Semana (Colombia)

Santiago Uribe: versiones cruzadas

En pocos días se dictará sentencia en el caso del hermano del expresiden­te Álvaro Uribe. La Fiscalía asegura tener argumentos sólidos para la condena. La defensa ha tratado de desvirtuar a los principale­s testigos y hasta habla de un complot.

-

HAN PASADO CASI 25 AÑOS desde que fue abierta la investigac­ión por concierto para delinquir agravado y homicidio contra Santiago Uribe, hermano del expresiden­te Álvaro Uribe. Aunque hubo un inhibitori­o en 1999, y el proceso estuvo durmiendo por cerca de una década en los anaqueles de la Justicia, en 2010 se reactivó. Desde entonces, la Fiscalía ( que pide la condena) y la defensa han cruzado pruebas. Cumplidos los alegatos, el juez debe tomar la determinac­ión.

En síntesis, se debe responder a dos preguntas en torno a Santiago Uribe: ¿ formó parte del grupo paramilita­r los Doce Apóstoles? ¿ Ordenó o autorizó el asesinato del conductor de chiva Camilo Barrientos?

En el Tribunal de Medellín han desfilado testigos, versiones, pruebas, reversazos, y se ha controvert­ido la existencia de los Doce Apóstoles; pero el caso ha girado en torno a un puñado de testigos que señalan a Uribe como uno de los jefes de la organizaci­ón criminal y que son duramente cuestionad­os por la defensa.

El juicio en la mesa está así: la Fiscalía pide condena contra Santiago Uribe por concierto para delinquir agravado, como presunto fundador de los Doce Apóstoles; y homicidio agravado, por la muerte del conductor Barrientos. La Procuradur­ía respalda la acusación por la creación del grupo paramilita­r; en cuanto al asesinato, considera que las pruebas son insuficien­tes para señalar su responsabi­lidad.

LOS TESTIGOS

Juan Carlos Meneses fue comandante de la Policía para la época en la que ocurrieron los hechos achacados a Santiago Uribe. Confesó y fue condenado por el asesinato del conductor Camilo Barrientos, y asegura que esta muerte tuvo el aval del ganadero. Además que, en enero de 1994, al llegar como comandante, el capitán saliente, Pedro Manuel Benavides, le informó que se había conformado un grupo paramilita­r financiado por Santiago Uribe, se lo presentaro­n como la persona que lideraba y a quien le debía rendir cuentas.

Meneses apareció denunciand­o a Santiago Uribe en mayo de 2010, en Buenos Aires, Argentina, acompañado en un evento del premio nobel de paz Adolfo Pérez Esquivel, asegurando que no había hablado por temor a que lo mataran.

La defensa ha buscado desvirtuar al testigo Meneses. Primero, porque la descripció­n que hizo de Uribe era de un tipo alto, trigueño y fornido, contrario a la figura de Santiago, un hombre blanco, de estatura media y delgado. Frente a la descripció­n física hay un detalle que pasó por alto. Aseguró que se estrecharo­n la mano cuando los presentaro­n, pero no notó que le faltaba el dedo meñique, lo que se hizo evidente de forma cinematogr­áfica en el proceso cuando el abogado Granados le hizo mostrar la mano.

Para la fecha en que supuestame­nte se conocieron, según la defensa, era imposible el encuentro. Santiago Uribe era administra­dor de la finca La Carolina, dedicada a la crianza de toros de lidia, y por esos días, entre el 3 y el 7 de enero, se encontraba a 300 kilómetros, en la Feria de Manizales. Este hecho lo demostraro­n con fotos de periódicos de la fecha, en las que aparece el hermano del expresiden­te.

La Fiscalía tiene como prueba el testimonio del escolta de Meneses, el exagente de la Policía Alexánder Amaya, también condenado por el asesinato de Camilo Barrientos. Desde 1996, en varias ocasiones había vinculado a Uribe con la conformaci­ón del grupo paramilita­r y aseguró que la muerte de Barrientos, como represalia por un enfrentami­ento que él ( Amaya) tuvo con el conductor, fue consultada con Santiago Uribe y él autorizó.

Amaya, en su testimonio de 1996, dijo: “Santiago se quedaba pendiente del radio, andaba con una ametrallad­ora Ingram dentro del carro. Era el jefe”.

Para la Fiscalía es un testigo “directo, potente y contundent­e”, pero quedó en entredicho en 2018 cuando fue citado a declarar y dijo que no recordaba nada. Afirmó reiteradam­ente que no se acordaba ni de su pasada declaració­n ni de lo sucedido en Yarumal.

Otra ficha clave es Eunicio Pineda, quien trabajó, entre 1993 y 1994, en la finca El Buen Suceso, cercana a La Carolina. Aseguró que esta última era el centro de operacione­s de los Doce Apóstoles, y lo sabía porque ayudaba con el cuidado del ganado y ordeño de las vacas. Por su declara

ción se ordenó la captura de Santiago Uribe por dos años, desde febrero de 2016 hasta marzo de 2018.

Pineda hizo la acusación desde Madrid, España. Dijo que salió huyendo de Yarumal, porque escuchó una conversaci­ón en la que decían que sabía mucho y que lo iban a matar. Asegura que fue torturado por los Doce Apóstoles, le sacaron los dientes con alicates y le dispararon por la espalda.

La defensa lo contradice con el argumento de que en La Carolina solo había ganado de lidia, no había para ordeñar. Para Granados este no es un testigo competente, pues, de acuerdo con un peritaje, sufre de esquizofre­nia paranoide y distorsion­a la realidad. En este caso se enfrentan con la versión de la Fiscalía, cuyo dictamen de Medicina Legal se refiere a estrés postraumát­ico por las torturas, pero se encuentra en condicione­s plenas para dar su versión.

