BIE­NES­TAR

Vi­vir en un ho­gar des­or­ga­ni­za­do tie­ne un im­pac­to ne­ga­ti­vo pa­ra la sa­lud. Qui­ta tiem­po, cau­sa re­mor­di­mien­to, pe­ro tam­bién afec­ta la sa­tis­fac­ción de la vi­da y pro­du­ce otros sín­to­mas co­mo el can­san­cio y el es­trés. Es­ta es la evi­den­cia.

Semana (Colombia) - - Sumario -

El des­or­den en­fer­ma

LOS CIEN­TÍ­FI­COS le es­tán dan­do la ra­zón a Ma­rie Kon­do. Es­ta ja­po­ne­sa in­ven­tó el mé­to­do Kon­Ma­ri de or­ga­ni­za­ción y lim­pie­za, que es­ta se­ma­na se ha vuel­to vi­ral en re­des so­cia­les por el es­treno de su se­rie en Net­flix ¡A or­de­nar con Ma­rie Kon­do! La pro­duc­ción, de ocho ca­pí­tu­los, gi­ra en torno a un gru­po de fa­mi­lias nor­te­ame­ri­ca­nas que tie­nen al­go en co­mún: al­gún rin­cón de su ca­sa o el ho­gar com­ple­to son un au­tén­ti­co des­or­den. Los epi­so­dios de 40 mi­nu­tos mues­tran có­mo al­gu­nas de es­tas per­so­nas vi­ven ago­bia­das por la in­ca­pa­ci­dad de des­ha­cer­se de sus ob­je­tos: mon­ta­ñas de ro­pa, ju­gue­tes, li­bros, pa­pe­les, bol­sos, es­tan­te­rías, mue­bles y de­más ele­men­tos in­ne­ce­sa­rios.

La ob­se­sión de los in­ter­nau­tas por la se­rie de­mues­tra que la acu­mu­la­ción en los ho­ga­res es mu­cho más co­mún de lo pen­sa­do, a tal pun­to que ha pa­sa­do a con­ver­tir­se en un sín­to­ma co­ti­diano de la vi­da mo­der­na. Aun­que du­ran­te años la cien­cia ha de­ba­ti­do so­bre sus pros y sus con­tras, nun­ca ha exis­ti­do un con­sen­so. Los más op­ti­mis­tas, co­mo Eric Abraham­son y Da­vid H. Freed­man, au­to­res del li­bro Elo­gio del des­or­den: sus be­ne­fi­cios es­con­di­dos, afir­man que lle­var una vi­da po­co or­de­na­da es­ti­mu­la la crea­ti­vi­dad y pue­de desem­pe­ñar un pa­pel útil en los ne­go­cios, la crian­za de los hi­jos o la co­ci­na. Sin em­bar­go, una re­cien­te in­ves­ti­ga­ción de la Uni­ver­si­dad DePaul de Chica­go, pu­bli­ca­da en la re­vis­ta Cu­rrent

Psy­cho­logy, afir­ma to­do lo con­tra­rio: lle­var una exis­ten­cia des­pro­li­ja no ten­dría na­da po­si­ti­vo. Peor aún: im­pac­ta di­rec­ta­men­te en la sa­lud y en los ni­ve­les de in­sa­tis­fac­ción de vi­da.

Pa­ra pro­bar­lo, los ex­per­tos in­te­rro­ga­ron a tres gru­pos de adul­tos. En­tre ellos, es­tu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios de 20 a 30 años y adul­tos ma­yo­res de 50. Les pi­die­ron ca­li­fi­car fra­ses co­mo “Pa­go mis deu­das a tiem­po”, “La acu­mu­la­ción en mi ho­gar me mo­les­ta”o “De­bo mo­ver co­sas pa­ra po­der rea­li­zar cier­tas ac­ti­vi­da­des en mi ho­gar”. Al ana­li­zar sus res­pues­tas, los in­ves­ti­ga­do­res

EN­TRE EL 2 Y 5 POR CIEN­TO DE LOS ADUL­TOS SU­FREN DEL

SÍN­DRO­ME DE ACAPARADOR COMPULSIVO EN EL MUN­DO

con­clu­ye­ron que vi­vir en un ho­gar des­or­de­na­do no so­lo qui­ta tiem­po y cau­sa re­mor­di­mien­tos, sino que tie­ne un im­pac­to ne­ga­ti­vo en el bie­nes­tar men­tal, es­pe­cial­men­te en las mu­je­res, al au­men­tar los ni­ve­les de cor­ti­sol, la hor­mo­na del es­trés.

El psi­có­lo­go Jo­seph Fe­rra­ri, au­tor prin­ci­pal del es­tu­dio, lle­va dé­ca­das in­ves­ti­gan­do el ori­gen del des­or­den y su im­pac­to en el bie­nes­tar emo­cio­nal. Fe­rra­ri ex­pli­có a The New York Ti­mes que exis­te una re­la­ción di­rec­ta en­tre el des­or­den y la pro­cras­ti­na­ción. Se­gún el ex­per­to, las per­so­nas que vi­ven den­tro de es­te am­bien­te tie­nen di­fi­cul­ta­des pa­ra to­mar de­ci­sio­nes, lo que las lle­va

a “es­tar atra­pa­das en un círcu­lo vi­cio­so”.

