ENER­GÍA

El so­ca­vón ge­ne­ra­do en la mon­ta­ña de la ca­sa de má­qui­nas de Hi­droi­tuan­go vol­vió a en­cen­der las alar­mas en es­te me­ga­pro­yec­to, a pre­ci­pi­tar cro­no­gra­mas y a re­vi­vir las preo­cu­pa­cio­nes en el sec­tor y en los pue­blos río aba­jo.

Semana (Colombia) - - Sumario -

De nue­vo la an­gus­tia

EN ME­DIO DE LAS FIES­TAS de fin de año, se rom­pió la cal­ma en el pro­yec­to hi­dro­eléc­tri­co de Ituan­go (Hi­droi­tuan­go). La cau­sa: en las prue­bas y ex­ca­va­cio­nes rea­li­za­das en la mon­ta­ña que al­ber­ga la ca­sa de má­qui­nas de la obra, los ex­per­tos des­cu­brie­ron un es­pa­cio va­cío o so­ca­vón de al me­nos 18 me­tros, cu­yo ori­gen no han iden­ti­fi­ca­do.

Los preo­cu­pó que el fe­nó­meno in­di­ca­ra la po­si­bi­li­dad de que la mon­ta­ña co­lap­sa­ra, lo que, en el peor de los ca­sos, plan­tea­ría una gra­ve ame­na­za so­bre las po­bla­cio­nes ri­be­re­ñas aguas aba­jo del río Cau­ca y, en el me­jor, po­dría trau­ma­ti­zar el pro­yec­to has­ta el pun­to de afec­tar su via­bi­li­dad. El he­cho re­vi­vió los fan­tas­mas de abril pa­sa­do, cuan­do se ini­ció es­ta cri­sis sin pre­ce­den­tes por lo ex­ten­sa y com­ple­ja, al de­rrum­bar­se los tú­ne­les de des­via­ción de las aguas que obli­gó a inun­dar la ca­sa de má­qui­nas.

El jue­ves en la ma­ña­na, en rue­da de pren­sa, Luis Pé­rez –go­ber­na­dor de An­tio­quia–, Federico Gu­tié­rrez –al­cal­de de Me­de­llín– y John Ma­ya –ge­ren­te (e) de Em­pre­sas Pú­bli­cas de Me­de­llín (EPM)– re­ve­la­ron es­te ha­llaz­go. Sin em­bar­go, en ho­ras de la tar­de de ese mis­mo día, en un nue­vo anun­cio, Ma­ya y los ase­so­res téc­ni­cos de EPM ad­vir­tie­ron que en prin­ci­pio se tra­ta­ría de un ni­vel mí­ni­mo de ries­go fren­te a la es­truc­tu­ra de la ca­sa de má­qui­nas, y em­pe­za­ron a co­rrer las 72 ho­ras pa­ra co­no­cer los de­ta­lles de­fi­ni­ti­vos de los es­tu­dios téc­ni­cos que me­di­rían la mag­ni­tud de es­ta si­tua­ción.

A pe­sar de ese par­te ini­cial de tran­qui­li­dad, no se des­car­tan otros ahue­ca­mien­tos a lo lar­go de la mon­ta­ña. Se­gún Ma­ya, el in­for­me de los ex­per­tos es­ta­ble­ce que la pro­ba­bi­li­dad de que es­te he­cho in­ci­da en el ma­ci­zo es muy ba­ja, pe­ro re­co­no­ce la po­si­bi­li­dad de que se re­gis­tren otros fe­nó­me­nos si­mi­la­res. “Es­te es el úni­co que he­mos en­con­tra­do y es­tá lo­ca­li­za­do, pe­ro no po­de­mos ga­ran­ti­zar que no ha­ya otros. To­das las se­ña­les de mo­ni­to­reo a la mon­ta­ña, al ver­te­de­ro, a la pre­sa no han va­ria­do y esas va­ria­bles per­ma­ne­cen es­ta­bles”, se­ña­ló. Aun­que el ries­go es me­nor, se­gún los ase­so­res, EPM, ava­la­da por la Go­ber­na­ción de An­tio­quia y la Al­cal­día de Me­de­llín, de­ci­dió ace­le­rar el cie­rre de las com­puer­tas, co­men­zan­do en la ca­sa de má­qui­nas, pa­ra re­du­cir a la mi­tad el cau­dal que hoy sa­le por allí y evi­tar que el agua y la pre­sión si­gan afec­tan­do es­ta zo­na. Es­te pro­ce­so es­ta­ba pre­vis­to pa­ra eje­cu­tar­lo al fi­na­li­zar el pri­mer tri­mes­tre de es­te año.