La Fiscalía localizó a quien era la compañera sentimenta­l de Pineda, Luz Marina Escudero, y asegura que él se fue el 31 de diciembre de 1993 a visitar a su mamá y nunca volvió. Negó que trabajara en La Carolina.

Otra de las cartas de la Fiscalía es Olguán de Jesús Agudelo, exparamili­tar condenado por dos asesinatos y extorsión, quien explicó el funcionami­ento de la organizaci­ón, y las “listas negras” con personas viciosas, ladrones, y con vínculos en las milicias de la guerrilla. Aseguró que formó parte de los Doce Apóstoles como patrullero, no como mando, y que vio a

Uribe hablando con paramilita­res, como Julián Bolívar.

Según los argumentos de Jaime Granados, se trata de un exparamili­tar que perteneció a una organizaci­ón criminal denominada los Costeños, que operó después de 1997 ( posterior a los hechos que se investigan). Julián Bolívar lo desmintió.

LOS DOCE APÓSTOLES

La existencia del grupo de los Doce Apóstoles, llamado así porque uno de sus miembros habría sido el fallecido sacerdote Gonzalo Javier Palacio, es otro tema de debate en el juicio. Para la Fiscalía es un hecho que operaba entre los municipios de Yarumal y Campamento en la misma época en que Álvaro Uribe era gobernador. La hace responsabl­e de cerca de 300 asesinatos.

Basa su tesis en fallos del Consejo de Estado de 2012 y 2013, testimonio­s como el del exalcalde de Yarumal y la personera de la época, y en informes de Policía Judicial. Además, es un caso sobre el cual la JEP ya tiene abierta una investigac­ión; justamente, Meneses se encuentra en libertad, porque el tribunal transicion­al lo aceptó como testigo.

La defensa ha controvert­ido esta versión. Considera que la Fiscalía convirtió a un grupo de sicariato y limpieza social en la génesis del paramilita­rismo en Antioquia.

Dice que los informes de Policía Judicial no tienen valor probatorio y que, si así fuera, no demuestran ninguna relación con Uribe.

SUPUESTO COMPLOT

En el juicio se evalúan hechos de mediados de la década de los noventa, el paramilita­rismo y la coincidenc­ia con la gobernació­n de Uribe. Pero la defensa de Granados expone una tesis fuera de ese contexto. Señala con beneficios a las ONG que abiertamen­te han estado en contra del expresiden­te a cambio de los testimonio­s en los casos de Juan Carlos Meneses y Eunicio Pineda. Plantea una persecució­n del exfiscal Eduardo Montealegr­e, como enemigo de Uribe, con la reapertura de un proceso engavetado. Habla de que, por esos años ( 2010), ya era evidente el enfrentami­ento de Uribe y Juan Manuel Santos, en el que Hugo Chávez era la manzana de la discordia.

La Fiscalía no cree en tesis conspirati­vas. Dice que todo lo ocurrido está probado. Luego de 33 horas de conclusion­es del defensor Jaime Granados y otras diez de la Fiscalía, solo falta la decisión del juez, quien el 10 de febrero pidió hasta 40 días para resolver el caso, que, sin duda, levantará ampolla. Se trata del hermano del expresiden­te Uribe. n

DESPUÉS DE 25 AÑOS, LA JUSTICIA TENDRÁ QUE DICTAR LA ÚLTIMA PALABRA SOBRE LA SUPUESTA RELACIÓN DEL GANADERO SANTIAGO URIBE CON EL GRUPO PARAMILITA­R DE LOS DOCE APÓSTOLES.

 ??  ?? Santiago Uribe, hermano del expresiden­te Álvaro Uribe, fue acusado como miembro de los Doce Apóstoles en 1996. 96. El proceso estuvo dormido y en 2010 se reabrió por declaracio­nes es de un testigo.
Santiago Uribe, hermano del expresiden­te Álvaro Uribe, fue acusado como miembro de los Doce Apóstoles en 1996. 96. El proceso estuvo dormido y en 2010 se reabrió por declaracio­nes es de un testigo.
 ??  ?? Jaime Granados, abogado de la defensa, ha centrado su alegato en desvirtuar a los testigos y afirmar que es un complot.
Jaime Granados, abogado de la defensa, ha centrado su alegato en desvirtuar a los testigos y afirmar que es un complot.
 ??  ??
 ??  ?? Juan Carlos Meneses fue comandante de la Policía de Yarumal. Actualment­e, se encuentra en la JEP y acusa a Santiago Uribe de ser miembro de los Doce Apóstoles.
Juan Carlos Meneses fue comandante de la Policía de Yarumal. Actualment­e, se encuentra en la JEP y acusa a Santiago Uribe de ser miembro de los Doce Apóstoles.
 ??  ?? Alexánder Amaya, policía escolta de Meneses. Afirma que
Uribe era jefe de los Doce Apóstoles y que autorizó el asesinato del conductor Camilo Barrientos.
Alexánder Amaya, policía escolta de Meneses. Afirma que Uribe era jefe de los Doce Apóstoles y que autorizó el asesinato del conductor Camilo Barrientos.
 ??  ?? Eunicio Pineda, trabajador en la finca El Buen Suceso, señala a La Carolina como centro de operacione­s del grupo paramilita­r.
Eunicio Pineda, trabajador en la finca El Buen Suceso, señala a La Carolina como centro de operacione­s del grupo paramilita­r.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia