Ma­du­ro, so­be­rano fra­ca­so.

Semana (Colombia) - - Sumario -

La nue­va po­se­sión del pre­si­den­te ve­ne­zo­lano se pro­du­jo en me­dio del ais­la­mien­to in­ter­na­cio­nal y del re­cha­zo de la ma­yo­ría de su pue­blo. En los pró­xi­mos años se ama­rra­rá al po­der con to­do en con­tra, mien­tras la opo­si­ción bus­ca la fór­mu­la pa­ra sa­car­lo de Mi­ra­flo­res.

La nue­va po­se­sión del pre­si­den­te ve­ne­zo­lano se pro­du­jo en me­dio del ais­la­mien­to in­ter­na­cio­nal y del re­cha­zo de la ma­yo­ría de su pue­blo. Se ator­ni­lla en el po­der con to­do en con­tra, mien­tras la opo­si­ción bus­ca, una vez más, la fór­mu­la pa­ra sa­car­lo de Mi­ra­flo­res.

NI­CO­LÁS MA­DU­RO CRU­ZÓ EL 10 de enero un um­bral iné­di­to. El cha­vis­mo siem­pre ape­ló a la le­gi­ti­mi­dad de ori­gen co­mo pun­to fi­nal de cual­quier dis­cu­sión po­lí­ti­ca. Al­go ló­gi­co en un país que por 60 años en­ten­dió que quien ga­na­ba una elec­ción, man­da­ba, in­clu­yen­do a los mi­li­ta­res. Pe­ro en 2019,el he­re­de­ro de Hu­go Chá­vez ini­cia un pe­rio­do dis­tin­to, sin es­ta­do de de­re­cho, sin re­co­no­ci­mien­to de ac­to­res cla­ve, sin ar­gu­men­to ju­rí­di­co, sin más que la fuer­za.

Por es­tos días en Ve­ne­zue­la las te­le­vi­so­ras ofi­cia­les y bue­na par­te de las pri­va­das trans­mi­ten con in­sis­ten­cia pro­pa­gan­das so­bre la ju­ra­men­ta­ción de Ma­du­ro. “Yo soy pre­si­den­te”, di­cen gru­pos de per­so­nas en co­ro, to­dos por­tan­do una ban­da tri­co­lor. Pe­ro en la ca­lle eso no se ve. “Yo creo que es ile­gí­ti­mo, pe­ro ahí es­tá en Mi­ra­flo­res man­dan­do”, di­ce Ra­mi­ro Salgado, un elec­tri­cis­ta de Ca­ra­cas que asu­me que “en es­te país ya na­da es por lo le­gal”.

No es­tá so­lo. El re­cha­zo a Ni­co­lás Ma­du­ro al­can­za el 80 por cien­to de la po­bla­ción, se­gún la en­cues­ta­do­ra Delp­hos. Pe­ro el go­ber­nan­te in­sis­te en su le­gi­ti­mi­dad. “A mí na­die me ha re­ga­la­do na­da. Es­toy aquí por los vo­tos del pue­blo”, di­jo, re­cor­dan­do los re­sul­ta­dos de los co­mi­cios del 20 de ma­yo pa­sa­do, desconocidos por la opo­si­ción, 15 paí­ses del con­ti­nen­te y la Unión Eu­ro­pea. Un “si­mu­la­cro”, lo lla­ma­ron en­ton­ces.

El go­ber­nan­te di­ce no preo­cu­par­le la pos­tu­ra de Bru­se­las, de Was­hing­ton ni del Gru­po de Li­ma. De he­cho, ha in­sis­ti­do en que Ve­ne­zue­la tie­ne hoy más apo­yo in­ter­na­cio­nal que nun­ca. Una afir­ma­ción que lu­ció po­bre el jue­ves cuan­do ju­ró el car­go fren­te a re­pre­sen­tan­tes de ape­nas 17 paí­ses y so­lo cua­tro pre­si­den­tes.

“Soy un pre­si­den­te de­mó­cra­ta de ver­dad”, re­pi­tió tres ve­ces du­ran­te el dis­cur­so de una ho­ra y 15 mi­nu­tos que pro­nun­ció en la se­de del Tri­bu­nal Su­pre­mo de Jus­ti­cia, don­de de­bió ju­rar el car­go que des­co­no­ce la Asam­blea Na­cio­nal, don­de de­bía ocu­rrir el even­to.

“He cum­pli­do. Es­tá cer­ti­fi­ca­do mi ju­ra­men­to. Ten­go los sím­bo­los so­bre mi cuer­po. La ban­da pre­si­den­cial con el tri­co­lor”, tam­bién di­jo, mien­tras sa­lu­da­ba con par­ti­cu­lar de­fe­ren­cia al al­to man­do mi­li­tar. Los uni­for­ma­dos, jun­to al mi­nis­tro de la De­fen­sa, lo aplau­die­ron.

Ma­du­ro di­jo que­rer un año de pros­pe­ri­dad eco­nó­mi­ca. En su pri­mer pe­rio­do el PIB pa­só de 5,6 por cien­to a -18 por cien­to; la in­fla­ción, de 21 por cien­to a 1.698.488,2 por cien­to; las re­ser­vas in­ter­na­cio­na­les, de 30.000 mi­llo­nes de dó­la­res a 8.400 mi­llo­nes, y la pro­duc­ción de pe­tró­leo, de 2,4 mi­llo­nes de ba­rri­les dia­rios a 1,1 mi­llo­nes.

AFE­RRA­DO, A PE­SAR DE TO­DO

Aun así so­bre­vi­vió en el po­der, in­clu­so du­ran­te 2018, cuan­do la es­ca­sez de in­su­mos bá­si­cos se man­tu­vo por en­ci­ma de 65 por cien­to y la po­bre­za por in­gre­sos al­can­zó el 87 por cien­to de los ho­ga­res. De acuer­do con las tres prin­ci­pa­les uni­ver­si­da­des del país, la mo­ne­da na­cio­nal que­dó pul­ve­ri­za­da y la ca­pa­ci­dad pe­tro­le­ra per­dió unos 650.000 ba­rri­les de cru­do dia­rios, se­gún fuen­tes se­cun­da­rias, que re­pre­sen­tan la mi­tad del des­plo­me que ha te­ni­do la prin­ci­pal in­dus­tria del país en los úl­ti­mos cua­tro años.

¿Có­mo lo hi­zo? Au­men­tan­do el cos­to so­cial. Las im­por­ta­cio­nes de Ve­ne­zue­la acu­mu­la­ron ape­nas unos 9.200 mi­llo­nes de dó­la­res. En con­tras­te, en 2012 al­can­za­ron 66 mil mi­llo­nes. El im­pac­to aguas aba­jo se no­ta en des­abas­te­ci­mien­to y po­bre­za. Unas ca­ren­cias que em­pu­ja­ron la ola mi­gra­to­ria más acen­tua­da del con­ti­nen­te en los úl­ti­mos 100 años.

Ade­más, en 2018 el go­bierno en­tró en de­fault con va­rios de sus acree­do­res, y apro­ve­chó esos fon­dos no pa­ga­dos –unos 8.000 mi­llo­nes de dó­la­res– pa­ra fi­nan­ciar al Es­ta­do. Con­di­cio­nó los sub­si­dios di­rec­tos e in­di­rec­tos y per­mi­tió la extracción de oro a cual­quier cos­to am­bien­tal (lo que se tra­du­jo en más de 1.000 mi­llo­nes de dó­la­res en ex­por­ta­cio­nes).

Pa­ra es­te año, el ana­lis­ta Mi­chael Pen­fold, Ph.D de la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia y di­rec­tor de la con­sul­to­ra Stra­ta, con­si­de­ra que “la po­si­bi­li­dad de re­pe­tir los mis­mos tru­cos en el plano eco­nó­mi­co

se­rá muy li­mi­ta­da”, pues la pro­duc­ción de cru­do po­dría pro­me­diar ape­nas 950.000 ba­rri­les dia­rios, en un mer­ca­do de pre­cios a la ba­ja. Ade­más, en 2018 Chi­na y Ru­sia de­ja­ron de dar di­ne­ro fres­co a Ma­du­ro, pues Ca­ra­cas no tie­ne ca­pa­ci­dad pa­ra pa­gar las deu­das que ya tie­ne con am­bas po­ten­cias. Pe­ro, eso sí, su apo­yo geo­po­lí­ti­co si­gue irres­tric­to.

Re­cor­tar más las im­por­ta­cio­nes es una op­ción li­mi­ta­da por la pro­pia pre­sión so­cial tra­du­ci­da en pro­tes­tas e ines­ta­bi­li­dad. Ya en oc­tu­bre de 2018 el Ob­ser­va­to­rio Ve­ne­zo­lano de Con­flic­ti­vi­dad So­cial mar­ca­ba un ré­cord de 10.773 pro­tes­tas en el país en el año, por en­ci­ma in­clu­so del ín­di­ce de las dos gran­des olas de pro­tes­tas re­cien­tes ocu­rri­das en Ve­ne­zue­la, en 2014 y 2017, en los cua­les se do­cu­men­ta­ron 9.286 y 9.787 ma­ni­fes­ta­cio­nes, res­pec­ti­va­men­te. Pe­ro ya no se tra­ta de re­cla­mos po­lí­ti­cos, sino por con­di­cio­nes de vi­da: ali­men­tos, agua, gas do­més­ti­co, trans­por­te y el co­lap­so de otros ser­vi­cios pú­bli­cos. Así es en el 89 por cien­to de los ca­sos.

Ade­más, con­ti­nuar de­te­rio­ran­do las con­di­cio­nes de vi­da em­pu­ja­rá a más per­so­nas fue­ra del te­rri­to­rio ha­cia na­cio­nes ve­ci­nas, lo que agu­di­za­rá “el

pro­ble­ma ve­ne­zo­lano” tam­bién puer­tas aden­tro de otros paí­ses. Ya el país ha per­di­do 3,3 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, se­gún la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal de Mi­gra­cio­nes, lo que equi­va­le al 10 por cien­to de su po­bla­ción to­tal. To­do ello ha­ce que los go­bier­nos ve­ci­nos re­cru­dez­can sus res­pues­tas.

Fren­te a es­ta reali­dad, Ni­co­lás Ma­du­ro no ten­drá más al­ter­na­ti­va que “fle­xi­bi­li­zar el mer­ca­do (en es­pe­ra de que el re­du­ci­do sec­tor pri­va­do que que­da fi­nan­cie par­te de las im­por­ta­cio­nes del país), ce­der con­trol pe­tro­le­ro y ex­ten­der nue­vos con­tra­tos pa­ra fre­nar el co­lap­so de la in­dus­tria”, ra­ti­fi­ca Pen­fold.

Ya es­tá ocu­rrien­do con nue­vas fir­mas en ma­te­ria ener­gé­ti­ca, fle­xi­bi­li­za­ción de fac­to de los con­tro­les de pre­cios y de­va­lua­ción de la mo­ne­da. Pe­ro los ca­pi­ta­les pri­va­dos no son la pa­na­cea, pues las res­tric­cio­nes in­ter­na­cio­na­les im­pi­den el ac­ce­so a lí­neas de cré­di­to y la eco­no­mía ya es de­ma­sia­do pe­que­ña co­mo pa­ra es­pe­rar que so­lo la fuer­za del mer­ca­do pue­da re­cu­pe­rar­la.

De he­cho, Ma­du­ro afir­mó en la ce­re­mo­nia que in­ver­sio­nis­tas de Es­ta­dos Uni­dos y de Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be se agol­pan a las puer­tas del país pa­ra pro­du­cir pe­tró­leo, gas y ali­men­tos. Una men­ti­ra abier­ta, pues la Co­mi­sión Eco­nó­mi­ca pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be (Ce­lac) re­gis­tra que Ve­ne­zue­la so­lo ha cap­ta­do el 1 por cien­to de las in­ver­sio­nes di­rec­tas que han en­tra­do a Amé­ri­ca del Sur, de­bi­do a la in­se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca y a la ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca del país.