Es­te es uno de los hi­tos más com­ple­jos pa­ra re­cu­pe­rar el con­trol del pro­yec­to y es­ta­ble­cer la si­tua­ción en la que se en­cuen­tra la ca­sa de má­qui­nas pa­ra de­ter­mi­nar su via­bi­li­dad. Pe­ro es ne­ce­sa­rio re­ubi­car las pe­sa­das com­puer­tas so­bre las guías que se afec­ta­ron en el mo­men­to en que se inun­dó la ca­sa de má­qui­nas.

A pe­sar de las ten­sio­nes y di­fe­ren­cias ge­ne­ra­das al­re­de­dor del pro­yec­to en­tre la Go­ber­na­ción de An­tio­quia y la Al­cal­día de Me­de­llín, es­ta co­yun­tu­ra vol­vió a re­unir a los dos man­da­ta­rios re­gio­na­les. En for­ma con­jun­ta le hi­cie­ron fren­te a la emer­gen­cia y ra­ti­fi­ca­ron las prio­ri­da­des en la aten­ción: la pri­me­ra, pre­ser­var las vi­das hu­ma­nas; la se­gun­da, aten­der la par­te am­bien­tal; la ter­ce­ra, sal­var el pro­yec­to, y en cuar­to lu­gar, man­te­ner la ca­li­dad del agua más aba­jo.

Pé­rez se­ña­ló que los equi­pos del De­par­ta­men­to Ad­mi­nis­tra­ti­vo del Sis­te­ma de Pre­ven­ción, Aten­ción y Re­cu­pe­ra­ción de Desas­tres (Da­pard) ya tie­nen la lo­gís­ti­ca lis­ta pa­ra reac­cio­nar an­te cual­quier emer­gen­cia en es­te ca­so. Gu­tié­rrez, por su par­te, re­co­no­ció que, aun­que han lo-

LA EMER­GEN­CIA DE HI­DROI­TUAN­GO Y LA LLE­GA­DA DEL FE­NÓ­MENO DE EL NI­ÑO ES­TÁN AFEC­TAN­DO LOS PRE­CIOS EN EL MER­CA­DO DE ENER­GÍA

gra­do avan­ces im­por­tan­tes, aún no han su­pe­ra­do la con­tin­gen­cia.

EL EFEC­TO HI­DROI­TUAN­GO

El re­cien­te ca­pí­tu­lo de la emer­gen­cia re­vi­vió las preo­cu­pa­cio­nes so­bre el im­pac­to de es­te pro­yec­to en la agen­da del país en te­mas de me­dioam­bien­te y ener­gía.

Pa­ra EPM hay va­rias im­pli­ca­cio­nes. Des­de el pun­to de vis­ta fi­nan­cie­ro, la ha lle­va­do a bus­car re­cur­sos por 7 bi­llo­nes de pe­sos pa­ra aten­der la re­cu­pe­ra­ción del pro­yec­to. Tam­bién im­pac­tó el pre­su­pues­to de Me­de­llín, que es­te año se re­du­ci­rá.

Pe­ro qui­zás uno de los efec­tos más im­por­tan­tes con­sis­te en que la emer­gen­cia de Hi­droi­tuan­go apre­tó el mer­ca­do eléc­tri­co. En efec­to, EPM ha se­ña­la­do que to­ma­ría tres años re­cu­pe­rar el pro­yec­to, pe­ro en es­te mo­men­to no hay con­trol so­bre él ni cla­ri­dad so­bre la fe­cha pre­ci­sa de su en­tra­da en ope­ra­ción. Aun­que los ge­ne­ra­do­res han ad­ver­ti­do que Co­lom­bia po­drá con­tar con la ener­gía fir­me que re­quie­re por los pró­xi­mos años, las aler­tas se en­cien­den a par­tir de 2022.

En ese sen­ti­do, pa­ra el pri­mer tri­mes­tre de es­te año es­tán pro­gra­ma­das nue­vas subas­tas de ge­ne­ra­ción de ener­gía, tan­to pa­ra ex­pan­dir el cu­bri­mien­to de la de­man­da de ese año co­mo pa­ra am­pliar el seg­men­to de re­no­va­bles no con­ven­cio­na­les, eó­li­ca o so­lar.

