CI­NE

Es­ta ver­sión es­ta­dou­ni­den­se de una pe­lí­cu­la is­rae­lí man­tie­ne la preo­cu­pa­ción so­bre el com­pro­mi­so de los maes­tros con el desa­rro­llo de sus es­tu­dian­tes.

Semana (Colombia) - - Sumario - Por Ma­nuel Kal­ma­no­vitz G.

La maes­tra de kín­der

Tí­tu­lo ori­gi­nal: The Kin­der­gar­ten

Tea­cher Año: 2018

País: Es­ta­dos Uni­dos

Di­rec­tor: Sa­ra Co­lan­ge­lo

Guion: Sa­ra Co­lan­ge­lo, ba­sa­do en el guion de Na­vid La­pid

Ac­to­res: Mag­gie Gy­llen­haal y Par­ker Se­vak

Du­ra­ción: 96 min

EL OTRO DÍA EN­CON­tré una ci­ta del poe­ta chi­leno Ni­ca­nor Pa­rra:

“El poe­ta no cum­ple su pa­la­bra si no cam­bia el nom­bre

de las co­sas”. Ahí, com­pri­mi­do, po­dría uno ver la ne­ce­si­dad de la poe­sía (re­no­var los nom­bres pa­ra, así, re­no­var tam­bién nues­tras per­cep­cio­nes y for­mas de en­ten­der), que es uno de los ele­men­tos cen­tra­les de es­ta pe­lí­cu­la.

Ba­sa­do en una pro­duc­ción is­rae­lí del mis­mo nom­bre, es­tre­na­da en ese país ha­ce un par de años y adap­ta­da por la di­rec­to­ra Sa­ra Co­lan­ge­lo (Pe­que­ños ac­ci­den­tes), La maes­tra de kín­der si­gue a Jimmy (Par­ker Se­vak), un ni­ño de cin­co años que en­tra en una es­pe­cie de tran­ces en los que ca­mi­na pa­ra arri­ba y pa­ra aba­jo ha­blan­do pa­ra sí e in­ven­tán­do­se lo que su maes­tra, Li­sa Spi­ne­lli (Mag­gie Gy­llen­haal), con­si­de­ra poe­mas ge­nia­les. “Tie­ne un don”, di­ce ella. “El ni­vel de poe­sía que es­cri­be ex­ce­de su edad”.

Pe­ro, ¿qué ha­cer con se­me­jan­te des­cu­bri­mien­to? ¿Es ló­gi­co pen­sar en ge­nia­li­dad tra­tán­do­se de un chi­co tan pe­que­ño? ¿No es una car­ga ex­ce­si­va?

Ese es el asun­to que es­ta pe­lí­cu­la desa­rro­lla fría­men­te: la ma­ne­ra co­mo los adul­tos pro­yec­tan en los me­no­res un mun­do po­si­ble que qui­zá no ten­ga mu­cho que ver con lo que les ha to­ca­do a ellos.

Así, el fe­nó­meno de la in­fan­cia se vuel­ve no so­lo el del desa­rro­llo de un in­di­vi­duo, sino el de to­do un mun­do don­de ese in­di­vi­duo exis­ti­rá, y que no se sa­be qué tan pa­re­ci­do o di­fe­ren­te sea del que les to­có a los adul­tos que lo ro­dean. En esa in­cer­ti­dum­bre, la pe­lí­cu­la lo­gra de­li­near un es­pa­cio don­de ca­be tan­to la es­pe­ran­za co­mo la preo­cu­pa­ción.

“Creo que te­ne­mos un Mo­zart”, le ex­pli­ca la maes­tra al pa­dre del ni­ño que la oye es­cép­ti­co de la ge­nia­li­dad y del va­lor de la poe­sía. “Mo­zart fue edu­ca­do por re­yes y rei­nas. Le ma­sa­jea­ban las ma­nos, le da­ban dul­ces mien­tras to­ca­ba el piano y Jimmy no tie­ne eso”. Pe­ro ¿qué cla­se de ma­sa­jes les ser­vi­rán a los poe­tas? ¿No ne­ce­si­ta la poe­sía un com­ple­men­to en ex­pe­rien­cia vi­vi­da que un ni­ño de seis años sim­ple­men­te no pue­de te­ner?

Hay dos ele­men­tos im­por­tan­tes que te­nían más pre­sen­cia en la pe­lí­cu­la is­rae­lí, que la ha­cían más re­don­da y ayu­da­ban a pro­fun­di­zar en sus te­mas: el ca­rác­ter re­li­gio­so de las poe­sías del ni­ño con la con­si­guien­te po­si­bi­li­dad de la ins­pi­ra­ción di­vi­na, y la for­ma en que las ac­ti­vi­da­des cul­tu­ra­les, en­tre ellas la poe­sía, tie­nen un es­pa­cio re­du­ci­do en un mun­do que pri­vi­le­gia las ci­fras, lo co­yun­tu­ral y lo ma­te­rial.

Sin es­tos re­fuer­zos es­truc­tu­ra­les, la fuer­za de es­ta pe­lí­cu­la re­cae so­bre to­do en el pa­pel de la maes­tra, que gra­cias a Gy­llen­haal, ofre­ce una ga­ma creí­ble y ma­ti­za­da de mo­men­tos que van de la ter­nu­ra a la com­ba­ti­vi­dad, del or­gu­llo a la ver­güen­za, de la du­re­za a la em­pa­tía.

Aun­que su fi­nal se sien­te apre­su­ra­do, la pe­lí­cu­la nos re­cuer­da el re­to que im­pli­ca la edu­ca­ción pen­sa­da no so­lo co­mo un ejer­ci­cio en el pre­sen­te de los in­vo­lu­cra­dos, sino co­mo al­go que pue­de trans­for­mar el mun­do fu­tu­ro que to­dos ha­bi­ta­re­mos.

Mag­gie Gy­llen­haal y Par­kerSe­vak pro­ta­go­ni­zan una his­to­ria que fluc­túa en­tre la es­pe­ran­za y la preo­cu­pa­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.