En el fon­do, nin­gu­na de es­tas me­di­das lu­ce via­ble en el mar­co del quie­bre ins­ti­tu­cio­nal y fi­nan­cie­ro del país, y ca­da vez con más li­mi­ta­cio­nes fo­rá­neas al in­ter­cam­bio eco­nó­mi­co y co­mer­cial. De allí que el cos­to so­cial pue­de au­men­tar más, las san­cio­nes in­ter­na­cio­na­les pue­den ha­cer más pre­ca­rio el mar­gen de ma­nio­bra de Ma­du­ro y los acree­do­res po­drían op­tar por co­brar sus deu­das pa­ra to­mar con­trol de los ac­ti­vos in­ter­na­cio­na­les que aún so­por­tan la men­gua­da ope­ra­ción pe­tro­le­ra del país.

En el ca­mino, el au­to­ri­ta­ris­mo de Ma­du­ro po­dría profundizarse, así co­mo su con­trol so­cial –el 70 por cien­to del con­su­mo de ca­lo­rías ya de­pen­de de la dis­tri­bu­ción de co­mi­da sub­si­dia­da por las es­truc­tu­ras par­ti­dis­tas del Clap–, mien­tras se acer­ca a los ex­tre­mis­mos de las na­cio­nes pe­tro­le­ras de Orien­te Me­dio, que con­tro­lan fé­rrea­men­te la ren­ta es­ta­tal.

¿CA­MINO A LA TRAN­SI­CIÓN?

La opo­si­ción in­sis­te en que el país so­lo se­rá via­ble si hay un cam­bio po­lí­ti­co. Pe­ro có­mo lo­grar­lo per­ma­ne­ce en la in­cóg­ni­ta. Tres fuer­zas se­rán de­ter­mi­nan­tes pa­ra ello en 2019. La pri­me­ra es la Asam­blea Na­cio­nal, la úni­ca ins­ti­tu­ción re­co­no­ci­da por la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal, pe­ro que en­fren­ta a un gran des­pres­ti­gio de puer­tas aden­tro. Las en­cues­ta­do­ras han re­gis­tra­do una caí­da en la con­fian­za lue­go de sus de­ci­sio­nes errá­ti­cas, sus di­vi­sio­nes in­ter­nas y la im­po­si­bi­li­dad de im­po­ner sus re­so­lu-

LOS MI­LI­TA­RES PO­DRÍAN CON­VER­TIR­SE EN AC­TO­RES CLA­VE PA­RA PRE­SIO­NAR POR UNA

NE­GO­CIA­CIÓN PO­LÍ­TI­CA. PA­RA ELLO NO HA­CE FAL­TA DIS­PA­RAR UN FUSIL, SINO DAR CUEN­TA AL GO­BIERNO

DE LA FRA­GI­LI­DAD DE SU RES­PAL­DO

ciones. Su ac­tua­ción, por tan­to, no pue­de ce­ñir­se so­lo a lo ju­rí­di­co, co­mo su­ce­dió cuan­do de­cla­ró el aban­dono del car­go pre­si­den­cial o cuan­do nom­bró po­de­res pú­bli­cos al­ter­na­ti­vos. El re­to es po­lí­ti­co.

El nue­vo pre­si­den­te del Le­gis­la­ti­vo, Juan Guai­dó, di­jo un día des­pués de la po­se­sión que él de­be to­mar las rien­das del po­der en Ve­ne­zue­la. Pa­ra ha­cer efec­ti­va esa pre­vi­sión le­gal, pi­dió ayu­da mi­li­tar, ci­vil e in­ter­na­cio­nal.

Días an­tes ya ha­bía he­cho un lla­ma­do a la so­cie­dad pa­ra bus­car “la apli­ca­ción efec­ti­va de la Cons­ti­tu­ción”,

ad­mi­tien­do que “no so­lo de­pen­de de la Asam­blea Na­cio­nal”. El par­la­men­ta­rio afir­mó la ne­ce­si­dad de “lo­grar que las de­ci­sio­nes que to­me­mos des­de es­te Par­la­men­to se pue­dan ejer­cer en si­mul­tá­neo con el apo­yo de to­dos”.

Así, bus­can ge­ne­rar alian­zas su­fi­cien­tes que per­mi­tan cons­truir con­sen­sos pa­ra en­fren­tar a un ré­gi­men usur­pa­dor. Los lla­ma­dos a que Guai­dó asu­ma la Pre­si­den­cia del país an­te la au­sen­cia de un go­bierno elec­to, si­guien­do una in­ter­pre­ta­ción me­ra­men­te ju­rí­di­ca, so­lo se­rán via­bles si hay fuer­za po­lí­ti­ca y res­pal­dos in­ter­nos pa­ra so­por­tar­lo.

Y allí en­tra el se­gun­do ac­tor im­por­tan­te: la Fuer­za Ar­ma­da. Pa­ra los cuar­te­les, la le­gi­ti­mi­dad de ori­gen ha si­do co­lum­na ver­te­bral de ac­tua­ción. Aho­ra, po­drían cues­tio­nar la lí­nea de man­do y aten­der el ar­tícu­lo 333 cons­ti­tu­cio­nal que lla­ma a res­tau­rar la vi­gen­cia del es­ta­do de de­re­cho. Guai­dó ha in­sis­ti­do en que la ca­de­na de man­do es­tá ro­ta, en que no hay co­man­dan­te en je­fe y por tan­to los sol­da­dos de­ben dar un pa­so al fren­te pa­ra res­tau­rar el es­ta­do de de­re­cho.

Cues­ta pen­sar en un al­za­mien­to. Los mi­li­ta­res ve­ne­zo­la­nos tie­nen de­ma­sia­dos in­tere­ses de por me­dio y un his­tó­ri­co sen­ti­do de con­ser­va­ción. Pe­ro sí po­drían con­ver­tir­se en ac­to­res cla­ve pa­ra pre­sio­nar una ne­go­cia­ción po­lí­ti­ca que con­duz­ca a un nue­vo pro­ce­so elec­to­ral va­li­da­do in­ter­na­cio­nal­men­te. Pa­ra ello no ha­ce fal­ta dis­pa­rar un fusil, sino dar cuen­ta al go­bierno de la fra­gi­li­dad de su res­pal­do.

El go­bierno lo sa­be y se blin­da: en 2018 apre­só a más de 150 mi­li­ta­res acu­sa­dos de re­be­lión, y las pre­ben­das al sec­tor mi­li­tar, con am­plia par­ti­ci­pa­ción en sec­to­res eco­nó­mi­cos, han au­men­ta­do. Ade­más, ha ape­la­do a la car­ta de la so­be­ra­nía, fren­te a una pre­sión in­ter­na­cio­nal que, ase­gu­ra, es­tá so­por­ta­da en in­tere­ses te­rri­to­ria­les y ener­gé­ti­cos, par­ti­cu­lar­men­te con ba­se en el re­cla­mo por el Ese­qui­bo con Gu­ya­na, un te­ma sen­si­ble den­tro del cuer­po cas­tren­se.

Por aho­ra, el Al­to Man­do di­ce ser leal a Ma­du­ro, pe­ro lo que pa­sa más allá de las cá­ma­ras es­tá por ver­se.

El otro ac­tor cla­ve son las fuer­zas de ba­se del cha­vis­mo. El PPT, un par­ti­do alia­do, ha pe­di­do “una ma­ne­ra dis­tin­ta

Otra tol­da de ese la­do, el par­ti­do Re­des, te­me que pa­ra so­bre­vi­vir en el po­der, Ma­du­ro de­ci­da abrir­se al li­bre mer­ca­do y trai­cio­ne de­fi­ni­ti­va­men­te a la iz­quier­da. Otras vo­ces, co­mo la fis­cal exi­lia­da Lui­sa Or­te­ga Díaz y el otro­ra to­do­po­de­ro­so ex­mi­nis­tro Ra­fael Ramírez han he­cho lla­ma­dos abier­tos a los cuar­te­les pa­ra bus­car una tran­si­ción.