En el ca­so de la subasta de ex­pan­sión se bus­ca que al me­nos atien­da la ofer­ta que no en­tró con Hi­droi­tuan­go: el pro­yec­to con­ta­ba con 2.400 me­ga­va­tios y tres cuar­tas par­tes es­ta­ban en la pro­pues­ta de ener­gía en fir­me. La in­cer­ti­dum­bre ra­di­ca en que los tiem­pos pa­ra la en­tra­da y el desa­rro­llo de nue­vos pro­yec­tos son ca­da vez más cor­tos. De he­cho, Hi­droi­tuan­go ya no va a cum­plir los pla­zos, que em­pe­za­ban a fi­na­les de es­te año, y es­tán en du­da los de 2021. Es­to lle­va­rá a que la Co­mi­sión de Re­gu­la­ción de Ener­gía y Gas (Creg) le ha­ga efec­ti­va las ga­ran­tías.

Pe­ro es­te no es el úni­co fren­te que cau­sa in­quie­tud. En el cor­to pla­zo preo­cu­pa fuer­te­men­te el im­pac­to en los pre­cios de la ener­gía. En es­te mer­ca­do hay dos seg­men­tos: el de los con­tra­tos de lar­go pla­zo y el de bol­sa que ma­ne­jan día a día dis­tri­bui­do­res y co­mer­cia­li­za­do­res. Los pre­cios ya es­tán afec­ta­dos por cuen­ta de que Hi­droi­tuan­go no en­tró a tiem­po y por la lle­ga­da del fe­nó­meno de El Ni­ño.

Al ana­li­zar los va­lo­res des­de fi­na­les de 2017 o co­mien­zos de 2018 has­ta hoy, en el ca­so de los con­tra­tos los pre­cios han au­men­ta­do al­re­de­dor de 20 por cien­to, su­peran­do los 200 pe­sos por ki­lo­va­tio, cuan­do es­tu­vie­ron cer­ca­nos a los 160 pe­sos. Y pa­ra la bol­sa, con la lle­ga­da del fe­nó­meno de El Ni­ño, el va­lor ha su­pe­ra­do los 300 pe­sos. Uno de los ca­sos más re­le­van­tes es el de Elec­tri­ca­ri­be, al que EPM le ha­bía ven­di­do ener­gía del pro­yec­to. Hoy, la dis­tri­bui­do­ra de la cos­ta que­dó ex­pues­ta a te­ner que bus­car nue­vos con­tra­tos o com­prar la ener­gía en la bol­sa. Es­ta cir­cuns­tan­cia le po­dría pa­sar a otros co­mer­cia­li­za­do­res o dis­tri­bui­do­res que no es­tén cu­bier­tos.

Es­to se su­ma a una de las re­cien­tes preo­cu­pa­cio­nes del Ban­co de la Re­pú­bli­ca: si bien la in­fla­ción pa­ra el año pa­sa­do lle­gó a 3,18 por cien­to, den­tro del ran­go me­ta del Emi­sor, la de los ser­vi­cios re­gu­la­dos al­can­zó cer­ca de 6 por cien­to. Y en­tre ellos la de ener­gía eléc­tri­ca tu­vo una va­ria­ción de 8,82 por cien­to, im­pul­sa­da por va­rios fac­to­res.

Pe­ro, ade­más del in­fla­cio­na­rio, pue­de ha­ber un efec­to fis­cal, pues es­te au­men­to en las ta­ri­fas afec­ta­ría los sub­si­dios que en­tre­ga el Go­bierno a los es­tra­tos 1, 2 y 3.

Fi­nal­men­te, hay in­cer­ti­dum­bre so­bre el im­pac­to am­bien­tal. EPM tie­ne que cum­plir un cau­dal mí­ni­mo aguas aba­jo, pe­ro el cie­rre de una de las com­puer­tas lo re­du­ci­ría a la mi­tad. Al ce­rrar la com­puer­ta se es­pe­ra que su­ba el ni­vel del em­bal­se, pe­ro al en­trar el fe­nó­meno de El Ni­ño es po­si­ble que tar­de más en eva­cuar agua por el ver­te­de­ro.

Du­ran­te los úl­ti­mos ocho me­ses, la emer­gen­cia en Hi­droi­tuan­go ha te­ni­do en ja­que al país. Fal­tan nue­vos ca­pí­tu­los en es­ta com­ple­ja his­to­ria y to­da­vía no es­tá cla­ro el ni­vel de ries­go real del pro­yec­to.

A pe­sar de las di­fe­ren­cias en­tre Luis Pé­rez, go­ber­na­dor de An­tio­quia, y Federico Gu­tié­rrez, al­cal­de de Me­de­llín, en torno al pro­yec­to, los dos man­da­ta­rios aten­die­ron en for­ma con­jun­ta la re­cien­te emer­gen­cia; al igual que el ge­ren­te (e) de EPM, John Ma­ya.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.