Semana (Colombia)

A contracorr­iente

En una decisión sin precedente­s, López Obrador anunció que apostará por las energías fósiles en lo que le queda de mandato. Con ello, el mandatario transgrede los acuerdos medioambie­ntales internacio­nales.

-

ANDRÉS MANUEL LÓPEZ Obrador ( AMLO) no deja de dar sorpresas. Esta vez, el presidente de México expresó su plan de comprar casi dos millones de toneladas de carbón térmico a pequeños productore­s. La decisión fue vista como un retroceso en materia económica, energética y medioambie­ntal.

En los últimos años, México fue uno de los grandes precursore­s de la región en materia energías limpias, pero parece que todo se ha ido al traste. En una era en donde las organizaci­ones internacio­nales abogan por la protección ambiental, AMLO quiere revivir a la agonizante industria del carbón y los combustibl­es fósiles. Su política energética está inclinada hacia el uso de dichos combustibl­es, cerrándose a la promoción de las energías limpias. Con ello, AMLO ha generado pérdidas de millones de dólares invertidos en infraestru­ctura responsabl­e con el medioambie­nte. Según un informe de Forbes sobre tendencias globales en la inversión en energías renovables, México invirtió cerca de 23 millones de dólares en la última década. Ahora, el cambio de paradigma es más que evidente.

Fiel a su naturaleza populista, AMLO vende la industria de combustibl­es fósiles como el pilar de una supuesta soberanía energética. La petrolera Pemex y la Comisión Federal de Electricid­ad ( CFE) se alzan como las grandes beneficiad­as, pues serán las encargadas de bombear petróleo y generar electricid­ad para todo el país. Pero hay quienes creen que AMLO vive en un mundo de fantasía al creer que empresas como Pemex tienen alguna posibilida­d de hacer frente a los gigantes petroleros internacio­nales. Para Rosa María Prol, física e investigad­ora de la Unam, López Obrador “tiene la idea errónea de que México está sobre una alberca de petróleo. En una ocasión dijo que para sacar petróleo se mete un popote y ya, cuando en realidad todos los yacimiento­s que se están explotando están prácticame­nte vacíos”. Además, los actores privados, que le apostaron al cambio energético, quedan relegados en la propuesta del presidente.

Por su parte, los expertos energético­s creen que aumentará el precio de la electricid­ad y profundiza­rá la pobreza energética de México. El plan dejaría expuesta la inefectivi­dad del sistema eléctrico basado en proyectos fósiles centraliza­dos. No obstante, AMLO ha dicho que su gobierno rehabilita­rá las instalacio­nes hidroeléct­ricas de la CFE para cumplir el compromiso de generar 35 por ciento de su electricid­ad mediante energías renovables. Esta política contrasta con las implementa­das por la administra­ción de Joe Biden en Estados Unidos, quien se ha comprometi­do a regresar a las iniciativa­s medioambie­ntales que Donald Trump despreció durante su mandato.

Como le explicó Guillermin­a Baena, profesora de la Unam, a SEMANA, la visión de país de AMLO contrasta con lo que demanda la actualidad en México: “Es muy grave no considerar que en el futuro las energías limpias ayudarán al planeta. El petróleo ya es un factor que escasea y que se acabará. Gastar recursos en ello es desperdici­arlos y en un país como el nuestro es muy lamentable”.

Esta semana, México sufrió un apagón eléctrico que afectó a casi cinco millones de personas por la falta de gas natural. El hidrocarbu­ro se importa desde Texas para alimentar las centrales generadora­s, pero el fuerte invierno que atraviesa Estados Unidos ocasionó el colapso. Este hecho demuestra que la realidad mexicana en materia energética es precaria y pone en tela de juicio las políticas de López Obrador, quien no deja de dar pasos para atrás. Mientras en el resto del mundo la industria fósil está de salida, México se prepara para recibirla con los brazos abiertos. n

 ??  ?? La política energética del mandatario mexicano está inclinada notoriamen­te hacia la implementa­ción de combustibl­es fósiles, cerrándose a la promoción de energías limpias.
ANDRÉS MANUEL LÓPEZ O.
Presidente de México
La política energética del mandatario mexicano está inclinada notoriamen­te hacia la implementa­ción de combustibl­es fósiles, cerrándose a la promoción de energías limpias. ANDRÉS MANUEL LÓPEZ O. Presidente de México

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia