No tan a cie­gas.

San­dra Bu­llock vuel­ve al pri­mer plano co­mo pro­ta­go­nis­ta y pro­duc­to­ra de Bird Box, la pe­lí­cu­la más exi­to­sa de Net­flix has­ta aho­ra. Una his­to­ria emo­cio­nan­te cu­yo fi­nal ha de­cep­cio­na­do a mu­chos.

Semana (Colombia) - - Sumario -

San­dra Bu­llock vuel­ve al pri­mer plano co­mo pro­ta­go­nis­ta y pro­duc­to­ra de

Bird Box, la pe­lí­cu­la más exi­to­sa de Net­flix has­ta aho­ra. Una his­to­ria emo­cio­nan­te cu­yo fi­nal ha de­cep­cio­na­do a mu­chos.

NET­FLIX NO SUE­le en­tre­gar sus ci­fras ni en­tre­gar da­tos de cuán­tas per­so­nas ven sus pro­duc­cio­nes (ni si­quie­ra sus más gran­des éxi­tos co­mo Hou­se of Cards, Stran­ger

Things o The Crown). Pe­ro a fi­na­les del año pa­sa­do, esa em­pre­sa de strea­ming sor­pren­dió a mu­chos con una ex­cep­ción: anun­ció en Twit­ter que, en so­lo sie­te días, más de 45 mi­llo­nes de cuen­tas en to­do el mun­do ha­bían vis­to Bird Box, una de sus nue­vas pe­lí­cu­las.

No era pa­ra me­nos: con esa ci­fra, la cin­ta di­ri­gi­da por Su­san­ne Bier no so­lo se con­vir­tió en el es­treno ci­ne­ma­to­grá­fi­co más exi­to­so de Net­flix en su his­to­ria, sino que tam­bién su­peró a otras pe­lí­cu­las co­mo Ro­ma, es­tre­na­da al mis­mo tiem­po pe­ro con mu­cha más pren­sa y co­men­ta­rios fa­vo­ra­bles de los crí­ti­cos.

De­trás de ese éxi­to no so­lo es­tá Net­flix, la pla­ta­for­ma que cam­bió la for­ma de ver ci­ne en el mun­do y de­mos­tró que sus pe­lí­cu­las pue­den com­pe­tir de tú a tú con los es­tu­dios de Holly­wood. Tam­bién es­tá la mano de una de las ac­tri­ces más icó­ni­cas de los úl­ti­mos 30 años: San­dra Bu­llock.

La nor­te­ame­ri­ca­na, de 54 años, pro­du­jo y pro­ta­go­ni­zó la cin­ta, en la que re­pre­sen­ta el pa­pel de una ma­dre de­ses­pe­ra­da por pro­te­ger a sus hi­jos de unas cria­tu­ras des­co­no­ci­das que ha­cen que quien las vea se sui­ci­de. Una apues­ta arries­ga­da por la tra­ma y por la pla­ta­for­ma, pe­ro que de­mues­tra, una vez más, su ol­fa­to pa­ra el mun­do del ci­ne y la te­le­vi­sión.

Pe­ro no to­do en la vi­da de San­dra Bu­llock ha si­do fá­cil. Más bien ha al­ter­na­do el éxi­to con los fra­ca­sos y las des­di­chas. Cre­ció en Ale­ma­nia –en una ca­sa ple­na de li­ber­ta­des y ar­te– con sus pa­dres, una can­tan­te de ópe­ra ale­ma­na y un mú­si­co es­ta­dou­ni­den­se. Pe­ro cuan­do re­gre­só a Es­ta­dos Uni­dos tu­vo que ha­cer­le fren­te al bull­ying y el aco­so en su co­le­gio. Esa eta­pa de su vi­da, se­gún di­ce, le for­jó una per­so­na­li­dad de hie­rro y le ayu­dó a desa­rro­llar el sen­ti­do del hu­mor que la ha­ría fa­mo­sa más tar­de.

San­dra em­pe­zó su ca­rre­ra de ac­triz a fi­na­les de los años ochen­ta en pe­lí­cu­las de ba­jo pre­su­pues­to y co­me­dias pa­ra la te­le­vi­sión. Pe­ro dio el gran sal­to con Má­xi­ma ve­lo­ci­dad

(1994), una cin­ta de ac­ción que pro­ta­go­ni­zó jun­to a Kea­nu Ree­ves, en la que desem­pe­ñó el pa­pel de una rehén que de­be ma­ne­jar un bus a más de 80 ki­ló­me­tros por ho­ra pa­ra evi­tar que es­ta­lle una bom­ba ins­ta­la­da en el vehícu­lo. Las bue­nas crí­ti­cas y la re­cep­ción del pú­bli­co la con­vir­tie­ron en una fi­gu­ra de Holly­wood, y ahí co­men­zó a pro­ta­go­ni­zar co­me­dias ro­mán­ti­cas co­mo Mien­tras

dor­mías (1995) y th­ri­llers co­mo

La red (1995).

La sor­pre­si­va muer­te de su ma­dre, en la mis­ma épo­ca en que co­men­za­ba a dis­fru­tar las mie­les del éxi­to, la cam­bió pa­ra siem­pre. A par­tir de en­ton­ces, y cons­cien­te de que de­bía apro­ve­char su mo­men­to de fa­ma, de­ci­dió fun­dar con su pa­dre y su her­ma­na su pro­pia pro­duc­to­ra de ci­ne y te­le­vi­sión, For­tis Film. Con ella co­se­chó al­gu­nos de sus ro­les más re­cor­da­dos, co­mo la inol­vi­da­ble

Miss Sim­pa­tía (2000), en don­de in­ter­pre­ta a una ru­da agen­te del FBI que se in­fli­tra en un con­cur­so de be­lle­za. Des­de en­ton­ces, y aun­que la em­pre­sa fa­mi­liar ya no exis­te, si­gue pro­du­cien­do la ma­yo­ría de sus pe­lí­cu­las.