Acu­mu­lar ob­je­tos “pue­de ir des­de la nor­ma­li­dad has­ta el

tras­torno”, di­ce la psi­có­lo­ga Cat­he­ri­ne Sa­la­man­ca. Pe­ro el pun­to de quie­bre lle­ga cuan­do la per­so­na en­cuen­tra pro­ble­mas pa­ra des­ha­cer­se de ob­je­tos sin im­por­tan­cia. Es­ta si­tua­ción cau­sa an­sie­dad, de­pre­sión y pro­ble­mas pa­ra so­cia­li­zar. “He­mos en­con­tra­do que el des­or­den dis­mi­nu­ye el in­te­rés por el ho­gar y la sa­tis­fac­ción con la vi­da”, di­ce Fe­rra­ri. “Las co­sas que te ha­cen fe­liz son im­por­tan­tes, pe­ro la pre­gun­ta es: ¿real­men­te ne­ce­si­tas tan­tas de ellas?”, agre­ga. Las afir­ma­cio­nes del ex­per­to se su­man a una se­rie de evi­den­cias que vie­nen aler­tan­do de vie­ja da­ta

so­bre las con­se­cuen­cias de es­te es­ti­lo de vi­da. Un tra­ba­jo pu­bli­ca­do en la re­vis­ta Jour­nal of Per­so­na­lity and So­cial Psy­cho­logy, en 2010, ya ad­ver­tía que los miem­bros de una fa­mi­lia que con­si­de­ran que su ho­gar es­tá ates­ta­do de ob­je­tos in­ne­ce­sa­rios o que ne­ce­si­ta más lim­pie­za tie­nen más pro­pen­sión a pre­sen­tar ni­ve­les ele­va­dos de cor­ti­sol a lo lar­go del día.

¿Por qué la acu­mu­la­ción o el des­or­den pro­vo­can una res­pues­ta emo­cio­nal tan fuer­te en el ce­re­bro y la sa­lud? Darby Sax­be, asis­ten­te aca­dé­mi­ca de Psi­co­lo­gía en la Uni­ver­si­dad del Sur de Ca­li­for­nia y au­to­ra prin­ci­pal del es­tu­dio, afir­mó que la reac­ción po­dría obe­de­cer a las ex­pec­ta­ti­vas es­ta­ble­ci­das por la so­cie­dad, en la que el ho­gar ideal de­be es­tar lim­pio y or­de­na­do.

Sa­la­man­ca afir­ma tam­bién que el he­cho de lle­gar to­dos los días a un ho­gar

caó­ti­co “pue­de ge­ne­rar una car­ga adi­cio­nal” y des­en­ca­de­nar pro­ble­mas men­ta­les o exa­cer­bar el can­san­cio. “La per­so­na sien­te que el tiem­po

no le al­can­za”. Por otra par­te, ad­vier­te que el des­or­den por sí mis­mo po­dría es­tar en­cu­brien­do una fal­ta de mo­ti­va­ción en la vi­da dia­ria, “re­la­cio­na­da con te­mas co­mo la tris­te­za y fal­ta de co­ne­xión con el mun­do”, ex­pli­ca.

Fe­rra­ri con­clu­ye que en reali­dad las per­so­nas no ne­ce­si­tan la ma­yo­ría de las co­sas que com­pran y que las pau­tas del mer­ca­do han con­ver­ti­do

los de­seos en ne­ce­si­da­des. “El des­or­den pue­de in­ter­fe­rir en la vi­da”, di­ce. “La gen­te se iden­ti­fi­ca con sus per­te­nen­cias y de­jar­las ir es di­fí­cil. Pe­ro hay un lí­mi­te de cuán­to po­de­mos te­ner”.

Aun­que Kon­do no tie­ne una for­ma­ción cien­tí­fi­ca, su sis­te­ma se ase­me­ja a lo que la psi­co­lo­gía re­co­mien­da pa­ra evi­tar caer en el sín­dro­me de acu­mu­la­dor compulsivo. Su mé­to­do Kon­Ma­ri en­se­ña que hay que ha­cer el or­den ca­te­gó­ri­ca­men­te. Co­men­zar por la ro­pa, lue­go con li­bros, pa­pe­les y ar­tícu­los di­ver­sos, y ter­mi­nar con co­sas sen­ti­men­ta­les. Una vez que ter­mi­na, la per­so­na de­be ha­cer­se la pre­gun­ta fi­nal: “¿Es­to me cau­sa

ale­gría?”. Si lo ha­ce, guár­de­lo. Si no lo ha­ce, pa­sa a la ca­nas­ta de do­na­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.