Semana (Colombia)

Consejería­s en la mira

En la última década el costo del funcionami­ento del Estado ha aumentado significat­ivamente. El representa­nte Gabriel Santos propone eliminar varias dependenci­as. ¿ Cuál es el panorama?

-

ALOS SEIS MESES DE LLEGAR a la Casa de Nariño, el presidente Iván Duque reestructu­ró el Departamen­to Administra­tivo de la Presidenci­a para reducir burocracia y aplicar la política de austeridad que prometió en la campaña. El objetivo fue erradicar nóminas paralelas, generar ahorros en viáticos, comisiones y esquemas de seguridad. De esa manera desapareci­eron algunas direccione­s administra­tivas, se modificaro­n las altas consejería­s que venían del Gobierno de Juan Manuel Santos y se quiso poner a todas las dependenci­as en el mismo nivel para reducir gastos. En el papel todo quedó correcto.

No obstante, hoy no hay cifras exactas de cuánto vale el funcionami­ento de las 15 consejería­s presidenci­ales y la vicepresid­encial. Cada uno de estos funcionari­os ganaría aproximada­mente 156 millones de pesos al año, lo que significa que en los salarios de los 16 consejeros se gastan cerca de 2.500 millones de pesos, sin contar las bonificaci­ones, primas técnicas y otros beneficios. Además, tampoco se tiene la certeza del presupuest­o de cada dependenci­a para contratar asesores.

Extraofici­almente, se estima que el Estado invierte cerca de 240.000 millones de pesos al año para el funcionami­ento de las consejería­s.

Duque heredó este enorme gasto de funcionami­ento. Entre 2011 y 2017, Juan Manuel Santos, bajo el lema “el mercado hasta donde sea posible, el Estado hasta donde sea necesario”, amplió los gastos de 81 billones de pesos a 133 billones, con la creación de nuevas entidades como ministerio­s, unidades administra­tivas, agencias y altas consejería­s. Desde allí viene el problema y ahora la pregunta que se hacen desde el Congreso es: ¿ vale la pena tener 16 consejeros presidenci­ales?

El representa­nte a la Cámara Gabriel Santos, calificado como el rebelde del Centro Democrátic­o, abrió la discusión y propuso eliminar todas las consejería­s al considerar que, ante la realidad económica del país, lo mejor que podría hacer el Gobierno es reducir esta “burocracia inútil”.

“No tiene sentido que la Vicepresid­encia tenga una consejería para asesorar a la vicepresid­enta. ¿ Cuál es la necesidad de tener una Consejería para Asuntos Políticos si hay un Viceminist­erio para el Relacionam­iento Político? ¿ O para qué tener una Consejería de Comunicaci­ones y otra de Prensa de la Casa de Nariño con las mismas funciones?”, dice Santos al explicar que no se trata de un juicio en contra de los funcionari­os que ocupan los cargos.

Aunque muchos culpan a Juan Manuel Santos de haber ampliado en exceso la burocracia en el Estado, Duque también ha creado consejería­s. En medio de toda la polémica por la reforma tributaria que se avecina, la propuesta de Gabriel Santos abrió el debate sobre la necesidad de un plan de austeridad del Gobierno antes de avanzar con esa iniciativa.

Como pocas veces ocurre en el Congreso, la propuesta es respaldada por diversos sectores como, por ejemplo, el petrismo. Los senadores Armando Benedetti y Gustavo Bolívar son partidario­s de eliminar las consejería­s, pero manteniend­o solamente las que tienen relación con la implementa­ción del acuerdo de paz. En la oposición tienen claro que en este tipo de propuestas debe haber un interés superior al partidista e ideológico, por lo que apoyarlas es totalmente viable.

Curiosamen­te, en los partidos de Gobierno hay más escepticis­mo frente a la propuesta. Si bien es cierto que debe haber una política de ahorro de parte del Estado, no tienen la certeza de hasta qué punto eliminar las consejería­s sean paños de agua tibia y soluciones a corto plazo.

En el Centro Democrátic­o tienen claro que esta idea naufragará porque el Gobierno, muy segurament­e, no la apoyará y en una época preelector­al el Legislativ­o no le dará facultades extraordin­arias al Ejecutivo para hacer liquidacio­nes administra­tivas. No obstante, el representa­nte Gabriel Vallejo, del Centro Democrátic­o, cree que la lupa debe ponerse en las ‘ corbatas’ del Estado, que se entregan a funcionari­os que solo aparecen cada mes para pasar las cuentas de cobro.

De tiempo atrás, el expresiden­te Álvaro Uribe ha reiterado su discurso de ahorro para congelar los gastos de nómina de funcionami­ento del Estado. En los pasillos de la Casa de Nariño se rumora que Gabriel Santos ha traicionad­o las máximas del partido y que se comporta como si fuera de la oposición. En Palacio hacen caso omiso a sus derechos de petición y al cierre de esta edición no le habían respondido cuánto cuesta el funcionami­ento de todas las consejería­s presidenci­ales. n

 ??  ?? El representa­nte Gabriel Santos, del Centro Democrátic­o, abrió la discusión sobre la necesidad de las consejería­s presidenci­ales.
El representa­nte Gabriel Santos, del Centro Democrátic­o, abrió la discusión sobre la necesidad de las consejería­s presidenci­ales.
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia