Ma­ría Ji­me­na Du­zán: Te­mor a la ver­dad

Semana (Colombia) - - Sumario - POR MA­RÍA JI­ME­NA DU­ZÁN

El fis­cal ge­ne­ral, apo­ya­do por el sta­tu quo, se pre­cia de no ha­ber he­cho nin­gún acuer­do con los bra­si­le­ños. Gran triun­fo que ga­ran­ti­za que la ver­dad so­bre Odebrecht si­ga sien­do es­qui­va en Co­lom­bia

Mien­tras aquí en Ma­con­do al fis­cal Mar­tí­nez Nei­ra, en­re­da­do has­ta la co­ro­ni­lla en sus con­flic­tos de in­tere­ses, lo si­gue sos­te­nien­do el sta­tu quo, en Pe­rú, a su ho­mó­lo­go, tam­bién cues­tio­na­do por lo mis­mo, no le que­dó otra op­ción que re­nun­ciar. Chá­varry in­ten­tó ma­ni­pu­lar la in­ves­ti­ga­ción y sa­có de la Fis­ca­lía a los dos fis­ca­les –Ra­fael Ve­la y Jo­se Do­min­go Pé­rez–, que du­ran­te dos años es­tu­vie­ron es­cu­chan­do los tes­ti­mo­nios de los ex­di­rec­ti­vos de Odebrecht, co­mo par­te del acuer­do ju­di­cial que fi­nal­men­te se fir­mó

en di­ciem­bre pa­sa­do, pe­ro no pu­do con la in­dig­na­ción.

Uno de los pri­me­ros in­te­rro­ga­to­rios que es­tos dos fis­ca­les hi­cie­ron fue con Mar­ce­lo Odebrecht, en fe­bre­ro de 2017, y por lo que con­tó que­dó cla­ro lo que po­dría su­ce­der si los bra­si­le­ños con­ta­ban to­da la ver­dad. Acep­tó que la “la po­lí­ti­ca de la em­pre­sa era dar di­ne­ro a los can­di­da­tos pre­si­den­cia­les fa­vo­ri­tos” y se re­fi­rió al ca­so de Co­lom­bia: “En Pe­rú, te­nía­mos ac­ce­so a los pre­si­den­tes, pe­ro en otros paí­ses no lo te­nía­mos. Por ejem­plo, cuan­do lle­ga­mos a Co­lom­bia y a la Ar­gen­ti­na, se ac­tua­ba a tra­vés de lo­bis­tas o de em­pre­sa­rios lo­ca­les”. En otro apar­te

de esa de­cla­ra­ción afir­mó: “Quien in­ven­tó los so­bor­nos no fue Odebrecht. Si no­so­tros te­nía­mos una re­la­ción po­lí­ti­ca del gra­do 10, nues­tros so­cios lle­ga­ban a 40, 50, 60. Si hu­bo pa­go de so­bor­nos en al­gún pro­yec­to, ese so­borno fue acor­da­do pro­ba­ble­men­te por los so­cios lo­ca­les”.

Gra­cias a la co­la­bo­ra­ción de los bra­si­le­ños, la Fis­ca­lía pe­rua­na ha lo­gra­do abrir cer­ca de 40 in­ves­ti­ga­cio­nes que tie­nen en la mi­ra no so­lo a pe­ces pe­que­ños, co­mo su­ce­de en Co­lom­bia, sino a tres ex­pre­si­den­tes –Gar­cía, To­le­do, Hu­ma­la– y a la can­di­da­ta pre­si­den­cial Kei­ko Fu­ji­mo­ri, en­tre otros.

Lo mis­mo su­ce­dió con Gra­ña y Mon­te­ro, el so­cio de Odebrecht en va­rias li­ci­ta­cio­nes de in­fra­es­truc­tu­ra. A pe­sar de que se tra­ta de una em­pre­sa per­te­ne­cien­te a una de las fa­mi­lias más po­de­ro­sas del Pe­rú –los Mi­ró Que­sa­da–, la Fis­ca­lía les abrió una in­ves­ti­ga­ción pe­nal des­de fe­bre­ro de 2017, cuan­do Jor­ge Ba­ra­ta, ex­di­rec­ti­vo de Odebrecht, re­co­no­ció an­te los fis­ca­les pe­rua­nos que pa­gó so­bor­nos al ex­pre­si­den­te Ale­jan­dro To­le­do pa­ra ob­te­ner dos tra­mos de la ca­rre­te­ra In­te­ro­ceá­ni­ca Sur, y que Gra­ña y Mon­te­ro, sus so­cios en esa li­ci­ta­ción, es­ta­ban al tan­to. (Aquí su­ce­dió lo mis­mo con la coima pa­ga­da por Ru­ta del Sol II, pe­ro la Fis­ca­lía no le abrió nin­gu­na in­ves­ti­ga­ción al Gru­po Aval).

