­ti­fi­ca­dos por las au­to­ri­da­des hay abo­ga­dos de de­re­chos hu­ma­nos, li­de­res LGBTI, afro­des­cen­dien­tes, po­lí­ti­cos, sin­di­ca­les cam­pe­si­nos e in­dí­ge­nas. pe­ro las jun­tas de ac­ción co­mu­nal,de acuer­do con ci­fras de la ONU, han pues­to más del 50 por cien­to.Al­go preo­cu­pan­te,pues 7 mi­llo­nes de co­lom­bia­nos ac­tual­men­te es­tán vin­cu­la­dos a una de ellas. Pre­ci­sa­men­te, el fis­cal Nés­tor Humberto Mar­tí­nez re­co­no­ció el pa­sa­do vier­nes que los crí­me­nes res­pon­den a una sis­te­ma­ti­ci­dad en dos vías: una por el ti­po de or­ga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les y otra por el per­fil de quie­nes más mue­ren. Mu­chos en los te­rri­to­rios acep­ta­ron la idea de par­ti­ci­par en las jun­tas de ac­ción co­mu­nal tras la sa­li­da de las Farc, pe­ro no ima­gi­na­ban que el Es­ta­do que­da­ría en deu­da a la ho­ra de re­cu­pe­rar el con­trol, ofre­cer­les se­gu­ri­dad y un con­ti­nuo trán­si­to a la le­ga­li­dad.

An­te ese pa­no­ra­ma,se ago­ta­ron los ce­lu­la­res, cha­le­cos y co­mi­sio­nes in­ter­sec­to­ria­les de las que tan­to se ha­bla, y el Go­bierno de­be con­cen­trar sus es­fuer­zos en pro­te­ger a quie­nes es­tán vi­vos. Es ho­ra de que la dis­cu­sión su­ba de ni­vel pa­ra que sur­jan so­lu­cio­nes de fon­do más allá de las di­fe­ren­cias po­lí­ti­cas y me­to­do­ló­gi­cas exis­ten­tes a la ho­ra de abor­dar el te­ma. Las víc­ti­mas se cuen­tan de un la­do y del otro, co­mo ocu­rrió la se­ma­na pa­sa­da cuan­do el ex­pre­si­den­te Uri­be in­for­mó que al­guien ma­tó a otro di­ri­gen­te del Cen­tro De­mo­crá­ti­co en An­tio­quia.

“Es­tán ase­si­nan­do a los lí­de­res que cum­plen su fun­ción. Los gru­pos de­lin­cuen­cia­les los ven co­mo un obs­tácu­lo pa­ra sus ac­cio­nes

cri­mi­na­les”, le di­jo a SE­MA­NA el fis­cal de­le­ga­do pa­ra la Se­gu­ri­dad Ciu­da­da­na, Luis Gon­zá­lez, quien in­for­mó un avan­ce en el es­cla­re­ci­mien­to del 54 por cien­to. Y es que hay una ten­den­cia que en su ma­yo­ría se man­tie­ne. Las prin­ci­pa­les víc­ti­mas han caí­do en los lu­ga­res don­de las co­mu­ni­da­des pe­lean por des­te­rrar la cul­tu­ra de la ile­ga­li­dad. Es de­cir, aque­llos mu­ni­ci­pios con ma­yor pre­sen­cia de cul­ti­vos ilí­ci­tos, que sir­ven de ru­ta del nar­co­trá­fi­co y don­de sub­sis­te la mi­ne­ría ile­gal re­gis­tran las ta­sas más al­tas.

Con ese pa­trón, va­rios ex­per­tos con­sul­ta­dos por SE­MA­NA sos­tie­nen que aun­que tam­bién mue­ren por cau­sas aje­nas a sus ac­ti­vi­da­des, la re­gla ge­ne­ral es que los lí­de­res caen por sos­te­ner su lu­cha. De al­gu­na for­ma las es­ta­dís­ti­cas de la Fis­ca­lía lo con­fir­man. La en­ti­dad pre­sen­tó el vier­nes en la reunión pre­pa­ra­to­ria de la Co­mi­sión de Ga­ran­tías un do­cu­men­to se­gún el cual 44 de los 126 ho­mi­ci­dios, cu­yo es­cla­re­ci­mien­to ha avan­za­do, tu­vie­ron un mó­vil par­ti­cu­lar, pe­ro en 79 de ellos es­tá in­vo­lu­cra­da una or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal. Lla­ma es­pe­cial­men­te la aten­ción que en la ma­yo­ría de ca­sos los per­pe­tra­ron ban­das de­lin­cuen­cia­les lo­ca­les de me­nos de 20 per­so­nas. Con esas ca­rac­te­rís­ti­cas los ana­lis­tas pi­den es­ta­ble­cer con prio­ri­dad el au­tor in­te­lec­tual.

¿QUÉ ES­TÁ FA­LLAN­DO?

Los lí­de­res pier­den la cuen­ta cuan­do pien­san en la can­ti­dad de en­ti­da­des a las que pue­den re­cu­rrir pa­ra ha­cer va­ler sus de­re­chos. Úl­ti­ma­men­te les ha­bla­ron de la Co­mi­sión de Ga­ran­tías, que el pre­si­den­te no con­vo­ca des­de ha­ce más de seis me­ses. La lle­ga­da de Iván Du­que bo­rró el ras­tro de bue­na par­te de las po­lí­ti­cas que Juan Ma­nuel San­tos ha­bía de­ja­do fir­ma­das. “Es­ta­mos tra­tan­do de ar­mo­ni­zar las ac­cio­nes pa­ra dar

re­sul­ta­dos con­cre­tos en el te­rri­to­rio”, le di­jo a es­ta re­vis­ta la mi­nis­tra del In­te­rior.

El Go­bierno ha in­sis­ti­do en que da­rá con­ti­nui­dad a las po­lí­ti­cas tras el lan­za­mien­to del Plan de Ac­ción Opor­tu­na (PAO), que él

mis­mo lan­zó pa­ra en­ca­rar la si­tua­ción, pe­ro las co­mu­ni­da­des que ve­nían es­pe­ran­do el ate­rri­za­je de pro­gra­mas pi­lo­to co­mo Gua­pi, Al­to Mi­ra y Fron­te­ra, Pa­rra y San Jo­sé de Uré no lo tie­nen cla­ro. De he­cho, mu­chos no ven con bue­nos ojos que pre­ci­sa­men­te un mi­li­tar re­ti­ra­do es­té al fren­te de la ge­ren­cia. A gran­des ras­gos, los seis de­cre­tos que fir­mó el ex­pre­si­den­te an­tes de aban­do­nar el car­go bus­ca­ban, en­tre otras co­sas, de­fi­nir las po­lí­ti­cas de pro­tec­ción co­lec­ti­vas, de­fi­nir el mar­co ge­ne­ral de pre­ven­ción, for­ta­le­cer las aler­tas tem­pra­nas y dar­les dien­tes a los go­bier­nos re­gio­na­les y lo­ca­les pa­ra que eje­cu­ten ac­cio­nes opor­tu­nas.

En es­te úl­ti­mo ítem re­si­de bue­na par­te de lo que al­gu­nos ex­per­tos creen que po­dría es­tar fa­llan­do. Pe­se a la preo­cu­pa­ción ge­ne­ra­li­za­da, hay quie­nes creen que una co­sa es lo que se sien­te en las gran­des ca­pi­ta­les y otra a ni­vel lo­cal. In­ves­ti­ga­do­res con­sul­ta­dos por SE­MA­NA con­ta­ron que usual­men­te las al­cal­días y go­ber­na­cio­nes no re­co­no­cen el pa­pel que desem­pe­ñan los lí­de­res so­cia­les. Mu­chas ve­ces los es­tig­ma­ti­zan, lo que en­tor­pe­ce más el plan de pre­ven­ción.

Pa­ra re­sol­ver­lo, el Go­bierno ex­pi­dió el De­cre­to 2252 de 2017 con el que es­ta­ble­ce que las go­ber­na­cio­nes y al­cal­días de­be­rán ac­tuar co­mo los “pri­me­ros res­pon­dien­tes” a la ho­ra de de­tec­tar las ame­na­zas con­tra lí­de­res. En­tre las pri­me­ras ta­reas que tie­nen es­tá ajus­tar o crear me­ca­nis­mos pa­ra “evi­tar la con­su­ma­ción de si­tua­cio­nes de ries­go que afec­ten a lí­de­res y de­be­rán de­sig­nar a un fun­cio­na­rio de sus ad­mi­nis­tra­cio­nes pa­ra que man­ten­ga ca­na­les per­ma­nen­tes de in­ter­lo­cu­ción con los ins­pec­to­res de Po­li­cía”. El pro­ble­ma es que eso no es­tá ocu­rrien­do y fal­ta ver si da­rá lí­nea pa­ra que así se dé.