A fi­na­les de la dé­ca­da pa­sa­da le dio un gi­ro ra­di­cal a su ca­rre­ra. Aun­que se­guía apa­re­cien­do en co­me­dias y pe­lí­cu­las ro­mán­ti­cas, sus ma­yo­res éxi­tos lle­ga­ron con dos dra­mas: Crash (2005) y, so­bre to­do, The

Blind Si­de (2009), que le va­lió su pri­mer Ós­car co­mo me­jor ac­triz pro­ta­gó­ni­ca. Pe­ro co­mo es cos­tum­bre en su ca­rre­ra, las lu­ces lle­ga­ron con som­bras: una se­ma­na des­pués de ha­ber­le de­di­ca­do el pre­mio a su es­po­so, Jes­se Ja­mes, co­men­za­ron a apa­re­cer ru­mo­res de las

in­fi­de­li­da­des de es­te con va­rias mu­je­res de la in­dus­tria.

El asun­to le cau­só una cri­sis tan gran­de, que se se­pa­ró de Ja­mes y de­ci­dió adop­tar so­la a su pri­mer hi­jo: Louis, un be­bé afro­ame­ri­cano. Cin­co años des­pués adop­tó a su se­gun­da hi­ja, Lai­la, en un orfanato es­ta­tal. La ma­ter­ni­dad la cam­bió y le dio nue­vos bríos. Hoy, de­fien­de el fe­mi­nis­mo y la in­de­pen­den­cia de las mu­je­res. En sus pe­lí­cu­las sue­le ser exi­gen­te con sus sa­la­rios, co­mo cuan­do hi­zo Gra­vity

(2013), con Al­fon­so Cua­rón, en la que in­clu­so exi­gió una clau­su­la en su con­tra­to que le ga­ran­ti­za­ra el 15 por cien­to de los be­ne­fi­cios.

El año pa­sa­do, ade­más, es­tu­vo en­tre las pro­ta­go­nis­tas de Oceans Eight, la cuar­ta en­tre­ga de una sa­ga de la­dro­nes tra­di­cio­nal­men­te muy mas­cu­li­na, pe­ro que es­ta vez le dio el pro­ta­go­nis­mo a las mu­je­res. Allí com­par­tió el re­par­to jun­to con Cate Blanchett, An­ne Hat­ha­way y Dakota Fan­ning, en­tre otras.

A Bird Box se acer­có gra­cias a la ma­ter­ni­dad, un ele­men­to cen­tral en la pe­lí­cu­la. Ba­sa­da en una no­ve­la dis­tó­pi­ca y po­sa­po­ca­líp­ti­ca de Josh Ma­ler­man, un hí­bri­do de te­rror y cien­cia fic­ción, tra­ta so­bre una ame­na­za so­bre­na­tu­ral que ata­ca al mun­do: to­do el que ve a unas cria­tu­ras mis­te­rio­sas y ex­tra­ñas (que en al­gu­nas oca­sio­nes pa­re­cen in­vi­si­bles) se sui­ci­da de ma­ne­ra inex­pli­ca­ble. Eso obli­ga a los so­bre­vi­vien­tes a vi­vir en­ce­rra­dos en sus ca­sas y a ta­par­se los ojos cuan­do sa­len. La pro­ta­go­nis­ta, Ma­llo­rie, de­be atra­ve­sar un río con sus dos hi­jos pa­ra lle­gar a un re­fu­gio en el que fi­nal­men­te es­ta­rán se­gu­ros.

Jun­to con Sus­sa­ne Blair, Bu­llock lo­gró en­con­trar­le el la­do atrac­ti­vo a la his­to­ria, y, a pe­sar de al­gu­nos hue­cos en la tra­ma (co­mo que las cria­tu­ras nun­ca apa­re­cen ni se sa­be a cien­cia cier­ta qué son), re­sul­tan my emo­cio­nan­tes las es­ce­nas en que ella con los ojos ven­da­dos guía a dos pe­que­ños por el bos­que o en un bo­te, mien­tras tra­ta de es­qui­var los rá­pi­dos.

Mu­chos, sin em­bar­go, han cri­ti­ca­do el fi­nal por­que, su­pues­ta­men­te, da­ña la pe­lí­cu­la y cie­rra la tra­ma abrup­ta­men­te. En reali­dad, aun­que la con­clu­sión ori­gi­nal de la no­ve­la era mu­cho más ma­ca­bra, Blair y Bu­llock de­ci­die­ron cam­biar­la por una es­pe­ran­za­do­ra. Otra de esas de­ci­sio­nes arries­ga­das que la han ca­rac­te­ri­za­do a lo lar­go de su vi­da.

Con ellas ha lo­gra­do man­te­ner­se ac­ti­va en una edad fa­tal pa­ra otras ac­tri­ces de Holly­wood y ha sa­li­do ade­lan­te a pe­sar de mu­chas ad­ver­si­da­des. Co­mo le di­jo a El País de Ma­drid el año pa­sa­do: “No es tan

fá­cil hun­dir­me”.

A Bu­llock la acom­pa­ña un re­par­to lleno de es­tre­llas co­mo Tre­van­te Rho­des y John Mal­ko­vich. La ac­tua­ción de Bu­llock ha si­do una de las más des­ta­ca­das de su ca­rre­ra.

Las es­ce­nas en las que cru­za el bos­que con dos ni­ñosy los ojos ta­pa­dos sue­nan in­ve­ro­sí­mi­les, pe­ro ge­ne­ran mu­cho sus­pen­so al es­pec­ta­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.