Aun­que al ini­cio Jo­sé Gra­ña Mi­ró Que­sa­da, due­ño de la re­co­no­ci­da fir­ma cons­truc­to­ra, afir­mó an­te el Con­gre­so pe­ruano que Jor­ge Ba­ra­ta men­tía, se­ma­nas des­pués, en un co­mu­ni­ca­do em­pre­sa­rial anun­cia­ron la re­nun­cia de sus más al­tos eje­cu­ti­vos, en­tre los que es­ta­ba la del pro­pio Jo­sé Gra­ña Mi­ró Que­sa­da, su ge­ren­te ge­ne­ral cor­po­ra­ti­vo y Her­nan­do Gra­ña Acu­ña, miem­bro del Di­rec­to­rio de la em­pre­sa.

Hoy Gra­ña y Mon­te­ro es­tán in­ves­ti­ga­dos por el de­li­to de so­borno, co­lu­sión y la­va­do de ac­ti­vos. Jo­sé Gra­ña fue en­via­do a la cár­cel de ma­ne­ra pre­ven­ti­va y lue­go de un año de pri­sión sa­lió li­bre. Gra­cias a otra de­cla­ra­ción da­da por los bra­si­le­ños, la Fis­ca­lía le abrió otra in­ves­ti­ga­ción re­la­cio­na­da con otro so­borno.

El acuer­do en­tre la jus­ti­cia pe­rua­na y los ex­di­rec­ti­vos de Odebrecht fue fir­ma­do en di­ciem­bre, pe­ro el fis­cal Chá­varry no le dio el vis­to bueno con el ar­gu­men­to de que era de­ma­sia­do ven­ta­jo­so pa­ra los bra­si­le­ños. (El acuer­do di­ce que, a cam­bio de esa co­la­bo­ra­ción, a los bra­si­le­ños se les de­be dar in­mu­ni­dad; se acuer­da el pa­go de unas multas y se le per­mi­te a Odebrecht se­guir tra­ba­jan­do en el Pe­rú).

“Si el acuer­do con los bra­si­le­ños fra­ca­sa, las de­cla­ra­cio­nes tes­ti­mo­nia­les se ten­drían por inexis­ten­tes y se com­pro­me­te­ría gra­ve­men­te to­da la prue­ba do­cu­men­tal que ha si­do

en­tre­ga­da en es­tos años”, di­jo Ve­la, una vez fue res­ti­tui­do en su pues­to. Los acuer­dos de co­la­bo­ra­ción ju­di­cial son un to­ma y da­me: los que co­me­tie­ron los de­li­tos dan la in­for­ma­ción pa­ra que se se­pa la ver­dad y a cam­bio ellos pi­den sus ga­ran­tías. Así de sim­ple.

Pa­ra la jus­ti­cia, sa­ber la ver­dad es un im­pe­ra­ti­vo éti­co, pe­ro en Co­lom­bia ocu­rre to­do lo con­tra­rio: el fis­cal ge­ne­ral, apo­ya­do por el sta­tu quo, se pre­cia de no ha­ber he­cho nin­gún acuer­do con los bra­si­le­ños. Gran triun­fo que so­lo sir­ve pa­ra ta­par una reali­dad: sin un acuer­do ju­di­cial con los bra­si­le­ños, la ver­dad nos se­gui­rá sien­do es­qui­va en Co­lom­bia y nos que­da­re­mos sin sa­ber quié­nes or­de­na­ron los cer­ca de 50 mi­llo­nes de dó­la­res en so­bor­nos. Los que le te­men a la ver­dad y la quie­ren se­pul­tar son los úni­cos tran­qui­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.