BIO­GRA­FÍA

Los abue­los de la di­rec­to­ra Da­nie­la Abad re­fle­jan ca­ras opues­tas de la his­to­ria re­cien­te de Co­lom­bia. En The Smi­ling Lom­ba­na, su se­gun­do do­cu­men­tal, el nar­co­trá­fi­co com­par­te pro­ta­go­nis­mo con el ar­te.

Semana (Colombia) - - Sumario -

El Lom­ba­na se­cre­to

LA SE­GUN­DA PE­LÍ­cu­la de la an­tio­que­ña Da­nie­la Abad re­ve­la a un per­so­na­je tan en­can­ta­dor co­mo com­ple­jo.Des­pués de di­ri­gir Car­ta a una som­bra (2015), una exal­ta­ción más bien pla­na de su abue­lo pa­terno Héc­tor Abad Gó­mez, la di­rec­to­ra es­cu­dri­ña en el ar­chi­vo fa­mi­liar pa­ra na­rrar la his­to­ria de su abue­lo materno, Ti­to Lom­ba­na, un hu­mil­de es­cul­tor cos­te­ño cu­ya vi­da dio múl­ti­ples gi­ros, in­clui­do su pa­so por una cel­da en Es­ta­dos Uni­dos.

“Me acer­qué a él con la cu­rio­si­dad in­ge­nua de des­cu­brir a al­guien que me ha­bían ocul­ta­do. Cuan­do su­pe lo que ha­bía pa­sa­do, se vol­vió ca­da vez más in­có­mo­do pa­ra la fa­mi­lia. En mu­chos ca­sos sen­tí que mi abue­la y mi ma­má lle­ga­ron a des­con­fiar de la bue­na fe de mis pre­gun­tas. Mu­chas ve­ces en­fren­té el di­le­ma éti­co de pre­gun­tar­me has­ta qué pun­to esa his­to­ria me per­te­ne­cía. A ellas, la pe­lí­cu­la no les gus­tó”, afir­ma Abad.

Tes­ti­mo­nios, fo­tos, vi­deos y re­cor­tes de pren­sa le per­mi- ten a la di­rec­to­ra re­mo­ver lo ba­rri­do ba­jo la alfombra, pa­ra tra­zar un retrato que vin­cu­la a su fa­mi­lia con esa cur­va en­tre el ori­gen hu­mil­de y la cul­tu­ra tra­que­ta que mu­chos atra­ve­sa­ron gra­cias a la fór­mu­la que con­ju­ga­ba el arri­bis­mo con la opor­tu­ni­dad del di­ne­ro fá­cil.

Ti­to Lom­ba­na ya ha­bía re­co­rri­do ese ca­mino por otros me­dios. Tras un pro­me­te­dor ini­cio co­mo es­cul­tor, con pie­zas que le die­ron la opor­tu­ni­dad de lle­gar be­ca­do a Eu­ro­pa, se ca­só con la hi­ja de un ri­co in­ge­nie­ro ita­liano. Al re­gre­sar al país, a fi­na­les de los años cin­cuen­ta, se es­ta­ble­ció en Me­de­llín jun­to con su es­po­sa Lau­ra y sus dos hi­jas. Des­pués de ca­si una dé­ca­da de idí­li­ca vi­da fa­mi­liar, Lom­ba­na co­men­zó a co­dear­se con los nue­vos ri­cos de la ciu­dad, con un rol que ex­plo­ta­ba al má­xi­mo su tra­yec­to­ria ar­tís­ti­ca y su re­cien­te vi­da en Eu­ro­pa.

Esa capa de la so­cie­dad que se ha­bía en­ri­que­ci­do de ma­ne­ra ver­ti­gi­no­sa aho­ra in­ten­ta­ba en­ca­jar so­cial­men­te, y eso ocu­rría por os­ten­tar su ver­sión del buen gus­to. Res­pec­to a ello, el his­to­ria­dor y po­li­tó­lo­go Pe­trit Ba­que­ro, au­tor de El ABC de la ma­fia (2012), sos­tie­ne: “Por sus már­ge­nes de es­pe­cu­la­ción, el ar­te era muy pro­cli­ve pa­ra el la­va­do de di­ne­ro. Los miem­bros de esa cla­se emer­gen­te se ase­so­ra­ban con per­so­na­jes que, por lo me­nos en el dis­cur­so, da­ban a en­ten­der que sa­bían del te­ma. Al­gu­nos de ellos tam­bién aca­ba­ron me­ti­dos

en el ne­go­cio del trá­fi­co. In­clu­so hay quie­nes di­cen que a me­dia­dos de los ochen­ta Fi­del Cas­ta­ño ase­so­ra­ba a mu­chos nar­co­tra­fi­can­tes de Me­de­llín en sus com­pras de ar­te”.

Ayu­da­ba a de­co­rar ca­sas re­ple­tas de li­bros com­pra­dos por me­tro, cua­dros de ca­ba­llos y ja­cuz­zis equi­pa­dos con ca­le­tas. Pron­to, Ti­to se de­jó lle­var por la ten­ta­ción y pa­só de ser em­plea­do de los tra­fi­can­tes a con­ver­tir­se en uno de ellos. A lo lar­go de su pe­lí­cu­la, Abad in­ten­ta di­lu­ci­dar ese pun­to

de gi­ro. “Me pre­gun­to qué ne­ce­si­dad te­nía él de me­ter­se en eso. Por un la­do, sien­to que en ge­ne­ral la am­bi­ción fun­cio­na de esa ma­ne­ra pa­ra­dó­ji­ca: los que más tie­nen son los que más quie­ren. Y, por otra par­te, he lle­ga­do a pen­sar que él se abu­rría de to­do, que ne­ce­si­ta­ba al­go dis­tin­to. Mi abue­la siem­pre di­jo que a él le in­co­mo­da­ban las re­glas, y ha­cer al­go así le da­ba una ra­zón, un pi­can­te. Creo que real­men­te él no te­nía un plan y que iba ha­cien­do lo que le da­ba la ga­na”.

Co­mo ocu­rre en San­tia­go y El in­ten­so aho­ra, las dos ex­cep­cio­na­les pe­lí­cu­las del bra­si­le­ño João Mo­rei­ra Sa­lles, en

The Smi­ling Lom­ba­na una ín­ti­ma bio­gra­fía fa­mi­liar se con­vier­te en el pre­tex­to pa­ra ha­blar de una so­cie­dad y su his­to­ria. En el ca­so co­lom­biano, una his­to­ria en la que mu­chas ve­ces se han cru­za­do la ge­nia­li­dad y el cri­men.

Aman­te de los ca­rros, Ti­to Lom­ba­na se pa­vo­nea­ba por las ca­lles de Me­de­llín en su MG clá­si­co. Lo­gró su pie­za más re­co­no­ci­da co­mo es­cul­tor con los Za­pa­tos vie­jos de Car­ta­ge­na, obra que su her­mano Héc­tor man­dó des­truir y cons­tru­yó de nue­vo con su nom­bre.

Abad es­tre­na­rá su do­cu­men­tal el jue­ves 17 de enero.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.