Si otros ac­to­res aún en la ór­bi­ta del po­der se con­ven­cen de que el go­ber­nan­te es un pro­ble­ma, po­drían ver en un pro­ce­so de cam­bio la po­si­bi­li­dad de ca­pi­ta­li­zar­lo. Fac­cio­nes go­ber­nan­tes po­drían co­men­zar

a ser re­le­van­tes. “Vi­vi­mos en una dic­ta­du­ra, y pa­ra la tran­si­ción ne­ce­si­ta­mos de to­dos, in­clu­so del cha­vis­mo, el que se ha des­pren­di­do y el que to­da­vía que­da ahí con te­mor de ex­pre­sar­se por­que no tie­ne una

pis­ta de ate­rri­za­je”, di­jo Guai­dó, quien con­fir­mó que tra­zar el ca­mino a esa tra­si­ción es una de sus ta­reas.

Ma­du­ro tam­bién jue­ga, y bus­ca­rá re­sis­tir me­dian­te con­ce­sio­nes eco­nó­mi­cas y po­lí­ti­cas que no im­pli­quen nue­vas elec­cio­nes pre­si­den­cia­les. Si lo­gra aguan­tar y se con­so­li­da en el po­der, las con­se­cuen­cias so­cia­les son inima­gi­na­bles. El país pue­de en­fren­tar­se a lo que la nu­tri­cio­nis­ta Su­sa­na Raf­fa­lli, con­ver­ti­da en em­ble­ma de la lu­cha con­tra la des­nu­tri­ción in­fan­til en el país (que ya ha pa­sa­do los ni­ve­les de emer­gen­cia hu­ma­ni­ta­ria), lla­ma el pun­to de no re­torno.

Es­te lle­ga cuan­do una na­ción pier­de la ca­pa­ci­dad so­cial, eco­nó­mi­ca e ins­ti­tu­cio­nal de sa­lir de la po­bre­za es­truc­tu­ral.

¿QUÉ VIE­NE?

Al­go ha que­da­do cla­ro en la Ve­ne­zue­la re­cien­te: que no es un te­rreno fér­til pa­ra las pre­dic­cio­nes. La vi­sión ex­ter­na de la cri­sis del país, es­ti­mu­la­da por los prin­ci­pa­les vo­ce­ros de la opo­si­ción, in­di­ca que los días del ré­gi­men es­tán con­ta­dos. Pe­ro quie­nes vi­ven el día a día en Ve­ne­zue­la per­ci­ben que Ma­du­ro es­tá ator­ni­lla­do. ¿Qué tan efec­ti­va pue­de lle­gar a ser la pre­sión in­ter­na­cio­nal pa­ra pro­pi­ciar un cam­bio de la ten­den­cia in­ter­na? ¿Las de­bi­li­da­des del go­bierno y su in­efi­cien­cia com­pro­ba­da pue­den lle­gar a pro­du­cir la fa­mo­sa im­plo­sión de la que se ha ha­bla­do tan­to? ¿Bus­ca­rá Ma­du­ro una aper­tu­ra pa­ra ali­viar la pre­sión o se ra­di­ca­li­za­rá aún más y echa­rá mano de un cre­cien­te au­to­ri­ta­ris­mo? Las res­pues­tas no son fá­ci­les. Lo úni­co cla­ro es que el fu­tu­ro in­me­dia­to no per­mi­te abri­gar de­ma­sia­das es­pe­ran­zas de me­jo­ra o de cam­bio.

EL AU­TO­RI­TA­RIS­MO DE MA­DU­RO PO­DRÍA PROFUNDIZARSE, ASÍ CO­MO SU CON­TROL SO­CIAL, AL ACER­CAR­SE A LOS TOTALITARISMOS DE LAS NA­CIO­NES PE­TRO­LE­RAS DEORIEN­TE ME­DIO.

Ni­co­lás Ma­du­ro se po­se­sio­nó el jue­ves pa­ra un nue­vo se­xe­nio. Aun­que in­sis­te en que su país tie­ne hoy más res­pal­do in­ter­na­cio­nal que nun­ca, ese día so­lo lo acom­pa­ña­ron re­pre­sen­tan­tes de 17 paí­ses y ape­nas cua­tro pre­si­den­tes.

El año pa­sa­do la pro­tes­ta so­cial en Ve­ne­zue­la rom­pió los ré­cords. Ya no se tra­ta de re­cla­mos po­lí­ti­cos, sino de las la­men­ta­bles con­di­cio­nes de vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.