BRUE­GEL, EL IRRE­PE­TI­BLE

A 450 años de su muer­te, el mu­seo Kunst­his­to­ris­ches de Vie­na le de­di­ca la ma­yor mues­tra de la his­to­ria al fla­men­co Pie­ter Brue­gel el Vie­jo. Co­mo nun­ca an­tes, un es­pa­cio reúne ca­si la to­ta­li­dad de su vi­sio­na­ria obra.

Semana (Colombia) - - Sumario -

MU­CHO SE ES­pe­cu­la so­bre el pin­to­rPie­ter Brue­gel el Vie­jo. Teo­rías so­bre la fe­cha y el lu­gar de su na­ci­mien­to van y vie­nen, así co­mo acer­ca del ori­gen y or­to­gra­fía de su ape­lli­do, pe­ro na­die se atre­ve a cues­tio­nar su im­por­tan­cia en el pa­no­ra­ma ar­tís­ti­co. El mis­te­rio que ro­dea la vi­da de es­te fla­men­co del si­glo XVI, co­mo su­ce­de con Wi­lliam Sha­kes­pea­re, le su­ma in­tri­ga a una obra que sa­ca pro­ve­cho del di­cho “el dia­blo es­tá en los de­ta­lles”. El pai­sa­jis­ta más avan­za­do de su tiem­po desa­rro­lló la to­ta­li­dad de su obra en un lap­so de do­ce años, has­ta su muer­te en 1569. Más im­por­tan­te aún, im­preg­nó en sus vas­tos cua­dros cien­tos de ele­men­tos con los que co­mu­ni­ca un lai­cis­mo po­co vis­to en su épo­ca,que lo se­pa­ra de una de sus in­fluen­cias, Jhe­ro­ni­mus van Aken, el Bos­co.

Por su im­pac­to y re­le­van­cia, pa­ra mu­chos aman­tes de la plás­ti­ca la ex­hi­bi­ción re­tros­pec­ti­va Pie­ter Brue­gel: Una

vez en la vi­da, que le de­di­ca el mu­seo Kunst­his­to­ris­ches de Vie­na, no es el even­to más im­por­tan­te de la tem­po­ra­da, sino del año. Se­bas­tian Smee, crí­ti­co de ar­te del dia­rio The

Was­hing­ton Post, des­ta­ca que si bien pa­re­ce sim­ple, “es un enor­me lo­gro re­unir más de tres cuar­tas par­tes de la obra

atri­bui­da a Brue­gel, y más de la mi­tad de sus di­bu­jos y gra­ba­dos”. Y re­sul­ta es­pe­cial por­que va­rias ve­ces al­guien in­ten­tó re­unir su obra pa­ra una mues­tra dig­na de su im­por­tan­cia, pe­ro so­lo aho­ra se ma­te­ria­li­zó. En 1969, pa­ra con­me­mo­rar los 400 años de su muer­te, una ini­cia­ti­va pa­re­ci­da se fue al tras­te, pues po­cos mu­seos y co­lec­cio­nis­tas qui­sie­ron po­ner en ries­go las obras, tan in­va­lua­bles co­mo frá­gi­les (en su

ma­yo­ría he­chas en del­ga­dos ta­blo­nes de ma­de­ra).

La mues­tra tie­ne lu­gar en el úni­co mu­seo en el que hu­bie­ra po­di­do rea­li­zar­se, pues el Kunst­his­to­ris­ches ya os­ten­ta 12 de los 40 cua­dros que se le atri­bu­yen a Brue­gel. Pe­ro sin los apor­tes cla­ve del mu­seo Boij­mans Van Beu­nin­gen de Ró­ter­dam, el Mu­seo del Pra­do de Ma­drid y la co­lec­ción de Er­nes­to de Habs­bur­go, en­tre otras, la mues­tra hu­bie­ra que­da­do co­ja. La coor­di­na­ción en­tre los mu­seos y aca­dé­mi­cos in­vo­lu­cra­dos fue ti­tá­ni­ca, de ahí que sus or­ga­ni­za­do­res y cu­ra­do­res la con­si­de­ren un mi­la­gro irre­pe­ti­ble.