“En ma­te­ria dis­ci­pli­na­ria, la Pro­cu­ra­du­ría ade­lan­ta 13 in­ves­ti­ga­cio­nes que in­vo­lu­cran agen­tes del Es­ta­do en he­chos que aten­ta­ron con­tra lí­de­res so­cia­les. No obs­tan­te, to­dos los es­fuer­zos re­sul­tan po­cos de ca­ra a la tra­ge­dia. Las omi­sio­nes de cual­quier fun­cio­na­rio pú­bli­co en re­la­ción con sus obli­ga­cio­nes se­rán in­ves­ti­ga­das y san­cio­na­das sin que nos tiem­ble el pul­so si a ello hay lu­gar. He­mos di­cho que aquí hay res­pon­sa­bi­li­da­des no so­lo de la fuer­za pú­bli­ca, sino de al­cal­des y go­ber­na­do­res”, res­pon­dió a SE­MA­NA el pro­cu­ra­dor Fer­nan­do Ca­rri­llo a una pre­gun­ta por los efec­tos del de­cre­to.

¿VOL­TEAR LA MI­RA­DA?

Mien­tras los ojos del país se en­fo­can inevi­ta­ble­men­te en 400 lí­de­res ase­si­na­dos en los úl­ti­mos tres años, tam­bién de­be mi­rar prio­ri­ta­ria­men­te a los mi­les que de­be pro­te­ger. De acuer­do con ci­fras de la Uni­dad Na­cio­nal de Pro­tec­ción,4.487 lí­de­res so­cia­les y de­fen­so­res de de­re­chos hu­ma­nos cuen­tan con un es­que­ma que con­tem­pla ce­lu­la­res, cha­le­cos blin­da­dos, hom­bres de pro­tec­ción, vehícu­los blin­da­dos y con­ven­cio­na­les. To­do de­pen­de del ni­vel de ries­go iden­ti­fi­ca­do por la en­ti­dad. Adi­cio­nal­men­te, se han crea­do 38 es­que­mas de se­gu­ri­dad co­lec­ti­va.

Pe­ro ese apo­yo tam­po­co sig­ni­fi­ca una ga­ran­tía. A mu­chos los han ba­lea­do a que­ma­rro­pa cuan­do es­tán en ca­sa con su fa­mi­lia. Peor aún, co­mo ocu­rrió la se­ma­na pa­sa­da, las víc­ti­mas no con­ta­ban con pro­tec­ción ni ha­bían re­ci­bi­do ame­na­za al­gu­na. Dio­mar Pa­ra­da es el pri­mer so­bre­vi­vien­te de 2019. El pre­si­den­te de Aso­jun­tas se re­cu­pe­ra en Oca­ña des­pués de ha­ber re­ci­bi­do cin­co im­pac­tos de ba­la.

Si bien el nue­vo Go­bierno de­be des­ple­gar pro­yec­tos fi­nan­cia­dos pa­ra que los al­cal­des no se la­ven las ma­nos, lle­gó la ho­ra de que a ni­vel lo­cal ade­lan­ten ges­tio­nes pa­ra aten­der el pro­ble­ma y, en al­gu­nos ca­sos, de­jar de des­es­ti­mar las aler­tas. No es po­si­ble que mien­tras las ci­fras es­tán dis­pa­ra­das, los man­da­ta­rios lo­ca­les y re­gio­na­les le man­den la pa­pa ca­lien­te a Bo­go­tá di­cien­do que se tra­ta de un pro­ble­ma de or­den pú­bli­co que de­be re­sol­ver el Go­bierno na­cio­nal. El Es­ta­do ha­ce pre­sen­cia en los te­rri­to­rios jus­ta­men­te cuan­do pro­te­ge a los lí­de­res so­cia­les, pues me­dian­te su ges­tión ate­rri­zan con más fa­ci­li­dad las po­lí­ti­cas te­rri­to­ria­les.

Tras el en­cuen­tro re­lám­pa­go de la Co­mi­sión de Ga­ran­tías sin la pre­sen­cia del pre­si­den­te Du­que, el Go­bierno anun­ció que va­rios miem­bros del ga­bi­ne­te se des­pla­za­rán a An­tio­quia, Cór­do­ba, Cho­có, Bo­lí­var, Va­lle del Cau­ca y Nor­te de San­tan­der pa­ra exa­mi­nar la si­tua­ción. “Es­pe­ra­mos, a co­mien­zos del mes de fe­bre­ro, en­tre­gar­le al pre­si­den­te Iván Du­que un re­por­te de las ac­cio­nes rea­li­za­das pa­ra lo­grar con­ju­rar es­te pro­ble­ma que nos due­le y nos ata­ñe a to­dos”, con­clu­yó la je­fe de la car­te­ra po­lí­ti­ca. Pe­ro el nue­vo go­bierno se en­fren­ta a un pro­ble­ma muy gra­ve: es­tá de­mos­tra­do que es im­po­si­ble ob­te­ner re­sul­ta­dos dis­tin­tos ha­cien­do siem­pre lo mis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.