Brue­gel re­vo­lu­cio­nó su dis­ci­pli­na. Más que li­mi­tar­se a mos­trar, na­rra, y en esa na­rra­ción pic­tó­ri­ca in­te­gra la sá­ti­ra y la crí­ti­ca so­cial. La ri­que­za de par­ti­cu­la­ri­da­des en sus pin­tu­ras sal­ta a la vis­ta y re­fle­ja –a su ma­ne­ra– la so­cie­dad en la que vi­vió. En­tre va­rias apues­tas par­ti­cu­la­res op­tó por ig­no­rar la ten­den­cia pre­do­mi­nan­te de ri­di­cu­li­zar a los cam­pe­si­nos y su­mó de­ta­lles có­mi­cos en sus obras.

Más allá del aná­li­sis, las pin­tu­ras de Brue­gel cau­ti­van. En las Wim­mel­bil­der, tres de sus pie­zas tem­pra­nas en­tre las que bri­lla Jue­gos de ni­ños, cien­tos de per­so­na­jes, fi­gu­ras y pe­cu­lia­ri­da­des se en­fras­can en jue­gos co­mo la ga­lli­na cie­ga, aún vi­gen­te. Sa­bi­ne Haag, di­rec­to­ra del mu­seo, exal­ta la im­po­nen­te sa­ga de seis pin­tu­ras de Brue­gel so­bre las es­ta­cio­nes, en­tre las cua­les se des­ta­ca Los ca­za­do­res en

la nieve, que ins­pi­ró a cien­tos de pin­to­res a re­tra­tar la más fría de las tem­po­ra­das. Im­pre­sio­nan sus dos fan­tás­ti­cas pin­tu­ras de la to­rre de Ba­bel, reuni­das por pri­me­ra vez en si­glos, y, co­mo pun­to más al­to, la ex­hi­bi­ción des­plie­ga El

triun­fo de la Muer­te, una obra maes­tra en la que el ar­tis­ta sa­ca su la­do más os­cu­ro, su ho­rror y su pá­ni­co.

Gra­cias a los avan­ces tec­no­ló­gi­cos, la re­tros­pec­ti­va tam­bién pre­sen­ta un aná­li­sis pa­so a pa­so de al­gu­nas de sus obras. Re­ve­la así el di­bu­jo ini­cial y el pro­ce­so de su rea­li­za­ción en cua­dros co­mo Pa­re­ja de mo­nos en­ca­de­na­dos y Los ca­za­do­res en la nieve. Por su

par­te, el cua­dro El ca­mino del

cal­va­rio se pre­sen­ta sin mar­co, un de­ta­lle que per­mi­te apre­ciar­lo tal co­mo lo vio el ar­tis­ta en su ta­ller.

Brue­gel, tan vi­gen­te co­mo uni­ver­sal, pro­vo­ca en ca­da es­pec­ta­dor la ne­ce­si­dad de que­dar­se fren­te a sus cua­dros ho­ras en­te­ras, pa­ra des­cu­brir sus múl­ti­ples de­ta­lles. Por eso, una mues­tra co­mo es­ta, co­mo ano­ta­ron es­pec­ta­do­res y re­se­ñis­tas, co­me­tió el pe­ca­do de no ha­ber dis­pues­to el tiem­po su­fi­cien­te pa­ra la enor­me de­man­da de pú­bli­co que des­de ha­ce se­ma­nas en­con­tró la bo­le­te­ría ago­ta­da.

1. El triun­fo de la Muer­te. Cir­ca 1562. Mu­seo Na­cio­nal del Pra­do, Ma­drid.2. Ca­za­do­res en la nieve. 1565. Mu­seo Kunst­his­to­ris­ches, Vie­na.3. La to­rre de Ba­bel. 1563. Mu­seo Kunst­his­to­ris­ches, Vie­na.4. El com­ba­te en­tre don Car­nal y do­ña Cua­res­ma. 1559. Mu­seo Kunst­his­to­ris­ches, Vie­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.